Milagros del agua

MILAGROS DEL AGUA[1]

Mario Méndez Acosta

Es el agua una sustancia en realidad prodigiosa, y la base de la vida en nuestro planeta. De ella depende la riqueza biótica de la Tierra, la existencia y la salud de cada ser viviente.

La habitabilidad de los planetas se define por la posibilidad de que exista agua en su superficie, en estado líquido, lo que finalmente depende de la distancia que los separe de la estrella en torno a la cual orbitan y de la presencia de una atmósfera gaseosa con una presión mínima capaz de permitir que el agua no se evapore y escape al espacio.

Es, además, el solvente universal que permite a los seres vivos ingerir las sustancias nutritivas y las sales minerales que requieren. La falta de agua es causa de un pronto deterioro e, inevitablemente, de la muerte de todo ser vivo. No es de extrañar, pues, que todas las asombrosas cualidades del agua hayan propiciado una serie de leyendas y consejas sobre supuestos beneficios extraordinarios que puede traer a las personas su consumo sin medida.

Circula con frecuencia en las redes sociales y en los servicios de correo electrónico un consejo, supuestamente medicinal, en el que recomienda consumir todos los días de dos a siete litros de agua, aseverando que ello acarrea beneficios maravillosos a la salud.

La verdad es que el consumo exagerado de agua puede ser perjudicial. Existe un problema de salud llamado intoxicación o envenenamiento por agua, cuya práctica sin vigilancia puede conducir a graves daños en el metabolismo, los cuales son, potencialmente, mortales, según el doctor Juan José Rufilanchas Sánchez, quien asegura que lo peligroso no es la deshidratación, sino la intoxicación por agua. Sabemos que algunos atletas en los certámenes mueren o se colapsan debido a intoxicación por agua. La intoxicación por agua (hiperhidratación o envenenamiento por agua) se produce cuando se desequilibra la cantidad normal de sales en el cuerpo por beber demasiada agua de forma rápida y perderla por el sudor.

Puede ser mortal debido a que perturba el correcto funcionamiento del cerebro. En general, una persona sana no debería tener problemas si bebe menos de 7 litros de agua al día a razón de 1.5 litros por hora.

En la maratón de Boston, del año 2002, a 488 corredores se les sacó sangre antes y después de la carrera, y se vio que la mayor parte de ellos tenían el sodio bajo, es decir, habían bebido demasiada agua; también se observó que quienes colapsaban, así como los que llegaban a la meta presentando pérdida del conocimiento o confusión, no sabían lo que hacían, pues todos ellos tenían intoxicación por agua.

En México fue célebre el caso del agua milagrosa del Tlacote, un rancho en el estado de Querétaro donde había un pozo, cuyas aguas –se afirmó– eran capaces de curar absolutamente todas las enfermedades. En 1991 ante el rancho de Jesús Chain Simón se formaban larguísimas filas de gente a lo largo de la carretera en las que se incluía personas enfermas o que desfallecían, en algunos casos, por la insolación, en espera de tener acceso a un grifo de agua en el cual llenaban cientos de recipientes de plástico que eran vendidos en el sitio. La fama del agua del Tlacote trascendió las fronteras y, en Argentina, al ser decomisado por las autoridades un cargamento del líquido, se ocasionó una manifestación de enfermos en el aeropuerto que reclamaban su liberación inmediata a lo cual accedió el gobierno de Carlos Ménem.

Pero pronto, ante las advertencias de las autoridades de salud, descendió la fama del agua del Tlacote. Jesús Chain falleció en 2004 víctima de cáncer, uno de los males que aseguraba curar el agua de Tlacote, la que ahora se expende como cualquier agua embotellada.

De igual manera ha recuperado notoriedad la noción de que el agua de mar posee propiedades curativas maravillosas. El más célebre representante de esta afirmación es el francés René Quinton, quien a principios del siglo XX creó toda una teoría sobre las propiedades curativas del agua de mar y la utilizó para tratar a muchos enfermos. Este hombre diluía el agua marina con agua destilada y la administraba por vía oral e, incluso, intravenosa.

El agua salada tiene unas ciertas propiedades antisépticas, pero eso no quiere decir que sea capaz de curar enfermedades importantes. Sin embargo, en los primeros años del siglo pasado, sus curas tuvieron buena acogida y su suero fue considerado como un medicamento, a pesar de lo cual, el suero inyectable se prohibió en los años cincuentas, ya que producía más contraindicaciones que beneficios.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, Milagros del agua, Ciencia y Desarrollo, Vol. , No. , México, abril 2011. Págs. .

El día después de Roswell (134)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (134)

Seguimos con la edición del 8 de julio del Spokane Daily Chronicle, de Spokane, Washington. Otra de las notas que aparecen en esta edición es la curiosa petición de un ciudadano de Oakland, Nebraska, a su representante ante el congreso. Le pide un desfile de platos voladores para el siguiente 4 de julio (idea que han de haber tomado los contactados mexicanos que vaticinaron un desfile de platos voladores sobre la ciudad de México, durante la oleada de 1965)[1]:

SpokaneDailyChronicle-8-7-1947nQUIERE FLOTA DE PLATILLOS

 

Washington, Julio 8 (AP) – Tan pronto como alguien capture algunos pocos de esos platillos voladores, el Rep. Stefan (Rep.-Neb.), tiene una petición para ellos.

 

Es de M. L. Rhoads, secretario de la Cámara de Comercio de Oakland, Neb., Stefan está dispuesto a organizar un vuelo de los aviones B29 del Ejército para la celebración del Cuatro de Julio en Oakland.

 

Hoy recibió este telegrama de Rhoads:

 

“Gracias por los aviones del ejército el 4 de julio. Ahora puede enviarnos un vuelo de esos misteriosos platillos voladores”.

