Spitsbergen ¿una estratagema?

El ovni Spitsbergen: ¿Una «estratagema»?

20 de julio 2012

Nick Redfern

Si hay dos cosas que podemos decir con seguridad, de las denuncias de presuntos ovnis estrellados, es que (A) hay un chingo de ellas, y (B), muchas son muy controvertidas en su naturaleza. Y uno de esos casos, que cae con fuerza en la categoría B, se alega que ocurrió en la costa de Noruega en la isla de Spitsbergen, a mediados de 1952. Es un caso que algunos investigadores de ovnis acepta como verdadero, pero que una gran mayoría cree que es nada menos que un engaño total y atroz. Sin embargo, también hay otra posibilidad: que la historia fue una «estratagema» deliberada, creada por el gobierno para confundir la verdad sobre los relatos de ovnis estrellándose en la tierra, lo que realmente puede ser verdad…

imageLos archivos de la CIA sobre el asunto Spitsbergen, desclasificados de 1952, comienzan: «Escribiendo en la revista alemana Der Fliger, Dr. Waldemar Beck dice que un platillo volador que cayó recientemente en Spitsbergen ha sido estudiado por eminentes expertos en cohetes noruegos y alemanes. Él escribe que el Dr. Norsal, experto noruego en la construcción de cohetes, fue al lugar donde el platillo volador había caído un par de horas después de haber sido descubierto en las montañas de Spitsbergen, en Noruega, por aviones a reacción».

La CIA continúa: «En los restos del aparato, el experto dice que se ha descubierto un transmisor de radio de pilotaje con un núcleo de plutonio que transmite en todas las longitudes de onda de 934 hertz, una medida que ha sido desconocida hasta ahora. La investigación también ha demostrado que el platillo volador se estrelló debido a un defecto en su sistema de radio pilotaje. El platillo que no lleva ningún tripulante tiene un diámetro de 47 metros. El acero utilizado en la construcción es una aleación desconocida. Se compone de un disco provisto en su periferia exterior con 46 jets automáticos. Este disco pivotea alrededor de la esfera central que contiene el equipo de medición y control remoto. Las instrucciones de medición tiene una inscripción en ruso».

¿Había algo de sustancia en este informe? Y si es así, ¿era este platillo volador estrellado ruso o de origen extraterrestre? Teniendo un interés en el caso, cavé más lejos, y me encontré con varias páginas de material de la Fuerza Aérea de EU que mostraban que poco después que el incidente fue reportado por los medios de comunicación, el brazo de inteligencia de la Fuerza Aérea de los EU hizo averiguaciones con el ejército noruego que afirmaba que que no tenían conocimiento del accidente. Pero aún así la historia se negaba a morir.

Tres años más tarde, descubrí, un relato rara vez visto del accidente que fue impreso en un periódico de Stuttgart, el Stuttgart Tageblatt. Una traducción del relato es la siguiente:

Oslo, Noruega, 4 de septiembre de 1955 – Sólo ahora una comisión de investigación del Estado Mayor General de Noruega está preparando la publicación de un informe sobre los exámenes de los restos de un platillo volador que se estrelló en Spitsbergen, probablemente a principios de 1952. El coronel Gernod Darnhyl, declaró, durante una clase de instrucción para oficiales de la Fuerza Aérea: «El accidente de Spitsbergen fue muy importante Aunque nuestro conocimiento científico actual no nos permite resolver los enigmas estoy seguro que estos restos de Spitsbergen serán de mucha importancia en este sentido».

Seguí examinando el artículo, y me sentí intrigado al ver que el coronel Darnbyl estaba específicamente negando que el disco fuera de origen ruso: «Hace algún tiempo se desarrolló un malentendido, cuando se dijo que el disco volador era probablemente de origen soviético. Esto hay que afirmarlo enfáticamente, no ha sido construido por ningún país del mundo Los materiales son completamente desconocidos para todos los expertos que participaron en la investigación».

El Stuttgarter Tageblatt tenía aún más datos para compartir: «Según el coronel Darnhyl, la comisión de investigación no va a publicar un informe extenso hasta que se hayan discutido algunos hechos sensacionales con expertos de los EU y Gran Bretaña. Hay que decirle al público lo que sabemos ya que un secreto fuera de lugar puede llevar al pánico».

El periódico continuaba: «Contrariamente a la información de fuentes estadounidenses y otras, los subtenientes Brobs y Tyllenson, que han sido asignados como observadores especiales de las regiones del Ártico desde el evento en Spitsbergen, informan que los discos voladores han aterrizado en las regiones polares en varias ocasiones».

Expedition_Spitsbergen_mapEl teniente Tyllenson dijo: «Creo que el Ártico está sirviendo como una especie de base aérea para los desconocidos, especialmente durante las tormentas de nieve cuando nos vemos obligados a regresar a nuestras bases. Los he visto aterrizar y despegar en tres ocasiones distintas. Me doy cuenta de que, después de haber aterrizado, ejecutan un giro rápido alrededor de sus discos. Un resplandor de luz brillante, cuya intensidad es variable con respecto a la velocidad en el aterrizaje y en el despegue, impide cualquier visión de las cosas que suceden detrás de esta cortina de luz y/o dentro del propio disco».

Estas son sin duda revelaciones fantásticas, pero ¿cuánto puede ser autentificado? El investigador británico Philip Mantle examinó el caso en 1985 y recibió una negación absoluta de que nada ni remotamente parecido a la caída de Spitsbergen había ocurrido nunca en territorio noruego. «Toda la historia parece totalmente infundada», Mantle fue informado por Arild Isegg, el jefe de la División de Información, del Norwegian Royal Ministry of Defense. Por otra parte, a pesar de su interés en el asunto en 1952, la CIA más tarde llegó a aceptar todo esto como una fabricación completa de los medios de comunicación que corría en una espiral fuera de control.

Sin embargo, Spitsbergen se negó a rodar y morir. El ufólogo Bill Moore habló con el investigador francés Jean Sider, que había descubierto un recorte de un periódico de Nancy que hace referencia a un aparato nazi desarrollado y construido en las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial, la descripción se parecía extraordinariamente a la nave recuperada en Spitsbergen.

Con mucho, el aspecto más interesante de esta saga, sin embargo, vino de nada menos que la National Security Agency. De la NSA obtuve una traducción de un artículo de 1960 de los medios de comunicación de Rusia sobre el tema ovni. Incluida dentro del artículo, estaba una referencia al incidente de Spitsbergen, que dice:

«Un disco plateado abandonado fue encontrado en las profundas rocas de carbón en las minas de carbón noruegas de Spitsbergen. Fue traspasado y marcado por los impactos de micro-meteoritos y llevaba todas las trazas de haber realizado un largo viaje espacial. Fue enviado para su análisis al Pentágono y desapareció allí».

Este era sin duda un nuevo punto de vista sobre el caso, pero lo que realmente me llamó la atención fue la reacción de la Agencia de Seguridad Nacional a la mención de Spitsbergen. En vez de desechar el asunto como un engaño, un agente no identificado de la NSA subrayó un párrafo del artículo que hace referencia a Spitsbergen, y escribió en el margen la palabra intrigante «ESTRATAGEMA» en mayúscula y negrita.

¿Si la NSA hubiera expuesto de manera concluyente los datos podría haber enviado la leyenda de Spitsbergen a descansar, de una vez por todas? Si ese fuera el caso, la NSA no lo estaba diciendo, y no ha salido a la luz evidencia adicional relativa a la participación de la Agencia Nacional de Seguridad en el incidente Spitsbergen.

Y, sin embargo, una curiosa nota de una palabra, escrita muchos años antes por un anónimo empleado de la NSA, me sigue desconcertando. En lugar de indicar un engaño absoluto, la referencia de «ESTRATAGEMA» sugiere que la historia de Spitsbergen (aunque sea falsa) se difundió oficialmente, posiblemente para nublar y confundir los rumores que rodean los incidentes de ovnis estrellados a finales de 1940 y principios de 1950.

Por supuesto, esto plantea las siguientes preguntas: (A) ¿Cuántos historias más de «accidentes» de ovnis pueden haber tenido sus orígenes en el mundo de los programas de desinformación y guerra psicológica orquestados por la inteligencia/gobierno?, y (b) ¿por qué la necesidad de este tipo de acciones?

Tal vez algunos gobiernos realmente han estrellado ovnis en su poder y desean inundar los datos reales con mucho material falsificado para que los primeros queden enterrados, escondidos y confundidos por estos últimos. O, tal vez, nunca «“nunca– ha habido un verdadero evento ovni estrellado pero algunos gobiernos, en el apogeo de la Guerra Fría, deseaban fuertemente promover tales escenarios como medio para atemorizar e intimidar al enemigo.

Después de todo, efectivamente decirle a tu enemigo potencial «Tenemos tecnología alienígena en nuestras manos y tu no» puede haber preocupado a más de algunos generales – ya sea en el Kremlin o el Pentágono, o ambos – cuando se inició el misterio de los platillos volantes todos esos años atrás. Y que las historias de ovnis estrellados ni siquiera puedan haber sido ciertas demuestra cómo una mentira bien colocada puede tener un efecto profundo…

http://mysteriousuniverse.org/2012/07/the-spitsbergen-ufo-a-plant/

 

Ver:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-platillo-estrellado-en-spitsbergen/

Un pensamiento en “Spitsbergen ¿una estratagema?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.