El día después de Roswell (121)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (121)

En un periódico de Angus, Escocia, The Evening Telegraph, se dio la noticia del avistamiento de la señora Walter Johnson, quien viera aterrizar ocho platillos voladores en St. Marie, Idaho[1]:

EveningTelegraph7-7-1947“PLATILLOS VOLADORES” ATERRIZAN EN COLINA

 

– Dice mujer

 

“Platillos voladores” de América, los misteriosos objetos supuestamente vuelan a velocidades superiores a 1,200 m.p.h., ahora han sido reportados aterrizando en una ladera de montaña cerca de St. Marie, Idaho.

 

La Sra. Walter Johnson dijo que vio ocho “platillos” bajando en la espesura. Llegaron a la vista desde el Norte a gran velocidad, frenaron repentinamente y “revolotearon como hojas hacia la tierra”.

 

“La parte misteriosa es que no pudimos verlos después que aterrizaron. No pudimos ver si le hicieron algo a los árboles”.

 

Ella los describió como en forma de platillos, parecidos a tinas de lavado más que a discos, y “alrededor del tamaño de una casa de cinco habitaciones”.

 

Los oficiales estaban inclinados a ser escépticos sobre los informes de “discos voladores”, pero un caza impulsado con jets en Muroc field, California, y seis rápidos aviones regulares en Portland, Oregón, están listos para despegar al instante en que la noticia se haga oficial de una investigación de que son reportados más “platillos voladores”.

El siguiente artículo[2] aparecido en el Wisconsin State Journal, de Wisconsin, compara los avistamientos de platos voladores con los de los foo fighters vistos en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. El periodista Warren R. Jollymore le da la palabra al veterano de guerra Gerry Dumphy. El artículo es interesante porque de cierta forma explica esos avistamientos de “bolas de fuego”. En uno de esos relatos vemos como los tripulantes de un bombardero realizan varias maniobras tratando de escapar de la “persecución” de uno de estos foo fighters, el cual resultó ser… Venus. Otros avistamientos de bolas estrellándose en el suelo coincidían en tiempo y lugar con operaciones de descarga de bombas, es decir, o lo que se había visto era un foo fighter cayendo, o era una bomba en caída hacia su objetivo. En fin, Dumphy concluye que las historias de esas “bolas de fuego” son los cuentos de hadas de la Segunda Guerra Mundial, lo que, por asociación, nos llevaría a concluir que los informes de platos voladores son los cuentos de hadas de finales del Siglo XX y principios del XXI.

WisconsinSatateJournal8-7-1947LOS DISCOS VOLADORES LE RECUERDAN A LAS “BOLAS DE FUEGO” DEL ÁREA DEL PACÍFICO A VETERANO DE LA AAF

 

Por Warren R. Jollymore

 

(Redactor State Journal)

 

Los informes de muchas partes de la nación de “discos voladores” traen a la mente de muchos veteranos de la Fuerza Aérea del Ejército recuerdos de informes similares de los miembros de la tripulación de las Súper-Fortalezas, de “bolas de fuego”, que supuestamente atacaron a los grandes aviones en sus misiones sobre las islas japonesas en mayo y junio de 1945.

 

Uno de esos veteranos, Gerry Dumphy, del 25 Anzinger ct., estudiante de periodismo en la Universidad de Wisconsin, recuerda muy bien los muchos y variados informes que serían escuchados por los funcionarios de interrogación después de cada misión después que se informó la primera “bola de fuego” en un ataque nocturno contra Tokio el 23 de mayo de 1945.

 

Dumphy fue un bombardero en el escuadrón 52 del grupo de bombarderos 29 estacionado en Guam, en las Marianas. Voló 29 misiones en B-29 contra el imperio entonces maldito de Japón y recuerda que las “bolas de fuego” se “acercaban a los aviones y los seguían hacia el mar cuando volvían de ‘regreso’ después de dejar caer sus bombas sobre el objetivo”.

 

Bolas redondas de fuego

 

Al igual que los “discos voladores”, se describen de varias maneras – como “bolas de fuego redondas, rápidas, tan rápidas como un B-29, pero no tan fáciles de manejar”, como “ojivas quemadas suspendidas en paracaídas”, o como “trozos de acero fundido, lleno de explosivos y lanzados desde aviones”.

 

Muchas veces, refiere Dumphy, los miembros excitados de la tripulación informarían de balas trazadoras disparadas desde las “bolas de fuego” persecutoras o cómo atacarían los misiles voladores, perdiendo su objetivo, y estrellándose en el mar”.

 

B-29GoinJesseLa noticia de las “bolas de fuego” misteriosas se dispersó a través de las Marianas a cada base de B-29 en las islas y mientras más misiones volaban, se reportaban más “bolas de fuego”. A medida que pasaba el tiempo, dice Dumphy, “se hicieron más maniobrables y seguían a las súper fortalezas que regresan del mar”. Ninguna fue nunca informada visto durante las horas del día.

