Vuelo dentro y fuera de ventanas

Vuelo dentro y fuera de ventanas

17 de julio 2012

Publicado por Beachcombing

imageOlvídese del Padre Pío luchando aliado a los bombarderos y San José de Cupertino que supuestamente voló desde el centro de la iglesia hasta el altar mayor. El hombre que realmente se destaca como el moderno gran Levitador es el notable Daniel Home Dunglas jugando al escondite en la ventana del tercer piso en Londres en 1868. He aquí una descripción detallada de ese caballero ingenuo y príncipe extraordinariamente de la imaginación Arthur Conan Doyle. Doyle quiere establecer que Home tenía forma flotante.

Tome esta cuestión de la levitación como una prueba de los poderes de Home. Afirmó que en más de cien veces con buena luz, en presencia de testigos de buena reputación, flotó en el aire. Consideremos la evidencia. En 1857, en un castillo cerca de Burdeos, se elevó hasta el alto techo de la sala en presencia de Madame Ducos, viuda del ministro de Marina, y del conde y la condesa de Beaumont. En 1860 Robert Bell escribió un artículo, “Stranger than Fiction”, en el Cornhill. “Se elevó de su silla”, dice Bell, “cuatro o cinco pies del suelo… Vimos pasar su figura de un lado a otro de la ventana, los pies sobre todo, en posición horizontal en el aire”. El Dr. Gully, de Malvern, un médico muy conocido, y Robert Chambers, autor y editor, fueron los otros testigos. ¿Se supone que estos hombres eran confederados cansados, o que no podían decir si el hombre estaba flotando en el aire o fingiendo hacerlo? En el mismo año Home se elevó en la casa de la señora Milner Gibson en la presencia del Señor y la Señora Clarence Paget – el primero pasó sus manos por debajo de él para asegurarse de ello. Unos meses más tarde, el Sr. Wason, un abogado Liverpool, con otras siete personas vieron el mismo fenómeno. “Mr. Home”, dice, “cruzó la mesa sobre las cabezas de las personas sentadas a su alrededor”. Y agrega: “Alcancé su mano a siete pies del suelo, y se movió cinco o seis pasos a lo largo flotando por encima de mí en el aire”. En 1861 la señora Parkes, de Cornwall Terrace, Regent’s Park, cuenta que ella estaba presente con Bulwer Lytton y el Sr. Hall cuando Home, en su propio salón, se elevó hasta que su mano estaba en la parte superior de la puerta, y entonces flotó horizontalmente hacia adelante. En 1866, el Sr. y la Sra. Hall, Lady Dunsany y la Sra Senior, en la casa del señor Hall, vieron a Home, su rostro transfigurado y brillante, dos veces subiendo al cielo raso, dejando una cruz marcada con lápiz en la segunda ocasión, por lo que aseguran los testigos, no fueron víctimas de la imaginación.

A continuación, al tema:

En 1868 lord Adare (más tarde secretario colonial bajo Salisbury), Lord Lindsay (más tarde jefe de la Sociedad Astronómica), el capitán (Charles) Wynne, y el Sr. Barry Smith vieron a Home levitar en muchas ocasiones. Un relato minucioso ha sido dejado por los tres primeros testigos de la ocurrencia del 16 de diciembre de este año, cuando, en Ashley House, Home, en un estado de trance, flotó fuera de la habitación (Ventana), y entró en la ventana de la sala de estar, pasando a setenta pies por encima de la calle. Después de su llegada a sala volvió a entrar en el dormitorio con lord Adare, y el último comentó que no podía comprender cómo Home podía haber flotado a través de la ventana, que sólo estaba parcialmente levantada, ‘él me dijo, que me apartara un poco. Luego, pasó primero la cabeza por el espacio abierto con bastante rapidez, su cuerpo estaba casi horizontal y parecía rígido. Él entró otra vez con los pies por delante.

Tal fue el relato de los Lores Adare y Lindsay. Tras su publicación, el Dr. Carpenter, quien se ganó una reputación poco envidiable por su perversa oposición para cada hecho que saliera sobre esta cuestión, escribió exultante señalando que allí había habido un tercer testigo que no había oído hablar de eso, suponiendo, sin la menor justificación, que la evidencia del capitán Wynne sería contradictoria. Se llegó al extremo de decir: ‘Un solo escéptico honesto declara que el Sr. Home estuvo sentado en su silla todo el tiempo’, una declaración que sólo puede ser descrita como falsa. El capitán Wynne al menos una vez escribió que corrobora a los demás, y agregó: ‘Si usted no cree en la evidencia corroborativa de tres testigos impecables, habría que poner fin a todos los tribunales de la ley y la justicia’.

