Calaveras de Cristal: se consideran Fake

Calaveras de Cristal: se consideran Fake

Volumen 91 Número 9 | pp 48-49

Fecha de emisión: 4 de marzo 2013

Un popurrí de técnicas de análisis revela que las supuestas esculturas aztecas no son bona fide

Por Sarah Everts

Departamento: Ciencia y Tecnología

1361992807383FALSA ODONTOLOGÍA

Una de las características sospechosas de este falso cráneo azteca precolombino es sus imposibles dientes perfectos.

Crédito: James Di Loreto / Smithsonian Institution

Los seres humanos parecen tener una predilección por los falsos cráneos de cristal de cuarzo-aztecas. Desde la década de 1860, han aparecido decenas de esculturas de cráneos en el mercado del arte que pretenden ser piezas precolombinas de Mesoamérica, es decir, creadas por los pueblos indígenas de México y América Central antes de la exploración y conquista española en el siglo 16. Tres de estos cráneos han aparecido en las colecciones de los museos más importantes a ambos lados del Atlántico: la Institución Smithsonian en Washington, DC, el Museo Británico de Londres y el Museo Quai Branly, en París.

1361992807672COPA GENUINA

Los investigadores observaron la superficie de este artefacto azteca real para ayudar a determinar que las calaveras de cristal eran fraudes.

Crédito: Museo de las Culturas de Oaxaca

Ya en la década de 1930, algunos expertos empezaron a tener dudas acerca de la autenticidad de los cráneos, dice Margaret Sax, una científica de la conservación en el Museo Británico. Pero durante mucho tiempo los investigadores “no tuvieron los medios científicos para dar seguimiento” a sus corazonadas, añade. En las últimas dos décadas, los investigadores en los tres museos han sacado provecho de las innovaciones científicas de análisis para demostrar que estos cráneos peculiares no son artefactos aztecas inusuales sino falsificaciones post-colombinas.

Hoy en día el mercado de las calaveras de cristal se limita a fans de Indiana Jones, devotos seguidores de la Nueva Era, y la gente en las subculturas goth y punk. Pero en la década de 1860, cuando las calaveras aparecieron en el mercado, mucha gente en Europa se divirtió con los pequeños esqueletos en los anillos, colgantes, u otras baratijas personales para recordarles su propia mortalidad, dice Jane Walsh, una arqueóloga en el Smithsonian’s National Museum of Natural History. Fue un comerciante francés llamado Eugène Boban quien capitalizó esta fascinación por lo macabro, así como el creciente interés de Europa en la ignorancia de los artefactos mesoamericanos, para deslizar algunos de los primeros cráneos falsos en museos.

Walsh ha trazado falsos cráneos de cristal en el British Museum y el Quai Branly Museum hasta Boban, quien los vendió a comerciantes de arte que luego los vendieron a los museos hace más de 100 años. Sin embargo, el cráneo del Smithsonian, apareció en el correo en 1992, como una donación anónima. Su llegada motivó que Walsh contactara con el Museo Británico para discutir los cráneos. Esa conversación catalizó la investigación científica e histórica que finalmente demostró que los objetos eran falsos.

El equipo británico y el estadounidense sospechaban particularmente de los cráneos, ya que no habían venido de sitios arqueológicos documentados. Y algo andaba mal con los dientes de los cráneos. Aunque los cráneos aparecen como motivos en el arte azteca, la mayoría de las representaciones de los dientes en piezas auténticas reflejan la odontología -o falta de la misma- de la epoca. Los dientes de los cráneos sospechosos parecían demasiado lineales, demasiado perfectos, explica Sax.

Así que el equipo echó un vistazo más de cerca a la superficie de los cráneos. Como punto de referencia, se pidió prestada una legítima copa mesoamericana de cristal del Museo de las Culturas de Oaxaca, en México. Después utilizaron microscopía electrónica de barrido para comparar estas superficies.

Resulta que la superficie de la copa auténtica tiene marcas irregulares de grabado, señal de que las piezas fueron talladas con herramientas manuales. Pero la superficie de los cráneos tiene sospechosas marcas de grabado regulares, que prueban que se hicieron con ruedas giratorias y abrasivos duros, que aparecieron sólo después de la conquista española de México, dice Walsh.

Mirando aún más de cerca el cráneo del Museo Británico, el equipo descubrió inclusiones verdes, semejantes a gusanos en la roca. La espectroscopía Raman reveló que las inclusiones eran un mineral de clorita rico en hierro. Aunque esta clase de trazas de impurezas se encuentra en cristal de roca de Brasil o Madagascar, no se encuentra en cristales mexicanos, dice Walsh.

1362000118995SECRETOS DE SUPERFICIE

Cristal de cuarzo tallado a mano (izquierda) tiene marcas de grabado irregulares, mientras que la roca tallada a máquina (a la derecha) tiene un patrón regular, según lo revelado por microscopía electrónica de barrido.

Crédito: Museo Británico

El equipo también observó un pequeño depósito de algo curioso en el cráneo del Smithsonian. Mediante el uso de difracción de rayos X descubrieron que el depósito era de carburo de silicio, un abrasivo sintético usado en talleres de talla de piedra sólo a partir de mediados del siglo 20. Este residuo condenatorio reveló que el cráneo del Smithsonian se había hecho probablemente cuestión de décadas antes de que el donante anónimo enviara el cráneo por correo, dice Walsh.

Como los investigadores del Museo Británico y el Smithsonian comenzaron a acumular pruebas en los años 1990 y 2000 de que los cráneos de sus colecciones no eran ciertamente de origen azteca, el personal del museo en el Museo Quai Branly decidió examinar un cráneo de cristal y una escultura de cabeza humana en su colección. Ambos objetos fueron adquiridos a través del controversial distribuidor Boban, y ambos eran pretendidamente pre-colombinos.

1362000098770EVIDENCIA VERDE

Estas inclusiones de clorita de hierro encontradas en el cráneo falso del Museo Británico se encuentran sólo en el cuarzo de Brasil o Madagascar, pero no en el de México.

Crédito: Museo Británico

El cráneo de cristal en el Museo Quai Branly, al igual que las falsificaciones en el Smithsonian y el Museo Británico, tenía un juego sospechosamente perfecto de dientes, mientras que la cabeza tenía más características humanas realistas, señalaron los investigadores franceses en un informe de 2009 (Appl. Phys. A, DOI: 10.1007/s00339-008-5018-9).

El equipo francés dató los dos objetos mediante un método no invasivo que mide qué tan profundo penetra el agua en objetos de roca. El método se basa en disparar iones de helio a la superficie de un objeto y el análisis de la interacción del haz de iones con el hidrógeno en agua a profundidades mayor en la escultura. Entonces la penetración de agua se compara con muestras de edades conocidas. Ellos encontraron que el cráneo de cristal había sido hecho probablemente después de la conquista española, mientras que la cabeza antropomorfa fue hecha probablemente en la época precolombina.

El hecho de que uno de los artefactos de origen Boban en el Museo Quai Branly es falso, mientras que el otro es, probablemente, un artefacto legítimo precolombino habla de la fascinación del vendedor y su controvertido papel en el movimiento de artefactos mesoamericanos a finales del siglo 19. Boban inicialmente salió de Francia para unirse a la búsqueda de oro de California, pero después de no poder hacerse rico, se fue a América Central y comenzó a exportar objetos mayas y aztecas, dice Walsh, quien está escribiendo un libro sobre él. “La mayoría de los objetos que vendió son legítimos”, dice ella. “Pero sus artículos caros eran falsificaciones la mayor parte”. Un siglo después de sus crímenes, la química analítica moderna sigue ayudando a los investigadores del museo a separar las piezas Boban bona fide de las falsas.

Chemical & Engineering News

ISSN 0009-2347

Copyright © 2013 American Chemical Society

http://cen.acs.org/articles/91/i9/Crystal-Skulls-Deemed-Fake.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.