 

Detectan bola de fuego

 

En una misión, recuerda el ex-bombardero, el artillero de la izquierda llamó en el interfono que había visto una “bola de fuego” que se acercaba al avión a las nueve (las direcciones se dan en función de los puntos del reloj) justo cuando el gran avión salía a las costas de Japón. El piloto, siempre cauteloso a pesar de que nunca había visto una “bola de fuego”, clavó la nariz del B-29 hacia abajo, empujando las palancas hacia adelante, y voló a una nube.

 

Emergiendo más tarde, se le preguntó al artillero si todavía podía detectar el misil que los perseguía.

 

“Sigue persiguiéndonos a las 9 en punto”, fue la respuesta, “Yo vi como salimos de la nube”.

 

Unos 15 minutos más tarde, según Dumphy, el avión llegó a un lugar despejado en el cielo. No había nubes alrededor. El piloto le pidió al artillero que informara de la posición de la “bola de fuego”, una vez más.

 

“Sigue a las 9”, fue la rápida respuesta.

 

Buscando en los cielos

 

Los ojos de todos los miembros de la tripulación buscaron con entusiasmo en el cielo a las 9 y luego el navegador vio la “bola de fuego” en el cielo, en el lugar que informó el artillero. Era la estrella, Venus, brillando, ligeramente por encima del horizonte. El navegante estaba un poco indignado, dice Dumphy, que su viejo amigo, Venus, que había guiado a la tripulación sana y salva a Guam más de una vez, debía ser confundido con un cuerpo hostil, pero toda la tripulación se sintió aliviada al saber que no estaban en peligro de un ataque explosivo de una de las fabulosas “bolas de fuego”.

 

Otros informes tenían a los misteriosos misiles cayendo en picado a la muerte de fuego en el mar, pero, invariablemente, el interrogatorio revelaba que una Súper fortaleza lisiada se vio obligada a lanzar una carga de bombas armadas en aproximadamente el mismo lugar y a la misma hora que se informó que la “bola de fuego” se estrelló en el mar.

 

Se convirtieron en leyenda

 

Las “Bolas de fuego” pronto se convirtieron en leyenda en todas las islas, dijo Dumphy, y cientos de aviones B-29 hicieron el viaje nocturno de 8 horas a Japón para lanzar sus bombas, los expectantes miembros de la tripulación tenían mucho tiempo para pensar en las diversas formas en que las “bolas de fuego” podían aparecer como una plaga en su intento de alcanzar el objetivo.

 

En numerosos casos, parecían, o según se dice así, exactamente de la misma manera que los informes de los miembros de la tripulación habían imaginado que lo harían. Más de una vez el confiable Venus fue acusado en varias ocasiones de ser el destino de una carga de bombas trayendo informes nuevos y más fantásticos de las cada vez más crecientes “bolas de fuego”.

 

No se sabe si los misiles problemáticos alguna vez hayan existido, según Dumphy. El Departamento de Guerra informó que no hubo pruebas de que los japoneses tuvieran un arma y nunca se informó que fueran encontrados los restos de alguna que se estrelló.

 

BUENA HISTORIA

 

Sin embargo, muchos miembros de tripulaciones de la nación relatan exageradamente a sus amigos, aún hoy en día, la forma en que encontraron los misiles misteriosos durante la guerra del Pacífico, y hacen una conversación interesante. Pero el hecho es que desde entonces nada se ha escuchado de todas las “bolas de fuego” informadas durante esos dos meses en 1945.

 

Puede ser un secreto militar – o tal vez los fabulosos “discos voladores” de hoy son descendientes de las “bolas de fuego” en tiempos de guerra – pero Gerry Dumphy, que voló entre ellas, pero nunca vio una, prefiere creer que la leyenda de las “bolas de fuego” japonesas es un cuento de hadas en tiempos de guerra.

Otro artículo decididamente escéptico y burlón fue el que apareció en el Berkshire Evening Eagle[3]. Dice que los platos voladores vistos en el desfile del 4 de julio sobre Berkshire fueron globos plateados que se les escaparon de las manos a los niños que jugaban en las calles. ¡Mentira! Gritarán los maussanitas, ¡nadie puede confundir un globo con un disco volador!, y para demostrarlo nos pondrán un globo a unos centímetros de nuestra cara para que nos demos cuenta que eso de ninguna manera es el puntito brillante que surco los cielos.

TODO DIOS CHILLUN TIENE PLATILLOS VOLANTES

 

En este momento, realmente no importa si esos platillos volantes son de Marte, rusos o ficción. Viene julio y el cerebro, un rezagado en el mejor de los casos, se mueve dormido en todo caso, debe ser una historia de cómo los platillos nos empujan fuera de nuestra somnolencia de verano.

