¿Por qué son tan persistentes los rumores de Bigfoot?

¿Por qué son tan persistentes los rumores de Bigfoot?

Dentro de la búsqueda del supuesto Sasquatch el hombre-mono norteamericano.

Por Brian Switek | Publicado Viernes, 23 de noviembre 2012

Jeff Meldrum quiere buscar al Bigfoot mediante el uso de un dirigible de control remoto. Porque cuando usted está buscando una criatura mítica conocida por eludir a todos los que la buscan, un globo gigante, elevándose, es claramente el camino a seguir. Meldrum, el antropólogo titular de la Universidad del Estado de Idaho que estableció su carrera al estudiar la anatomía de los pies de primates antes de cambiar su enfoque a los monstruos, espera que tenga que recaudar $ 300,000 para sacar al aire su proyecto. Él está tratando para conseguir (hasta ahora sin éxito) financiamiento de fuentes privadas. (No es de extrañar que su institución de origen no quiera tener nada que ver con el esfuerzo.) Eso es un montón de dinero y esfuerzo por lo que sin duda va a llegar a ser una colección de fotografías borrosas que parecen instantáneas Instagram de una visita a los bosques del Pacífico Noroeste.

Me encantaba leer cuentos que te cortan el aliento de encuentros con el Yeti, Loch Ness, Jersey Devil, Bigfoot, y otros críptidos cuando era niño, pero esas historias nunca han sido apoyadas por algo más sustancial que una instantánea fuera de foco o una historia embellecida para fogata. Y en el caso del legendario mono no humano de América del Norte, la imagen que han reconstruido los historiadores y sociólogos es que el Bigfoot y otros humanoides peludos son invenciones culturales que hemos evocado varias veces a fin de que siempre haya algo salvaje y misterioso en el bosque. Las historias sobre Bigfoot comenzaron a proliferar después de las expediciones al Himalaya en reportes ambiguos de huellas del Yeti en los años 1950 -ninguna de las cuales han sido convincentemente atribuidas a un descendiente de Gigantopithecus u otro vestigio de homínido prehistórico. Los aficionados al Sasquatch ya han hecho un poco de retconning alegando historias de los nativos americanos y dudosos encuentros históricos como parte de su mitología, pero el camino es claro. Bigfoot no es un monstruo sino un meme.

Esto no ha influido en los fieles de la criptozoología. Están convencidos de que los seres monstruosos deben estar por ahí, fuera de su alcance. Si usted navega por el Bigfoot Field Researchers Organization website, por ejemplo, podrá encontrar más excusas que evidencia sólida. A pesar de la ubicuidad de las cámaras de teléfonos inteligentes y la accesibilidad de cámaras trampa, no hay fotografías claras del mono mítico. El sitio afirma que los avistamientos son efímeros porque los Sasquatches son lo suficientemente inteligentes como para evitar las fotos no deseadas, y los fotógrafos frecuentemente han sido superados por la “confusión inicial y/o miedo durante su avistamiento”. En cuanto a la falta de un cuerpo o de huesos: “Nunca se ha hecho un trabajo serio para buscar restos de monos sobrevivientes en los bosques en las zonas donde se rumorea que residen”, dice el sitio web de BFRO, y alegremente se afirma que “Nadie debería esperar que se encuentren recolecten e identifiquen los restos de una especie tan esquiva, sin un poco de esfuerzo”. Incluso para los defensores del Sasquatch, buscar los restos de su amada leyenda es demasiado trabajo.

Si los Sasquatches fueran reales, habría manera de detectar la existencia de la criatura. Por un lado, habrá un registro fósil de simios grandes que se desplazan dentro de América del Norte, probablemente de Asia en el Pleistoceno. Pero nunca se han encontrado en América del Norte fósiles de simios no humanos (el único candidato resultó ser un diente de jabalí identificado erróneamente). Los biólogos de campo estudian especies elusivas mediante el uso de cámaras trampa, analizando los datos genéticos de los excrementos y siguiendo huellas. Debe haber una gran cantidad de evidencia convincente de tales fuentes, pero lo único que tenemos son una gran cantidad de supuestos avistamientos. Dada la cantidad que clubes Sasquatch ocupados con ellos mismos, deberían ser capaces de mirar por la ventana cada mañana y ver a las familias Sasquatch asaltando mis botes de basura para las sobras. Los aficionados al Bigfoot protestan que se han encontrado huellas, pelos y otras pruebas. Pero las fotos de los osos negros sarnosos y filmaciones harían que incluso el director de todo el espectáculo del nauseabundo Cloverfield nada más se sacudiera la falta de escepticismo racional.

Por todo el tiempo que los cazadores de Bigfoot pasan por el bosque y las historias que intercambian, y teniendo en cuenta su bravuconería por no ser tomados en serio, parece que no muestran ningún interés en acercarse a sus sujetos de estudio científicamente. Tal vez los cazadores de Sasquatch y otros buscadores de críptidos no quieren proba métodos de campo legítimos, para el seguimiento de los objetos de su fascinación. Es mejor tratar con métodos no convencionales, como los dirigibles poco sólidos -que mantiene viva la posibilidad del misterio.

El Bigfoot no es el único monstruo basado en la fe. Creacionistas de la Tierra-Joven lanzan viajes al Congo en busca de dinosaurios no aviares vivos y recoger relatos inverosímiles de pterosaurios vivos de todo el mundo. Si usted ha decidido hacer caso omiso de la totalidad de la ciencia en la preferencia por una Tierra de 6,000 años de antigüedad donde los Tyrannosaurus fueron creados el mismo día en que Adán y Eva, supongo que el concepto de un Apatosaurus estrellándose a través de los bosques de la Cuenca del Congo no le parezca tan extravagante. ¿Y quién podría olvidar las serpientes marinas? A pesar de que muchos avistamientos de monstruos marinos fueron inspirados, sin duda, por el calamar gigante, focas y otras criaturas familiares, los naturalistas aficionados y criptozoólogos entusiastas sostienen que monstruos escamoso, serpentinos, todavía nadan a través de las profundidades.

No todos los avistamientos del monstruo son bromas o tonterías. En algunos casos, la gente está escuchando o viendo algo en el agua, el cielo nocturno, o el bosque. Es probable que un cazador de monstruos fiel interprete el chasquido de una ramita o una forma acuática extraño como pruebas de apoyo. Es pareidolia, una prueba de Rorschach.

CadborosauroUna de mis criaturas favoritas en el panteón de los monstruos es el Cadborosaurus. El monstruo tiene un montón de juego en los libros que recogí cuando era niño porque había una foto clara, incluso si la foto mostraba nada más que un lío parcialmente digerido extraído del vientre de una ballena de esperma y se colocó en el muelle Naden Harbor Whaling Station de la Columbia Británica en 1937. La cadena pegajosa que parece ser una criatura con una cabeza como de caballo, cuerpo sinuoso y aletas desiguales en la cola.

El cadáver era probablemente un tiburón en descomposición. Como el “Montauk Monster,” “San Diego Diablo,” y casos similares han demostrado, las canales de mapaches y zarigüeyas pueden ser fácilmente confundidos con criaturas aberrantes. La descomposición nos deja en ridículo a todos nosotros.

Sin embargo, algunos defensores de los críptidos dicen que realmente era una serpiente de mar retorciéndose frente a la costa de la Columbia Británica, en parte inspirados en una anécdota del pescador William Hagelund en sus memorias de 1987 Whalers No More. Afirmó que había capturado brevemente una serpiente de mar cerca de De Courcy Island en 1968. Los criptozoólogos Edward Bousfield y Paul LeBlond más tarde utilizaron el relato para afirmar que Hagelund había capturado a un bebé Cadborosaurus, sin embargo, como los zoólogos Michael Woodley, Darren Naish, y Cameron McCormick han demostrado recientemente mediante la comparación de las características registradas por Hagelund con animales conocidos, la descripción de la criatura se acerca más a un pez aguja normal que a cualquier reptil o un monstruo misterioso.

Hay casi seguro que hay grandes animales marinos, todavía desconocidos, por descubrir. Ellos simplemente no son serpientes marinas. En otro trabajo, Woodley, Naish y Hugh Shanahan señalaron que varios animales acuáticos carismáticos fueron descritos hace relativamente poco tiempo, entre ellos el tiburón de boca ancha (Megachasma pelagios) en 1983 y la menor ballena picuda (Mesoplodon peruvianus) en 1991. A principios de este mes, el zoólogo Kirsten Thompson y sus colegas informaron de dos canales de ballena picuda de pala dentada (Mesoplodon traversii), una especie nombrada en 1872, pero que hasta ahora sólo se conoce a partir de fragmentos óseos. Usando estos hallazgos recientes y un análisis estadístico de los registros de descubrimiento, Woodley, Naish y Shanahan argumentaron que incluso puede haber alguna foca o especie de lobos marinos desconocidos.

Si se hace bien, la criptozoología sería indistinguible de la zoología. Las observaciones y los escasos datos disponibles serían cuestionados, comparados, y probados en la búsqueda de mundos perdidos desconocidos, y no se necesitaría recurrir a los monstruos míticos.

Por lo menos el mar permite amplio espacio para esconderse para las grandes criaturas. Los hábitats terrestres son cada vez más cerrados. No hay ningún país del Bigfoot. Y mientras que los viajes de campo de los defensores críptidos en última instancia, pueden ser más pseudociencia que científicos, la persistencia de estos cazadores ayuda a socavar el caso de que el Bigfoot existe.

En 2010, los científicos de la Universidad de Queensland, Diana Fisher y Simon Blomberg, sugirieron que la extinción no es tan fácil de detectar como los zoólogos pensaban. En un conjunto de datos de 187 mamíferos, que alguna vez se supuso extintos, aproximadamente un tercio fueron redescubiertos después. La cantidad de tiempo que los investigadores dedicaron a la búsqueda de especies desaparecidas hace una gran diferencia. Con uno o dos búsquedas no es probable encontrar una especie rara que aún persiste, descubrieron los investigadores, pero tres hasta y seis búsquedas tienden a ser suficientes.

Con más allá de 11 búsquedas, la probabilidad de que una especie de mamíferos exista disminuye dramáticamente. Los zoólogos han buscado repetidamente el delfín del río Yangtsé y el tigre de Tasmania, sin éxito, y teniendo en cuenta las tendencias descritos de Fisher y Blomberg, podemos estar seguros de que lamentablemente estos mamíferos se han extinguido. Consideremos ahora el número de expediciones por aficionados y profesionales por igual para Bigfoot. Con tantas personas realizando muchas búsquedas en todo el país, a estas alturas alguien habría encontrado pruebas definitivas.

El entomólogo Jeff Lozier y sus colegas lo hicieron mejor con un estudio en el 2009 que usaba Sasquatches para criticar una especie de análisis ecológico llamado modelado de nicho. Su premisa era que las observaciones de los organismos en ambientes particulares pueden predecir otros hábitats donde se encuentre el mismo organismo o pueda moverse en cara al cambio climático inducido por el hombre. Lozier y co-autores tomaron datos de 551 supuestos avistamientos de Bigfoot registrados por el BFRO y, según el lugar donde ocurrieron los hechos, predijeron que los Sasquatches deben ser una presencia común en el sur de California hasta la mayor parte del estado de Washington. Tal como era de esperar los Sasquatch “observados” y potenciales estaban todos en el hábitat del oso negro, los úrsidos probablemente explican muchos avistamientos de algo peludo por el bosque.

Nunca ha habido un mejor momento para los exploradores biológicos. El año pasado, el biólogo Camilo Mora y co-autores estimaron que puede haber hasta 8,700,000 especies eucariotas en el planeta, y la gran mayoría de ellas -el 86 por ciento de las especies terrestres y el 91 por ciento de las especies en los mares- no se han descrito. La estimación se basa en conocimiento imperfecto, por supuesto, y gira en torno a debates filosóficos sobre qué es una especie, pero subraya un punto saliente de que sabemos relativamente poco sobre nuestros vecinos en este planeta. Pero esto no hace que el Bigfoot, el Cadborosaurus, o cualquiera de su calaña sean más plausibles. En todo caso, hace innecesarios tales cacareados críptidos. Hay una increíble variedad de vida que vive junto a nosotros, bajo nosotros, sobre nosotros, y en nosotros, la mayoría de ellos nunca antes vistos, sin embargo, algunos prefieren tropezar en la oscuridad con los fantasmas del miedo y la imaginación humanas. Hay descubrimientos que se harán y misterios por resolver, pero no de serpientes de lago y hombres-mono sobrenaturales y difíciles de fotografiar. Cada vez que un fanático de los Sasquatch o creacionista con mente criptozoológica se adentra en el bosque, sólo se confirma la inexistencia de su cantera.

http://www.slate.com/articles/health_and_science/science/2012/11/bigfoot_search_from_blimp_cryptic_species_are_real_but_bigfoot_yeti_loch.html

Las algas rojas llegan a las costas de Sydney

Las algas rojas llegan a las costas de Sydney, cierra playa icónica

William West / AFP – Getty Images

Algas Sidney1Un nadador llega a una floración de algas rojas en Clovelly Beach de Sydney el martes. Las playas de Bondi y Clovelly fueron cerradas a los bañistas.

Las playas icónicas de Sydney Bondi Beach y Clovelly Beach se cerraron el martes a los nadadores cuando una floración de algas rojas derivó cerca de la costa, informa Agence France-Presse.

Algas Sidney2Mientras que las algas rojas, conocidas como Noctiluca scintillans o brillo del mar, no tiene efectos tóxicos, se les aconseja a la gente evitar nadar en áreas con agua turbia debido a las algas, que pueden ser altas en amoníaco, que puede causar irritación de la piel.

Algas Sidney3“Tiene un buen olor a pescado”, dijo el salvavidas Bruce Hopkins la Prensa Asociada Australiana. “Pueden irritar la piel de algunas personas, pero por lo general no mucho más que eso”.

http://photoblog.nbcnews.com/_news/2012/11/27/15479564-red-algae-reaches-sydney-shores-closes-iconic-beach?lite

 

Vía: http://mundolocomundo.blogspot.mx/2012/11/las-algas-rojas-llegan-las-costas-de.html

Globovnis sobre Vancouver, identificados

Las pistas apuntan a la causa de las “luces inexplicables” de Vancouver

GlobovnisVancouverFotos, escombros proporcionan información esencial

Paula Leach

Linternas del cielo son la causa más probable de los informes de misteriosas luces sobre 500 e I-205 en la noche del miércoles.

Por Sue Vorenberg

Reportero de Columbian

Viernes, 16 de noviembre 2012

Los extraterrestres no han aterrizado en Vancouver, a pesar de ser la última oportunidad que tienen para comprar Twinkies por un tiempo.

La quiebra de la empresa anfitriona a un lado, la causa de las misteriosas luces informadas sobre la Highway 500 y Interstate 205 la noche del miércoles parece ser mucho más terrestre.

Los extraños visitantes flotantes incluso dejaron algunos restos detrás de los campos de golf cercanos.

“Estaba jugando al golf con mis amigos (el jueves) al mediodía, y en el hoyo 13 en la calle había varias de estas cosas que parecían una bolsa de papel o tela”, dijo Jack Richard, que estaba en el Country Club Royal Oaks en ese momento. “Uno estaba soplando en el aire. No vi ninguna vela ni nada, pero parecía un globo de aire caliente”.

Alan Nielsen, el superintendente en Royal Oaks, dijo que su equipo encontró una docena de los objetos extraños esparcidos por el campo. También notaron varios otros en condominios cercanos.

“No fue realmente una molestia para limpiar”, dijo Nielsen. “Eso no es lo peor que tenemos por aquí”.

No vio ni escuchó hablar de las luces de la noche del miércoles, pero los restos del globo que se estrelló parecen encajar con eso, dijo.

Barbara Reeves, quien vive por Club Green Meadows, dijo que también encontró uno – unos días antes de que los reportes empezaran a llegar de luces extrañas flotando en el cielo de la carretera.

“Eran grandes tubos blancos, como materia fina de tipo nylon”, dijo Reeves.””Eran de dos pies de largo con un círculo de 12 pulgadas de alambre en la parte superior de un extremo. Tenían una pequeña cosa de recuadro negro que estaba enganchado a este hilo”.

Jim Todd, director del planetario del Museo de Ciencia e Industria de Oregon, dijo que está casi seguro de que sabe exactamente lo que los objetos son después de ver algunas fotos que los lectores enviaron a The Columbian.

“Creo que estas son linternas del cielo basado en las fotos”, dijo Todd. “En cuanto a los patrones y el color de los objetos (en el aire), me siento seguro”.

Las linternas del cielo son básicamente globos de aire caliente en miniatura.

Chuck Long, un científico del Pacific Northwest National Laboratory’s Atmospheric Measurements Lab, dijo que la ciencia detrás de ellos es bastante simple.

“El aire caliente se eleva”, dijo Long. “Si se lo captura y lo contiene, el aire caliente proporciona sustentación suficiente, que es el mismo principio que los globos de aire caliente”.

Todo lo que necesitas para levantar un dispositivo ligero como los descritas es una vela, lo que crearía aire caliente lo suficiente para llenar el globo de tela.

“No es ciencia de cohetes, pero es ciencia de globos”, dijo Long con una sonrisa. “El aire caliente es menos denso, lo que los hace subir. Las partículas en el aire caliente se mueven más rápido, por que una golpea a la otra, (que es lo que los hace menos denso que el aire circundante)”.

Los chinos han utilizado linternas del cielo, al menos desde el siglo III, en primer lugar como un dispositivo de señalización en la guerra, y más tarde como parte de los rituales y festivales.

Hoy en día son vistos como un signo de buena suerte, y algunas personas dicen que es un buen augurio para pedir un deseo al ver uno.

Ningún grupo o individuo se ha presentado a The Columbian para tomar el crédito de lanzar entre 50 y 300 del ellos esta semana.

