La criptozoología obtiene respeto mientras los Bigfooters se portan mal

La criptozoología obtiene respeto mientras los Bigfooters se portan mal

Publicado: 10/09/2013

SharonHill3Sharon Hill

Un nuevo libro es sobre el estudio de los legendarios animales ocultos – Bigfoot, Yeti, Loch Ness Monster, Mokele Mbembe – y está teniendo atención positiva de los medios científicos. ¿Sorprendente? En realidad no. La criptozoología es un tema fascinante que muchos de nosotros no podemos dejar de disfrutar. Nos encanta la idea de que los monstruos todavía andan por ahí en las sombras profundas o bajo el agua. Si bien lo más probable es que el Bigfoot y sus semejantes críptidos no son realidad, ya que son retratados en la cultura pop, la criptozoología es un fenómeno social digno de atención.

AbominableScienceEl libro, Abominable Science: Origins of the Yeti, Nessie and other Famous Cryptids por Daniel Loxton y Donald Prothero es muy diferente de otros libros de monstruos. Usted puede obtener una idea de la calidad del volumen de las críticas en Nature, The Wall Street Journal, The Times de Londres, Discover magazine, etc. aquí. Les gustó el libro. Está muy bien producido, sensato y fácil de leer, y lleno de buena erudición con referencias a las fuentes originales.

¿A quién no les gustaba el libro? A los Bigfooters.

¿Por qué no les gusta? Porque mostró efectivamente agujeros en su idea de la realidad de su amado Bigfoot. Hace evidente el caso de que la práctica actual de la criptozoología popular es una imitación barata de la ciencia. Este libro es un desafío a su estructura. Un revisor incluso ¡demandó al editor que el libro se retire! Otro critica el libroo basado en algunos capítulos y algunos errores posibles sin indicación clara de que leyó el resto. Comentarios reprendiéndolo por eso se encontraron con la respuesta del gallinero: “¿Por qué debo leer este libro yo sé lo que dicen los escépticos no creyentes?”. ¡Hablando acerca de la estrechez de miras! (He hablado de eso antes, este fue un claro ejemplo) Responden con condescendencia y también insultan (refiriéndose a los escépticos como “scoftics”) en lugar de señalar los desacuerdos y proporcionar contra referencias en defensa. Tal vez es porque no tienen una defensa. Ya han pasado más de 50 años. Todavía no tenemos ninguna prueba de Bigfoot en la bolsa. Eso tiene que ser embarazoso. Pero, vaya que se tiran un berrinche al respecto. Este libro tocó un nervio y Loxton y Prothero deben estar orgullosos.

La Bigfootery estos días es muy poco científica, se asemeja a una religión en más de un sentido. Ahí están los sacerdotes y los santos (los TV Squatchers, los autores, y algunos científicos y activistas que promueven la causa), hay reliquias (huellas, muestras de cabello, etc), hay canon cryptozoologico (la película de Patterson- Gimlin, ciertos libros escritos por expertos ya fallecidos) pero sobre todo hay seguidores con fe. Los Bigfooters tienen experiencias que les atribuyen de forma predeterminada a su monstruo preferido – escuchan árboles golpeando y vocalizaciones, tienen piedras lanzadas contra ellos, encuentran estructuras de árbol y ramas rotas que ellos interpretan como una forma de comunicación. Algunos dicen que hay sitios donde habitan los Bigfoots y visitan varias veces y aceptan la comida de los vecinos humanos.

Si eso le suena como pruebas convincentes, deténgase un momento.

Esas son todas historias e interpretación de las observaciones basadas en ilusiones. Nunca hemos encontrado evidencia sólida de un Bigfoot. Pistas, rastros, anécdotas… ¿No debe haber más que eso? Las personas tienen diferentes ideas acerca de qué evidencia es convincente para ellos. Mis expectativas son mucho más altas en respuesta a este reclamo en particular debido a su naturaleza poco plausible. Esta es la razón del porqué los científicos no están demasiado interesados en la caza críptica. La evidencia es débil y explicable por otros medios. Es extremo pensar que si hubiera un nuevo mono por ahí para encontrar en América del Norte, en primer lugar, lo habríamos encontrado hace décadas, y, en segundo, que los científicos no estarían cayendo sobre sí mismos tratando de estudiarlo.