 

Hemos seguido la saga de difusión de los platillos con una sensación de aventura. Aquí, por fin, está Superman vuelto a la vida. ¡Más rápido que una bala! ¡Capaz de saltar edificios altos de un solo salto! ¿Qué es eso? ¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡NO! ¡Es Superman en su Supersaucer!

 

Comenzando en el Noroeste, donde también se crían las personas con un buen ojo para la emoción, la historia ha cruzado el país con la velocidad para quemar una cabeza fría en una gran familia. Día a día crece el perímetro: Oregon-Idaho, Illinois, Nueva York y los puntos Norte y Sur. Era inevitable – triste en verdad que no hay ninguno de nosotros equipado con The Eye – que los Berkshires debían hacer su contribución. Varios observadores del desfile del cuatro de julio miraron el tiempo suficiente de O. B. Joyful Tyler para espiar algunos platillos en el cielo. En este punto, las almas menos imaginativas que vieron el desfile declararon, con una mueca que consideramos fuera de lugar, que algunos niños pequeños soltaron la cuerda de sus globos de gas (algunos de ellos eran de plata, informaron), que despegaron al cielo azul. Más coincidencia, decimos, y nos unimos firmemente con la gente platillo.

 

¿Qué es la vida sin su leyenda? Una existencia sin brillo, sin duda, y uno tiende hacia la atrofia del espíritu creador. ¿Y si alguien se va a explorar a Wisconsin y encuentra que un supuesto platillo volador realmente era una sierra circular de Sears-Roebuck? No pueden destruir nuestros sueños de esa manera. Poof, le decimos a estos discípulos de patas fuertes de lo mundano.

 

¡Mantenga a los platillos volantes!

El redactor del Oakland Tribune de California aseguraba que solo Charles Fort podía entender todo ese despliegue de “vajilla voladora” en los cielos de Estados Unidos. También aseguraba que “cada estadounidense tiene el derecho inalienable de obtener tanta diversión como sea posible del show de platillos”, y seguro que la obtuvieron[4]:

CUANDO EL MUNDO ESTA LLENO DE VARIAS COSAS, LLEGAN LOS PLATILLOS NAVEGANTES

 

En este momento la mayoría de los estadounidenses que están forzando los ojos expectantes a los cielos están convencidos de que una de dos cosas es cierta: O bien las noticias han sido tomadas por los mentirosos y los engañadores, o nuestros cielos están entreteniendo a los visitantes extraños.

 

La última teoría tiene la ventaja de ser benéfica y decididamente más interesante. Tenemos visitantes extraños, hombres de buena fama los han visto, y las historias increíbles brotan y crecen a su paso.

 

Por el momento, dejamos a los científicos a estar en desacuerdo en cuanto al origen, la complexión y los propósitos de estos platos que se describen de diferentes maneras, siendo tan grandes como una casa de “cinco habitaciones” y tan pequeños como la tina de la familia. Estamos contentos, no por primera vez en nuestras vidas, de depender de los sabios para añadir a nuestra confusión.

 

El sentido común, que puede tener cabida en los debates, sugiere que no puede haber muchas personas teniendo los pies tan lejos de la tierra que han de encontrarse con panques fantasma o bandejas de té etéreas. Es increíble, podemos decir, que los experimentadores militares, en este país o en otro lugar, están enviando los platos a peregrinar sobre un sector tan amplio o en áreas densamente pobladas. Si estos hombres son responsables, podríamos añadir, es difícil creer que después de haber causado tanto revuelo, serían tan mezquinos con explicaciones y tan eficientes en guardar un secreto. En resumen, en cualquier relato, toda la exhibición de vajilla corriendo es disparatada, increíble y muy motivada.

 

Los que son Forteanos – seguidores del difunto Charles Fort – permanecen inalterados. Ellos saben, y pueden citar la página en la que Fort lo dejó, que en las ocasiones que ha llovido peces de colores y ranas, que grandes enjambres de mariposas incapaces de cruzar los océanos han salido de la nada para visitar Inglaterra, que hay personas que se prenden fuego por combustión espontánea, que las piedras han salido del aire para bombardear ciudades, y que hay animales que andan atacando a la gente en las noches de avivamiento. Fort, que pasó la vida rebuscando en la confusión de la vida de miles de incidentes sorprendentes e inexplicables, sería el hombre para manejar este misterio de los discos y podría hacerlo sin remordimiento de conciencia. Porque él era uno que dudaba de los científicos y se deleitaba con todo lo que les desconcertaba. Él sólo lo informaba y lo dejaba allí.

 

Las rosquillas dardos, es evidente, deben ser clasificadas con las lluvias de peces de colores, los hombres lobo y las luces flotando, o devueltas a las torres de marfil donde nuestras autoridades reconocidas están emitiendo boletines que desconciertan no menos que las cosas que algunos de nosotros estamos viendo. Hasta el momento de la liberación de la mistificación, un redescubrimiento de lo obvio, cada estadounidense tiene el derecho inalienable de obtener tanta diversión como sea posible del show de platillos y agradecer, si lo desea, sea lo que fuere distrae la atención de la lamentable condición de nuestros encinos y la política internacional.

En el Daily Star de Ontario se informaba del “experimento” hecho por el profesor F. S. Cooton, de la Universidad de Sydney, que explicaba algunos de los avistamientos de platos voladores[5]:

VEN “DISCOS VOLADORES” AL CONCENTRARSE

 

Sydney – (Reuters) – El Prof. F. S. Cotton, profesor de fisiología en la Universidad de Sydney, ayer llevó a cabo un experimento “platillo volador”.

 

Después de discutir los informes norteamericanos sobre “platillos voladores”, llevó a su clase de 450 estudiantes a la luz y les dijo que miraran el cielo claro y concentraran su mirada en un punto fijo mientras estaban de pie inmóviles.

 

A los 10 minutos, 22 estudiantes informaron que habían visto objetos de forma oval brillantes que se movían rápidamente, a veces siguiéndose unos a otros en una línea y, a veces asemejándose a un collar de perlas.

 

El Profesor Cotton luego explicó que los estudiantes vieron exactamente lo que esperaba que vieran – los glóbulos rojos de la sangre que pasan por delante de la retina.

En la misma edición del Daily Star encontramos la respuesta anticipada, (con décadas de anticipación) a los “argumentos maussanitas” sobre los globos que no se parecen a los platos voladores[6]:

¿EXPLICACIÓN DE LUZ REFLEJADA?

 

Nueva York, 6 de julio (AP) – Algunas leyes de la vista humana explican gran parte de lo que se ha dicho sobre los platillos voladores reportados en muchas partes de los Estados Unidos y algunos lugares de Canadá.

 

A cualquier distancia que esté cercana al límite de lo lejos que una persona puede ver, todos los objetos aparecen redondos o casi. Esta ley de la vista abarca tanto a las pequeñas cosas que se ven cercanas y a las grandes a la distancia.

 

Independientemente de la forma, el objeto cerca del límite de la vista se ve redondo. Si la cosa se recorta contra un cielo brillante, como algunos de los platillos voladores se han reportado, entonces es más probable que revele su verdadera forma.

 

Si la cosa se ve por la luz reflejada, como en la mayoría de los casos reportados, es casi seguro que será todo redondo, y si las reflexiones son de la luz solar, entonces, los tamaños indicados son los que cabría esperar de reflejos de luz distantes.

 

El hecho sobresaliente de casi todos los platillos es que no tenían ninguna estructura – parecían meramente redondos y planos. Esa descripción se ajusta exactamente a los trucos que juegan los ojos. Este truco varía con las diferencias en el clima y la iluminación.

 

Este escritor ha visto platillos volantes sobre el estrecho de Long Island, no sólo este año sino en años anteriores. Ellos eran redondos, brillantes y de movimiento rápido. Pero no eran ningún misterio, porque eran la luz reflejada por los cuerpos de los aviones que luego se identificaron mediante el cambio de rumbo y al acercarse lo suficiente como para ser vistos claramente.

 

milwsentrymanphoto6-7-47Este escritor vio volar una forma oval que por un momento se veía exactamente como la fotografía del objeto oval tomada por el soldado Frank Ryman North, de Seattle, Washington. El óvalo de Long Island se convirtió en un avión.

 

El único hecho extraño es que nadie ha visto un platillo volante de cerca. En muchas experiencias, un primer plano ocasional sería casi inevitable.

 

Se han sugerido los cristales de hielo que forman pequeñas nubes redondas. Pero estos no encajan en la mayoría de los casos debido a que los cristales de hielo se forman a altitudes que son más altas que la mayoría de los platillos informados.

 

Nada de lo publicado en ciencias o estudios atómicos da la más mínima idea de los platillos volantes a menos que los objetos sean aviones.

Tenemos sólo algunos fragmentos del artículo publicado en el Rocky Mountain News, de Denver, el 8 de julio del 1947. En ellos podemos leer lo siguiente[7]:

DENVER APERTURA HACIA EL CIELO PARA VER PLATILLOS VOLADORES

 

MDoreal… Se sospecha de civilización del Ártico – En The Voice de la Brotherhood of the White Temple, el Dr. M. Doreal, cuya iglesia está completando un refugio de montaña para la guerra atómica, informó de sus observaciones: “En el interior del Círculo Polar Ártico, allí está enterrada una civilización que la leyenda dice que fue destruida por las bolas de fuego. Me pregunto si alguna partida expedicionaria la ha redescubierto. Tal vez ahí es de donde están viniendo los discos”.

