Los peores ufólogos son más populares

LOS PEORES UFÓLOGOS SON MÁS POPULARES[1]

Entrevista a Félix Ares de Blas

Por Oscar García

Ares1En 1992 se llevó a cabo en la Universidad Complutense de Madrid un curso de verano sobre el fenómeno ovni. En ese entonces se realizó una mesa ovni escéptica organizada por el grupo español ARP Alternativa Racional a las Pseudociencias, que contó, entre otros, con la participación del destacado investigador norteamericano Philip Klass, de quien publicamos una entrevista en nuestro número 2. En dicha ocasión, Oscar García tuvo oportunidad de entrevistar a uno de los líderes de ARP –junto con Javier Armentia-, el conocido ufólogo escéptico español Félix Ares de Blas.

Félix Ares de Blas militó durante largo tiempo en la ufología tradicional y colaboró activamente con la desaparecida publicación especializada Stendek del Centro de Estudios Interplanetarios (CEI) de Barcelona. Entre sus muchos trabajos en el terreno de las hipótesis psicosociales destaca su “Proyecto Ícaro”, destinado a la creación artificial de una oleada en España, cuyos frutos rebasaron todas las expectativas y demostraron que es perfectamente posible crear una oleada ovni absolutamente falsa.

El presente trabajo apareció publicado en español originalmente en el número 1108 de la desaparecida revista DUDA. Agradecemos a Oscar García su permiso para la presente publicación[2].

Félix Ares de Blas es uno de los más importantes representantes del escepticismo español que encabeza el grupo Alternativa Racional.

¿A qué crees que se deba la constante riña entre creyentes y escépticos?

– Bueno yo creo que di una definición que quedó bastante clara, en mi pequeña intervención en la mesa redonda “La no existencia de los ovnis”[3].

Dije que no se pueden estudiar cosas que se desconocen, entonces es exactamente igual con los ovnis; que no se pueden estudiar no identificados; por lo tanto, si un señor ya de entrada dice que está estudiando no identificados es que no sabe lo que está haciendo, es una persona que no se da cuenta de su incoherencia teórica. A mí me da la sensación de que es por eso, que no se da cuenta de las bases epistemológicas que tiene una investigación científica.

Entonces, como los ovnis son objetos no identificados, ¿no puede estudiarlos la ciencia?

– En los ovnis como no hay una definición que delimite el campo, aunque sea aproximado, metemos en el saco de los ovnis cosas tan variadas como una luz en el cielo, un eco de radar, una señora que dice que ha sido violada por extraterrestres, un señor que dice haber sido abducido, se meten unas huellas en un campo de trigo, se meten los mapas de Piri Reis. Entonces, ¿qué estudiamos?, ¿luces en el cielo?, ¿ecos de radar?, ¿círculos? Lo mínimo que pueden hacer quienes quieren hacerlo de un modo serio, y no quiero decir científico, quiero decir serio, razonable y con sentido común, es definir lo que se va a estudiar.

¿Podría estudiarse un folclor o un mito moderno?

– Por supuesto, lo que está muy claro dentro del fenómeno ovni, es que hay un folclor precioso, hay un fenómeno social precioso y un conjunto de señores que se llaman ufólogos, que son dignísimos de estudiar, son un fenómeno muy peculiar, son otro fenómeno a estudiar, magnífico.

¿Y no crees que debe estudiarse también ese fenómeno que se ve en el cielo?

– Claro que hay que estudiarlo, pero hay que diferenciarlo exactamente…

Cuando vamos a estudiar eso que se ve en el cielo vamos a definirlo medianamente y vamos a estudiar eso y no otra cosa. Lo que no puede ser metodológicamente –y cuando digo metodológicamente insisto de un modo racional, con sentido común- es que intentemos estudiar esas cosas que se ven en el cielo y, de repente, mezclarlo con una abducción, meter a una señora que dice que está siendo violada por extraterrestres.

¿Podría tomarse como base el estudio de reportes de ovnis y después su folclor?

Ares2– Yo digo que se puede estudiar todo, pero hay que dividirlo perfectamente, dividirlo positivamente y, entonces, estudiarlo, pero la definición tiene que ser de tal tipo que cualquier investigador, creyente o no creyente ante un caso, sepa si es o no es de esa casuística y eso es un principio básico y número uno que hay que cumplir para poder hacer una investigación medianamente seria. Todo lo demás es especulación y darle la vuelta al mismo tema, una y mil veces. Lo que se necesita es una definición positiva para que todos los investigadores –independientemente de sus ideas- sepan si un caso pertenece o no a la casuística que estudian. Ahora, como no hay una definición positiva, ya que la hayamos logrado entonces podremos recopilar datos de ese algo definido positivamente, una vez recopilados esos datos elaborar hipótesis y después hacer experiencias de comprobación, pero insisto en la idea de que esto no se puede hacer si no se define, mal o bien lo que se va a estudiar, lo que resulta imprescindible es una definición concienzuda.

¿Consideras trascendente el fenómeno ovni?

– No lo se… Yo creo que no –y es una creencia personal-, pienso que detrás de los ovnis no hay nada desconocido aunque existe una pequeña posibilidad de que haya un fenómeno físico poco conocido. Pero no niego en absoluto que pudiera ser extraterrestre, y no niego a priori nada. Pero, en el orden de prioridades y probabilidades:

1. No aportan nada nuevo.

2. Pueden aportar algo físico (probabilidad más baja)

3. Pueden ser extraterrestres (probabilidad bajísima, casi nula pero la admito).

Entonces, ¿serían trascendentes los ovnis en el aspecto psicosocial?

– Tampoco, esto lo creía hace tiempo pero realmente ya no lo creo así, en este “Curso de extensión cultural” se mezclan claramente los ovnis, la parapsicología, la religión, la magia, la mitología. Se ha mezclado todo, es decir, hoy los ovnis han formado una parte más del gran movimiento de creencias que surgió en siglos pasados y principios de este. Hace unos años yo creía que tenían una trascendencia psicológica, que representaban algo nuevo, hoy pienso que ni siquiera eso, son lo mismo de antes disfrazado.

¿Qué tanto has evolucionado, de ser una persona creyente…?

– Sí, yo he sido una persona creyente.

¿O convencida…?

– No, creyente; creía en extraterrestres, ¡las cosas como son!

¿Hace cuanto creías en extraterrestres?

– Hace 30 años y he ido evolucionando según iba investigando, porque he recorrido España, he investigado muchos casos, en contra de lo que se ha insinuado en el seminario.

Según iba conociendo a los escritores de este tema, veía un matiz, cuando yo leí a aquella gente y después traté de comprobar sus casos, veía que varias de las veces, la mayor parte, era una investigación mal hecha, deficiente y esto lo he ido comprobando cada vez más, hasta llegar a la conclusión de que cuando profundizas en un caso, siempre encuentras una explicación, si hay datos suficientes para ello.

¿Debido a esto te volviste escéptico?

– Claro, cuando todos los casos que analizo les encuentro una explicación racional y me consta que si yo no hubiera intervenido, se hubiera publicado un libro dándolos por buenos, entonces no tengo nada en que basarme para poder decir que existe algo; yo no creo que lo haya. Pero cuando a mí me lo demuestren con una prueba racional y no exijo al 100%, exijo el 90%, en ese momento yo lo creeré como cualquier hijo de vecino. Quiero hacer una observación y quiero que esto quede claro, el ufólogo es una de las pocas profesiones del mundo que cuanto menos eficaz se es, más méritos se gana. Si un ufólogo es muy eficaz y descubre la explicación a todos sus casos, no lo publican y es un “mal” ufólogo.

Si un ufólogo es muy malo y no le encuentra explicación a nada, publica mucho y es un magnífico ufólogo, por lo tanto, la ufología es una de las pocas cosas que se quieren llamar ciencia que cuanto más ineficaz es, más fama se tiene, más libros se venden y más artículos se publican.

¿Nunca has encontrado un caso al que no le hayas podido dar explicación?

– Sí, he encontrado caso para los que no he tenido explicación, casos inexplicables, porque muchas veces no tienen explicación intrínseca.


[1] Publicado originalmente como García Oscar, Los peores ufólogos son más populares, DUDA Lo increíble es la verdad, Año XXI, No. 1108, México, 28 de octubre de 1992. Págs. 22-23.

[2] Prefacio en García Oscar, Entrevista Félix Ares de Blas, Perspectivas Ufológicas, Año 2, No. 4, México, enero de 1995. Págs. 68-69.

[3] Dictada en la Universidad Complutense de Madrid en agosto pasado.

El día después de Roswell (57)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (57)

En el siguiente memorando del Agente Especial de Portland, dirigido a Edgar Hoover, se vuelve a mencionar el caso del prospector que observó objetos voladores en el área de Cascade Mountains, justo el mismo día del avistamiento de Kenneth Arnold:

9-17-47-1FORMULARIO ESTÁNDAR NO. 64

Memorando de oficina * GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

 

PARA: Director, FBI FECHA: 17-9-47

 

DE: SAC, Portland

 

ASUNTO: REPORTES DE DISCOS VOLADORES

ASUNTO DE SEGURIDAD – X

 

Se refiere a una carta de San Francisco fechada en Septiembre 4, 1947.

 

XXXXX, Portland, reporta sin consultar ningún periódico que el Junio 24, 1947, mientras prospectaba en un punto de Cascade Mountains aproximadamente cinco mil pies sobre el nivel del mar, durante la tarde notó un reflejo, volteó hacia arriba, y vio un disco siguiendo una dirección Sureste. Inmediatamente al avistar este objeto colocó su telescopio y observó el disco por aproximadamente cuarenta y cinco a sesenta segundos. Señaló que con su telescopio le es posible captar un objeto a la distancia de diez millas. En el momento en que fue visto el disco por el Sr. XXXXX estaba banqueando en el Sol, y él observó cinco o seis objetos similares pero sólo se concentró en uno. Relató que no volaban en una formación particular y que él podría estimar su altura en mil pies desde donde él estaba parado. Dijo que el objeto era de unos treinta pies de diámetro y parecía tener una cola. No hizo ruido.

 

De acuerdo con XXXXX él permaneció en la vecindad de Cascades por varios días y luego regresó a Portland y notó un artículo en el periódico local que decía en efecto que un hombre de Boise, Idaho, había avistado un objeto similar pero que las autoridades habían declinado tener cualquier conocimiento de tal objeto. Dijo que él se comunicó con el Ejército con el único propósito de intentar añadir credibilidad a la historia proporcionada por el hombre de Boise.

 

XXXXX también relató que en la ocasión de su avistamiento de los objetos en Junio 24, 1947 tenía en su posesión una combinación de brújula y reloj. Notó particularmente que inmediatamente antes que avistara el disco la brújula actuó muy peculiar, la manecilla se movía de un lado al otro, pero que esta condición se corrijo por sí sola inmediatamente después que los discos habían salido de la vista.

 

El informante parece ser un individuo muy confiable que dijo que había sido prospector en los estados de Montana, Washington, y Oregón por los pasados cuarenta años.

 

FJS:KAM

62-1531

2 cc: San Francisco (62-2938)

 

 

Estampado

GRABADO

INDEXADO

31 SEP 22 1947

 

EX-67

 

55 SEP 30 1947

Otra documento que se refiere a un caso ya tratado en esta serie es el memorándum del Ageste Especial de Filadelfia, relacionado con el avistamiento del 6 de agosto en dicha ciudad.

9-18-47-1FORMULARIO ESTÁNDAR NO. 64

Memorando de oficina * GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

 

PARA: Director, FBI FECHA: Septiembre 18 1947

 

DE: SAC, Filadelfia

 

ASUNTO: OBJETO VOLADOR REPORTADO SOBRE FILADELFIA

AGOSTO 6, 1947

SABOTAJE

 

Remytel Agosto 7 pasado.

 

XXXXX, Filadelfia, quien es empleado de XXXXX, Filadelfia, dijo lo siguiente:

 

Entre las 10:30 y las 10:45 p.m. de Agosto 6, 1947, ella estaba sentada en la escalinata de su casa con XXXXX. Ella estaba de frente al Norte y observó un objeto blanco grande viajando a gran velocidad hacia el Sur. Hubo un zumbido, no muy fuerte pero audible, justo después de que este objeto pasó en el aire. Este objeto blanco dejó en su trayecto una ligera raya de humo, que era de color gris.

 

La Señorita XXXXX, Filadelfia, quien es empleada de el XXXXX, NC., XXXXX Filadelfia, dijo que ella estaba sentada en las escaleras de la casa de XXXXX en la tarde de Agosto 6, 1947, alrededor de las 10:45 p.m., participando en una conversación con XXXXX cuando XXXXX abruptamente se paró en medio de la conversación y pareció estar asustada. XXXXX en ese momento estaba sentada en una posición en la que veía hacia el Sur. Ella no pudo ver ningún objeto en el cielo después de notar el cambio de expresión de XXXXX, pero escuchó un ligero zumbido.

 

XXXXX Filadelfia, un agente de seguros, quien fue un antiguo piloto de B-24 en los Army Air Corps, dijo lo siguiente:

 

Él estaba sentado en la escalinata de su casa alrededor de las 10:45 p.m. en Agosto 6, 1947, con su esposa; y sus vecinos, la familia XXXXX, estaban sentados en sus escaleras al lado de la residencia de XXXXX. Todos ellos estaban frente al Este. En este momento XXXXX notó un objeto, emitiendo una flama azulosa, pasando rápidamente en el aire. El objeto estaba viajando de Noreste a Suroeste. Usando su experiencia como guía en los Army Air Corps, XXXXX estimó que los objetos estaban entre 1,000 y 3,000 pies en el aire y viajaban a una velocidad entre 400 a 500 millas por hora. Este objeto no perdió altura cuando pasó por el aire ni dejó humo o una estela de condensación en su trayectoria, la cual duró unos dos segundos. Un silbido acompañó el paso de este objeto. Este sonido fue moderado y ni cercanamente tan fuerte como el ruido que acompaña el paso de una nave cohete.

La segunda hoja dice:

9-18-47-1aDirector, FBI Septiembre 18, 1947

 

XXXXX quien es un oficial de policía retirado del Departamento de Policía de Filadelfia, dijo lo siguiente:

 

Alrededor de las 10:45 p.m. de Agosto 6, 1947, él y su esposa estaban sentados en las escaleras de su casa, cuando XXXXX notó un objeto, que a él le pareció un petardo gigante, pasando rápidamente por el aire. XXXXX no escuchó ruido, pero el objeto había pasado completamente fuera de su vista en dirección Sur en una fracción de segundo. Dejó una estela de fuego de alrededor de unos 100 pies. Agosto 6, 1947 fue una noche clara, y no se estaba gestando ninguna tormenta. XXXXX estaba seguro que el objeto que él vio no era una estrella fugaz, y notó que el objeto no parecía caer sino que mantuvo la misma altura.

 

Las esposas de XXXXX y XXXXX verificaron los relatos de sus maridos en cuanto al objeto antes mencionado.

 

Se debe notar que los XXXXX y los XXXXX viven en el Noreste de Filadelfia cerca de Oxford Circle, que está a unas diez millas de la casa de XXXXX. La casa de XXXXX está localizada en la parte Oeste de Filadelfia. Los XXXXX y XXXXX no conocen los anteriormente mencionados XXXXX y XXXXX. Se debe notar además que la observación de la Señorita XXXXX los XXXXX y los XXXXX se corresponden aproximadamente. Todas las anteriores personas parecen confiables y no del tipo que busca publicidad o dispersan rumores.

 

XXXXX llamó al “Inquirer”, periódico de Filadelfia, y preguntó si podían ofrecer alguna explicación a lo que habían visto. Un representante del periódico había dicho a XXXXX que el objeto que ellos habían visto podría ser algún producto de una refinería de petróleo o de una compañía química en la vecindad.

 

Se preguntó tanto a ambas Oficinas de Inteligencia Naval e Inteligencia del Ejército en Filadelfia para determinar si el Ejército o la Marina estaban haciendo trabajos experimentales sobre nuevos tipos de aviones o de equipo, en la vecindad de Filadelfia. Eso se hizo con resultados negativos. La Oficina de Inteligencia Naval indicó que había ocurrido una explosión en la CHARLES LENNING CHEMICAL COMPANY en Agosto 6, 1947.

 

XXXXX, Departamento de Seguridad de la CHARLES LENNING CHEMICAL COMPANY, INC. 5000 Richmond Street, Filadelfia, dijo lo siguiente:

 

La anterior compañía es fabricante y distribuidor de productos químicos. Ocurrió un fuego en un tiradero de la compañía en Agosto 6, 1947, pero rápidamente fue controlado. Tal fuego estuvo confinado en el local de la compañía y no pudo haber sido observado desde fuera de la planta. La CHARLES

No contamos con la tercera parte de este documento.

En esta carta dirigida a D. M. Ladd, Director Asistente del FBI, el Agente Especial de San Francisco comenta que la Fuerza Aérea, al parecer, solicitó el apoyo del FBI con el único fin de que investigara los casos más ridículos, mientras ellos hacían lo mismo con los avistamientos en el aire.

9-19-47-1Oficina Federal de Investigación

Departamento de Justicia de Estados Unidos

422 – Federal Office Building, Civic Center

San Francisco 2, California

Septiembre 19, 1947

 

Sello del FBI

En respuesta por favor refiérase

Al archivo No. _____

 

Sello

 

Director, FBI

 

Atención: Director Asistente D. M. LADD

 

RE: REPORTES DE DISCOS VOLADORES

 

Estimado Sr:

 

Adjunto transmito copias de una carta “restringida” fechada en Septiembre 3, 1947, que me fue proporcionada por el Teniente Coronel XXXXX, A-2, Fuerzas Aéreas del Ejército, Hamilton Field, California, cuya carta está designada a ciertos Comandantes Generales en las Fuerzas Aéreas del Ejército del Coronel XXXXX Asistente en Jefe del Personal – Inteligencia, Cuarteles del Comando de Defensa Aérea, Mitchel Field, Nueva York, relativa a “Cooperación del FBI con AAF en Investigaciones de Incidentes de ‘Disco Volador’.

 

Tengo entendido por las recientes instrucciones del Bureau que estamos asistiendo al personal de Inteligencia de la Fuerza Aérea en la investigación de incidentes de disco volador. Sin embargo, se notará de la carta adjunta que la interpretación del Ejército es que intentan que el Bureau investigue los incidentes de los así llamados “discos” encontrados en tierra y aparentemente no los que son observados sólo en vuelo. Además, respetuosamente se llama la atención del Bureau al párrafo dos de esta carta y a la última frase en él que dice, “Los servicios del FBI fueron enlistados para liberar a las Fuerzas Aéreas de la tarea de rastrear todos los muchos casos que resultaron ser tapas de latas de cenizas, asientos de inodoros y otras cosas”.

 

En primer lugar, las instrucciones emitidas por las Fuerzas Aéreas del Ejército en esta carta parecen limitar el tipo de investigación que se le pedirá hacer al Bureau y en segundo me parece que la redacción de la última frase en el segundo párrafo mencionado arriba está en su totalidad envuelto en un lenguaje que tiende a indicar que al Bureau se le pedirá hacer investigaciones sólo en los casos que no son importantes y que son casi, en efecto, ridículos.

 

Se me ocurrió la idea de que el Bureau pueda desear discutir más este asunto con las Fuerzas Aéreas del Ejército tanto en sobre qué tipo de investigaciones haríamos como en la redacción insidiosa que, por decir lo menos, es insultante al Bureau en la última frase del párrafo dos.

 

 

Estampado

GRABADO

 

 

La segunda parte de este documento dice:

9-19-47-1aDirector, FBI 19/9/47

RE: REPORTES DE DISCOS VOLADORES

 

En el evento de que el Bureau decida discutir más el asunto con las Fuerzas Aéreas del Ejército, se recomienda que no se haga ninguna referencia indicando que esta carta me fue referida por el Teniente Coronel XXXXX ya que indudablemente le causaría una seria vergüenza y ciertamente causaría y ciertamente podría causar que la excelente relación que existe entre el Teniente Coronel XXXXX y esta oficina se ponga en peligro.

 

Muy atentamente

(firma)

Harry M. Kimball

Agente Especial a cargo

 

HMK:mhr

02-2930

 

En los archivos del FBI existen varias cartas de Hoover dirigidas a diversos remitentes, indicando la recepción de sus cartas o solicitudes de información. Entre ellas está la siguiente:

imageSeptiembre 25, 1947

 

XXXXX

XXXXX

South Royalton, Vermont

 

Estimado XXXXX

 

Quiero reconocer la recepción de su carta fechada en Septiembre 17, 1947. Un Agente de nuestra Oficina en Albany, Nueva York, le llamará en el futuro para cualquier información adicional en su posesión.

 

Su cortesía e interés en traer este asunto a mi atención es verdaderamente apreciada.

 

Atentamente,

 

John Edgar Hoover

Director

 

cc – (carta de presentación por separado)

 

62-83894

RGF:cidw

 

 

Estampado

SECCIÓN DE COMUNICACIONES

ENVIADO 11

SEP 25 1947 P.M.

 

FEDERAL BUREAU OF INVESTIGATION

U. S. DEPARTMENT OF JUSTICE

 

31 OCT 3 1947

 

SEP 25 4 16 PM 47

Posteriormente Hoover ordena que se le de seguimiento a esta información por parte de un Agente Especial del área de Albany.

imageSAC, Albany Septiembre 25, 1947

 

Director, FBI

 

DISCOS VOLADORES

XXXXX Informante

 

Se anexan copias de una comunicación que nos llegó de XXXXX, South Royalton, Vermont, y copias del reconocimiento de recepción de la misma.

 

Se solicita que un Agente de su oficina llame al Sr. XXXXX para obtener cualquier información adicional en su posesión relativa a discos voladores.

 

Anexos

 

RGF:mae

 

 

Estampado

SECCIÓN DE COMUNICACIONES

ENVIADO 11

SEP 25 1947 P.M.

 

FEDERAL BUREAU OF INVESTIGATION

U. S. DEPARTMENT OF JUSTICE

 

31 OCT 3 1947

 

FX-41

 

SEP 25 4 16 PM 47

 

imageLa carta se puede ver a la izquierda. No hice ningún intento por traducirla. Me es difícil leer garabatos.

Otra carta de recepción de documentos por parte de Hoover. En esta se indica que la información confidencial sólo puede ser entregada a instancias gubernamentales.

imageEscrito a mano

83894 – 88

 

 

Octubre 3, 1947

 

 

Estampado

GRABADO

EX – 89

 

 

XXXXX

Bieber, California

 

Estimado XXXXX

 

Se hace constar la recepción de su carta fechada en Septiembre 19, 1947, solicitando información sobre el origen del “Misterio del Platillo Volador”.

 

En conexión con esto, se le dice que en vista de una política largamente establecida soy incapaz de proporcionarle los resultados de las investigaciones de este Bureau a alguien distinto de las fuentes Gubernamentales. Por esta razón lamento que sea incapaz de responder su pregunta, pero aprecio su interés en escribirme a este respecto.

 

Atentamente

 

John Edgar Hoover

Director

 

RGF:vj:cidw

 

 

Estampado

SECCIÓN DE COMUNICACIONES

ENVIADO 12

OCT 4 1947 P.M.

 

FEDERAL BUREAU OF INVESTIGATION

U. S. DEPARTMENT OF JUSTICE

 

La carta a la que hace referencia Hoover se puede ver a la izquierda y comienza:

imageXXXXX

BIEBER, CALIFORNIA

 

Sept 19 – 1947

 

El F.B.I.

Washington D.C.

Estimado señor.

Me es difícil leer el resto de los garabatos, pero parece que se refieren a que el remitente leyó un artículo en la publicación oficial del Templo de Yave, y que dicho artículo se refiere al “Misterio del Platillo Volador”. En esencia dice algo como que “los discos son enviados desde Rusia, con la asistencia de Alemania, Japón, China. Otros son enviados desde el Polo Norte. Son sólo aviones volando muy alto”.

MAXW-PBB3-151_screenEl documento MAXW-PBB3-151 del Libro Azul se refiere al caso de un avistamiento en Canadá que resultó ser un engaño.

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

 

Estampado

 

DESCLASIFICADO

 

 

Incidente #18

 

ATIC NO. _____________ FECHA DE INFO _20 Sept 47

 

AF NO. _-_-_-_ LOCALIZACIÓN _Toronto, Canadá_

 

REPORTE NO. ______________ FUENTE _Dos civiles___

 

FECHA DEL REPORTE __ FECHA ENTRADA EN ATIC _____

 

HORA DEL AVISTAMIENTO __ COLOR _Amarillo_

 

FORMA ___bola______ VELOCIDAD __

 

TAMAÑO __ ALTURA __

 

CURSO __ PERIODO DE OBSERVACIÓN __________

 

NO. EN GRUPO _uno_ TIPO DE OBSERVACIÓN __

 

SONIDO ______________ MANIOBRAS __

 

FOTOGRAFÍAS __ DIBUJOS __ COMENTARIOS: Se probó que era fraude

 

Forma temporal ATIC 329

(2 Ene 52)

 

 

Estampado

 

DESCLASIFICADO

XXXXX

 

El Documento MAXW-PBB3-152 dice:

 

MAXW-PBB3-152_screenESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

ESTA PÁGINA NO ESTÁ CLASIFICADA

 

 

Estampado

 

DESCLASIFICADO

 

 

Incidente #18 – Toronto, Canadá – 20 Septiembre 1947

 

Se establece en la información dada aquí que se ha determinado que este incidente es un engaño.

 

DESCLASIFICADO

XXXXX

XXXXX

 

De los documentos del Libro Azul lo único que sabemos es que el caso fue un engaño. Sin embargo hay un reporte en el Lowell Sun de Massachusetts, del 20 de septiembre, que dice[1]:

Regresan los Platillos Voladores

 

Toronto, 20 de septiembre (AP) – Los platillos voladores están de regreso.

 

Raymond Johnson y Jim Harrison, quienes llegaron de Inglaterra el mes pasado, dijeron que vieron uno aleteando el domingo al Oeste de Toronto y lo que es más, tomaron una fotografía de él.

 

Johnson dijo que el objeto “parecía como una bola de color amarillo, con una cola, que salía detrás de él como el vapor de detrás de un avión en un día brumoso”.

 

En la foto que presentó como prueba, el “platillo” aparece como una mancha ovalada de color blanco detrás de dos largas rayas de luz lechosa.

Ivan T. Sanderson menciona un caso ocurrido al Sur de California[2].

“Algo fuera del sur de California ha cambiado de manera significativa a la población. El incidente ocurrió el20 de septiembre y fue reportado por la Guardia Costera de los EU como: ‘Un objeto en llamas (que) cayó en el mar frente a la costa, ningún avión desaparecido; el Observatorio de Griffith Park no cree que fuera una especie de meteorito”.

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Arnold Kenneth, The Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Chalker Bill, UFO History Keys, Ufologist, July 2006. Artículo en internet, http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Durrant Henry, Le livre noir des Soucoupes Volantes, Volumen 21 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1970. 319 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, G. P. Putnam, 1976. 406 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Guieu Jimmy, Black-out sur les Soucoupes Volantes, Fleuve Noir, Paris, 1956. 320 s.

Guieu Jimmy, Les soucoupes volantes viennent d’un autre monde, Fleuve Noir, Paris, 1954. 320 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-31/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-32/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-33/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-34/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-dadespus-de-roswell-35/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-36/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-37/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-38/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-40/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-41/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-42/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-43/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-44/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-45/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-46/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-47/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-48/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-dia-despues-de-roswell-49/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-50/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-51/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-52/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-53/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-54/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-55/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-56/

http://project1947.com/index.html

http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.project1947.com/fig/muroc47.htm

http://www.roswellproof.com/militarydebunk.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Allen Joseph, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Hynek Allen Joseph, Nouveau rapport sur les Ovni, Belfond, Paris, 1979. 286 s.

Keyhoe E Donald, The Flying Saucers Are Real, Fawcett Publications, New York, 1970. 180 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canada. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Our World Today, The Deseret News, Utah, July 12, 1947.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust, Avon Books, New York, 1999. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, Harper Collins, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Ruppelt J. Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday & Company, Inc., New York, 1956. 278 s.

Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Shalett Sidney, What You Can Believe About Flying Saucers, Saturday Evening Post, April 30 y May 7, 1949.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, 1967. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf


[1] Anónimo, Flying Saucers Are Back Again, Lowell Sun, Massachusetts, September 20, 1947.

[2] Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Yasuní y la hipocresía conservacionista

MEDIO AMBIENTE

Yasuní y la hipocresía conservacionista[1]

Juan José Morales

En las estribaciones de la cordillera de los Andes en Ecuador, cerca de la frontera con Brasil, ahí donde comienza la gran selva amazónica, acaba de descubrirse un inmenso yacimiento petrolífero con cerca de mil millones de barriles. Esto equivale a la quinta parte de las reservas de Ecuador, que es uno de los mayores productores de hidrocarburos, y en términos de dinero significa para el gobierno de ese país ingresos de siete mil a diez mil millones de dólares, con los cuales podría seguir realizando obras de infraestructura y programas de desarrollo económico y social.

clip_image002Un paisaje del bellísimo parque nacional de Yasuní, auténtica joya de la naturaleza con una increíble diversidad biológica.

Este asunto, que podría parecer de interés sólo para economistas, ha puesto en el tapete de la discusión un tema crucial de estos tiempos: cómo resolver el dilema entre conservación de la naturaleza —sin la cual, a fin de cuentas, no podríamos vivir— y el aprovechamiento de los recursos energéticos, que a fin de cuentas son necesarios para el desarrollo.

Increíble riqueza biológica

El meollo de la cuestión estriba en que ese riquísimo campo petrolero —conocido como Ishpingo Tambococha Tiputini, o ITT para abreviar— se encuentra en el parque nacional de Yasuní, cuyos diez mil kilómetros cuadrados no sólo se conservan totalmente vírgenes, sino que constituyen una de las regiones de mayor riqueza biológica en el mundo entero. Según los estudios preliminares, ahí hay más especies de insectos, plantas, vertebrados y otros tipos de organismos por hectárea que en cualquier lugar de la Tierra. En una sola hectárea de selva se han identificado más especies de árboles que en toda América del Norte, en el parque se han registrado más especies de ranas y sapos que en Canadá y Estados Unidos juntos, y más especies de aves que en toda Europa, y en un solo árbol se han encontrado más especies de insectos que en todo Estados Unidos.