Continúa con el anuncio de la oferta de recompensas por un plato volador auténtico[2]:

SpokaneDailyChronicle-8-7-1947eA. R. T. TIENE $ 1000 PARA DAR POR 1 DISCO DE LA VARIEDAD AÉREA

El consejo del Athletic Round Table votó anoche para ofrecer 1000 discos brillantes conocidos como dólares a cualquiera que capture un disco volador y lo arrastre a los cuarteles de A. R. T.

 

Esto sube a $ 3000 las recompensas ofrecidas a través de la nación para los que encuentren un platillo volador. Recompensas de $ 1000 cada una también han sido ofrecidas por E. J. Culligan, presidente de una compañía en Northbrook, Ill., y de la Worlf Inventors’ Exposition de Los Ángeles.

 

El consejo de A. R. T., en la votación de la recompensa de $ 1000, notó que el club usualmente confina sus actividades a cosas atléticas, entonces hizo el siguiente comentario:

 

“El lanzamiento de disco es atletismo. Pensamos que los discos voladores están muy cerca”.

 

La primera entrada al A. R. T. en este Derby de discos no calificó para los $ 1000 de recompensa. Fue una bola mullida redonda de semillas de la variedad de algodoncillo, traída del Post Falls por la Sra. S. A. Bauer, dijeron los oficiales.

 

Mientras tanto una mujer llamó a la oficina editorial del Chronicle para preguntar dónde podría conseguir un disco para obtener la recompensa. Ella declinó dar su nombre “hasta que hablemos algo sobre esos $ 1000”.

 

Lester P. Edge Jr., un veterano de la Fuerza Aérea, informó esta tarde el avistamiento de un vuelo de cinco discos moviéndose sobre la ciudad a gran altura y “más rápido que cualquier jet”.

 

“Los vi desde Mam y Bernard”, dijo. “estaban volando a unos 35,000 pies y muy rápido”.

 

Dijo que eran discos redondos y brillantes.

Un ultimo artículo sobre platos voladores en aquella edición del Chronicle es el cuento de Hal Boyle[3]:

SpokaneDailyChronicle-8-7-1947lESCRIBA “MONTA” EN DISCO VOLADOR Y PASA LA HISTORIA DE CONTRABANDO

 

(Se encontró que el siguiente manuscrito de Hal Boyle, quien fue visto por última vez hace dos días leyendo un ejemplar de “Tom Swift” en la escalinata de la biblioteca pública de Nueva York, en una botella de cerveza en un cochecito de niño en el Parque Central. La botella vacía, al parecer había caído desde una gran altura.)

 

A bordo de un platillo volante sobre Pitcher, Oklahoma – (AP) – No me digas que estos discos voladores son imaginarios. Aquí estoy en medio de uno, enfocando todo el paisaje americano como un boomerang.

 

Estas cosas no son discos o platos en absoluto. Se construyen como un sombrero de vaquero de siete pisos de altura.

 

La razón por la que ustedes gente de abajo han estado en desacuerdo sobre el tamaño es que no han visto todo. Todo lo que han visto es el reflejo de los lados donde están las manchas de la pintura infra invisible de estas enormes naves espaciales, que se quemó al pasar demasiado cerca del sol, en su camino aquí desde Marte.

 

Sí, ¡Marte! Soy un prisionero a bordo de un “platillo volador” modelo 1947 de otro planeta. Me explico.

 

El otro día salí de la biblioteca pública de Nueva York al atardecer, y me dejé caer en un bar tranquilo para tragar una píldora caliente de vitaminas con una botella de cerveza fría.

 

Convertido en gigante

 

Acabando, me dirigí a una figura silenciosa sentada a mi lado – el único cliente en el bar – y casi me desmayé. Vi una cosa de unos ocho pies de altura, cubierta de pelo grueso y verde, con un ojo, como un huevo duro en el centro de la frente y la boca no visible. Estaba desnudo, sus manos que eran tres garras y lo suficientemente grandes para un jardinero central de Brooklyn.

 

Los ojos de color amarillo yema del hombre verde quemaban con un rojo amenazador. Una mano giró uno de una serie de botones en el pecho marcando “jerga estadounidense”, y las palabras silenciosas derivaron hacia mí:

 

“Lárgate, Mac. Pero llévate un poco de cerveza. Vas a ir a un largo viaje”

 

Entonces me encontré levitado y arrojado en la expansión. Hubo un ruido de una puerta al cerrarse y el sentido de elevarse rápidamente en el espacio.

 

Me puse de pie y miré por la ventana – la pintura infra invisible es sólo visible cuando se mira desde el exterior. Manhattan estaba cayendo lejos debajo de nosotros como un pueblo de juguete.

 

“Bueno, ¿qué te parece tu primer paseo en un platillo volador, Orson Welles?” dijo el hombre verde. “Vas en camino a un lugar donde hay más marcianos de los que nunca estuvieron en Nueva Jersey”.

 

“Mira, esto puede ser un platillo volador”, me quejé, “pero yo no soy Orson Welles. Tengo la frente alta por usar un sombrero apretado”.

 

“Entonces, ¿quién es usted?”

 

“Yo soy su primo, Artesian Welles”, repliqué, “¿y quién o qué eres?”

 

“Soy Balmiston X-ray O’Rune de Marte”, dijo el hombre verde, “y probablemente he arruinado mi oportunidad de ganar el sorteo”.

 

“¿Qué sorteo?”

 

“¿Qué?, ¡el centenario sesenta mil del Sorteo de la Búsqueda del Tesoro Universal de Marte!” gruñó enojado el hombre verde. “Esta vez hay 500 naves espaciales compitiendo. Para ganar tengo que traer de vuelta 12 objetos raros, incluyendo a Orson Welles. Ahora alguien me va a vencer. Todo es tu culpa por tener el aspecto de alguien más”.

 

Malhumorado arrojó unos cacahuates a la parte superior de su cabeza. Para mi sorpresa, se abrió y una doble hilera de dientes mordió los cacahuates. Ahora sabía de dónde estaba viniendo su voz.

 

“¿Cuáles son los otros artículos en su lista de búsqueda del tesoro?” Le pregunté.

 

“Oh, ya tengo una rebanada de queso de luna, una chispa ardiente del sol, la huella dactilar de la madre Machree, un disco fonográfico de Gargantua cantando ‘Mammy’, y un anillo de humo de cigarro autografiado por Winston Churchill”, dijo el hombre verde.

 

“Sólo tengo unas pocas cosas por hacer en este país – como la compra de un nuevo automóvil, conseguir una cerveza de níquel y un buen cigarro de cinco centavos, y arrancar un pelo de la ceja de John L. Lewis”.

 

Así que aquí estoy girando este platillo volante de ida y vuelta entre el Bronx, Santa Fe y Seattle. He garabateado esta historia y dos veces traté de contrabandearla en una botella a través del tubo de escape de gravedad. Pero cada vez el verde despertó y me atrapó.

 

De alguna manera me las arreglé para conseguir la botella. Usted debe creer lo que contiene. Cuentos más grandes que éste han salido de botellas de cerveza más pequeñas.

 

Otro de los periódicos de Spokane, The Spokesman-Review, también publicó varios artículos sobre platos voladores en su edición del 8 de julio. El primero sobre el experimento realizado en Sídney[4]:

TheSpokesmanReview-8-7-1947aDICE QUE LOS “PLATILLOS” SON GLÓBULOS ROJOS

 

Copyright por the New York Times

 

Sídney, Australia, Julio 7 – Veintidós estudiantes de la Universidad de Sídney vieron “platillos voladores” hoy. O eso dijeron. Estaban tomando parte de un experimento conducido por el profesor de psicología F. S. Cotton.

 

Frente a 450 estudiantes, el Dr. Cotton sugirió que cooperaran en una prueba como resultado de los informes de que “platillos voladores” han sido vistos en los Estados Unidos. Los estudiantes dejaron la sala de conferencias y el Dr. Cotton los instruyó para mirar al cielo a una milla de distancia, concentrando su visión en un punto fijo mientras permanecían perfectamente quietos.

 

En unos 10 minutos 22 de ellos informaron que habían visto objetos en el cielo. Ellos los dibujaron y describieron. Los objetos eran de forma oval, brillantes y se movían rápidamente. Algunos dibujos mostraban objetos siguiéndose uno al otro en trayectorias curvas. Otros estaban desconectados, algunos tenían colas cortas, y otros más parecían un collar de perlas.

 

El Dr. Cotton dijo que esto era justo lo que esperaba. Declaró que todo era debido al “el efecto de los corpúsculos rojos de la sangre pasando frente a la retina. Este es un efecto muy conocido”, añadió, “y cualquiera que esté interesado puede llegar a sus propias conclusiones”.

Charles Odom, un ex navegante de aviones B-17 tenía su propia teoría sobre los platos voladores[5]

TheSpokesmanReview-8-7-1947bEX NAVEGANTE DA NUEVA TEORÍA DISCO

 

Houston, Texas, Julio 7 (AP) – Un ex navegante de B-17 de las Fuerzas Aéreas del Ejército especuló aquí hoy que los “discos voladores” posiblemente podían ser versiones modificadas de las “bolas de cristal” radio controladas que él dijo que los nazis enviaron al aire sobre Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Charles Odom, de 23 años, quien fue un capitán en el 15th de la Fuerza Aérea y ahora es empleado aquí de Pan American Airways, dijo que las “bolas de cristal” volaban hasta la altura de los bombarderos, donde aparentemente magnetizaban y volaban a lo largo con las formaciones de aviones.

 

A través de aparatos operados electrónicamente, las “bolas de cristal” mientras estaban en medio del aire podían enviar de regreso, a una pantalla de radar en el terreno, la altura, velocidad y otros datos sobre los bombarderos, dijo Odom.

 

El hombre de Houston dijo que él y otros hombres del aire vieron las bolas frecuentemente.

Una historia que no entiendo por qué no pasó a ser parte del folklore de los platos voladores, como el asunto Roswell, que involucraba la caída de un plato volador y la posterior retractación del testigo, apareció en The Spokesman-Review[6]:

TheSpokesmanReview-8-7-1947cHE AQUÍ QUE LOS “DISCOS” ERAN UNA BROMA

 

Los informes de “discos voladores” que comenzaron en el Noroeste, se dispersaron a Houston, Texas, ayer y entonces regresaron a Spokane vía una llamada telefónica para preguntar al oficial comandante del Spokane army air field, Coronel Frank D. Hackett.

 

La Associated Press informó que Norman Hargrave, un joyero, contó a un periódico de Houston que él había encontrado un disco de aluminio flotando cerca de la playa mientras él y su esposa estaban caminando a lo largo. Dijo que era de alrededor de 20 pulgadas de diámetro y seis pulgadas de grueso.

 

Sin embargo, más tarde, él dijo que “fue sólo una broma”.

 

Había descrito el disco como teniendo esta inscripción: “Secreto militar de los Estados Unidos de América, fuerzas aéreas del ejército M4339658. Cualquiera que dañe o revele descripción o el paradero de este misil está sujeto a persecución por el gobierno de los Estados Unidos. Llame por cobrar inmediatamente, LD446, army air forces depot, Spokane, Wash”. En letras grandes, dijo, estaba impreso claramente “no explosivo”.

 

El Coronel Hackett dijo ayer que él no sabía “nada sobre” el informe más que su oficial de relaciones públicas había recibido una llamada del Houston Chronicle sobre el asunto.

 

Dijo que instruyó a su oficial de relaciones públicas para aconsejar al Houston Chronicle que el asunto debe ser referido al F.B.I. local.

 

El Coronel R. W. Warren, oficial comandante de Ellington field, en Houston, dijo que él había sido instruido por oficiales de Washington para investigar. Él dijo que habló con Hargrave y que posteriormente dijo que él “sólo estaba bromeando y no pensó que podría ser usado en el periódico cuando contó del hallazgo del disco”.

Un avistamiento, que posteriormente sería investigado por el Libro Azul, ocurrió en Colfax, Washington y aparece en esa edición del Spokesman-Review[7]. Por cierto, lo que observaron probablemente fueron pájaros.

TheSpokesmanReview-8-7-1947dPLATILLOS VOLADORES VISTOS EN COLFAX

 

Colfax, Washington, Julio 7 – Dos platillos voladores fueron vistos pasando sobre Colfax la tarde del domingo por Gordon Ebbert, su esposa y la Sra. Sam K. Randall. El Sr. Randall que estaba con ellos en el patio de los Ebbert, no pudo ver los misteriosos objetos celestiales, dijo.

 

Como lo contó Ebbert, él vio el primer platillo o disco viniendo del Oeste y lo siguió por aproximadamente ocho segundos antes de que desapareciera en el Este. El siguiente apareció en el Oeste alrededor de unos cinco minutos más tarde, y antes de cruzar la ciudad viró hacia el Noreste fuera de la vista.

 

En perspectiva los objetos voladores de un color blanco plateado eran del tamaño de un globo de juguete. Él fue incapaz de estimar la altura o la velocidad.

 

Más tarde se consiguieron binoculares para esperar más de los platillos, pero ninguno fue visto.

El Spokesman-Review también reprodujo el artículo de Dave Johnson, que refiere su búsqueda de platillos a bordo de una avioneta, en compañía de Kenneth Arnold[8]:

TheSpokesmanReview-8-7-1947eSU EDITOR BUSCA EN VANO DISCO

 

Vuela con piloto que comenzó el asunto de los “platillos”

 

Por Dave Johnson

 

Idaho Statesman Aviation Editor

 

Boise, Idaho, Julio 7 (AP) – Si alguien desea informar que él no ha visto un disco volador yo lo confirmaré por él.

 

Acabo de volver de volar siete horas y media en una ruta de 1,100 millas en busca de algún rastro de los discos, pero no estuve entre los bienaventurados.

 

Yo no vi ninguno, y tampoco lo hizo Kenneth Arnold de Boise, que montó conmigo en el avión del Statesman. Los dos empacamos cámaras con lentes telescópicas y estábamos listos para abrir fuego con la película, si hubiéramos visto a uno de los objetos que han estado manteniendo a la nación en un escándalo por más de dos semanas.

 

Arnold, hombre infeliz, apretó los dientes y gimió casi todo el camino a casa. Él es el único que puede decirse que ha comenzado el tema de los discos, con su informe de nueve de esos objetos girando en torno al monte. Rainier y desapareciendo en las proximidades del monte. Adams en Washington.

 

Alrededor de la planta atómica

 

El “Early Bird” del Statesman voló hacia una buena vista de las Montañas Rocosas canadienses, alrededor de la planta atómica en Hanford y sobre el campo entre el monte. Rainier y el monte. Adams.

 

Seguimos la ruta aérea del capitán E. J. Smith desde Boise a Pendleton con la esperanza de ver algunos de los objetos que él, su copiloto y una azafata de United Airlines informaron la otra noche.

 

En el camino hasta Pendleton, Arnold se echó a reír y dijo: “Piense en todas las personas que hay caminando por las calles buscando a los discos”.

 

Le pregunté qué demonios pensaba que estábamos haciendo.

 

En Yakima, donde comimos el almuerzo en el hangar central, casi tuvimos una convulsión cuando nos enteramos de que un compañero en un P-38, en Montana, reportó haber chocado con un disco a 32,000 enviándolo hacia abajo en giros. Nos dijeron que se suponía que tenía una ampolla de plexiglás en la parte superior.

 

Más tarde nos enteramos de que todo era un engaño.

 

Sin dedos giratorios

 

Le dijimos a la gente en Pendleton, Yakima y Kennewick lo que buscábamos. Me siento orgulloso de ser estadounidense cuando digo eso sin que en ninguna parte tengamos dedos girando en las sienes.

 

Voy a ir al cielo azul mañana. Esta vez me voy solo, porque Arnold, que vende aparatos de extinción de incendios, dice que esta es su mejor temporada y él va a tomar su propio avión a Pendleton. También va a tomar su cámara.

 

Arnold y yo no estamos solos en esta búsqueda del disco. Algunos ciudadanos muy sólidos, incluyendo pilotos de las principales líneas aéreas, llevan prismáticos y cámaras con ellos en la misma empresa.

 

Espero poder informar de mejor suerte mañana. Voy por primera vez alrededor de St. Maries, donde se reportaron discos que han golpeado en una montaña.

 

Luego, alrededor de la montaña, hasta el infinito.

Debajo de este artículo había una nota en la que se informaba que la búsqueda del plato volador caído en St. Maries había fallado[9]:

BÚSQUEDA FRACASÓ

 

St. Maries, Idaho, Julio 7 (AP) – La búsqueda de ocho o más “platillos voladores” que fueron reportados haber aterrizado en el lado de una montaña cerca de St. Maries, Idaho, fue suspendido hoy después que tanto pilotos como una partida sobre el terreno fallaron en encontrar cualquier traza de los objetos.

 

La Sra. Walter Johnson de Dishman había informado que los platillos cayeron el pasado jueves cerca de Butler’s bay en el rio St. Joe seis millas al Oeste de St. Maries.

 

El sheriff Oron L. Thomas, quien dirigió una partida de búsqueda de una docena de voluntarios a la zona, dijo que él estaba seguro de que el distrito fue cubierto perfectamente. Dijo que se sentía satisfecho

 

(Continua en la página 10, columna 7)

 

TheSpokesmanReview-8-7-1947fFALLA LA BÚSQUEDA DEL DISCO DE ST. MARIES

 

(Continua de la página uno)

 

de que no había platillos en la vecindad.