 

… Parecía como un “Bola de algodón” – “Al principio pensé que era una bola de algodón”, dijo Mike Miller, “Pero llamé a mi hermano Dale, quien era un artillero antiaéreo en el Pacífico Sur, y dijo: ‘debe ser uno de los platillos de Marte de los que los vecinos están hablando…’”

El Denver Post publicó un artículo de Robert W. Fenwick que refería que las Fuerzas Aéreas del Ejército estaban desconcertadas respecto al asunto de los platos voladores[8]:

DenverPost8-7-1947“PLATILLOS VOLANTES” SIGUEN SIENDO UN MISTERIO. EL EJÉRCITO SÓLO ESTÁ SEGURO DE LO QUE NO SON

 

Por Robert W. Fenwick – Denver Post Rocky Mountain Empire Editor

 

El misterio de los platillos voladores volvió al martes a donde estaba hace una semana con una posible excepción. El ejército dijo que no sabía lo que eran. Las Fuerzas Aéreas del Ejército dijeron que estaban investigando, pero estaban seguros de que los discos extraños no eran:

 

1. Armas bacteriológicas secretas diseñadas por alguna potencia extranjera.

 

2. Nuevo tipo de cohetes del ejército.

 

3. Naves espaciales.

 

Empantanados por las preguntas de toda la nación, las Fuerzas Aéreas del Ejército declararon que estaban “manteniendo la mente abierta” porque los discos han sido reportados por demasiadas personas normalmente responsables.

 

“Estos fenómenos no se pueden explicar por ningún experimento que esté siendo realizado por la A. A. F.”, dice el informe oficial. “Las declaraciones de los testigos están siendo correlacionadas en un esfuerzo de identificar los objetos”.

 

El Contraalmirante Paul F. Lee, director del Laboratorio de Investigación Naval, dijo lacónicamente:

 

“Concordamos con el anuncio del Ejército”.

 

Mientras tanto, todos los informes de que alguna almeja voladora ha sido encontrada o derribada por otra nave aérea se evaporaron con una confesión avergonzada de que los informes fueron la creación de mentes demasiado imaginativas o bromas o simplemente bromistas.

 

Una historia de un piloto de P-38 de un disco volador que se desintegró ante sus ojos después de perseguirlo sobre Montana fue un completo engaño, dijo el jefe del piloto el martes.

 

Sin embargo, los escépticos tuvieron una sacudida cuando un experto en misiles guiados, adjunto al Laboratorio de Investigación Naval, afirmó que había visto uno de los platillos. El Dr. C. J. Zohn dijo que él y dos compañeros científicos lo había visto el 29 de junio mientras estaban cerca de White Sands, N. M. Sus asociados se sonrieron de su informe.

 

Ver también la historia en la página 24.

En la misma portada del Denver Post había una pequeña nota en la que se afirmaba que un fabricante de juguetes, Kyle Walker, decía que los platos voladores eran juguetes fabricados en su su planta[9]::

DISCO, UN JUGUETE?

 

Roanoke, Va., Julio 8 – (UP)

 

Kyle Walker, un fabricante de juguetes, dijo el martes que los misteriosos platillos volantes que han mantenido a la nación en una incógnita por varias semanas son un nuevo tipo de juguete volador fabricado en su planta.

Finalmente en el editorial del Denver Post podemos leer[10]:

RHYMATORIAL: DISCOS VOLADORES

 

Obscuro es el para qué y por qué, el cuándo y el cómo vienen y qué son los rápidos discos voladores en el cielo, vistos por unos pocos bien favorecidos. Cada analista tiene sus propios puntos de vista. Algunos indican una conspiración soviética, mientras que otros buscan pistas psíquicas, histeria, probablemente ya que… la lógica es inútil y pintoresca cuando los hombres de Marte son nuestros huéspedes. Y la voz de la razón es bastante débil en un mundo sacado de Buck Rogers…

Otra editorial, pero esta vez en el Florence Morning News, de Carolina del Sur, indicaba que los platos voladores eran un claro ejemplo de los tiempos, lo mismo que el radar y la energía atómica, entre otras muchas cosas[11]:

“PLATILLOS VOLADORES”

 

Ya sean meteóricos, atómicos, planetarios o imaginarios, los llamados “platillos voladores”, informados visto catapultados a través de los cielos de costa a costa, concuerdan de forma realista con el carácter de los tiempos. Con hablar de Rusia y los átomos y los cohetes y aviones a reacción y supersónicos y el radar y otros misterios que están en el centro del escenario, este patrón no está molesto por los “platillos voladores”. Para el hombre promedio con inteligencia no científica, este nuevo fenómeno no es más inexplicable que su radio normal o el potencial explosivo del uranio… Pueden ser visitantes de otros planetas lanzados en platos de pay hacia nosotros desde alguna nave espacial anclada por encima de la estratosfera. Ellos pueden ser átomos que escaparon de Oak Ridge…

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Anonimo, “Flying Saucers” Landed In Hills, Evening Telegraph, Angus, Scotland, 7 July 1947.

Anonimo, “Flying Saucers”,Florence Morning News, South Caroline, 8 July 1948. Pag. 4.

Anonimo, All God’s Chillun Got Flying Saucers, Berkshire Evening Eagle, Massachusetts, 8 July 1947.

Anonimo, Denver Gapes Skyward To See Flying Saucers, Rocky Mountain News, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

Anonimo, Disk a Toy?, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

Anonimo, Reflected Light Explanation?, Daily Star, Sudbury, Ontario, 8 July 1947, page 5.

Anonimo, Rhymatorial: Flying Disks, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 8.

Anonimo, See “Flying Discs” By Concentrating, Daily Star, Sault Ste. Marie, Ontario, 8 July 1947, Page 1.

Anonimo, When the World Is So Full of a Number Of Things, Along Come Sailing Saucers, Oakland Tribune, California, 8 July 1947.

Arnold Kenneth, The Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, Galbraith Marie & Huneeus Antonio, UFO Briefing Document: The Best Available Evidence, Dell Publishing co., New York, 1995. 256 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Birnes William, The UFO Magazine UFO Encyclopedia, Pocket Books, New York, 2004. 384 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Blum Ralph & Blum Judy, Beyond Earth: Man´s Contact with UFOs, Bantam Books, New York, 1974. 248 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Brookesmith Peter, Expedientes secretos, Reader’s Digest, México, 1997. 176 s.

Brookesmith Peter, The Age of the UFO, Black Cat, Londres, 1984. 206 s.

Brummett William E. & Zuick Ernest R., Should The Air Force Reopen Project Blue Book?, Air and Staff College of the Air (Force) University, 17 mayo 1974. Disponible en internet en http://www.cufon.org/cufon/afrstdy1.htm

Campagna Palmiro, The UFO Files: The Canadian Connection Exposed, Stoddart, Toronto, 1998. 224 s.

Canadeo Anne, UFO’s: The Fact or Fiction File, Walker and Co., New York, 1990. 174 s.

Chalker Bill, UFO History Keys, Ufologist, July 2006. Artículo en internet, http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

Clark Jerome The UFO Book: Encyclopedia of the Extraterrestrial, Visible Ink Press, Canton, 1998. 734 s.

Clark Jerome, Strange Skies: Pilot Encounters with UFOs, Citadel Press Books, New York, 2003. 254 s.

Clark Jerome, The UFO Encyclopedia: 1st edition: Volume 2 – Emergence of a Phenomenon, Omnigraphics, Detroit, 1992. 434 s.

Clark Jerome, UFO Encounters. Sightings, Visitations and Investigations, Publications International, 1992. 128 s.

Clarke David & Roberts Andy, Flying Saucerers: A social history of UFOlogy, Alternative Albion, Londres, 2007. 244 s.

Clarke David, The UFO Files: The Inside Story of Real Life Sightings, The National Archives, Londres, 2009. 160 s.

Condon U. Edward & Gillmor S. Daniel, Condon Report, Scientific Study of Unidentified Flying Objects, Bantam Books, New York, 1969. 966 s.

Cousineau Phil, UFOs: A Manual for the Millenium, Harper Collins West, San Francisco, 1995. 272 s.

Darling David, The Extraterrestrial Encyclopedia, Three Rivers Press, New York, 2000. 514 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Dennett E. Preston, One in Forty: The UFO Epidemic True Accounts of Close Encounters With Ufo’s, Kroshka Books, New York, 1997. 344 s.

Denzler Brenda, The Lure of the Edge: Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFO’s, University of California Press, Berkeley, 2001. 296 s.

Dolan Richard, UFOs and the National Security State: Volume 1: 1941-1973, Hampton Roads Publishing Inc., 2000. Charlottesville, 2000. 510 s.

Durrant Henry, Le livre noir des Soucoupes Volantes, Volumen 21 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1970. 319 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Evans Hilary & Stacy Dennis, UFO: 1947-1997. Fifty Years of Flying Saucers, John Brown Publishing, Londres, 1997. 272 s.

Fawcett George & Greenwood Barry, Clear Intent. The Goverment Coverup of the UFO Experience, Prentice Hall Inc., New Jersey, 1984. 288 s.

Fenwick W. Robert, “Flying Saucers” Still a Mystery. Army Only Sure Of What They’re Not, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

Flammonde Paris, UFO Exist!, Ballantine Books, New York, 1976. 480 s.

Fowler E. Raymond, UFOs: Interplanetary Visitors, Bantam Books, New York, 1974. 392 s.

Frazier Kendrick, Karr Barry & Nickell Joe, The UFO Invasion, Prometheus Books, New York, 1997. 314 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Good Timothy, Above Top Secret. The Worldwide UFO Cover-up, Quill William Morrow, New York, 1989. 592 s.

Good Timothy, Beyond Top Secret. The Worldwide UFO Security Treath, Pan Macmillan, Londres, 1996. 640 s.

Good Timothy, Need To Know: UFOs, the Military and Intelligence, Pegasus Books, New York, 2007. 320 s.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Guieu Jimmy, Black-out sur les Soucoupes Volantes, Fleuve Noir, Paris, 1956. 320 s.

