Chahín: ¡Vamos por la lana del mundo!

¿EXTRATERRESTRES EN TLACOTE?

Oscar García

Chahin-Ing. Chahín, ¿cree usted que el agua de Tlacote sea milagrosa?

“No, es una creación de Dios, programada para el tiempo en que la humanidad y la tierra entren en fase de enfermedad[1].

“Los descubrimientos científicos americanos, mexicanos y suizos dicen que el agua de Tlacote trae una revolución en el cambio celular; un cambio en la genética no es más que el cambio de la vida y esto sólo lo puede hacer Dios[2].

“…El agua de Tlacote va a ser la preparación de la raza superior del hombre, de los pocos hombres que queden en la Tierra; nuestro planeta prácticamente se va a destruir, además ya está profetizado: Hasta ahorita no hay una profecía que no se haya cumplido[3].

“Esta agua cura lo material y lo espiritual; entonces, decir que curamos es un hecho, comprobarlo no es más que lo que estamos viendo.

“Eso no es más que el poder de Dios que está dando este líquido; con él te nace una fe que no tienes, te nace una creencia en dios que no sabes ni cual es, puede ser cristo, puede ser… ¡No sé!”

-Y usted, ¿cómo sabe todo esto, Ing. Chahín?

“Los conocimientos que recibimos son únicamente mensajes de Dios, nada más”.

-¿A través de quiénes?

“De él”.

-Pero, ¿con alguna persona de la Tierra?

“Bueno, no de la Tierra, sino que vienen de diferentes planetas”.

-¿Extraterrestres?

“Sí, bueno, nosotros somos extraterrestres; somos gente de cultivo, gente de otros mundos”.

-¿Qué relación tiene el agua de Tlacote con el fenómeno ovni?

“Bueno, el fenómeno ovni es una cosa y el nacimiento del agua de Tlacote es otra. El fenómeno ovni siempre ha existido y ahorita van a aparecer más en todos lados; cada día va a haber más. Aquí en Tlacote están apareciendo”[4].

-¿Ha recibido la visita de un ser de otro planeta, señor Ingeniero?

“Sí, cómo no, ahorita sí lo puedo decir…”

-Entonces, ¡usted ha tenido contacto directo físico con seres de otros planetas o dimensión!

“Si, pu’s acá vienen”.

-¿Y ese contacto lo tiene usted actualmente, señor?

“Sí, ¿por qué no?, sí pues, es que este lugar es donde hicieron las pirámides. ¡Imagínate cómo construyeron pirámides, aquí a 29,000 metros de profundidad!”

-¿Cómo son esos seres que usted ha visto?

“Iguales a ti”.

-¿Cómo personas normales que vienen al rancho?

“Son iguales, son iguales a ti y a mí, porque físicamente son iguales pues todo ser creado por Dios en el Universo es igual a nosotros: nosotros somos creados a semejanza de Él, Él no puede hacer otros hombres diferentes a nosotros porque todos somos iguales a él”.

-¿Esto lo hace sentir como una persona elegida o especial?

“No, yo soy mexicano, a mí nada más me ha dado mucho gusto ser transmisor de este descubrimiento, porque no ha sido fácil llevar esto a donde estamos y a donde vamos…

“Tú puedes ver aquí que lo único que tenemos son voluntarios[5] y el poder de curación del agua, porque es una creación de Dios”.

Extraterrestres-¿Cómo podría explicarnos el hecho de que, en esta fotografía publicada en la revista “CUSTODIA”, una de las dos personas extranjeras con las que está usted, esté sujetando una (supuesta) celda alotrópica?

“No, no, no, no, momento, momento; esta señora lo que trae no es más que… (se auto interrumpe nerviosamente), este señor es extraterrestre –dice señalando a la fotografía- y viene de un planeta que se llama Astor, él se llama Guillermo Sanela; esta señorita lo que trae acá –señala la supuesta celda- no es ninguna celda alotrópica, sino que es una… una… una punta de ciertos minerales de su planeta, acá tú puedes ver las piedritas –señala la parte superior del tubo-; entonces, esa piedrita la metía en el agua para comprobar, ¿me entiendes?…

“Esto es un palito, en donde tenía que checar este líquido con la energía programada en su planeta”.

-¿Ellos se lo dijeron a usted?

“Sí, ellos me lo dijeron y me lo tenían que comprobar. No nomás van a decir así porque sí, ¿verdad?

“…El día que quieran vengan y yo les abro los tanques”.

-¿Podría ser en estos momentos?

“Si quieren”, respondió titubeante.

-Yo voto porque sí, dijo el reportero.

Chaín dio una respuesta ambigua:

“No, lo que quieran, lo que sea, aquí no se usa nada, nada de tecnología hecha por el hombre”.

-Bueno. El agua, ¿sale directamente de un pozo?

“Bueno, viene de un pozo pero está en un vértice piramidal”.

-Hace un momento, antes de la entrevista, mencionaba que la pirámide que se encuentra abajo… ¿Es más grande que la de Egipto?

“La base sí, la que está a 29,000 metros es más grande que la de Egipto y luego hay un templo a mil metros de profundidad”.

-¿Y de ahí viene el agua?

“De ahí viene, es la única ‘vena’ en el mundo que Dios preparó…[6]

-Con respecto al asunto de las celdas alotrópicas el Ing. Chahín respondió:

“No, eso no sirve, mira: el hombre ha hecho los desarrollos para poder corregir ciertas cosas en la Tierra, si esto fuera bueno ¡imagínate! Yo conocí a este señor (Alejandro Molina Flores, el inventor de las celdas) y trabajé con él, pero como todo, no fue más que un señor que me sacó el dinero y me explotó, luego yo me convencí de que eso no sirve[7], aquí no tengo ninguna celda ni uso ¡NADA! Mucha gente del mundo negativo en el que vivimos dice: ´No, pues este Chahín trabajó con él, entonces en el agua de Tlacote usa celdas´. Aquí no usamos ninguna celda, aquí usamos únicamente el poder energético divino, y las preparaciones del agua de la Tierra que sale con cierta energía y sufre un cambio en los tanques”.

