Las huellas que dejaron en México

LAS HUELLAS QUE DEJARON EN MÉXICO[1]

Por Oscar García

Stendek36El primer presunto aterrizaje sucedido en México, del que se tenga registro gráfico, es el ocurrido en la ciudad de Toluca, Edo. de México, el 26 de marzo de 1978. Todo comenzó por la tarde, aproximadamente a las 17:45 horas, cuando el despejado y tranquilo día se vio ensombrecido por una ola de vientos huracanados, los que soplaban cada vez con más violencia. Mientras esto ocurría, el ingeniero agrónomo Francisco García pudo observar, desde su casa, acompañado por su esposa, sus hijos y un nieto, un extraño resplandor muy intenso proveniente de un cerro cercano.

Pero ellos no fueron las únicas personas que observaron el fenómeno. Al día siguiente se presentaron en la redacción del periódico El Sol de Toluca, cuatro jóvenes estudiantes que afirmaban haber visto también el ovni, durante la tolvanera, surgir sobre una loma. Después de que el objeto desapareció de su vista los cuatro jóvenes decidieron bajar del automóvil para investigar el lugar donde se había visto “el aparato”. Al irse acercando comenzaron a sentir caliente el suelo. Cuando llegaron al fondo de la hondonada pudieron observar que había dos círculos de tierra quemada, de los que dijeron aún salía humo.

Una de las huellas medía 1.70 m de diámetro, mientras que la otra la superaba por sólo 5 cm. La distancia entre ambas, según pudo medirse, era de 70 cm, teniendo éstas una forma circular bastante definida. A pesar de que los investigadores recogieron muestras del terreno quemado, nunca se publicaron los resultados del análisis hecho a éste.

CASO MESA IBARRILLA

A principios de abril de 1987, en el pueblo de Mesa Ibarrilla, cercano a León, en el Edo. de Guanajuato, una gran cantidad de personas, de todos los estratos sociales, pudieron observar, en el cielo, durante mucho tiempo, algunas extrañas luces de colores. Inmediatamente se dio aviso a la policía local, quienes al llegar al lugar también pudieron observar el fenómeno.

Al día siguiente se pudo encontrar en un campo cercano, dos circunferencias de pasto quemado, las que medían de 10 a 15 metros.

Las plantas cercanas no fueron quemadas, mas sin embargo se logró encontrar estiércol y follaje que sí había sido quemado. El suceso trascendió inmediatamente a la prensa y causó gran expectación[2].

CASO POZA RICA

PozaRicaEste tercer caso dio inicio el 22 de mayo de 1992 en la colonia Parcela 14, en la ciudad de Poza Rica, en el estado de Veracruz, cuando varios alumnos de la escuela pública primaria Ignacio Zaragoza, del primero y cuarto año, observaron a las 10:40 hrs., una extraña luz localizada hacia el este de la escuela.

A las 11:00 hrs., terminando el tiempo destinado al recreo, la profesora Zita Alicia Azuara regresó de su salón de clases para continuar con sus labores. Al notar la ausencia de algunos de sus alumnos, los niños le dijeron que éstos estaban en las canchas de basquetbol “viendo un ovni”, así que la profesora salió inmediatamente a investigar qué tanta verdad había en lo que le contaban.

La profesora recuerda… “Observé un espejo brillante que no lastimaba la vista. Medía como 3 metros de altura. Al ver esto les dije a unos niños que fueran a llamar a otra maestra. Cuando ella llegó, esa ‘pared’ hizo una oscilación y se sumergió, emergió otra vez, volvió a meterse y desapareció por completo”.

Días después de esto, a no más de 300 metros de la escuela se encontró estampada sobre el piso de un campo deportivo de futbol (situado en la parte trasera del jardín de niños “Polantay”) una huella circular de aproximadamente 6 metros de diámetro con otra más pequeña dentro. El ancho de la circunferencia medía 15 cm, éste daba la apariencia de ser un círculo perfecto.

Tres días después, a escasos kilómetros del lugar de los hechos, en el rancho El Edén, en el municipio de Papantla, apareció otra presunta huella de aterrizaje. En esta ocasión los anillos que formaban el círculo se encontraban quemados; medía 4 metros de diámetro y el ancho de la circunferencia era también de 15 cm, teniendo los anillos una profundidad de 5 cm, como si algo pesado hubiese provocado el compactamiento de la tierra.

Para la profesora Zita Alicia Azuara, este segundo círculo parece ratificar su espectacular avistamiento de más de 35 minutos. Sin embargo, los escépticos encontraron muy sospechoso el que la segunda huella haya aparecido hasta tres días después y en un momento en que la población vivía una verdadera psicosis plativolera.

Este fenómeno también llamó la atención, como ya hemos dicho, de la población al extremo que asistieron al lugar de los hechos más de 2,000 personas a lo largo de la semana siguiente[3].

CASO TULA

SOMIEEste último caso es el más reciente. Ocurrió el 12 de mayo de 1993, casi un año después del incidente en Poza Rica, en una colonia cercana a Tula, en el Edo. de Hidalgo.

Este otro presunto aterrizaje ovni se diferencia de los otros tres debido a que aquí ninguna persona ha visto una luz extraña que hiciera pensar en ovnis; sólo descubrió una extraña huella circular que provocó se relacionaran.

Algunas personas han asegurado que, durante la madrugada del día 12 de mayo, escucharon sonidos extraños; sin embargo no pudieron comprobar las versiones.

Debido al poco tiempo de ocurrido, poco se sabe de éste, de acuerdo a los análisis preliminares que se realizaron a la tierra afectada, todo parece tener una explicación.

De acuerdo con el Ingeniero Químico y ufólogo[4] Luis Ruiz Noguez, representante en México de la prestigiosa publicación Cuadernos de Ufología, el fenómeno podría ser explicado fácilmente como un suceso natural, conocido como Anillos de Hadas.

Este fenómeno se produce debido a la proliferación de hongos en la zona, los que después de la lluvia producirían tal efecto.

Este caso parece tener al menos una explicación, aun así no deja de ser impactante el observar cómo un fenómeno natural logra hacer viajar nuestra imaginación[5].


[1] Publicado originalmente en Contacto Ovni, No. 14, México, junio de 1996. Págs. 16-17.

[2] Las “huellas quemadas” no eran más que hormigueros, según nos contó un joven ufólogo de León, Guanajuato, mientras hacíamos algunos programas para el Canal 13 en el Bajío. (Nota de LRN)

[3] Para mayor información ver: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/los-anillos-de-poza-rica/

(Nota de LRN)

[4] ¡Y dale con lo de ufólogo! (Nota de LRN)

[5] Para mayor información ver: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/09/aterrizaje-en-tula-un-cuento-de-hadas/

(Nota de LRN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *