El dengue y el cambio climático

IMPACTO AMBIENTAL

El dengue y el cambio climático[1]

Juan José Morales

Que la medicina ha logrado avances espectaculares que permitieron erradicar enfermedades que por siglos fueron azote de la humanidad «”como el cólera, la peste bubónica, el sarampión o la viruela»” es un hecho innegable. Pero no menos cierto es que están propagándose otras enfermedades, y una causa de ello «”aunque no la única»” parece ser el cambio climático.

Tal es el caso del dengue, cuya mayor incidencia preocupa cada vez más a las autoridades sanitarias casi en el mundo entero.

clip_image002Un mosquito de la especie Aedes aegypti, transmisor de los virus causantes del dengue, henchido de sangre. Originalmente adaptado a las condiciones ambientales del trópico, este insecto se ha propagado a otras regiones del mundo situadas a mayor altitud y latitud, como resultado del cambio climático y otros factores.

Hasta no hace muchos años, esta enfermedad «”parecida a la gripe pero mucho más severa y por ello conocida también popularmente como «quebrantahuesos»»” era considera una enfermedad típicamente tropical o subtropical, ya que su distribución se limitaba esencialmente esas zonas climáticas, principalmente de Asia. Pero comenzó a aparecer en África, y luego en Centro y Sudamérica. Actualmente se da incluso en zonas templadas, como Estados Unidos.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista Ciencia, de la Academia Mexicana de Ciencias, esa gran ampliación del área de distribución del dengue aparentemente se debe a que el mosquito Aedes aegypti que transmite el virus causante de la enfermedad al picar a los seres humanos, ha sido favorecido por el calentamiento global y el cambio climático y ahora se encuentra en latitudes de zonas templadas de las cuales antes estaba ausente, y en altitudes superiores a 2 200 metros. Dicho sea de paso, ese mosquito es también vector de la temible fiebre amarilla, ya erradicada.

Desde luego «”aclaran los autores del artículo, Ruth De Celis, Georgina Hernández, Alejandro Bravo y Alfredo Feria«” el cambio climático no es la única causa de la expansión del dengue. También aparentemente han influido otros factores, como la adaptación del mosquito a otras condiciones ambientales, la destrucción de manglares «”con la desaparición de fauna que antes ayudaba a controlar las poblaciones de mosquitos»”, la mortandad de libélulas, anfibios y otros depredadores del mosquito debido al uso generalizado de pesticidas, las precarias condiciones de vida en las zonas urbanas «”donde por falta de suministro de agua ésta debe almacenarse en toda clase de recipientes que se convierte en criaderos de mosquitos»” y hasta el consumismo, que se traduce en incontables millones de envases de plástico desechados donde también se reproduce el insecto.

Finalmente, a esos factores hay que sumar la movilidad humana. Actualmente, la rapidez y facilidad del transporte aéreo hace que enfermos de dengue e incluso mosquitos lleguen de un país a otro en cuestión de horas.

La situación se está tornando alarmante. Actualmente se registran cada año unos cien millones de casos de dengue en todo el mundo, lo cual es un número más que preocupante. Es, además, una enfermedad cada vez más extendida. Ya «”se señala en el artículo»” se le puede observar prácticamente en dos terceras partes del planeta.» Pero, sobre todo, ahora son cada vez más numerosos y frecuentes los casos de dengue hemorrágico.

Aquí conviene precisar que hay dos tipos de dengue: el común, que es relativamente benigno aunque extremadamente molesto con fiebre, dolores de cabeza, las articulaciones y los músculos, vómitos y erupción cutánea, y el hemorrágico, que además de los síntomas señalados provoca sangrado y shock y puede matar al paciente si no recibe oportuna y adecuada atención médica. Este tipo de dengue, el hemorrágico, empieza a ser una causa importante de mortalidad infantil.

El calentamiento global y el cambio climático, en fin, están teniendo un fuerte impacto en la salud pública. Y no se trata de algo distante y ajeno, sino que nos afecta muy directamente a quienes vivimos en la península de Yucatán, donde este año, hasta fines de octubre, se han registrado más de siete mil casos de dengue, de los cuales casi dos terceras partes en Yucatán, una cuarta parte en Campeche y el 12% en Quintana Roo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 16 de noviembre de 2012

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.