Aguas de Puerto Cancún para los nativos

IMPACTO AMBIENTAL

Aguas de Puerto Cancún para los nativos[1]

Juan José Morales

Varias veces hemos comentado en esta columna los muchos y graves problemas ambientales que ocasionó y sigue ocasionando Puerto Cancún, ese gran fraccionamiento de lujo con marinas, campo de golf y altas torres de elegantes departamentos construido sobre un manglar que fue devastado. Pero tenemos que volver sobre el tema, porque las cosas, en lugar de mejorar, se han ido agravando, en perjuicio de los habitantes de dos colonias de clase media aledañas a Puerto Cancún: la denominada Donceles 28 y la Lombardo Toledano, pero especialmente la primera.

Ninguna de esas colonias debió construirse en el lugar en que se encuentran, pues es una zona baja, inundable, que si bien fue rellenada, no alcanzó suficiente altura para librarse de inundaciones. Pero mucho menos debió permitirse la construcción de Puerto Cancún, y menos todavía con las características que tiene.

Por principio de cuentas, implicó la destrucción de un gran humedal rico en fauna y con tupidos manglares. Ese humedal actuaba como vaso regulador en el cual se acumulaban los escurrimientos de las áreas colindantes, incluso de la Donceles 28 y la Lombardo Toledano. Igualmente, el humedal tenía el papel de filtro natural para purificar las aguas subterráneas fuertemente contaminadas con desechos humanos que corren hacia el mar desde zonas marginadas del norte de Cancún.

clip_image002Este es el calvario que viven los habitantes de la colonia Donceles 28 de Cancún, a quienes el lujoso fraccionamiento aledaño ha condenado a sufrir repetidas inundaciones de aguas pestilentes.

Además de la devastación ambiental, al construirse el lujoso fraccionamiento se hicieron grandes trabajos de relleno que elevaron considerablemente el nivel del terreno. Como resultado, el área del antiguo humedal ya no recibe los escurrimientos de los alrededores, y el agua de las lluvias se acumula en las zonas habitacionales vecinas. Para empeorar las cosas, se construyó un largo y alto muro que separa a Puerto Cancún de la población nativa y actúa como barrera adicional que impide el flujo superficial de agua y agrava las inundaciones en la colonia Donceles 28.

Todavía hay más: cuando llueve y en Puerto Cancún se acumula agua en los desniveles del terreno, se arroja mediante poderosas bombas hacia la colonia colindante, agudizando así las inundaciones en ella. Y no sólo eso: a juzgar por el olor y el aspecto de esas aguas, al parecer no son sólo de lluvia, sino que están mezcladas con aguas negras. Es posible que así sea, pues no se sabe que el lujoso fraccionamiento tenga planta de tratamiento de aguas residuales.

Además de tales problemas, Puerto Cancún no cumplió su compromiso de abrir una prolongación, hasta Puerto Juárez, de la avenida Chichén Itzá, una de las más importantes de Cancún y que por ello quedó truncada frente a esa gran zona residencial. El compromiso fue establecido formalmente, como condición para que se autorizara esa urbanización, según consta en el acta de una sesión de cabildo del ayuntamiento. Pero nunca se cumplió porque, según los fraccionadores, el presidente municipal Juan Ignacio García Zalvidea «”por cierto postulado por el llamado Partido Verde Ecologista de México»” los eximió de ello a cambio de una donación de varios millones de pesos, cuyo destino se ignora.

En fin, para proteger y beneficiar al promotor de Puerto Cancún, el norteamericano Michael Kelly «”quien, dicho sea de paso, está ahora en la cárcel por fraude»”, se sacrificó a miles de habitantes de una de las más antiguas zonas habitacionales de Cancún, que ahora están condenados a ver sus casas invadidas por aguas pestilentes cada vez que cae un aguacero… o que desde el opulento fraccionamiento vecino les arrojen aguas residuales. Para resolver ese problema «”si es que se resuelve»” el gobierno del estado tendrá que invertir no menos de 30 millones de pesos en obras hidráulicas, obras que debió realizar Puerto Cancún.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 20 de enero de 2012.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.