-Entonces, ¿eso es absolutamente mentira?

“¡Claro! Lo que van a hacer es tratar de desarrollar una cosa comercial a partir de una nueva creación de Dios porque… Es lo que están haciendo”.

-Entonces, ¿el agua no tiene ionización?

“No señor es energía cósmica; ionización es todo intercambio de iones entre moléculas; esta no es agua ionizada, no está ozonificada ni se usan celdas, ni se usa nada”.

-¿Usted ha obtenido una ganancia de esto?

“¡Nosotros vamos por la lana del mundo! Porque toda la creación de Dios que vez y tocas, tienes el derecho de comercializarla; primero hay que cumplir lo profetizado y luego entrarle al oro, porque es el agua dorada[8].

“Yo siempre he buscado algo para curar, lo busqué en un producto que yo le puedo decir a la humanidad: es esto[9]. Yo te puedo decir cómo se hacen las celdas: ¡si quieres te lo digo ahorita!”

-¿Cómo se hacen?

“Agarra aserrín y caliéntalo, ponle tantito petróleo diáfano, ponlo en un tubo y esas son las celdas que la gente anda comprando en $ 700,000 y un millón de pesos”.

-¿Todo es una comercialización absurda?

“¡Claro que sí!, analízalo, no tiene nada”.

-¿Qué les diría a las personas que están comprando esto?

“Que están locos”.

-Gracias ingeniero.

Y LA CIENCIA, ¿QUÉ OPINA DE LAS CELDAS ALOTRÓPICA?

Después de esta extensa conversación con Chahín, los reporteros de nuestro Semanario realizaron otra entrevista más; hablaron con un Ingeniero Químico titulado de la Universidad Autónoma de México[10], quien por razones personales prefirió omitir su nombre.

Al pedirle su opinión sobre las celdas alotrópicas –evidentemente el ingeniero ya tenía conocimiento de este sistema de “purificación” del agua-, él dijo que ningún producto que contenga plomo, como es el caso de las celdas alotrópicas, (las cuales lo llevan para sellar la parte inferior) podría ser saludable sino todo lo contrario: puede resultar de sumo peligro para el ser humano pues este metal (el plomo) provoca diversas enfermedades como el saturnismo y el cáncer.

También mencionó que una gran cantidad de los efectos que dicen tiene el agua tratada con las celdas, como curar el SIDA o el cáncer, entre otros, son prácticamente imposibles de obtener, al pasar el agua por un simple tubo de bronce con quien sabe qué cosas dentro.

En este reportaje hemos tratado de exponer varios aspectos importantes sobre Tlacote; dejamos cualquier interpretación a juicio del lector. Sin embargo, podemos llegar a la siguiente conclusión: las personas que han ido a Tlacote manifiestan una fe en el poder del agua que va más allá de lo racional, y todas[11] aseguran haber obtenido un beneficio en salud al tomar el líquido. Esto es un hecho, que nadie es capaz de negar[12]: puede decirse que es cuestión de fe, de sugestión, que si se trata de celdas alotrópicas, etc. El caso es que la gente se cura[13], y ante esta evidencia, sólo queda aceptarlo tal cual.

Continuará…


[1] Esta y otras respuestas más allá de las creencias religiosas de Chahín, me dejan entrever que Jesús Chahín no tiene ningún estudio de ingeniería. (Nota de LRN)

[2] Chahín mencionaba mucho estos “estudios”, pero nunca los mostró. No creo que ningún investigador de laboratorio o de Universidad pudiera decir semejante tontería sobre “cambio celular y genético… debido a Dios”. (Nota de LRN)

[3] Nuevamente las “ideas” de una raza superior que nos suplantará luego del final de los tiempos. Simple y vulgar metafísica blavatskiana. (Nota de LRN)

[4] “¡Vengan a Tlacote! Aprovechen para ver ovnis mientras hacen fila para recibir el agua”. Parecería el eslogan de Chahín para atraer más clien…, er, enfermos. (Nota de LRN)

[5] En efecto, todas las ganancias iban directamente a las arcas de Chahín. (Nota de LRN)

[6] “No vaya a ser que alguien se le ocurra hacerme competencia. Mejor declaro que está es la única vena hecha por el Creador y me quito de problemas”. (Nota de LRN)

[7] En esto estamos completamente de cuerdo con Chahín. Esas celdas no sirven para nada, más que para estafar a la gente. (Nota de LRN)

[8] Más claro ni el agua (de Tlacote). (Nota de LRN)

[9] Tal vez se refería a otra estafa que realizó mucho antes del agua de Tlacote: las píldoras de Chahinita, que vendía para curar el cáncer y el SIDA. (Nota de LRN)

[10] Se refieren al tal Noguez, que no quiso que su nombre apareciera en el Semanario de lo insólito. (Nota de LRN).

[11] No todas. En ese entonces los periódicos hablaron de diversos enfermos que murieron a causa del tratamiento con agua de Tlacote. (Nota de LRN)

[12] Yo soy capaz de negarlo. (Nota de LRN)

[13] El caso es que la mayoría de la gente no se curó. Sólo hubo muchos casos que comprobaron la eficacia del efecto placebo y otros tantos que tuvieron un final infeliz. (Nota de LRN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.