Cuando los pensadores críticos abordan el tema de Bigfoot (o criptozoología en general) con un enfoque en la evidencia, ellos se reúnen con reproche. Estamos desafiando mucho más que sus afirmaciones; desafiamos su creencia. Ellos recurrirán a lo que los literalistas bíblicos hacen con los evolucionistas – que demonizan, nos insultan, mal interpretan, recogen los pequeños errores, y toman las palabras y las ideas fuera de contexto. Crean una posición extrema y disparan hacia abajo (llamado un argumento “hombre de paja”), porque es un juego de poder para hacerlos sentir superiores. (Tenga en cuenta que algunos “escépticos” agresivos harán eso y no es juego limpio en ese caso tampoco.) Al mismo tiempo, que bordean los grandes defectos en sus propias conclusiones.

Blogs Bigfoot y otros foros con temas criptozoologicos suelen ser hostiles a los escépticos, incluso los moderados como yo. Ellos no pueden entender por qué incluso queremos participar ya que vamos a “negar” todo. Vaya, lo siento por estar interesado en el tema y en conseguir una buena respuesta para las experiencias de la gente. Cuestionar no es negar, es pensar.

Uno popular blog de Bigfoot postea cada reclamo loco o un video bajo el título “Bigfoot Evidence”. Reciben cosas sin contenido, los comentarios, que pueden ser exteriormente sexistas y groseros y crudos, están permitidos. Aquellos que contribuyen a este sitio se consideran “expertos” Bigfoot a pesar de que sus calificaciones son poco profundas y cuestionables. Su información viene de un solo lado y no van a reconocer de entrada a los escépticos a menos que tengan la oportunidad de burlarse de ello. (Los mismos métodos exactamente se usan en otros sitios paranormales que se niegan a reconocer las piezas críticas sobre sus temas preferidos. Hmm… ¿Cobarde? Sí. Y yo añadiría, intelectualmente deshonesto.) Se ve que es más rentable, social y económicamente, ser un creyente Bigfoot que un escéptico científico. Aunque me gustaría que eso cambie, no creo que lo haga.

Tenemos todas las razones para cuestionar la evidencia de Bigfoot por ahí. No es buena, es endeble. Oh, claro, un centenar de personas interrumpirá y discrepará. Espero eso. Al igual que Loxton y Prothero esperan un enorme contraataque de la comunidad Bigfoot. Como era de esperar, eso es lo que conseguimos. Estos comentaristas indignados no ofrecen nada nuevo o convincente. Al igual que los viejos argumentos cansados en favor del creacionismo, los Bigfooters tienen sus cuentos y ejemplos favoritos. ¿Por qué estas teorías no han sido apoyadas por evidencia más fuerte con el tiempo? El campo no ha avanzado, a excepción de la popularidad pública. Bigfoot es un icono, una mercancía. Pero todavía no es un animal válido.

¿Está usted en la cerca sobre el Bigfoot, sólo curioseando sobre el tema? ¿Quiere un gran ejemplo de una sólida investigación escrita de una manera entretenida? Hágase con una copia de la Abominable Science y pese eso en contra de lo que se ve en la televisión y en los sitios de Internet a favor de Bigfoot. Tenga en cuenta el tono, el lenguaje y la calidad de los argumentos de cada círculo. Observe la diferencia entre el examen de la evidencia de la materia y tener fe en ella. Hay una brecha enorme y evidente.

http://www.huffingtonpost.com/sharon-hill/cryptozoology-gets-respec_b_3886582.html?utm_hp_ref=weird-news

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.