El curandero más pequeño del mundo

Niño de tres años de edad, venerado como curandero

14 de septiembre 2012

Escrito por Sou Vuthy

RayRongRay Rong, de 3 años, bendice botellas de agua en el pueblo de Svay Chrum, provincia de Prey Veng. Cientos de personas acuden a ver al niño y obtener el agua todos los días, creyendo que puede curar sus enfermedades. Fotografía: Heng Chivoan / Phnom Penh Post

Incluso antes del amanecer, unos pocos cientos de personas se han reunido para sentarse en la fila, que recuerda una cola de espera de pacientes que serpentea fuera de los terrenos del hospital Kantha Bopha durante las pandemias.

Han viajado desde distintas ciudades y provincias para tener la oportunidad de ser sanados por Ray Rong, un residente de la aldea Svay Chrum en Prey Veng. Rong es conocido en todas partes como uno de los mejores curanderos de la zona, y se afirma que la bendición del agua y medicinas a base de hierbas que les da a los pacientes derrota un centenar de diferentes tipos de enfermedades. Muchos otros curanderos tradicionales dan los mismos productos, pero hay una diferencia importante: Rong tiene sólo tres años de edad.

Todavía es demasiado joven para hablar con claridad, Ray Rong es el tercer hijo de cinco de Tep Saray y Un Saroeurn, un par de campesinos empobrecidos.

En el último par de meses, el niño ha saltado a la fama tras las afirmaciones de que ha curado a cientos de personas. Todos los días, al menos 200 pacientes, entre ellos algunos del otro lado de la frontera, de la vecina Vietnam, esperan afuera de su casa para buscar agua bendita y las medicinas. Algunos de los pacientes de Rong viajan cientos de kilómetros y pasan varias noches durmiendo cerca de la casa del niño pequeño con la esperanza de tener la oportunidad de reunirse con él.

Hom Yay, de 60 años de edad, fue uno de los pacientes de Ray Rong, que trajo incienso, velas, pastel y agua potable como una ofrenda al niño sanador.

“Tengo que esperar mi turno para ser llamado a ver al curandero”, dice ella. “He padecido de diabetes por 10 años. Mi nivel de azúcar en la sangre nunca fue inferior a 410 mg / dL” (el azúcar en la sangre de personas sanas tiene niveles en rangos de 70 a 180 miligramos por decilitro). “Tomé medicamentos y vi a otros médicos, pero nunca me sentí mejor. Después que el niño santo me dio agua mágica para beber y algunos higos, mi nivel de azúcar en la sangre se redujo a 110 mg / dL”.

Srey Sokhon, otro paciente de Phnom Penh, dijo a 7Days que ella alquiló una casa cercana por cuatro noches a la espera de su turno para ser llamada.

“Yo sufría de una condición que hacía que todo mi cuerpo se adormeciera”, dice ella. “He visitado muchos médicos famosos de la ciudad, pero nunca mejoré. Después de que tomé el agua bendita, me sentí mucho mejor y he podido comer adecuadamente”.

Srey Sokhon dice que espera que el agua y una receta de la medicina a base de hierbas de Ray Rong le ayudarán a curar su enfermedad por completo.

Sin embargo no todos los pacientes han sido tan afortunados como estos dos. Recientemente el propio curandero se enfermó. Prom Hay, ya había estado esperando cinco días cuando 7Days visitó Svay Chrum, y todavía no había sido visto por Rong.

“He esperado y esperado, pero todavía no puedo conseguir ninguna medicina”, se queja la mujer. “Me dijeron que el doctor está enfermo, así que no puede prescribir un medicamento a base de hierbas, sólo puede dar su agua mágica para los pacientes”.

Sin embargo, la mujer estaba decidida a continuar su espera hasta que el médico se recuperara.

Chim Yun y Youk Prach son parientes ancianos de Ray Rong. Dicen que la fama del niño sanador no ha hecho feliz a su familia, porque la gente que dice ser de estaciones de televisión y periódicos han tratado de extorsionarlos.

“La gente cree que el niño puede curar su enfermedad”, dicen. “El agua y la medicina trabajan para ellos. El joven médico ayuda a sus pacientes”.

El abuelo de Rong, Yorm Yun, recuerda que hace unos meses su hija mayor sufrió tanto dolor como resultado de una enfermedad que estuvo a punto de suicidarse. Rong, que sólo podía hablar unas pocas palabras, dijo que iba a encontrar la medicina para su tía, salió corriendo de la casa y señaló con el dedo una planta silvestre extraña. Luego la familia cortó la planta y la secó bajo el sol antes de hervirla en agua.

La tía de repente se sintió mejor después de beber el brebaje.

Yorm Yun también dice que el padre de Rong era un alcohólico hasta que el sanador le ofreció un poco de agua. Desde entonces, el hombre ha dejado de beber.

La noticia de estas dos hazañas viajó rápidamente, y las personas comenzaron a venir a la casa del niño, pidiendo agua mágica y la medicina herbaria.

“Han pasado dos meses desde que mi nieto se convirtió en un curandero conocido”, dice Yum. “Hay por lo menos tres mil personas que han venido a verlo. Todos ellos afirman que se recuperaron de su enfermedad”.

Sin embargo, el abuelo también expresó su profunda preocupación por la salud de su nieto y la seguridad dada su corta edad y la cantidad de trabajo necesario para sus servicios.

“Mi familia está preocupada por nuestro pequeño Rong Ray. No queremos que vea pacientes. Muchos pacientes vienen y el niño no tiene tiempo para descansar. Ha estado enfermo. Hemos decidido decirle que deje de dar recetas, y ahora los pacientes sólo reciben agua bendita tocada por el santo doctor”.

http://www.phnompenhpost.com/7days/1615-three-year-old-revered-as-healer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.