Arrecifes coralinos: siguen las malas noticias

IMPACTO AMBIENTAL

Arrecifes coralinos: siguen las malas noticias[1]

Juan José Morales

Las malas noticias sobre los arrecifes coralinos del Caribe no parecen terminar. Ahora, un grupo de investigadores de Australia, Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá informa que esas formaciones naturales están perdiendo su capacidad para acumular carbonato de calcio, que es —por decir así— la materia prima con la cual los diminutos organismos denominados pólipos forman sus esqueletos colectivos, que constituyen el coral propiamente dicho. Eso significa que su crecimiento es más lento y puede llegarse a una situación en la cual no puedan compensar las pérdidas debidas a factores naturales, como tormentas y huracanes.

El grupo, encabezado por el Prof. Chris Perry, de la Universidad británica de Exeter, estudió 19 formaciones arrecifales diversas en las Bahamas, Belice, Bonaire y Gran Caimán, situados en diferentes zonas del Caribe. Y en todas ellas encontró que el ritmo de acumulación de carbonato de calcio es ahora mucho más lento en comparación con los últimos siete mil años.

“Es muy preocupante —explican— que muchos corales del Caribe al parecer han perdido su capacidad para producir carbonato de calcio en cantidad suficiente para continuar creciendo verticalmente, e incluso algunos se encuentran ya en el umbral de una situación en la cual pueden comenzar a erosionarse. Por ahora —añade su informe— hay pocos indicios de que ya esté ocurriendo una erosión en gran escala de los arrecifes, pero evidentemente, si esta tendencia continúa, es muy probable que suceda tal cosa.”

clip_image002Plagas y enfermedades son factores que están provocando un rápido deterioro de los arrecifes del Caribe. En la foto, un coral globoso de la especie Diploria strigosa afectado por la llamada enfermedad de la banda negra, la cual se debe a ciertas bacterias que al liberar ácido sulfhídrico matan a los pólipos del coral además les impiden absorber oxígeno.

No se estudiaron los arrecifes de la costa mexicana, pero dado que el problema se presenta en diferentes áreas del Caribe, inclusive en el cercano Belice, puede suponerse que lo mismo está ocurriendo a lo largo de la costa oriental de la península.

Y lo más alarmante es que, según se indica en el informe de la investigación, la mayor declinación en las tasas de producción de carbonato de calcio en las formaciones de coral, se registra en aquellas situadas en aguas someras, de no más de cinco metros de profundidad. En ellas, la disminución en el ritmo de crecimiento llega al 70%. Y ese tipo de arrecifes, los de aguas someras, son que tenemos en nuestras costas caribeñas. Están situados muy cerca de la costa, separados de ella sólo por la llamada laguna arrecifal, que es una franja de aguas marinas de escasa profundidad.

En los arrecifes de aguas someras, añade el documento, ya se observa la pérdida de gran cantidad de corales ramificados, que son los de más rápido crecimiento, como los bien conocidos cuerno de venado Acropora cervicornis y cuerno de alce, Acropora palmata.

Estiman los investigadores que, simplemente para poder mantenerse, los arrecifes de aguas someras necesitan un mínimo de 10% de coral vivo. Y hay lugares donde ya casi se llega a ese límite. Una vez cruzado, la muerte del arrecife será inevitable.

Como escribimos hace poco, durante los últimos 50 años ha habido un considerable deterioro de los arrecifes de coral en todo el Caribe, debido a factores tales como la sobrepesca, la contaminación con aguas negras, la proliferación de algas, enfermedades tales como las de la banda negra, el aumento global de temperatura y el exceso de visitantes que con su actividad dañan a los pólipos. Si a ello se agrega esa reducción en la capacidad de los pólipos para formar nuevas estructuras, el peligro resulta evidente.

Esa es, pues, la situación de los arrecifes coralinos del Caribe, de nuestros arrecifes, que constituyen uno de los más valiosos recursos naturales de México y en particular de Quintana Roo, pues de ellos depende directa o indirectamente la industria turística.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Lunes 11 de febrero de 2013.

Post Comment