Pero la residente de Vancouver Paula Leach dijo que vio a algunas personas creando y lanzándolos cerca del centro comercial Westfield Vancouver alrededor de las 5:30 p.m. del miércoles.

“Podríamos ver la mesa con las linternas brillantes en ella y fueron subiendo”, dijo Leach. “Desde donde estábamos vimos que se elevaban en el aire, no demasiado lejos, y luego bajaban por la autopista. Ellos no subieron tan alto”.

http://www.columbian.com/news/2012/nov/16/clues-point-to-cause-of-vancouvers-unexplained-lig/

Ideas medievales con un barniz moderno

ESCRUTINIO

Ideas medievales con un barniz moderno[1]

Juan José Morales

Imagine que va usted a consultar al médico y éste le dice que sus padecimientos se deben a que se ha perdido el equilibrio entre los cuatro humores de su cuerpo, los cuales son sangre, flema, cólera y melancolía, y que para restablecer el balance de los susodichos humores y devolverle la salud, debe reducir el exceso de aquel o aquellos que tiene en demasía, y para ello le hará una sangría —es decir, le cortará una arteria para extraerle cierta cantidad de sangre—, le administrará un poderoso purgante o le hará tragar un vomitivo.

O bien, alguien le dice muy seriamente —en una variante de las anteriores ideas— que para mantenerse en óptimo estado de salud o para curarse de cualquier mal que padezca, lo único que necesita es “detoxificarse” cuando menos una vez al año —si es con mayor frecuencia, tanto mejor— a fin de eliminar de su cuerpo las “toxinas” causantes de las enfermedades (de todititas, sin excepción), y de pasada darle también una buena limpieza a la mente dejándola impoluta y reluciente.

¡Ah! Y la limpiadita de cuerpo y mente para curarle o protegerle de todos los padecimientos habidos y por haber, no le será aplicada en el consultorio de un médico, en una clínica o en un hospital, sino en un spa, que es una especie de salón de belleza donde se toman baños sauna y de hidromasaje y se aplican mascarillas de barro o de chocolate para eliminar las arrugas. Y no por un médico o una enfermera, sino por un “terapeuta” —así, vagamente, terapeuta— sin título profesional alguno y de quien se ignora si terminó la secundaria o al menos la primaria.

Uno de tantos libros que ofrecen curar en tres semanas todos los males habidos y por haber mediante la detoxificación”. Y de ribete —atención gorditos—, “el sobrepeso se esfuma”.

clip_image002En el fondo, ambos casos resultan idénticos por cuanto se trata de afirmaciones sin el menor fundamento científico. Pero en el primer caso, sin duda, al escuchar semejante sarta de disparates cualquier persona con un mínimo de educación y sentido común se percatará de que el médico es un charlatán o un ignorante y saldrá empavorecido del consultorio de semejante individuo, pues aquello de los humores no tiene nada qué ver con la medicina moderna. Es una idea que estuvo en boga hace muchos siglos, en la Edad Media.

En el segundo caso, sin embargo, es muy probable que esa misma persona tome muy seriamente lo de la “detoxificación”, ya que se presenta como una terapia alternativa y disfrazada con un ropaje seudocientífico, como si fuera resultado de investigaciones médicas, aunque —repetimos— en esencia es la vieja idea medieval de los humores.

Por desgracia, ciertos medios de comunicación difunden y fomentan ese timo. Así, en una revista que se edita en Cancún, encontré un anuncio disfrazado de reportaje en el cual —a través de un relato anecdótico y a todas luces inventado— prácticamente se afirma que todos los médicos son una sarta de incompetentes incapaces de determinar la verdadera causa de los males de la gente y se recomienda ir a cierto spa para recibir una buena detoxificada y quedar como nuevo. Además, quien se somete a la detoxificación “pierde peso, rejuvenece y cada día disfrutará de una vida más plena y vigorosa. ¡Una vida de buena salud!”

Con engaños de este tipo, no sólo se estafa a la gente sino —lo que es peor— se pone en grave riesgo su salud. Ya que al hacerle creer que de esa manera podrá recuperar la salud, deja de acudir a un médico que podría diagnosticar su padecimiento y prescribirle un tratamiento efectivo. El resultado de ello es que el paciente pierde tiempo valioso, confiado en “lo natural” o en “lo alternativo”, y cuando finalmente busca atención médica al ver que sigue empeorando, a menudo ya es demasiado tarde, como ocurrió a Steve Jobs, el creador de las computadoras Apple, quien creyó que un tratamiento a base de jugos y frutas le liberaría de las toxinas causantes del cáncer y rehusó someterse oportunamente a una cirugía que le habría salvado la vida.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 22 de noviembre de 2012