Guieu Jimmy, Les soucoupes volantes viennent d’un autre monde, Fleuve Noir, Paris, 1954. 320 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

Harbinson W. A., Projekt Saucer. The Case for Man-Made Flying Saucers, Boxtree Limited, Londres, 1995. 388 s.

Hesemann Michael & Mantle Philip, Beyond Roswell. The Alien Autopsy Film, Area 51, & the U.S. Government Coverup of UFOs, Marlowe and Co., New York, 1997. 304 s.

http://forteanzoology.blogspot.com/2010/12/muirheads-mysteries-oddity-in-post-war.html

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-31/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-32/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-33/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-34/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-36/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-dadespus-de-roswell-35/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-37/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-38/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-40/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-41/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-42/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-43/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-44/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-45/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-46/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-47/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-48/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-dia-despues-de-roswell-49/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-50/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-51/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-52/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-53/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-54/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-55/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-56/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-57/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-58/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-59/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-60/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-61/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-62/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-63/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-64/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-65/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-66/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-67/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-68/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-69/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-70/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-71/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-72/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-73/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-74/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-75/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-76/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-77/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-78/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-79/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-80/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-81/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-82/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-83/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-84/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-85/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-86/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-87/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-88/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-89/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-90/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-91/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-92/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-93/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-94/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-95/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-96/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-97/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-98/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-99/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-100/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-101/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-102/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-103/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-104/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-105/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-106/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-107/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-108/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-109/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-110/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-111/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-112/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-113/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-114/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-115/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-116/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-117/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-118/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-119/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-120/

http://ovniparanormal.over-blog.com/ext/

http://project1947.com/index.html

http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.dailykos.com/story/2008/11/15/121835/70/596/661473

http://www.luft46.com/gotha/229vsp60.html

http://www.majesticdocuments.com/documents/pre1948.php

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/docs/1947docpage.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/schulgen.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.majesticdocuments.com/pdf/marshall-pres_24sept47.pdf

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.project1947.com/fig/cicnov47.htm

http://www.project1947.com/fig/horten1.htm

http://www.project1947.com/fig/muroc47.htm

http://www.project1947.com/fig/schulgen.htm

http://www.project1947.com/gr/oct47mystcrash.htm

http://www.roswellfiles.com/FOIA/SchulgenMemo.htm

http://www.roswellfiles.com/storytellers/Friedman.htm

http://www.roswellproof.com/militarydebunk.html

http://www.rr0.org/Documents/Officiels/Analyses.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Allen Joseph, Nouveau rapport sur les Ovni, Belfond, Paris, 1979. 286 s.

Hynek Allen Joseph, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Jacobs David Michael, The UFO Controversy in America, Indiana University Press, Bloomington, 1975. 384 s.

Jiménez Iker, Encuentros: La historia de los ovnis en España, Edaf, Barcelona, 2002. 384 s.

Jollymore R. Warren, Flying Discs Remind AAF Veteran Of Pacific Area “Fireball” Reports, Wisconsin State Journal, Wisconsin, 8 July 1947.

Kanon Gregory M., The Great UFO Hoax, Galde Press Inc., Lakeville, 1997. 224 s.

Keyhoe E Donald, The Flying Saucers Are Real, Fawcett Publications, New York, 1970. 180 s.

Keyhoe E. Donald, Aliens from Space: The Real Story of Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1973. 322 s.

Keyhoe E. Donald, Flying Saucers: Top Secret, G. P. Putnam, New York, 1960. 284 s.

Klass J. Philip, The Real Roswell Crashed Saucer Coverup, Prometheus Books, New York, 1997. 240 s.

Koi Isaac, FBI: “discs recovered”, Air Force “greatly concerned”, “at a complete loss” + more memos, http://www.abovetopsecret.com/forum/thread924183/pg1#pid15876304

Lorenzen Coral & Lorenzen Jim, UFOs: The Whole Story, Signet Books, New York, 1969. 302 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Machlin Milt, The Total UFO Story, Dale Books, New York, 1979. 312 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Peebles Curtis, Watch the Skies! A Chronicle of the Flying Saucer Myth, Smithsonian Institution Press, Washington, 1994. 368 s.

Pflock T. Karl, Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, Prometheus Books, New York, 2001. 332 s.

Picknett Lynn, The Mammoth Book of UFOs, Carroll and Graf Publishers, Inc., New York, 2001. 512 s.

Quintanilla Héctor, UFOs: An Air Force Dilemma, 1974. Disponible en internet, http://www.nidsci.org/pdf/quintanilla.pdf

Randle D. Kevin & Estes Russ, Spaceships of the Visitors. An Illustrated Guide to Alien Spacecraft, Fireside, New York, 2000. 352 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, The Truth About the UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1994. 314 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1991. 198 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Case MJ-12: The True Story Behind the Government’s UFO Conspiracies, Harper Torch, New York, 2002. 312 s.

