Un exitoso colonizador de Cozumel

IMPACTO AMBIENTAL

Un exitoso colonizador de Cozumel[1]

Juan José Morales

De las 22 especies de loros, cotorras, guacamayas y pericos —o psitácidos, como les llaman en general los ornitólogos— que hay en México, ocho habitan la península de Yucatán. Pero en la isla de Cozumel sólo se conocía una: el loro yucateco Amazona xantholora, llamado e’xikin en maya, que es endémico de la península. Es decir, sólo existe en esta parte del mundo.

Que durante siglo y cuarto —desde 1885, cuando comenzaron a hacerse estudios ornitológicos en Cozumel— sólo se hubiera registrado la presencia de una especie de loro, no deja de resultar extraño, pues después de todo esas aves vuelan y la isla no se halla tan lejos de tierra firme como para que no puedan cubrir la distancia. Pero la inversa también es cierta, pues en Cozumel hay algunas especies de aves que sólo habitan ahí y no en tierra firme.

Pues bien, desde el año pasado, comenzaron a verse en esa isla caribeña ejemplares de otra especie de loro: el de frente blanca o sac pool xt’uut, Amazona albifrons, al que en algunos lugares de México se conoce también como cotorrita guayabera. Del hallazgo da cuenta un informe publicado en la revista mexicana de ornitología Huitzil, por Alexis Herminio Plasencia Vázquez y Griselda Escalona Segura, investigadores de la Unidad Campeche de El Colegio de la Frontera Sur. Los avistamientos de esta especie en Cozumel, dice el documento, se hicieron por primera vez en 2011.

clip_image002Este el nuevo miembro de la fauna cozumeleña: el loro de frente blanca o sac pool xt’uut, Amazona albifrons. Sus rasgos distintivos, que permiten reconocerlo a la distancia, son el plumaje blanco en la frente y rojo intenso a ambos lados del pico, hacia los ojos.

Este recién llegado a la isla es muy común y abundante en la península. Forma grandes bandadas que al anochecer a veces se concentran en determinados árboles junto con loros de otras especies del mismo género, Amazona. En ocasiones, llegan a reunirse más de mil para pernoctar en un pequeño sector. Es relativamente pequeño, de unos 26 centímetros de largo, con el pico amarillo y plumaje de acentuado color verde con la frente blanca —de ahí su nombre común— y una mancha roja muy conspicua alrededor de cada ojo. De lejos puede confundirse con el loro yucateco ya que éste también tiene la frente blanca, pero el plumaje alrededor de los ojos es amarillo, no rojo.

Ahora bien: lo interesante de todo esto es que al nuevo loro cozumeleño se le ha observado únicamente en zonas urbanas, en plena ciudad de San Miguel de Cozumel, no en la selva, los manglares ni otros ambientes silvestres. Esto, en opinión de los ornitólogos, parece indicar que no llegó por si solo, volando desde el continente, sino llevado por el hombre y posteriormente fue liberado, ya sea de manera accidental o a propósito.

Que haya llegado en esta forma es perfectamente factible, pues el loro de frente blanca es una mascota muy popular, común en muchos hogares. En el caso específico de Cozumel, se han observado ejemplares en varias casas de la ciudad. Por lo demás, hay antecedentes de que en varias ciudades de México y Estados Unidos se han formado poblaciones de diversas especies de loros que no existían en el lugar pero, tras escapar o ser liberados, se adaptaron perfectamente a su nuevo hábitat y se sostienen sin asistencia humana.

Los biólogos desean realizar estudios acerca de la vida en libertad de este nuevo colonizador de Cozumel y la forma en que se ha adaptado al ambiente urbano. Pero —dicen— desafortunadamente, las personas que mantienen ejemplares en cautiverio a veces se resisten a colaborar con ellos y darles información, por miedo a que se les decomisen sus mascotas. Tal temor, sin embargo, es infundado. La posesión de loros es perfectamente legal y a nadie se le van a recoger los que tenga en su hogar.

De modo, pues, que si usted vive en Cozumel y tiene loros, ayude a los científicos a investigar cómo está cambiando la fauna de la isla con la llegada del loro de frente blanca.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 27 de julio de 2012. Reproducción autorizada por Juan José Morales

2 pensamientos en “Un exitoso colonizador de Cozumel”

  1. el día de ayer aterrizo uno en mi patio y no se que darle de comer, ni que cuidados debo tener con el, le di lechuga, zanahoria, un trozo de manzana y le di una porción pequeña de semillas de girasol y un compuesto de mijo, avena, semillas de girasol y no se que mas semillas contiene, me parece que esas no las ha tocado, no se que cantidad de alimento tengo que darle durante el día. Me pueden asesorar. les dejo mi correo [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *