Un pequeño recordatorio

IMPACTO AMBIENTAL

Un pequeño recordatorio[1]

Juan José Morales

Hoy, 7 de junio, es Día de la Libertad de Prensa. Es también la fecha en que se cumplen 13 años del asesinato en 1999 de Paco Stanley, conductor de un programa de variedades en TV Azteca y que de periodista nada tenía pero fue presentado como tal en una virulenta campaña contra Cuauhtémoc Cárdenas, que en las elecciones de dos años atrás había roto la hegemonía del PRI y conquistado la jefatura de gobierno del Distrito Federal. Y si hoy nos referimos a este ya lejano suceso, no es con afanes historicistas, sino por el paralelo que tiene con la guerra sucia contra López Obrador y para mostrar cómo la televisión mexicana y los grandes medios de comunicación usan su poderío con fines políticos, distorsionando los hechos, presentando como héroes a gente de no muy limpia personalidad y a la vez tratando de enlodar la personalidad de gente limpia y honrada.

clip_image002Las televisoras no sólo sacaron raja política del asesinato de Stanley, sino también raja económica, pues convirtieron su sepelio en un espectáculo cuya transmisión estuvo entreverada con numerosos anuncios comerciales, y a los vendedores de publicidad se les exigió conseguir más patrocinadores para la ocasión.

Stanley fue acribillado a tiros al salir de un restaurante en la ciudad de México, y de inmediato Televisión Azteca, para la cual trabajaba, culpó del crimen a Cárdenas. «Lo hago responsable, Ing. Cárdenas, porque no ha cumplido lo que prometió,» vociferó en transmisión nacional el locutor de esa empresa Jorge Garralda al informar sobre el crimen, mientras como fondo se escuchaba un coro de técnicos y locutores de la estación que gritaban a voz en cuello «Â¡ya basta!» y «Â¡renuncie!».

Esa misma noche, en horario estelar, Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, aparecía ante cámaras para decir: «Hoy fue Paco. Mañana podemos ser usted o yo, o cualquiera. La impunidad nos asalta y ¿dónde está la autoridad? ¿Para qué pagamos impuestos? ¿Para qué tenemos elecciones? ¿Para qué sirven los tres poderes del gobierno? ¿Cómo puede haber tanto gobierno y nada de autoridad? En esta ciudad como en tantas otras de México la impunidad, la ineptitud de la autoridad y también la indiferencia de la ciudadanía han alcanzado un límite. Hoy lloramos por Paco, ¿por quién lloraremos mañana? Es claro que las autoridades han fallado.»

Televisa no tardó en sumarse a la ofensiva contra Cárdenas y exigir su renuncia, con los mismos argumentos: que su gobierno había sido incapaz de garantizar la seguridad de los ciudadanos.

El griterío, sin embargo, pronto comenzó a menguar y suavizarse hasta finalmente silenciarse, saberse que a Stanley se le había encontrado cocaína en los bolsillos y la autopsia reveló que la había consumido, al igual que su acompañante Mario Bezares, quien salvó la vida gracias a que se retrasó un poco para ir al baño a inhalar una última dosis.

Es más: pronto salió a la luz pública que Stanley no era sólo consumidor, sino también traficante de drogas, y según las investigaciones realizadas posteriormente por el ya fallecido periodista Jesús Blancornelas, especialista en temas de narcotráfico, fue asesinado por órdenes del cártel de los Arellano Félix mandó debido a sus reales o supuestos nexos con el cártel rival de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos. Los encargados de la ejecución fueron Arturo Villarreal Heredia (El Nalgón), Luis Alberto Salazar Vega (El Bolas), Feliciano o Rubén Quintero Madrid (El Rito) y otro pistolero conocido sólo El Hitler.

Salazar Vega y Quintero Madrid «”también según las indagaciones de Blancornelas»” fueron detenidos años después en Tijuana por otros delitos, y posteriormente los dos se fugaron de la cárcel. Aunque en prisión se jactaron muchas veces de haber cometido el crimen, nunca se les investigó por ello.

Lo más divertido de todo esto es que en la época de su asesinato, Paco Stanley era uno de los personajes estrella de cierta campaña de Televisión Azteca llamado Vive sin Drogas, en el que se recomendaba a la juventud alejarse de ellas.

En aquel entonces, el blanco de los ataques fue Cárdenas, por haber sacado al PRI del gobierno del DF. Ahora, la ofensiva se endereza contra López Obrador, porque puede impedir que el PRI retorne a la Presidencia.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 7 de junio de 2012. Reproducción autorizada por Juan José Morales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.