 

Sin embargo, informó que los residentes de ahí contaron una historia similar a la que relató la Sra. Johnson – de que objetos brillantes pasaron por arriba a una velocidad tremenda, bajaron repentinamente y revolotearon como hojas dentro del bosque. El sheriff dijo que los residentes dirigieron su búsqueda a la zona general de un claro que la Sra. Johnson había señalado como una marca.

 

Búsqueda aérea inútil

 

El Coronel Frank Frost, oficial comandante del escuadrón de cazas 116th de la guardia nacional, en Spokane, también voló sobre el área en un P-51 hoy e informó que él “no vio nada”. Una búsqueda aérea similar fue hecha en un avión privado por A. W. Runser, secretario de la Cámara de Comercio de St. Maries.

 

Runser señaló que varios cientos de personas estaban en St. Maries el jueves pasado para una celebración del cuatro de julio y ninguno había reportado haber visto platillos. Dijo que pocos aeroplanos locales estaban volando durante el día pero añadió que ninguno de ellos era brillante.

The Spokesman-Review informaba sobre los planes de patrullaje de diversas zonas del Noroeste de estados Unidos para buscar platos voladores[10]:

SE PLANEAN PATRULLAS

 

Portland, Ore., Julio 7 (AP) – Unidades aéreas de la guardia nacional del Noroeste del Pacífico organizaron hoy un patrullaje de tres estados para buscar “platillos voladores”.

 

El Coronel G. Robert Dodson, comandante del 123vo escuadrón de cazas de aquí, dijo que P-51 equipados con cámaras harán dos vuelos de patrullaje diariamente además de que cada escuadrón mantendrá un avión en 24 horas de alerta para investigar cualquier informe de los misteriosos discos.

 

Dijo que el escuadrón 190vo en Boise, Idaho, podría seguir un esquema similar.

 

Dodson dijo que los escuadrones podrían patrullar áreas donde los discos han sido reportados más frecuentemente. Estas zonas – él las llamó “corredores aéreos” – fueron listadas como:

 

La garganta del río Columbia, donde dijo que los discos fueron informados en vuelos Este a Oeste.

 

La zona costera de Roseburg, Ore., hasta Seattle, Wash, donde se informó vuelos de Sur a Norte.

 

La zona del río Snake, de Lewiston a Payette, Idaho, donde se informaron de vuelos de Sur a Norte.

Había una nota sobre los recientes avistamientos en Massachusetts y Vermont[11]

TheSpokesmanReview-8-7-1947gSE AMPLÍA EL JUEGO

 

Por Associated Press

 

El juego de observar “platillos voladores” se amplió ayer para incluir Massachusetts y Vermont mientras las historias sobre los discos continúan girando tan rápidamente como los objetos mismos.

 

Las explicaciones al fenómeno van de la teoría de que son misiles voladores controlados por radio enviados a las alturas por científicos militares de Estados Unidos, a la sugerencia de que pueden ser simplemente rayos de sol reflejados en los tanques de las alas de los aviones impulsados por jets.

 

A. B. Cross de Chattanooga, Tenn., un relojero de 34 años, anunció que él inventó el platillo volador y lo envió al departamento de guerra en 1943 pero su idea fue rechazada como no práctica “en este momento”.

 

“Platillo” estacionario

 

Más tarde, dijo, comenzó a convencerse de que el departamento desarrolló su plan. Su modelo era impulsado con una banda de hule, dijo Cross, pero él cree que ahora se usa poder atómico.

 

Una mujer de Rutland, Vt., informó que ella y su esposo vieron un objeto brillante en el cielo nocturno que supusieron era un “platillo volador” aunque estaba estacionario.

 

Pero en Cambridge, Mass., un ama de casa dijo que vio “un grupo de platillos voladores blancos, girando alrededor y yendo a una velocidad tremenda”.

 

Los informes de Massachusetts y Vermont subieron a 40 el número

No contamos con el resto del artículo.

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Anonimo, A. R. T. Has 1000 $ 1 Disks To Give For Air Variety, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

Anonimo, Flying Saucers Seen At Colfax, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Former Air Navigator Gives New Disk Theory, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Game Broadens, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Here’s One Time “Disk” Was Joke, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Patrols Planned, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Says “Saucers” Red Corpuscles, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Search Failure, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Anonimo, Wants Saucer Fleet, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

Arnold Kenneth, The Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, Galbraith Marie & Huneeus Antonio, UFO Briefing Document: The Best Available Evidence, Dell Publishing co., New York, 1995. 256 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Birnes William, The UFO Magazine UFO Encyclopedia, Pocket Books, New York, 2004. 384 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Blum Ralph & Blum Judy, Beyond Earth: Man´s Contact with UFOs, Bantam Books, New York, 1974. 248 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Boyle Hal, Scribe “Rides” in Flying Disk and Smuggles Out His Story, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

Brookesmith Peter, Expedientes secretos, Reader’s Digest, México, 1997. 176 s.

Brookesmith Peter, The Age of the UFO, Black Cat, Londres, 1984. 206 s.

Brummett William E. & Zuick Ernest R., Should The Air Force Reopen Project Blue Book?, Air and Staff College of the Air (Force) University, 17 mayo 1974. Disponible en internet en http://www.cufon.org/cufon/afrstdy1.htm

Campagna Palmiro, The UFO Files: The Canadian Connection Exposed, Stoddart, Toronto, 1998. 224 s.

Canadeo Anne, UFO’s: The Fact or Fiction File, Walker and Co., New York, 1990. 174 s.

Chalker Bill, UFO History Keys, Ufologist, July 2006. Artículo en internet, http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

Clark Jerome The UFO Book: Encyclopedia of the Extraterrestrial, Visible Ink Press, Canton, 1998. 734 s.

Clark Jerome, Strange Skies: Pilot Encounters with UFOs, Citadel Press Books, New York, 2003. 254 s.

Clark Jerome, The UFO Encyclopedia: 1st edition: Volume 2 – Emergence of a Phenomenon, Omnigraphics, Detroit, 1992. 434 s.

Clark Jerome, UFO Encounters. Sightings, Visitations and Investigations, Publications International, 1992. 128 s.

Clarke David & Roberts Andy, Flying Saucerers: A social history of UFOlogy, Alternative Albion, Londres, 2007. 244 s.

Clarke David, The UFO Files: The Inside Story of Real Life Sightings, The National Archives, Londres, 2009. 160 s.

Condon U. Edward & Gillmor S. Daniel, Condon Report, Scientific Study of Unidentified Flying Objects, Bantam Books, New York, 1969. 966 s.

Cousineau Phil, UFOs: A Manual for the Millenium, Harper Collins West, San Francisco, 1995. 272 s.

Darling David, The Extraterrestrial Encyclopedia, Three Rivers Press, New York, 2000. 514 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Dennett E. Preston, One in Forty: The UFO Epidemic True Accounts of Close Encounters With Ufo’s, Kroshka Books, New York, 1997. 344 s.

Denzler Brenda, The Lure of the Edge: Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFO’s, University of California Press, Berkeley, 2001. 296 s.

Dolan Richard, UFOs and the National Security State: Volume 1: 1941-1973, Hampton Roads Publishing Inc., 2000. Charlottesville, 2000. 510 s.

Durrant Henry, Le livre noir des Soucoupes Volantes, Volumen 21 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1970. 319 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Evans Hilary & Stacy Dennis, UFO: 1947-1997. Fifty Years of Flying Saucers, John Brown Publishing, Londres, 1997. 272 s.

Fawcett George & Greenwood Barry, Clear Intent. The Goverment Coverup of the UFO Experience, Prentice Hall Inc., New Jersey, 1984. 288 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, Ballantine Books, New York, 1976. 480 s.

Fowler E. Raymond, UFOs: Interplanetary Visitors, Bantam Books, New York, 1974. 392 s.

Frazier Kendrick, Karr Barry & Nickell Joe, The UFO Invasion, Prometheus Books, New York, 1997. 314 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Good Timothy, Above Top Secret. The Worldwide UFO Cover-up, Quill William Morrow, New York, 1989. 592 s.

Good Timothy, Beyond Top Secret. The Worldwide UFO Security Treath, Pan Macmillan, Londres, 1996. 640 s.

Good Timothy, Need To Know: UFOs, the Military and Intelligence, Pegasus Books, New York, 2007. 320 s.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Guieu Jimmy, Black-out sur les Soucoupes Volantes, Fleuve Noir, Paris, 1956. 320 s.

Guieu Jimmy, Les soucoupes volantes viennent d’un autre monde, Fleuve Noir, Paris, 1954. 320 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

Harbinson W. A., Projekt Saucer. The Case for Man-Made Flying Saucers, Boxtree Limited, Londres, 1995. 388 s.

Hesemann Michael & Mantle Philip, Beyond Roswell. The Alien Autopsy Film, Area 51, & the U.S. Government Coverup of UFOs, Marlowe and Co., New York, 1997. 304 s.

http://forteanzoology.blogspot.com/2010/12/muirheads-mysteries-oddity-in-post-war.html

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-31/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-32/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-33/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-34/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-36/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-dadespus-de-roswell-35/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-37/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-38/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-40/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-41/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-42/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-43/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-44/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-45/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-46/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-47/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-48/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-dia-despues-de-roswell-49/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-50/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-51/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-52/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-53/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-54/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-55/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-56/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-57/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-58/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-59/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-60/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-61/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-62/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-63/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-64/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-65/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-66/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-67/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-68/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-69/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-70/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-71/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-72/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-73/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-74/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-75/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-76/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-77/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-78/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-79/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-80/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-81/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-82/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-83/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-84/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-85/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-86/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-87/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-88/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-89/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-90/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-91/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-92/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-93/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-94/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-95/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-96/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-97/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-98/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-99/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-100/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-101/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-102/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-103/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-104/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-105/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-106/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-107/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-108/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-109/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-110/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-111/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-112/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-113/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-114/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-115/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-116/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-117/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-118/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-119/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-120/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-121/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-122/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-123/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-124/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-125/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-126/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-127/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-128/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-129/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-130/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-131/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-132/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-133/

http://ovniparanormal.over-blog.com/ext/

http://project1947.com/index.html

http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.dailykos.com/story/2008/11/15/121835/70/596/661473

http://www.luft46.com/gotha/229vsp60.html

http://www.majesticdocuments.com/documents/pre1948.php

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/docs/1947docpage.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/schulgen.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.majesticdocuments.com/pdf/marshall-pres_24sept47.pdf

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.project1947.com/fig/cicnov47.htm

http://www.project1947.com/fig/horten1.htm

http://www.project1947.com/fig/muroc47.htm

http://www.project1947.com/fig/schulgen.htm

http://www.project1947.com/gr/oct47mystcrash.htm

http://www.roswellfiles.com/FOIA/SchulgenMemo.htm

http://www.roswellfiles.com/storytellers/Friedman.htm

http://www.roswellproof.com/militarydebunk.html

http://www.rr0.org/Documents/Officiels/Analyses.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Allen Joseph, Nouveau rapport sur les Ovni, Belfond, Paris, 1979. 286 s.

Hynek Allen Joseph, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Jacobs David Michael, The UFO Controversy in America, Indiana University Press, Bloomington, 1975. 384 s.

Johnson Dave, Ye Editor Looks In Vain For Disk, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Jiménez Iker, Encuentros: La historia de los ovnis en España, Edaf, Barcelona, 2002. 384 s.

Kanon Gregory M., The Great UFO Hoax, Galde Press Inc., Lakeville, 1997. 224 s.

Keyhoe E Donald, The Flying Saucers Are Real, Fawcett Publications, New York, 1970. 180 s.

Keyhoe E. Donald, Aliens from Space: The Real Story of Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1973. 322 s.

Keyhoe E. Donald, Flying Saucers: Top Secret, G. P. Putnam, New York, 1960. 284 s.

Klass J. Philip, The Real Roswell Crashed Saucer Coverup, Prometheus Books, New York, 1997. 240 s.

Koi Isaac, FBI: “discs recovered”, Air Force “greatly concerned”, “at a complete loss” + more memos, http://www.abovetopsecret.com/forum/thread924183/pg1#pid15876304

Lorenzen Coral & Lorenzen Jim, UFOs: The Whole Story, Signet Books, New York, 1969. 302 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Machlin Milt, The Total UFO Story, Dale Books, New York, 1979. 312 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Peebles Curtis, Watch the Skies! A Chronicle of the Flying Saucer Myth, Smithsonian Institution Press, Washington, 1994. 368 s.

Pflock T. Karl, Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, Prometheus Books, New York, 2001. 332 s.

Picknett Lynn, The Mammoth Book of UFOs, Carroll and Graf Publishers, Inc., New York, 2001. 512 s.

Quintanilla Héctor, UFOs: An Air Force Dilemma, 1974. Disponible en internet, http://www.nidsci.org/pdf/quintanilla.pdf

Randle D. Kevin & Estes Russ, Spaceships of the Visitors. An Illustrated Guide to Alien Spacecraft, Fireside, New York, 2000. 352 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, The Truth About the UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1994. 314 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1991. 198 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Case MJ-12: The True Story Behind the Government’s UFO Conspiracies, Harper Torch, New York, 2002. 312 s.

Randle D. Kevin, Conspiracy of Silence, Avon Books, New York, 1997. 368 s.

Randle D. Kevin, Project Bluebook Exposed, Marlowe and Company, New York, 1997. 288 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust: Beyond Roswell – exposing The Government’s Covert Investigations And Cover-Ups, Avon Books, New York, 1998. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, William Morrow Paperbacks, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Randles Jenny & Hough Peter, The Complete Book of UFOs. An Investigation into Alien Contacts & Encounters, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1994. 364 s.

Randles Jenny & Warrington Peter, Science and the UFOs, Wiley-Blackwell, Oxford, 1985. 224 s.

Randles Jenny, The Little Giant Encyclopedia of UFOs, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 2000. 512 s.

Randles Jenny, The UFO Conspiracy. From the Official Case Files of the World’s Leading-Nations, Barnes and Noble, Incorporated, New Jersey, 1987. 224 s.

Randles Jenny, UFO Study, Robert Hale Ltd., Londres, 1981. 208 s.

Ruiz Noguez Luis, ¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?, Cuadernos de Ufología, No. 6, 2ª Época, Santander, septiembre de 1989, Págs. 87-90. También apareció en Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32. La versión electrónica se encuentra en el siguiente enlace: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/%C2%BFson-los-platos-voladores-simples-moscas-voladoras/

Ruiz Noguez Luis, La farsa ovni, sin publicar.

Ruiz Noguez Luis, Ovnis estrellados en México, Corporativo Mina, México, 1996. 112 s.

Ruppelt Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1956. 318 s.

Ruppelt Edward, Rocket and Missile Firings, White Sands Proving Grounds, lista de enero al 30 de Julio de 1947.

Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Scully Frank, Behind the Flying Saucers, Henry Holt and Company, New York, 1950.

Sellier E. Charles & Meier Joe, UFO, Contemporary Books, New York, 1997. 290 s.

Sheaffer Robert, UFO Sightings: The Evidence, Prometheus Books, New York, 1998. 328 s.

Spencer John & Evans Hilary, Phenomenon. Forty Years of Flying Saucers, Avon Books, New York, 1988. 414 s.

Spencer John & Spencer Anne, Fifty Years of UFOs. From Distant Sightings to Close Encounters, Boxtree Limited, Londres, 1997. 192 s.

Stanton L. Jerome, Flying Saucers: Hoax or Reality?, Belmont Books, New York, 1966. 158 s.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Story Ronald & Greenwell J. Richard, UFOs and the Limits of Science, William Morrow and Co. Inc., New York, 1981. 290 s.

Stringfield H. Leonard, Situation Red: The UFO Siege, Doubleday, New York, 1977. 224 s.

Swords D. Michael, The Roswell Report: A Historical Perspective, J. Allen Hynek Center for UFO Studies, 1991. 146 s.

Tacker Lawrence, Flying Saucers and the U.S. Air Force, D. Van Nostrand Company Inc., New York, 1960. 164 s.

Todd G. Robert, Bill Moore and the Roswell Incident: The True Believers Deceived, The Spot Report, No.7, March 1997.

Trench Brinsley Le Poer, The Flying Saucer Story, Tandem, Londres, 1966. 190 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, New York, 1967. 319 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Moon, Peter Owen Ltd., London, 1954. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

Von Buttlar Johannes, El fenómeno ovni, Plaza Janes, 1983. 254 s.


[1] Anonimo, Wants Saucer Fleet, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

[2] Anonimo, A. R. T. Has 1000 $ 1 Disks To Give For Air Variety, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

[3] Boyle Hal, Scribe “Rides” in Flying Disk and Smuggles Out His Story, Spokane Daily Chronicle, Spokane, Washington, 8 July 1947.

[4] Anonimo, Says “Saucers” Red Corpuscles, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[5] Anonimo, Former Air Navigator Gives New Disk Theory, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[6] Anonimo, Here’s One Time “Disk” Was Joke, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[7] Anonimo, Flying Saucers Seen At Colfax, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[8] Johnson Dave, Ye Editor Looks In Vain For Disk, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[9] Anonimo, Search Failure, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[10] Anonimo, Patrols Planned, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

[11] Anonimo, Game Broadens, The Spokesman-Review, Spokane, 8 July 1947.

Llama diputado a impulsar el “ovni-turismo” en Valle

Llama diputado a impulsar el “ovni-turismo” en Valle

El legislador del Partido Verde señala que habrá que “evocar a los extraterrestres” para detonar el potencial que tiene este municipio en la materia

Cuca Domínguez /Septiembre 18, 2013

JorgeArenaElizondoValle de Santiago, Guanajuato.- El diputado secretario de la Comisión de Turismo del Congreso del Estado, Jorge Arena Elizondo, llamó a activar el “ovni turismo colectivo” en este municipio, por lo que señaló que “habrá que evocar a los extraterrestres” para impulsar este atractivo.

Lo anterior lo señaló durante la reunión la comisión en materia que sesionó en esta ciudad. “Habrá que evocar a los extraterrestres para reactivar el turismo. Como en el caso del área 51 de Estados Unidos”, ya que –agregó- que en el caso de Valle de Santiago “se tiene que ser más analítico porque se puede estar insospechadamente en algunas cosas, no quiero ser específico, pero bien vale la pena impulsar en Valle de Santiago el ovni turismo colectivo”.

Este municipio tiene potencial, dijo y agregó, “alguna gente en los 70´s, 80´s, recuerdo que algo hicieron para evocarlos y eso nos puede tener importantes divisas. Soy finalmente astrónomo por afición y me he metido un poco en eso, no a detalle porque luego se presta a la charlatanería”.

http://www.periodicocorreo.com.mx/comunidades/regionsur/122670-llama-diputado-a-impulsar-el-%E2%80%9Covni-turismo%E2%80%9D-en-valle.html

Tal vez Jorge Arena Elizondo quiere que regresen los viejos tiempos en que Valle de Santiago era la casa de este tipo de basura:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-marcianito-de-la-alberca/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/07/el-pais-de-las-7-luminarias-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/08/el-pais-de-las-7-luminarias-final/

La ley de educación y sus puntos oscuros

IMPACTO AMBIENTAL

La ley de educación y sus puntos oscuros[1]

Juan José Morales

Una hija de aquel gran dirigente sindical y político que fue Valentín Campa, me relató que una vez, siendo niña, cuando llegó a casa muy orgullosa por haber obtenido las más altas calificaciones en su escuela —una escuela pública de la barriada obrera donde vivían—, su padre, tras felicitarla, le dijo: “Mañana, pregunta a tus compañeritos qué desayunaron”.

Cuando supo que la mayoría sólo llevaban en el estómago café negro y tortillas tostadas, o si acaso un pan, entendió que Valentín, sin menoscabar su dedicación al estudio, la había puesto ante la realidad de las desigualdades.

clip_image001La televisión y la mayoría de los periódicos pintan a los maestros como un hatajo de ineptos y holgazanes que se niegan a ser evaluados y en vez de trabajar se lanzan a las calles. Pero hay motivos para que se sientan preocupados y temerosos por las vaguedades y puntos oscuros de la ley del servicio educativo.

Esta anécdota me vino a la memoria a propósito de la evaluación a los maestros, que es el punto central de la llamada reforma educativa. No se puede juzgar con el mismo rasero a maestros que en los lugares donde trabajan cuentan con amplias facilidades para mejorar su preparación académica y mantenerse constantemente actualizados, que a los que residen en sitios donde tales posibilidades son mínimas o ausentes. Tampoco se puede considerar iguales a los alumnos de clase media urbana, bien alimentados, hijos de padres con alto nivel de escolaridad, y a los alumnos de remotas y aisladas escuelas rurales, desnutridos, hijos de campesinos que apenas cursaron unos cuantos grados de primaria.

Ciertamente, la ley del servicio educativo dice que se tomarán en cuenta tales diferencias para juzgar el trabajo docente, pero la experiencia de la Prueba Enlace, uniforme y de aplicación general, no es muy alentadora. Los maestros sienten —y con razón— que todo el tiempo estarán trabajando bajo amenaza de despido, con la espada de Damocles de la evaluación pendiente sobre ellos. Una evaluación ya estipulada en la ley y de la cual depende su futuro, pero de la que hasta ahora nadie ha dicho con exactitud en qué consistirá, de modo que a la larga puede convertirse en cualquier cosa.

La ley dice que “el personal con nombramiento definitivo tendrá garantizada su permanencia en el servicio público siempre y cuando se sujete a los procesos de evaluación del desempeño. Cuando se identifique la insuficiencia en el nivel de desempeño de la función respectiva, el personal de que se trate deberá incorporarse a los programas de regularización que la autoridad educativa determine, que incluirá un esquema de tutoría”. Y si en dos evaluaciones más no logra resultados satisfactorios “en un término no mayor de doce meses”, podrá ser despedido “sin responsabilidad para la autoridad”.

No hay, pues, tal definitividad en sus nombramientos. Podrán ser echados del trabajo en cualquier momento, y la suerte de millón y medio de maestros dependerá de unos personajes, los evaluadores, de los cuales ya se dijo que serán contratados cinco mil pero de los que nada se sabe: qué preparación académica se les exigirá, cómo trabajarán, qué métodos aplicarán, etc. Los evaluadores, dicho sea de paso, sí tendrán garantizado el empleo, puesto que la ley no menciona que serán sujetos a evaluación periódica. Garantizado el puesto también lo tendrán los “tutores”, de los que igualmente se ignora prácticamente todo: sus atribuciones, nivel profesional, grado de autoridad sobre los maestros, responsabilidades, y hasta cuántos serán contratados.

Como se ve, hay mucha vaguedad y muchos detalles oscuros en la ley de educación. Suficientes como para justificar las inquietudes y los temores de los maestros, que con toda razón exigen mayor claridad y que no se les imponga con acciones al vapor como se ha hecho.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 12 de septiembre de 2013