La depresión en el futuro de México

ESCRUTINIO

La depresión en el futuro de México[1]

Juan José Morales

El 6 de marzo publicamos en esta columna algunos comentarios sobre la depresión. Señalábamos en ellos que este padecimiento está más extendido de lo que se piensa, es ya un serio pero ignorado problema de salud pública en México y en el mundo en general —aunque en nuestro país, afortunadamente, aún no alcanza niveles tan altos como en otras naciones— y concluíamos diciendo que el estudio del cual tomamos la información para nuestro artículo, publicado en el número enero-febrero de 2013 de la revista Salud Pública de México, contiene también otros datos de mucho interés sobre el particular, pero la falta de espacio nos obligaba a dejarlos para otra ocasión.

Hoy retomaremos el tema, pues la depresión no sólo es un problema actual por la cantidad de personas que la sufren y a las cuales afecta en su capacidad de trabajo y en sus condiciones de vida, sino que seguirá agravándose. Así lo estiman las autoras del estudio, doctoras Shoshana Berenzon, María Asunción Lara, Rebeca Robles y María Elena Medina Mora.

clip_image001La falta de recursos económicos es una importante causa de depresión en la edad avanzada. Pero a menudo los programas para paliar la situación de los adultos mayores sólo son medios para el lucimiento de los gobernadores, como este acto en Veracruz a quienes se hizo asistir a casi 900 de ellos, hacerlos esperar horas y soportar discursos políticos— para recibir sus cheques de ayuda económica.

El problema estriba en el envejecimiento de la población. Gracias a los avances de la medicina, la esperanza de vida prácticamente se ha duplicado en México durante los últimos tres cuartos de siglo, y ahora es cada vez mayor el número de personas que rebasa los 65 años. Y después de esa edad, señalan las investigadoras, la prevalencia de depresión se encuentra arriba de 20%, sobre todo entre los desempleados, los viudos y los solteros, incluidos en estos últimos los divorciados. Entre la población mayor de 65 años —añade el estudio—, los problemas mentales son una de las cinco principales causas de discapacidad.

Pues bien, como dice el estudio, “en México, la transición hacia una población con mayor número de ancianos es una realidad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, dentro de 25 años la población mayor de 60 años que vive en América Latina y el Caribe pasará de 40 millones a más de 97 millones.”

Se avecina por tanto, una época en la cual un alto porcentaje de la población será de edad avanzada. Actualmente, el 9% de los 112 millones de mexicanos —o sea 11 millones— se catalogan como adultos mayores por tener más de 60 años. Pero en 2050, según las proyecciones estadísticas de la Sedesol, habrá 33.8 millones en esa situación. Es decir, el triple.

El solo hecho de tener una edad avanzada los hará más proclives a la depresión. Pero además a ella contribuyen factores tales como el desempleo, la inseguridad general y la inestabilidad económica, que muy probablemente se agravarán en las próximas décadas. Y hay que recalcar que ya en estos días la situación de los adultos mayores resulta bastante difícil. El 80% de ellos sufre de alguna carencia social, según el Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas Públicas.

Uno de los problemas principales es que la mayoría de los adultos mayores no reciben pensión alguna, y la cuantía de quienes la tienen es por lo general raquítica e insuficiente para llevar una vida digna. Y la privatización del sistema de pensiones del IMSS y el ISSSTE a través de las afores hará que se reduzcan todavía más. En cuanto al desempleo, si ya en la actualidad es una pesadilla para todo hombre o mujer mayor de 40 o 45 años, en el futuro sin duda será peor.

Hay que ir, pues, pensando en cómo hacer frente al incremento en los trastornos mentales que sin duda ocurrirá a medida que la población mexicana envejezca.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 10 de abril de 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.