El misterio de las centellas (744)

El misterio de las centellas (744)

Aproximadamente a las 19:30 del 8 de agosto de 2004 Mi esposa y yo fuimos sorprendidos por un brillante destello azul y sonora explosión en el centro de nuestra sala de estar con un olor muy fuerte de ozono. Había estado lloviendo intermitentemente durante varias horas, pero no había muchos rayos en nuestra área.

Fui a través de la casa, al ático y al exterior de nuestra casa en busca de posibles daños, pero no encontré ninguno. El olor de ozono era tan fuerte que tuvimos que abrir una ventana y prender un ventilador para extraerlo.

Después de haber trabajado en sets de televisión, transmisores de alta potencia y radares durante mis más de 60 años, estoy bien familiarizado con el poder que puede ejercer la electricidad y, a menudo de una manera muy rocambolesca. Sin embargo, este incidente fue la primera vez para mí y espero que el último ya que si hubiera estado caminando a través de nuestra sala de estar en el momento en que ocurrió habría sido devorado por el fenómeno.

Jim

Chuluota, FL USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.