Los ovnis boludos eran flotadores de pesca

Bolas espaciales de Nueva Zelanda habían engañado a todo el mundo

Stacey Kirk

26/04/2013

EsferasNuevaZelandaGran misterio: Una de las bolas de metal que se cree que es de origen soviético.

Documentos publicados recientemente por el Departamento de Estado de los Estados Unidos han arrojado luz sobre una de las mayores rarezas espaciales de Nueva Zelanda.

A lo largo de la década de 1970, Canterbury sufrió una lluvia de basura espacial – algunos piensan que es real, mientras que otros demuestran que son falsas.

Bolas de metal se encontraron dispersas en los potreros del Lago Aviemore al sur de Ashburton en 1972 se cree ampliamente que son de origen soviético.

En octubre de 1978, otras dos piezas de basura espacial llegaron a los titulares después de que se encontraron en la propiedad Eiffelton de John Lovett.

Se reveló que tres de sus amigos encontraron algunos viejos flotadores de pez de aluminio, los quemaron con un soplete de soldadura y los arrojaron en su potrero.

Documentos divulgados por los registros públicos de la agencia MuckRock de EE.UU. muestran hasta dónde tuvieron que llegar los científicos de Nueva Zelanda para alcanzar esta conclusión.

Comunicaciones de 1978 entre el Departamento de Estado y la embajada de EE.UU. en Wellington muestran que los flotadores de pesca pasaron por pruebas de radiación y fueron examinados por los científicos en el entonces Department of Scientific and Industrial Research (DSIR).

De acuerdo con un mensaje de la embajada enviado al Departamento de Estado en noviembre de 1978, un lechero de Ashburton informó un objeto volando por el cielo el 23 de octubre.

“John Lovett afirma haber estado en el potrero, el 22 de octubre, y está seguro de que el fragmento, que se localizó un lugar destacado, no estaba en el potrero en ese momento”.

Un segundo mensaje de la embajada dijo que era “sospechoso” que la pelota cayó a sólo ocho kilómetros al sur de donde aterrizaron las bolas en 1972.

“El DSIR dijo… que la esfera era una aleación de silicio-aluminio, con un punto de menos de 600 grados de fusión provocaba dudas de que un objeto espacial con un punto de fusión tan bajo pudiera sobrevivir a la reentrada… incluso si estaba protegido”, dijo.

“Sin embargo, el descubrimiento de una segunda esfera, el 5 de noviembre, parece que aumentó la probabilidad de que los objetos fueran en realidad fragmentos de espacio…”

Los científicos pensaban que los “glóbulos magnéticos” en la superficie de las bolas eran de acero fundido. Más tarde ese mismo mes, se encontró que eran flotadores de pesca soldados.

Una de las bolas del espacio “reales” de 1972 se encuentra ahora en el Museo de Aviación de Ashburton.

El curador Jim Chivers dijo que los documentos estadounidenses eran una fascinante visión de los intereses del gobierno de entonces.

“El hallazgo de las bolas creó un gran interés por parte de los Estados Unidos, con una solicitud de más datos informativos y fotografías por parte de la agencia espacial”.

Dijo que el nivel de interés por parte del gobierno de EE.UU. nunca se supo porque toda su información fue clasificada como “secreta y confidencial”.

“Según se desprende de algunos de estos documentos no secretos, que tomaron un poco de trabajo antes de que las bolas falsificadas resultaran ser sólo eso”.

Dijo que los autores habrían quedado satisfechos con sus esfuerzos.

“Si hubieran sabido que, además de convencer a John Lovett que había encontrado una bola espacial, casi engañaron a la agencia espacial estadounidense,… ellos hubieran estado muy contentos”, dijo.

http://www.stuff.co.nz/science/8601253/New-Zealand-space-balls-had-everyone-fooled

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *