En el bolsillo, donde les duele

ESCRUTINIO

En el bolsillo, donde les duele[1]

Juan José Morales

Si varios miles de personas se reúnen para protestar ante las estaciones de Televisa y Televisión Azteca, a esas empresas les importa muy poco. Sencillamente lo ignoran, y como controlan la información, se lo ocultan a la casi totalidad de los mexicanos. Pero si varios millones de personas se deciden a no ver sus transmisiones, entonces comenzarán realmente a preocuparse. O, para ser precisos, caerán en el pánico. Porque el negocio de las televisoras estriba en vender espacios publicitarios, incluidos los que «”como en el caso de la campaña en favor de Peña Nieto o los inefables «consejos de salud» de Lolita Ayala«”, se presentan bajo el ropaje de noticias o comentarios pero en realidad son informaciones y anuncios pagados. Y la venta de publicidad depende de lo que en la jerga del negocio radiofónico y televisivo se denomina «el rating». Es decir, la cantidad de personas que sintonizan la estación. Si el «rating» se desploma «”es decir, si poca gente ve o escucha la publicidad»”, los anunciantes dejarán en consecuencia de comprar tiempo en esos medios de comunicación, o no estarán dispuestos a pagar las desmesuradas tarifas que imponen.

De modo, pues, que a las televisoras hay que pegarles donde realmente les duele: en el bolsillo. Esto es, lograr que sus ganancias disminuyan. Y la mejor y más sencilla manera de hacerlo consiste simplemente en no sintonizar sus canales, para que al perder público pierdan anunciantes. Y no se crea que para el público aquello será un gran sacrificio. Quien deje de ver los canales de esas empresas no se perderá gran cosa, salvo que sea un adicto a las telenovelas y los programas basura.

clip_image002No se necesita hacer un gran esfuerzo ni perder tiempo para hacer sentir al duopolio televisivo el poder del pueblo. Basta dejar de sintonizar sus canales para asestarle un fuerte golpe al hacer que disminuyan sus ingresos por publicidad,

Haga usted la prueba y sin duda se sorprenderá al ver que en efecto uno puede pasársela muy bien sin Televisa ni Televisión Azteca. Sobre todo si se tiene acceso a servicios de televisión por cable, en los que «”aún los de menor cobertura»” se encuentran muchas otras opciones recreativas, educativas, de deportes, musicales, etc., incluso muchos bastante mejores y más interesantes que los del duopolio televisivo. En mi caso particular, desde hace más de dos meses dejé de ver totalmente las estaciones de ese par de empresas, y ni falta que me han hecho.

En cuanto a Soriana, la de las tarjetas de compra de votos, también puede recetársele la misma medicina. Es decir, pegarle en el bolsillo, donde en verdad le dolerá, dejando de comprar en sus establecimientos. Hay otras muchas tiendas, grandes, medianas y pequeñas «”incluso de otras importantes cadenas comerciales»”, a las cuales acudir y obtener precios y calidad iguales o mejores. Y ciertamente, Soriana merece que los consumidores tomemos una medida así, en reciprocidad por lo que ella nos ha hecho. Como señalamos hace poco, no es esta la primera vez que participa en una maniobra contra la democracia en general y contra la candidatura de López Obrador en particular. Hace seis años fue, junto con Coppel, Bimbo, Sabritas y otras poderosas empresas, patrocinadora de la guerra sucia contra AMLO.

De modo, pues, que si es usted uno de los muchos mexicanos «”decenas de millones»” indignados por las maniobras de las grandes empresas televisoras y comerciales que conspiraron contra la voluntad popular y desea darles un escarmiento, ya sabe cómo hacerlo y asestarles un buen golpe donde más les dolerá: en el bolsillo. Para ello, no necesita participar en mítines, manifestaciones ni clausuras simbólicas. Basta cambiar de canal y de sitio de compra.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 1 de agosto de 2012. Reproducción autorizada por Juan José Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.