La sinestesia y el aura

La sinestesia puede explicar las afirmaciones de los sanadores de ver gente con “Aura”

ScienceDaily (4 de mayo de 2012) – Los investigadores en España han encontrado que al menos algunas de las personas que dicen ver el aura de la gente tienen el fenómeno neuropsicológico conocido como “sinestesia” (en concreto, “sinestesia emocional”). Esto podría ser una explicación científica de su supuesta capacidad.

En los sinestésicos, las regiones cerebrales encargadas del tratamiento de cada tipo de estímulos sensoriales están intensamente interconectadas. Los sinestésicos pueden ver o probar un sonido, sentir el gusto, o asociar personas o letras con un color en particular.

El estudio fue realizado por Óscar Iborra, Luis Pastor y Emilio Gómez Milán, del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada y ha sido publicado en la revista Consciousness and Cognición. Esta es la primera vez que se ha dado una explicación científica para el fenómeno del aura esotérica, un campo de energía de radiación luminosa que se supone que rodea a una persona como un halo, que es imperceptible para la mayoría de los seres humanos.

En términos neurológicos básicos, se piensa que la sinestesia es debida al cableado entrecruzado en el cerebro de algunas personas, los sinestésicos), en otras palabras, los sinestésicos presentan más conexiones sinápticas que la gente normal. “Estas conexiones adicionales ocasionan que se establezca de forma automática asociaciones entre las áreas del cerebro que normalmente no están interconectadas”, explica el profesor Gómez Milán. Una nueva investigación sugiere que muchos curanderos que dicen ver el aura de las personas pueden tener esta condición.

El caso del “santón de Baza”

Uno de los investigadores de la Universidad de Granada señaló que “no todos los ‘sanadores’ son sinestésicos, pero hay una mayor prevalencia de este fenómeno entre ellos. Lo mismo ocurre entre los pintores y artistas, por ejemplo. “Para llevar a cabo este estudio, los investigadores entrevistaron a algunos sinestésicos, incluyendo un ‘curandero’ de Granada, Esteban Sánchez Casas, conocido como “El santón de Baza”.

Muchos de los habitantes atribuyen “poderes paranormales” a El santón, a causa de su supuesta capacidad de ver el aura de las personas, “pero, de hecho, es un claro caso de sinestesia”, explicaron los investigadores. Según los investigadores, El Santon tiene sinestesia de color de cara (la región del cerebro responsable de reconocimiento facial se asocia con la región de procesamiento del color), sinestesia por tacto-espejo (cuando el sinestésico observa a una persona que está siendo tocada o está experimentando dolor, él experimenta lo mismo), alta empatía (la capacidad de sentir lo que otra persona está sintiendo), y esquizotipia (ciertos rasgos de personalidad en personas sanas que implican paranoia leve y delirios). “Estas capacidades hace que los sinestésicos tengan la capacidad de que la gente se sienta comprendida, y les proporciona emociones y habilidades especiales para la lectura del dolor”, explican los investigadores.

A la luz de los resultados obtenidos, los investigadores señalaron en la importancia del “efecto placebo” que esos curanderos tienen en la gente, “aunque algunos curanderos realmente tienen la capacidad de ver el ‘aura’ de la gente y sentir el dolor en otros debido a la sinestesia”. Algunos sanadores “tienen habilidades y actitudes que les hacen creer en su capacidad de curar a otras personas, pero en realidad es un caso de auto-engaño, ya que la sinestesia no es un poder extrasensorial, sino subjetivo y adorna’ la percepción de la realidad”, afirman los investigadores.

http://www.sciencedaily.com/releases/2012/05/120504110024.htm

Vía: Mundo loco mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.