Estado actual de la ovnilogía en México

ESTADO ACTUAL DE LA OVNILOGIA EN MEXICO[1]

El mayor enigma del siglo XX

Por: Héctor Chavarría

El estudio del fenómeno ovni ha dado en el país tres generaciones de investigadores: tres tendencias, muchas veces enfrentadas entre sí.

Apenas el mes de junio pasado se cumplieron 45 años del primer avistamiento de la era moderna de los ovni.

En todo ese tiempo nada, o casi nada, se ha avanzado en la investigación de los objetos voladores no identificados, salvo establecer que existen -aunque no con la frecuencia que algunos dicen- y que son un misterio.

México, quizá como reflejo del interés del vecino país del norte por los ovnis, recibió abundante información acerca de aquellos balbuceos de la ufología norteamericana. Podría decirse que la información recibida fue de segunda mano, por lo menos mientras no existió un interés real por parte de los mexicanos por estudiar y difundir el fenómeno.

LOS INVESTIGADORES MEXICANOS

RamiroGarza2Muchos de los pioneros de la investigación quedaron en el anonimato, pero podría decirse que en la primera época de la ovnilogía mexicana destacó el esfuerzo de difusión hecho por Pedro Ferriz quien se convirtió en el representante más conocido y muchas veces el blanco de bromas e incluso criticas injustas. Sin embargo, Ferriz fue en muchos aspectos el motor que impulsó a la primera generación de ufólogos mexicanos. Los intentos de sistematización, empero, no se darían sino hasta los años 70 con investigadores tan valiosos corno Ramiro Garza y Jorge Reichter, entre otros. Puede decirse que Pedro, Ramiro y Jorge conformaron la primera generación de ovnílogos mexicanos y la base sobre la cual se apoyaría la siguiente.

EL RELEVO JOVEN

HectorChavarriaEn el año de 1976 nació un fenómeno en México: surgió una publicación que haría época y reuniría en sí a lo más granado de los investigadores del país. Ese fenómeno editorial se llamó Contactos Extraterrestres, el primer intento en serio y con buen éxito, de crear una publicación especializada en el fenómeno ovni. Durante casi seis años sería el aglutinante para que un grupo de jóvenes dedicaran sus esfuerzos a un tipo de investigación inédita entonces: el trabajo de campo.

HectorEscobarJunto a la primera generación, se agruparon muchos jóvenes con entusiasmo y ansia periodística, decididos a encontrar respuestas: Fernando J. Téllez, Pablo Latapí Ortega, Héctor Escobar, Luis Ruiz Noguez y quien esto escribe, entre otros. Ellos dieron a la ovnilogía mexicana un giro de 180 grados. Ya no se trataba únicamente de leer libros y revistas acerca del fenómeno, sino de investigar los casos sistemáticamente: Cocoyoc, todavía no identificado[2]; Toluca, un caso de aterrizaje investigado con todas las de la ley; Puebla, cuya investigación se inició en 1977 y 13 años después seria cerrado con el sello identificación positiva. Perote, un caso de secuestro que resultó ser falso y un largo historial más. Aquella época se caracterizó por una abundantísima casuística y para quienes tuvieron la oportunidad de vivirla por un bombardeo continuo de información: evidencia física, fotografías, testigos, contactados. La segunda generación de ufólogos mexicanos se convirtió en la más práctica e informada de la época, con relaciones internacionales a nivel profesional que incluyeron congresos y encuentros con investigadores de todo el mundo. Fue, para quienes la vivieron, la época.

EL BOOM ACTUAL

LuisNoguezA raíz de la difusión masiva mediante la televisión, en programas de confrontación, el fenómeno ovni tuvo un repunte en México y súbitamente la gente comenzó a hablar nuevamente de él. Esta circunstancia dio pie al nacimiento de una tercera generación de ovnílogos. El liderazgo de este grupo recién llegado en su mayoría, lo tiene el periodista Jaime Maussan. Jaime es un hombre con una gran curiosidad y con una vasta experiencia como reportero, gracias a la difusión masiva de la TV el fenómeno ovni está nuevamente en boca de todos. Jaime ha creado un grupo de investigación -formado por gente joven al cual se le conoce corno “Los vigilantes”. Sería interesante conocer sus métodos.

COLOFON

Tres épocas del fenómeno ovni, tres generaciones de ovnílogos mexicanos: tres tendencias. La primera generación -con excepción de Pedro Ferriz- prácticamente no participa ya. La tercera generación mete mucho ruido con resultados espectaculares aunque poco convincentes para los ovnílogos con método. La segunda generación, la que participó en la época y tuvo el mayor volumen de información casuística e investigación de campo, forma parte en su mayoría de la ovnilogía escéptica y se enfrenta a la tercera en busca de respuestas. Escépticos vs creyentes, todos interesados por el fenómeno ovni. Ese es el panorama actual.

La mesa está servida…


[1] Publicado originalmente en DUDA, Lo increíble es la verdad, Año XXI, No. 1103, México, 19 de agosto de 1992. Pág. 2.

[2] Un fraude según el tal Noguez (Nota de LRN)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.