Jacques Vallée, J. Allen Hynek y el “Memorando Pentáculo”

Jacques Vallée, J. Allen Hynek, y el “Memorando Pentáculo”

18 de febrero 2012

ForbiddenScience1Acabo de terminar de leer los diarios de Jacques Vallée de 1957 a 69, publicados en el Volumen I de Forbidden Science. Cuenta la historia de su vida desde su infancia en Francia, su educación y carrera, su interés en los informes de ovnis, etc. El libro es muy letrado, muy personal, y en algunos lugares incluso poético. Es una buena lectura.

Tal vez lo nuevo y más significativo tratado en este libro es la cuestión del llamado “Memorando Pentáculo”. En junio de 1967, mientras Hynek estaba de vacaciones en Canadá, Vallée se acercó a la casa vacía de Hynek para organizar (con su permiso) los archivos desorganizados de Hynek, relacionados con los ovnis. Él encontró un documento, una nota mecanografiada de dos páginas, que él cree que es muy importante. Fechada el 9 de enero de 1953, que tiene el sello de “SECRETO – Información sobre seguridad” en tinta roja. Vallée se refiere a él como el “Memorando Pentáculo”, con el fin de no identificar al autor. “Pentáculo” más tarde se reveló que era H. C. Cross del Battelle Memorial Institute, enlace de Battelle con la Fuerza Aérea para asuntos relacionados con el Blue Book. Un buen relato del descubrimiento del memorándum, las afirmaciones de Vallée al respecto, y el texto del propio memorándum, aquí.

1. Vallée encuentra un secreto a gran escala en el Programa de Investigación de ovnis

HynekValleeEl Memorándum comienza,

Esta carta se refiere a una recomendación preliminar de ATIC sobre futuros métodos de manejo del problema de los objetos aéreos no identificados. Esta recomendación se basa en nuestra experiencia hasta la fecha en el análisis de varios miles de informes sobre este tema.

ATIC es el Air Technical Intelligence Center de la Fuerza Aérea. Vallée escribe: “Este primer párrafo establece claramente el hecho de que antes de que se reuniera el Panel Robertson (CIA) en 1953, alguien realmente ya había analizado miles de casos de ovnis en nombre del gobierno de Estados Unidos”. (Vallée, 1996, p. 284. Énfasis en el original.) Esto supuestamente revela la existencia de un enorme y secreto programa de investigación ovni, aparte del Libro Azul, en algún lugar dentro del gobierno de los EU.

La trama se complica cuando Vallée descubre un poco más tarde que “Pentáculo de hecho debe haber trabajado en Battelle (Memorial Institute)”. (Vallée, 1996, p. 294). Gasp – ¿Quiere decir que en enero de 1953, había alguien que trabaja en Battelle, que había analizado “miles” de informes de ovnis para el gobierno de los EU? ¿Y se trataba de un programa secreto????

SpecialReport14Tierra a Vallee: El Battelle Memorial Institute comenzó a trabajar en el Special Report #14 para el Proyecto Libro Azul en marzo de 1952. Este fue un análisis estadístico de los informes de ovnis en los archivos del Libro Azul, el primero en usar las novedosas computadoras y un montón de tarjetas. Fueron analizados un total de 3200 casos. El informe fue completado y publicado en 1954. El Blue Book Special Report #14 es bien conocido por los ufólogos. De hecho, Stanton Friedman, casi nunca deja de hablar de ello.

Por supuesto que hubo personas que trabajaban en Battelle, en enero de 1953, que habían analizado “miles” de informes de ovnis para el gobierno de los EU. Estaban trabajando en el Blue Book Special Report #14. Terminaron el año siguiente.

¡Felicidades, Jacques! ¡Usted ha encontrado una prueba irrefutable por escrito de la existencia del informe del equipo Blue Book Special Report #14! Que nunca antes ha sido puesto en duda. Pregúntele a Stanton Friedman.

2. Vallée descubre los manipuladores, manipulando el Panel Robertson de la CIA

Una de las frases más polémicas del memorándum Pentáculo dice,

Ya que una reunión del panel (Robertson de la CIA) está ahora programada, definitivamente sentimos que se debe alcanzar el acuerdo entre el Proyecto Stork y ATIC, en cuanto a lo que puede y no puede ser discutido en la reunión en Washington del 14 al 16, en relación con nuestra recomendación preliminar para ATIC.