La disyuntiva, entonces, es muy simple y dramática: si se explota ese gran yacimiento, el gobierno progresista de Rafael Correa tendrá el dinero que tanto necesita para beneficiar a su país, pero ello implicaría inevitablemente la devastación de Yasuní y la pérdida de su inigualable riqueza natural. Si no se explota, se conservará ese invaluable patrimonio biológico, pero no habrá recursos económicos para el desarrollo.

clip_image002[5]Uno de los caudalosos ríos que cruzan el parque, bordeado por densa vegetación selvática. Conservar bajo tierra el petróleo de Yasuní, sin quemarlo, evitaría la emisión de 407 millones de toneladas de dióxido de carbono, principal causante del calentamiento global. Eso representa una reducción superior a todo lo que emiten cada año Francia y Brasil.

La alternativa, como decíamos, puede considerarse un caso emblemático del dilema en que las naciones más ricas ponen a las del Tercer Mundo. Por un lado les exigen que conserven y protejan el medio ambiente y en particular la selva amazónica, considerada pulmón del planeta. Pero al mismo tiempo las impulsan y casi las obligan a destruirlo para producir materias primas; en este caso el codiciado petróleo.

Solución modelo

El gobierno de Correa, sin embargo, ha ideado una solución que puede sentar un precedente y servir de modelo para casos similares. La propuesta consiste en no extraer el petróleo de Yasuní, dejándolo en el subsuelo para siempre —y en consecuencia manteniendo intacta también para siempre la selva—, si las naciones ricas, en reciprocidad, pagan a Ecuador 3 600 millones de dólares, equivalentes a la mitad de los ingresos que obtendría al explotar el yacimiento. El dinero se entregaría en 12 anualidades de 300 millones y se destinaría específicamente a programas de educación y salud en todo el país, así como a acciones de protección y conservación en Yasuní y otras áreas naturales protegidas.

clip_image002Cartel de apoyo al proyecto Yasuní-ITT, como se conoce en forma abreviada al plan para proteger esa región amazónica y sus habitantes, los indios huaorani, que desean conservar sus tradicionales formas de vida. Ha sido apoyado por el 90% de los ecuatorianos, la ONU y numerosas personalidades como los premios Nobel Rigoberta Menchú, Desmond Tutu y Mijail Gorbachov.

La propuesta, que ha sido calificada como “una iniciativa para cambiar la historia”, cuenta con el respaldo del 90% de los ecuatorianos y de numerosas personalidades del mundo entero, entre ellas varios Premios Nobel. Fue también muy bien acogida por la ONU, ante la cual se presentó en septiembre de 2007 —incluso el organismo mundial creó un fideicomiso para administrar los 3 600 millones—, y de inmediato hubo promesas de apoyo por parte de varias naciones. No solamente las más desarrolladas, sino también de países latinoamericanos, como Chile y Brasil, que hicieron donaciones simbólicas al fideicomiso.

Pero, como a menudo sucede, entre las palabras y los hechos se abrió un abismo. El dinero ha fluido a cuentagotas. Varios países no han cumplido sus ofrecimientos y Alemania, que había prometido aportar 60 millones de dólares anuales durante 13 años para un total de 780 millones, al parecer ya dio marcha atrás. En agosto de este año se habían recibido en total tan sólo 40 millones de dólares, incluidas las pequeñas aportaciones individuales de organizaciones y personas simpatizantes del proyecto, y el gobierno de Correa ya dijo que si no se reúnen al menos cien millones de dólares antes de fin de año, habrá que olvidar el plan y entregar a una empresa petrolera china la concesión para explotar el yacimiento de Yasuní.

El problema es que las naciones ricas hablan de dientes para afuera. En el fondo, no les interesa conservar la naturaleza, sino extraer el codiciado petróleo. No están dispuestas a pagar un centavo para proteger y conservar el medio ambiente, pero sí a gastar mucho —muchísimo— más que 300 millones de dólares anuales en devastadoras guerras para adueñarse de los campos petroleros o controlar las zonas donde pasan oleoductos y gasoductos.

Nota final.- Pese a la pobre respuesta de muchos países, el gobierno ecuatoriano mantiene en pie el proyecto y ha rehusado hasta ahora otorgar permisos de explotación petrolera en la zona.

Comentarios: kixpachoch@yahoo.com.mx


[1] Publicado en la revista Gaceta del Pensamiento, de Quintana Roo. Noviembre-Diciembre de 2011. Reproducción autorizada por Juan José Morales