Randle D. Kevin, Conspiracy of Silence, Avon Books, New York, 1997. 368 s.

Randle D. Kevin, Project Bluebook Exposed, Marlowe and Company, New York, 1997. 288 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust: Beyond Roswell – exposing The Government’s Covert Investigations And Cover-Ups, Avon Books, New York, 1998. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, William Morrow Paperbacks, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Randles Jenny & Hough Peter, The Complete Book of UFOs. An Investigation into Alien Contacts & Encounters, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1994. 364 s.

Randles Jenny & Warrington Peter, Science and the UFOs, Wiley-Blackwell, Oxford, 1985. 224 s.

Randles Jenny, The Little Giant Encyclopedia of UFOs, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 2000. 512 s.

Randles Jenny, The UFO Conspiracy. From the Official Case Files of the World’s Leading-Nations, Barnes and Noble, Incorporated, New Jersey, 1987. 224 s.

Randles Jenny, UFO Study, Robert Hale Ltd., Londres, 1981. 208 s.

Ruiz Noguez Luis, ¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?, Cuadernos de Ufología, No. 6, 2ª Época, Santander, septiembre de 1989, Págs. 87-90. También apareció en Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32. La versión electrónica se encuentra en el siguiente enlace: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/%C2%BFson-los-platos-voladores-simples-moscas-voladoras/

Ruiz Noguez Luis, La farsa ovni, sin publicar.

Ruiz Noguez Luis, Ovnis estrellados en México, Corporativo Mina, México, 1996. 112 s.

Ruppelt Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1956. 318 s.

Ruppelt Edward, Rocket and Missile Firings, White Sands Proving Grounds, lista de enero al 30 de Julio de 1947.

Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Scully Frank, Behind the Flying Saucers, Henry Holt and Company, New York, 1950.

Sellier E. Charles & Meier Joe, UFO, Contemporary Books, New York, 1997. 290 s.

Sheaffer Robert, UFO Sightings: The Evidence, Prometheus Books, New York, 1998. 328 s.

Spencer John & Evans Hilary, Phenomenon. Forty Years of Flying Saucers, Avon Books, New York, 1988. 414 s.

Spencer John & Spencer Anne, Fifty Years of UFOs. From Distant Sightings to Close Encounters, Boxtree Limited, Londres, 1997. 192 s.

Stanton L. Jerome, Flying Saucers: Hoax or Reality?, Belmont Books, New York, 1966. 158 s.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Story Ronald & Greenwell J. Richard, UFOs and the Limits of Science, William Morrow and Co. Inc., New York, 1981. 290 s.

Stringfield H. Leonard, Situation Red: The UFO Siege, Doubleday, New York, 1977. 224 s.

Swords D. Michael, The Roswell Report: A Historical Perspective, J. Allen Hynek Center for UFO Studies, 1991. 146 s.

Tacker Lawrence, Flying Saucers and the U.S. Air Force, D. Van Nostrand Company Inc., New York, 1960. 164 s.

Todd G. Robert, Bill Moore and the Roswell Incident: The True Believers Deceived, The Spot Report, No.7, March 1997.

Trench Brinsley Le Poer, The Flying Saucer Story, Tandem, Londres, 1966. 190 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, New York, 1967. 319 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Moon, Peter Owen Ltd., London, 1954. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

Von Buttlar Johannes, El fenómeno ovni, Plaza Janes, 1983. 254 s.


[1] Anonimo, “Flying Saucers” Landed In Hills, Evening Telegraph, Angus, Scotland, 7 July 1947.

[2] Jollymore R. Warren, Flying Discs Remind AAF Veteran Of Pacific Area “Fireball” Reports, Wisconsin State Journal, Wisconsin, 8 July 1947.

[3] Anonimo, All God’s Chillun Got Flying Saucers, Berkshire Evening Eagle, Massachusetts, 8 July 1947.

[4] Anonimo, When the World Is So Full of a Number Of Things, Along Come Sailing Saucers, Oakland Tribune, California, 8 July 1947.

[5] Anonimo, See “Flying Discs” By Concentrating, Daily Star, Sault Ste. Marie, Ontario, 8 July 1947, Page 1.

[6] Anonimo, Reflected Light Explanation?, Daily Star, Sudbury, Ontario, 8 July 1947, page 5.

[7] Anonimo, Denver Gapes Skyward To See Flying Saucers, Rocky Mountain News, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

[8] Fenwick W. Robert, “Flying Saucers” Still a Mystery. Army Only Sure Of What They’re Not, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

[9] Anonimo, Disk a Toy?, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 1.

[10] Anonimo, Rhymatorial: Flying Disks, Denver Post, Denver, 8 July 1947. Pag. 8.

[11] Anonimo, “Flying Saucers”,Florence Morning News, South Caroline, 8 July 1948. Pag. 4.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *