Área de desastre

ÁREA DE DESASTRE

16/9/13

John Harney

InsideTheRealArea51Thomas J. Carey and Donald R. Schmitt. Inside the Real Area 51. New Page Books, 2013.

Incluso las obras de fantasía y ciencia ficción tienen su propia lógica interna, de modo que los lectores puedan disfrutar de las historias mediante el logro de una suspensión de la incredulidad. Muy pocos escritores de libros de ovnis parecen preocuparse por ser lógicos o consistentes, y Carey y Schmitt no están entre ellos.

Este libro trata sobre el incidente de Roswell, no sólo acerca de Wright-Patterson, y el Área 51, como sugiere el título. Se da una breve historia de este centro, pero los autores se refieren principalmente al respecto como el lugar donde se dice que se mantienen los restos de Roswell y los cuerpos de extraterrestres.

El principal problema con la idea de que el incidente de Roswell fue el accidente de una nave extraterrestre, los restos que se han mantenido ocultos desde 1947, es que tiene que ser un hecho aislado. Es por lo menos concebible, si es muy poco probable, que un accidente pudiera ser mantenido en secreto, pero si varios otros dicen que ocurrió entonces no es creíble que la verdad acerca de ellos pudiera estar oculta. El desarrollo y prueba de aviones militares y sistemas de armas en el Área 51, obviamente, pueden ser mantenidos en secreto por los responsables si pueden controlar lo que sucede allí, y la gente que trabaja allí. Sin embargo, si una nave espacial alienígena inspecciona nuestro planeta y ocasionalmente choca, entonces esto puede obviamente suceder en cualquier lugar, en cualquier momento, de manera impredecible. La sugerencia de que cada nación donde un ovni se estrella estaría dispuesta o es capaz de mantener el secreto es completamente absurda.

Al examinar los restos de Roswell supuestamente indestructibles, Carey y Schmitt hacen esta afirmación incomprensible: “Una vez que se dieron cuenta de que los restos eran extraterrestres y no rusos como se pensaba inicialmente, se tomó la decisión de Washington de mantenerlos en secreto del conocimiento no sólo de los rusos (por razones obvias), sino también del pueblo estadounidense”. No explican cómo esto podría ser revelado al pueblo estadounidense y sin que los rusos nunca llegaran a saberlo. Pero tal vez esto es un ejemplo de lo que el difunto James Moseley llamó “lógica platillista”. También no explican cómo los restos de una nave extraterrestre debían tener un notable parecido como a un globo Mogul. Sin embargo, una diferencia, es que algunas personas tardíamente recuerdan, años después de los hechos, que los trozos de escombros eran indestructibles, a pesar de que de alguna manera se habían destrozado cuando o antes de alcanzar el suelo.

Uno de los misterios de la ufología estadounidense es la pregunta de por qué ninguno de sus practicantes nunca tomo en serio a Leonard Stringfield. Él era famoso por contar historias sobre accidentes de ovnis, pero nunca produjo ningún detalle que les permitan ser investigados independientemente. Sin embargo, en este libro se dedica un espacio considerable a sus afirmaciones sin sentido, y es sobre todo él quien dio detalles acerca de un extraterrestre por un médico que presuntamente llevó a cabo la autopsia de uno en Wright-Patterson. Los autores encontraron cuentos similares sobre extraterrestres cautivos allí, casi muertos y, curiosamente, supuestamente emitiendo malos olores a pesar de que se mantenían con conservadores adecuados en recipientes herméticos. No estamos, por supuesto, dado ninguna buena razón para creer cualquiera de esas tonterías, pero al menos no mencionamos la historia del extraterrestre al que le gustaba el helado de fresa.

Los lectores no se sorprenderán al encontrar un ataque sobre el Informe Condon, ya que es muy común en los libros de ovnis para los creyentes. Es atacado empleando los argumentos ilógicos habituales y aseveraciones sin apoyo. Por ejemplo, se nos dice que la Comisión ignoró los mejores informes de los archivos del Libro Azul, a pesar de que registran una mayor proporción de casos sin aclarar que Blue Book. Todo esto fue parte de la conspiración, “un encubrimiento bien coordinado y bien concebido de la verdadera naturaleza de los ovnis”. No, yo no entiendo de lo que están hablando. Creo que significa que Condon no estaba impresionado con las que no se explican. Esto es probablemente porque no eran del todo fiables, debido a detalles tales como pruebas poco fiables y la falta de testigos independientes.

El libro sigue la usual convención extraña de la mayoría de la literatura americana ovni de aparentemente referirse a los informes de ovnis y lo que se debe hacer sobre ellos como un problema puramente americano. No se tiene en cuenta la posibilidad de que si se encuentra que algunos ovnis son reales o probables naves extraterrestres, entonces esto podría ser anunciado por algún país que no sea EE.UU.

Si quieres disfrutar en un verdadero desayuno de perros de un libro ovni, entonces éste es para ti.

http://pelicanist.blogspot.mx/2013/09/disaster-area.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.