Según Hynek, White Stork (Cigüeña Blanca) fue un antiguo nombre del proyecto de la Fuerza Aérea que abarcaba el proyecto Blue Book. Vallée sugiere que el Proyecto Stork se mantuvo para dejar el Panel Robertson en la oscuridad y decidir que se les permitiría conocer. Vallée escribe que el memorando parecía dictar “un factor determinante en lo que el grupo podría discutir – y lo que no, es decir, la evidencia preseleccionada que se mantuvo alejada del Panel, la conclusión a la que los científicos podrían llegar de antemano”.

Vallée debe leer esa frase con más cuidado. No habla de avistamientos o pruebas de ovnis. Él está interpretando esa frase como si dijera “el acuerdo entre el Project Stork y ATIC se debe alcanzar en cuanto a lo que puede y no puede ser discutido en la reunión en Washington en enero 14-16”. Pero la frase no termina ahí. Continúa con “relativa a nuestra recomendación preliminar para ATIC”. En otras palabras, no para decidir qué temas están fuera de los límites de la discusión por el Panel Robertson, sino para decidir qué decirle a ese grupo especial sobre los planes relacionados con Battelle y ATIC. O bien, en inglés llano, “¿Cuánto debemos decirle al Panel Robertson acerca de lo que hemos estado proponiendo a ATIC?” Me doy cuenta de que el inglés no es la lengua natal de Vallee, sin embargo su dominio de inglés me parece que es tan completo que me sorprende verlo malinterpretar esta frase tan mal.

3. Vallée encuentra evidencia de un gran proyecto secreto de engaño ovni

En este pasaje Vallée encuentra evidencia de un enorme y alarmante proyecto, patrocinado por los militares, destinado a engañar al público acerca de los ovnis:

se recomienda que una o dos de estas áreas se establezcan como áreas experimentales. Esta área, o áreas, deben tener puestos de observación con visión completa del cielo, con radar y cobertura fotográfica, además de todos los demás instrumentos necesarios o útiles en la obtención de datos positivos y fiables sobre todo lo que esté en el aire sobre el área. También debe mantenerse un registro muy completo del clima durante el tiempo del experimento. La cobertura debe ser tan completa que cualquier objeto en el aire pueda ser rastreado, y se pueda registrar la información en cuanto a su altitud, velocidad, tamaño, forma, color, hora del día, etc. Todos los lanzamientos de globos o rutas conocidas de globos, vuelos de aviones y vuelos de cohetes en el área de prueba, deben ser conocidas por los responsables del experimento. Muchos tipos diferentes de actividad aérea deben ser en secretos y con un objetivo programado dentro de la zona.

Sobre ello, escribe Vallée, “la propuesta de Pentáculo va más allá de lo mencionado antes. Se afirma audazmente que los diferentes tipos de actividad aérea deben ser secretos y con un objetivo programado dentro de la zona”. Es difícil ser más claro. No estamos hablando simplemente de la creación de estaciones de observación y cámaras. Estamos hablando de simulación encubierta de las olas de ovnis bajo control militar a gran escala”.

La propuesta de Pentáculo parece ser la siguiente: Vamos a identificar un área donde la gente está haciendo un gran número de reportes de ovnis. Vamos a establecer un sistema de controles exhaustivos para que conozcamos todo lo que vuela dentro y fuera de esa área. A continuación, vamos a hacer un experimento controlado: vamos a hacer que la gente vea actividad inusual de globos, aviones, etc., y luego monitorearemos los informes de ovnis que obtenemos de esa zona. Vamos a ver cómo un estímulo conocido se presenta como un objeto desconocido, y por lo tanto a comprender mejor los informes de ovnis que recibimos.

Esto suena como una idea excelente, desde el punto de vista de la ciencia, aunque desde un punto de vista de la ley o la ética no puede pasar el examen. También suena bastante caro, y no es fácil de mantener en secreto, lo que iría en contra de su propósito. Curiosamente, como resultado de varios experimentos pasivos (no activos) de este tipo, el ufólogo Allan Hendry, uno de los investigadores principales de Hynek durante la década de 1970, se hizo mucho más escéptico acerca de los informes de testigos oculares. Como se detalla en su libro, The UFO Handbook, Hendry examinó los informes que se recibían procedentes de un estímulo conocido (avión de publicidad, globos, etc.) y encontró que muchos de ellos eran tan salvajemente erróneos que él advirtió contra la adopción de esos informes en su valor nominal. Para otros ufólogos, Hendry parecía ser culpable de una blasfemia horrible (a pesar de que creía que algunos informes de ovnis eran inexplicables), y comenzaron a denunciarlo. Comprensiblemente amargado, Hendry se retiró de la ufología hace unos treinta años, y se ha negado a hablar de ello desde entonces.

Un tema frecuente en Forbidden Science es el comentario de Vallee de la rigidez de la burocracia, en el gobierno y en la ciencia, en Francia y en los EU. Él da un ejemplo tras otro de propuestas aparentemente buenas que son rechazadas o ignoradas, incluso por una burocracia dispuesta a aceptar el cambio. Lo sorprendente aquí es que Vallée, de todas las personas, parece que confunde una propuesta con un proyecto. Seguramente debe darse cuenta de que, por el mero hecho de que Pentáculo está proponiendo un gran y nuevo proyecto de investigación ovni, las probabilidades de que la propuesta sea efectivamente implementada por una burocracia rígida de la Fuerza Aérea (que claramente tenía poco entusiasmo por una investigación de ovnis) eran casi nulas. Este pasaje en modo alguno establece que un experimento controlado con estímulos de ovnis se llevó a cabo jamás.

Comentario

Yo estaba muy interesado en leer este libro no sólo por sus aspectos históricos, sino también porque su camino es en cierto modo paralelo al mío. Ambos estábamos interesados en la astronomía desde la infancia – y también en los ovnis. Muchas de las personas y lugares sobre los que escribe durante sus años en la Northwestern me son familiares. Me enteré que Vallée dejó Northwestern para regresar a Francia tan sólo dos semanas antes de mi llegada allí como estudiante de primer año, interesado en la ciencia y la astronomía – y los ovnis – excepto que yo era un escéptico desde entonces. Yo vivía en Sargent Hall, justo al lado del Instituto Tecnológico, donde antes Vallée tenía su oficina – en el lado opuesto de ese edificio del Observatorio Dearborn, que albergaba las oficinas del Departamento de Astronomía. Su descripción de Hynek coincide exactamente con mis propios recuerdos: desorganizado, ingenioso y encantador, y obviamente muy contento de estar en la mira de los medios por los ovnis. Hynek contaba ansiosamente sus reuniones y sus viajes, y sus informes de ovnis recién recibidos, nunca estaba seguro de qué hacer con ellos. Más tarde, Vallée y yo nos trasladamos a Silicon Valley, California, debido a las oportunidades profesionales destacadas allí en ese momento.

Sin embargo, aún más sorprendentes son las diferencias en nuestras visiones del mundo, y en la manera en que pensamos. Sorprendentemente, Vallée escribe muy en serio acerca de asuntos tales como

Cosmic1· Rosacrucismo: Afirma que su “sabiduría antigua” tiene miles de años de antigüedad, pero no hay absolutamente ninguna prueba de ello. “Creo que sus documentos son un interesante complemento espiritual a mi formación científica. Todos los meses recibo un conjunto de material del curso a través del correo electrónico. Incluye tanto lectura teórica e instrucciones para rituales sencillos, prometiendo comprensión de las realidades superiores” (Vallée, p. 39). Más tarde explica que la Orden Rosacruz a la que pertenece es “AMORC, que tiene su sede en San José”. Si alguna vez has visto el Museo Rosacruz con las impresionantes momias intercaladas con afirmaciones tontas de antiguos misterios, ese es el grupo del que estaba hablando. Cuando yo era un niño, solían tener regularmente anuncios en la última página del cómic. Hynek se interesó por los Rosacruces (p. 233).

gauquelin_01· Astrología: Vallée, y más tarde Hynek, se hicieron amigos de Michel y Françoise Gauquelin, que estaban tratando de poner la astrología sobre una base científica. “Ayer Hynek volvió a ver a los Gauquelin para discutir la astrología y el destino” (p. 341). Vallée afirma que él fue el responsable de que la editorial Regnery aceptará el libro de Gauquelin sobre astrología, The Cosmic Clocks. En los primeros días del CSICOP, se produjo un gran escándalo cuando los escépticos pusieron en duda los datos del “Efecto Marte” de Gauquelin, que al parecer era (en ese caso) correcto. Sin embargo, las correlaciones que decía encontrar no podían replicarse.

· Reinos místicos y psíquicos: “En los recientes debates con Hynek, señalé que la cuestión platillo bien puede ser parte de una compleja serie de realidades científicas, pero que también se sumerge profundamente en las teorías místicas y psíquicas, lo encontré muy receptivo a esta idea”. (p. 88).

· Alquimia, elementales, homúnculos… ¡en serio!

En cuanto a mí, no puedo ver cómo cualquier persona inteligente puede, después de una reflexión clara, tomar en serio cualquiera de estos temas. Nunca he sentido que haya un reino “alternativo” o “escondido” del ser, al menos no desde que me di cuenta de que el Catecismo Católico con el que estaba siendo alimentado era un montón de paparruchas.

Su gran error

En última instancia, en el caso de los ovnis, como lo promovieron Hynek, Vallée, y sus seguidores llega hasta lo que Hynek calificó como “personas dignas de crédito informando cosas increíbles”. Ahora ¿exactamente qué tan “creíble” es eso, sobre todo si se supone que debe servir como base para una revisión radical de la ciencia?

The Royal Society of London for Improving Natural Knowledge, siempre acortada como The Royal Society, es el organismo científico más antiguo y probablemente más prestigioso en el mundo. Fundada en 1660, en los últimos años sus becarios han incluido lumbreras tales como Robert Hooke, Robert Boyle, Isaac Newton, Humphry Davy, Charles Darwin, y prácticamente todos los demás científicos británicos notables, así como varios extranjeros.

El mundo intelectual de mediados del siglo XVII fue muy diferente al nuestro. Los sabios cuestionaban no sólo las propiedades de los gases y el movimiento de los planetas, sino las brujas, apariciones milagrosas y otras presuntas violaciones del orden natural. ¿Cómo clasificar lo que es real de lo que no es?

The Royal Society seleccionó como su lema, Nullius in verba, que sirve como una especie de navaja para las afirmaciones científicas. La frase en latín se traduce literalmente como “en la palabra de nadie”, o, más coloquialmente, “no tomes la palabra de nadie”. Si usted tiene algún tipo de prueba para lo que usted está reclamando, entonces puede ser investigado. Pero si todo lo que tiene son palabras, no se puede.

imageLa Royal Society, la organización científica más antigua del mundo

En nuestros días, todavía nos llegan informes de personas, al parecer creíbles, de cosas de las que estamos bastante seguros que no existen: los ovnis, Bigfoot, los ángeles y milagros de todo tipo. La prensa popular y los medios de comunicación son muy aficionados a tales afirmaciones. En esto tienen buenas calificaciones. Pero hacen muy mala ciencia.

El lema de los proponentes ovni, por el contrario, parece ser algo como Omnius in Verba, o “las palabras son todo lo que tenemos”. De hecho, Hynek fue lo suficientemente honesto para admitir directamente: no disponemos de los ovnis reales, dijo, sólo de los informes de ellos. Hynek estaba sorprendido y realmente duele cuando la comunidad científica le respondió, como lo ha hecho a fin de seguir siendo fiel a su fundación centenaria, “no tomamos la palabra de nadie”. Danos una pieza de un ovni, o fotos auténticas, indisputables, claras y detalladas, o algunos datos instrumentales. Pero si todo lo que tienes que ofrecer son historias sobre avistamientos de ovnis, no nos interesa. Nullius en verba, Allen.

Vallée escribió que, en relación con los ovnis, “el mundo científico es lo más cercano de mente a un cerdo viejo” (p.184). Jacques, eres un tipo muy brillante. Debes saber que Nullius en verba ha sido la regla en la ciencia desde 1660. Desde entonces, el mundo científico ha adoptado las leyes del movimiento de Newton y la gravitación, el electromagnetismo, la evolución, la relatividad de Einstein, la mecánica cuántica, la tectónica de placas, y el Big Bang. Estos son sólo algunos de los cambios de paradigma más importantes que han ocurrido en la ciencia desde entonces. No está mal para un cerdo viejo de mente cerrada. ¿Ahora exactamente qué tipo de evidencia tienes para ofrecer, Jacques? ¿Palabras?

Ese es el gran error de Allen Hynek y Jacques Vallee, y más recientemente de Kevin Randle, John Alexander, Leslie Kean, y tantos otros: Nullius en verba, gente.

Publicado por Robert Sheaffer

http://badufos.blogspot.com/2012/02/jacques-vallee-j-allen-hynek-and.html

Hay un artículo largo y muy sensato acerca del memorándum “Pentáculo” en el número de mayo/junio de 1993 IUR, por Jennie Zeidman y Mark Rodeghier. Zeidman había trabajado en Battelle y conocía a algunos de los destinatarios de este memo. La carta misma también está impresa. Los autores critican severamente a Jaques Vallee sobre su reacción a ella.

También es interesante que Battelle en ningún momento examinó ningún ovni o pruebas físicas, y de hecho se quejó a la Fuerza Aérea por la falta de los mismos. Esto demuestra la falsedad de algunas afirmaciones recientes acerca de porciones de restos de Roswell siendo examinadas por Battelle a finales de 1940.

Los jugos no tan maravillosos

Los jugos no tan maravillosos[1]

Juan José Morales

Cada cierto tiempo, sale al mercado un jugo maravilloso del cual se dice que es igualitito al que toman los nativos de alguna remota región de Asia o Sudamérica —curiosamente, nunca se dice que de Africa— y gracias al cual no sólo se conservan fuertes como un toro y llegan a avanzada edad, sino que gozan de una salud envidiable e ignoran qué es eso del cáncer, la arterioesclerosis, la diabetes o cualquiera de los males que azotan al mundo moderno, ya que el tal jugo impide el deterioro de las células, combate virus y bacterias, llena de energía el cuerpo, depura el organismo, ayuda a combatir y prevenir el colesterol, acaba como por arte de magia con el estreñimiento, apacigua el sistema nervioso, estimula la circulación y, en general, evita cualquier padecimiento habido y por haber. Y por si todo eso fuera poco, quienes consumen los jugos de marras tienen tal potencia sexual que dejarían rendida hasta a la lujuriosa e infatigable Mesalina.

Cuando no es el jugo de noni, es el de azai, y si no, el de mangostán, y luego el de gogi, y así sucesivamente. Pasado el furor por uno, aparece otro. Incluso, algún avispado negociante ideó poner a la venta mezclas de varios de ellos.

Todos, sin embargo, tienen dos rasgos en común: cuestan un ojo de la cara y su publicidad hace hincapié en que son muy ricos en antioxidantes, los cuales supuestamente tienen la extraordinaria propiedad de evitar el deterioro de las células del organismo y por tanto retrasar el envejecimiento.

clip_image002Uno de tantos milagrosos jugos de frutas exóticas que de tiempo en tiempo salen al mercado cuerpo y supuestamente retrasa el envejecimiento por su contenido de antioxidantes.

Independientemente de que la afirmación de que los antioxidantes impiden o demoran los efectos indeseables de la edad está todavía a discusión y no ha sido probado científicamente a pesar de numerosas investigaciones, conviene preguntarse si vale la pena tomar alguno de esos jugos para tener una dieta rica en antioxidantes.

Pues bien, la respuesta es un simple no. No vale la pena pagar una pequeña fortuna en tales bebidas, cuando la misma cantidad de antioxidantes que contienen —y mucho más— puede obtenerse de ciertas frutas que son incomparablemente más baratas y, además, están libres de los aditivos y conservadores que tanto horrorizan a los entusiastas de una alimentación totalmente natural.

Veamos: una investigación realizada en Australia —recuérdese que con esto de la globalización y las transnacionales, los mismos productos se venden en todo el mundo— reveló que una botella de cualquiera de esos brebajes maravillosos contiene apenas entre la décima y la tercera parte de la cantidad de antioxidantes que hay en una manzana.

Por supuesto, una manzana cuesta, si acaso, la vigésima parte que una botella de superjugo. Además, como beneficio adicional, contiene fibras, que son muy importantes para el buen funcionamiento del sistema digestivo y cuyo consumo se recomienda como una manera de evitar ciertos tipos de cáncer.

Así pues, si usted quiere tirar su dinero comprando botellitas de jugo de 200 ó 300 pesos, muy su gusto. Pero no olvide que ese dinero podría comprar varios kilos de manzanas, que le darán 50 ó 60 veces más antioxidantes —amén de una buena cantidad de vitaminas, carbohidratos y minerales— que la dichosa botellita.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 19 de enero de 2012. Reproducción autorizada por Juan José Morales.

El misterio de las centellas (638)

El misterio de las centellas (638)

Hey tengo 15 años de edad y no estoy exactamente seguro de qué es una centella, pero cuando le describí a mi amigo lo que vi me sugirió que podía ser una.

Yo y algunos amigos que estábamos sentados en un puente, al otro lado de la carretera, estábamos charlando cuando vimos lo que parecía una gota de lluvia gigante cayendo del cielo. Bajó del cielo, su luz era azul, turquesa, a una especie de rosa morado. Entonces simplemente pareció desaparecer. Sólo yo y uno de mis amigos la vimos.

Nicia

Liverpool, UK