El misterio de las centellas (680)

El misterio de las centellas (680)

Una noche de verano en 1990, mi hermana y yo, y un par de chicos, nos dirigíamos hacia el elevador de granos justo a las afueras de la ciudad. Por lo general, saltábamos la valla, encendíamos una luz y encendíamos la cinta transportadora, en la que nos dirigíamos a la cima de una hermosa vista del centro de Dallas (a unos 25 kilómetros de distancia).

Bueno, esa noche no llegaríamos hasta el final. Cuando íbamos a la mitad de camino, en el elevador, empezó a llover furiosamente, por lo que dimos la vuelta y nos dirigimos hacia la ciudad. Llevávamos por lo menos la mitad del camino cuando una bola gigante de luz neón verde flotó a la izquierda de nosotros, en la carretera. David, el conductor pisó el freno y clavé las uñas profundamente en el brazo de mi hermana. Llegamos a un alto cuando el astro pasó por delante de nosotros. Yo no puedo describir la vivesa ni la intensidad de la carga eléctrica que todos experimentamos al ver la luz flotando a lo lejos.

La parte loca de todo esto es que cuando volvimos a la ciudad, estaba a oscuras, no había nadie en las carreteras, y todas las personas se apiñaban en las tiendas, como si fuera el fin del mundo.

Lucy Sims

Kaufman, TX USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *