Probando el ADN del Bigfoot

Tuve el “ADN del Bigfoot” para probarlo en un laboratorio de gran reputación. Esto es lo que encontré.

Lunes, 1 de julio 2013

Eric Berger

En febrero vapulee la publicación de un trabajo de investigación que pretendía probar la existencia del Bigfoot, proporcionando una secuencia de ADN de la especie.

El documento contenía detalles de ADN de los genomas del “Sasquatch”, que los autores caracterizan como nuevos y no humanos.

Tras la publicación del artículo solicité las opiniones de varios genetistas sobre el trabajo. De la lectura del artículo científico – publicado en una revista que se había iniciado la semana anterior – dijeron que la mejor evidencia no era concluyente.

melbaketchumKetchum

Al resumir mis puntos de vista del trabajo, dirigido por la genetista de Nacogdoches Melba Ketchum, era contundente y brutal:

Si Ketchum realmente tenía algo bueno hubiera co-escrito el paper con científicos de renombre y habría conseguido que el trabajo fuese publicado en una revista científica de renombre. En cambio, está tocando para un público que no entiende cómo funciona la ciencia, que quiere creer que el Bigfoot existe y está dispuesto a enviar su dinero en efectivo para promover sus delirios.

Algo extraño sucedió más tarde esa semana – Ketchum me llamó. Hablamos durante casi una hora, y después de las cosas malas que había escrito sobre su investigación, me impresionó que ella no guardara rencor y, sin embargo, quiso participar conmigo. Fue una conversación buena y constructiva.

Soy ante todo un periodista, y pensé que si había incluso un 1 por ciento de probabilidades de que las pruebas Bigfoot fueran reales, valía la pena mi tiempo para revisar la historia.

Así que acepté ser un intermediario entre Ketchum y un genetista de gran reputación en Texas, en quien yo confiaba y conocí personalmente. También sabía que este genetista era, ante todo, un científico, y si había incluso un 1 por ciento de probabilidad de que la evidencia de Bigfoot fuera real, él querría revisar la historia. -Le pregunté, y él estaba dispuesto a acercarse a las pruebas con una mente abierta.

(¿Por qué estoy manteniendo el anonimato de mi fuente? Debido a que algunos de sus compañeros podrían cuestionar su participación en ese tema, creyendo que es indigno de un valioso tiempo de investigación. Pero no nos engañemos, es un científico de primer nivel en la parte superior de su campo.)

El acuerdo era el siguiente: Me contendría en escribir nada hasta que este genetista tuviera en su laboratorio pruebas de las muestras de ADN obtenidas por Ketchum que eran supuestamente nuevas y de especies no humanas. Si la evidencia respaldaba las afirmaciones de Ketchum, tendría una historia exitosa. Mi fuente genética tendría una mano en la fabricación del descubrimiento científico de la década, o tal vez del siglo. Ketchum sería reivindicada.

En pocas palabras, todos nosotros habríamos sido los ganadores.

Por desgracia, me encontré con mi amigo el genetista la semana pasada y le pregunté sobre el ADN del Bigfoot. Era, me dijo, una mezcla de zarigüeya y otras especies. No el hallazgo del siglo.

Estoy sinceramente muy decepcionado. Un mundo con Bigfoot sería un poco más suave. Un poco más divertido. Pero en mi mundo la ciencia es el árbitro de la realidad.

http://blog.chron.com/sciguy/2013/07/i-had-the-bigfoot-dna-tested-in-a-highly-reputable-lab-heres-what-i-found/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.