Permítanos ocuparnos de los informes de los testigos. Este del relato de Adare, publicado en Experiences in Spiritualism en 1870:

“Él (Home) entonces nos dijo: ‘No tengan miedo, y de ninguna manera dejen sus lugares’, y entró al pasaje. De pronto Lindsay dijo: ‘¡Oh, Dios mío! Yo sé lo que va a hacer, es demasiado terrible’. Adare: ‘¿Qué es?’ Lindsay: ‘No te puedo decir, ¡es demasiado horrible! Adah (el espíritu) dice que tengo que decirte, está saliendo por la ventana en la otra habitación, y entrando en esta por la ventana’. Oímos a Home entrar en la habitación de al lado, oímos la ventana levantarse, y en realidad Home apareció de pie delante de nuestra ventana, abrió la ventana y entró con bastante frialdad. ‘Ah’, dijo, ustedes están bien esta vez’, refiriéndose a que nos habíamos quedado sentados quietos y no quisimos impedírselo. Se sentó y se echó a reír. Charlie: ‘¿De qué te ríes?’

Home: ‘Nosotros (es decir, los espíritus) estamos pensando que si la policía hubiera estado pasando y hubiera levantado la vista y visto al hombre dando vueltas y más vueltas a lo largo de la pared en el aire hubiera sido mucho más asombrado. Adare, cierre la ventana de la habitación de al lado’. Me levanté, cerré la ventana, y volví remarcando que la ventana no estaba levantada ni un pie, y que yo no podía pensar en cómo se las arregló para pasar a través. Él se levantó y le dijo: ‘Ven y lo verás’. Fui con él, me dijo que abriera la ventana como antes. Así lo hice, me dijo que me apartara un poco, luego pasó por el espacio abierto, la cabeza primero, muy rápidamente, su cuerpo estaba casi horizontal y parecía rígido. Él entró de nuevo, los pies por delante, y regresamos a la otra habitación. Estaba tan oscuro que no podía ver claramente cómo estaba apoyado afuera. Él no parecía estar, o descansar, en la balaustrada, sino que osciló hacia fuera y hacia adentro Fuera de cada ventana hay una pequeña cornisa o balcón, 19 pulgadas de profundidad, limitado por balaustradas de piedra, de 18 pulgadas de alto, las balaustradas de las dos ventanas está a 7 pies y 4 pulgadas de distancia, medición de los puntos más próximos. Una cadena, de 4 pulgadas de ancho, se extiende entre las ventanas en el nivel de la parte inferior de la balaustrada, y otra de 3 pulgadas de ancho en el nivel de la parte superior. Entre la ventana por la que salió Home, y por la que entró, la pared se aleja 6 pulgadas. Las habitaciones están en el tercer piso…

Le pregunté a Lindsay cómo había hablado Adah con él en las tres ocasiones. Apenas lo pudo explicar, pero dijo que no sonaba como una voz humana audible, sino más bien como si los tonos quedaran impresionados susurrados o en el interior de la oreja. Cuando Home despertó estaba muy agitado, me dijo que se sentía como si hubiera pasado por algún peligro terrible, y que él tenía un deseo terrible de arrojarse por la ventana, se quedó en un estado muy nervioso por un corto tiempo, entonces, poco a poco, se tranquilizó.

Lindsay, por su parte, escribió en 1871 al Spiritualist (se burlaron mucho en la prensa británica por hacerlo). A menudo se dice que las cartas de él y Adare son las mismas. Aunque en muchos aspectos son diferentes.

Puedo mencionar que en otra ocasión yo estaba sentado con el señor Home y el Señor Adare, y un primo suyo. Durante la sesión el señor Home entró en trance, y en ese estado salió de la ventana en la habitación de al lado de donde estábamos, y entró por nuestra ventana. La distancia entre las ventanas era de 7 pies 6 pulgadas, y no había ni el más mínimo punto de apoyo entre ellas, y no había más de 12 pulgadas en proyección a cada ventana que servía de repisa para poner flores. Escuchamos que se subió la ventana de la habitación de al lado, y casi inmediatamente después vimos a Home flotando en el aire delante de nuestra ventana. La luna llena brillaba en la habitación: mi espalda daba a la luz, y vi la sombra en la pared de la repisa de la ventana, y los pies de Home a unos seis pies por encima de él. Él permaneció en esta posición unos segundos, y luego levantó la ventana y se deslizó en la habitación, primero los pies, y se sentó. Luego entró en la habitación de al lado el Señor Adare para ver la ventana de la que había salido, se elevaba unas 18 pulgadas, y expresó su asombro de cómo el señor Home había pasado por una abertura estrecha. Home dijo (todavía en trance). ‘Yo te mostraré’, y luego, de espaldas a la ventana, se inclinó hacia atrás, y salió por la abertura, la cabeza primero, con el cuerpo rígido, y luego regresó muy tranquilamente. La ventana está a unos 70 pies del suelo. Dudo mucho que algún hábil bailarín de cuerda floja le gustara intentar la hazaña de esta descripción, cuando el único medio de cruzar sería con un salto peligroso, o pasar de un puesto al otro lado de la manera que he descrito…

En otra carta Wynne (el tercero presente) escribió que él podría “jurar” de que Home salió por una ventana y entró por otra.

Vamos a tratar de resumir esto. Home camina por el pasillo hasta otra habitación, vuela por la ventana, vuela a través de la ventana de la sala en donde se realiza la sesión de espiritismo. Se acerca a la mesa y luego lleva a Adare para examinar la primera ventana, dando una demostración de cómo él fue capaz de pasar a través de ella. El mundo es ancho y profundo y tal vez, en algún momento a través de los siglos, los seres humanos han experimentado levitación: Quizás, Quizás, quizás. Pero confiar en un viejo tramoyista como Home es otra cuestión. Aquí parece haber utilizado una combinación de sugestión y mala dirección (misdirection) para conseguir el efecto. Tenga en cuenta algunas de sus travesuras.

En primer lugar, la sesión de espiritismo se llevó a cabo en la oscuridad: Lindsay estaba bastante equivocado acerca de la luz de la luna, la luna era nueva en ese día y que hubiera sido débil – el olvido de Lindsay aquí es un bello ejemplo de elaboración secundaria (para ser freudianos).

En segundo lugar, a los asistentes se les advierte que no se muevan “de ninguna manera dejen sus lugares”.

En tercer lugar, Home siempre les dijo a sus cuidadores que no miraran directamente las manifestaciones, en la oscuridad, esto le daba una latitud todavía mayor.

En cuarto lugar, el susurro de Adah (el espíritu de una actriz americana) sugiriendo lo que iba hacer Home: ella insistió que Lindsay les contara al resto de la mesa. Esto también habría proporcionado distracción en el momento crucial.

En quinto lugar, Home entonces consolidó esta sugestión mediante el empleo de la imagen poderosa de un policía y diciéndole a Adare que cerrara la ventana del dormitorio.

En sexto lugar, Home voló de ventana a ventana, porque esto habría sido imposible dentro de la habitación. Sólo “el policía” en la calle podría haberlo visto.

Se han dado muchas explicaciones en los últimos años para este evento espectacular. La favorita de Beach (estéticamente hablando) es que Home tenía alguna información “blackmailable” de todos los asistentes y fue capaz de insistir en su versión de los hechos. La explicación más probable es, sin duda que Home había abierto la ventana de la habitación “ruidosamente”, y luego volvió a entrar en la habitación y se deslizó fuera de la ventana de la sala de estar y allí esperó en el umbral. En su “vuelo” de regreso utilizó la misma agilidad que uso al salir a través de la ventana cuando Adare le pidió su aclaración.

Cualesquier otras explicaciones o si Beach está siendo muy escéptico envíenlo a: drbeachcombing AT yahoo DOT com

Aquí está un enemigo del espiritismo Joseph McCabe haciendo algunos de los mismos puntos:

“Probablemente el lector moderno estará dispuesto a desestimar la afirmación con el mismo desprecio que a Daniel Home Dunglas, en el año 1868, flotó por las manos de espíritus de una ventana a otra, setenta pies por encima del suelo, en una casa en la calle Victoria, pero aquí tengo que hacer una pausa para preguntarle. Esta es una de las manifestaciones clásicas, uno de los fundamentos del espiritismo… Nadie afirma haber visto a Home llevado de ventana a ventana. Home dijo a los tres hombres que estaban presentes que iba a flotar, y así creó un estado de expectación nerviosa. Sir W. Barrett, quien nos dice que “nada se dijo de antemano de lo que podrían esperar ver”, dice precisamente lo contrario de la verdad. Tanto Lord Crawford (Lindsay) y Lord Adare dicen que fueron advertidos. Entonces, Lord Crawford dice que vio la sombra de Home en la pared horizontalmente entrar en la habitación, y la luna, a cuya luz afirma haber visto la sombra, tenía a lo sumo tres días de nacida, su testimonio es absolutamente inútil. Lord Adare afirma que él sólo vio a Home, en la oscuridad, “de pie delante de nuestra ventana”. En la oscuridad – era una noche casi sin luna de diciembre – uno no podría, como cuestión de hecho, decir muy claramente si estaba fuera de casa o en el interior, pero, en cualquier caso, reconoce que había un alféizar en la ventana de diecinueve pulgadas, y Home podría pararse en eso. Así que no sólo no hay una pizca de evidencia que Home haya pasado de una ventana a otra, sino toda la historia sugiere engaño. Home les dijo qué esperaran, y fingió, en la oscuridad, que era un “espíritu” susurrándoles esto. Él abrió ruidosamente la ventana de la habitación de al lado. Entró en su habitación, desde el alféizar de la ventana, riendo y diciendo (¡a pesar de la solemnidad de la ocasión histórica!) que eso sería gracioso si la policía lo hubiera visto en el aire. Cuando Lord Adare entró en la habitación de al lado, y amablemente dudó que Home pudiera haber salido por una abertura tan pequeña, Home le dijo que retrocediera un poco, y luego se giró hacia fuera de una manera alegre, como un gimnasta lo haría. En fin, es bueno recordar que este era el mismo D. D. Home quien había defraudado a una viuda… y había estado, en el año anterior (1868), en un tribunal de Londres, que lo calificó como un fraude y un aventurero”.

http://www.strangehistory.net/2012/07/17/flying-in-and-out-of-windows/

El tal Noguez también había llegado a las mismas conclusiones en 1991: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/11/el-mito-daniel-douglas-home/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.