Cuentos del Cryptozoologicon: Bunyip

Cuentos del Cryptozoologicon: Bunyip

Por Darren Naish

12 de octubre 2013

Lectores regulares de Tet Zoo (y los oyentes del TetZoo podcast) sabrán que John Conway, C. M. Kosemen y yo estamos a punto de publicar el Cryptozoologicon, una obra bellamente ilustrada que se centra en los críptidos, las criaturas (a veces mundana, a veces extrañas, a veces sin sentido) de la literatura criptozoológica. Estamos casi terminándola y estamos buscando lanzarla pronto… de hecho, hemos creado tanto material que ahora vamos a estar produciendo dos volúmenes. Cryptozoologicon Vol I lanzado en 2013, y Vol. II que seguirá poco después. Manténgase en sintonía.

En artículos anteriores he liberado ilustraciones y el textos de nuestras secciones sobre el Yeti y Megalodon (ver enlaces más abajo). Hoy: ¡Bunyip!

John-Conway-Bunyip-Cryptozoologicon-600-px-tiny-Oct-2013-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyEl críptico Bunyip de John Conway, de Cryptozoologicon pronto-a-ser-lanzado.

Para obtener una versión de mayor resolución de la ilustración que se muestra arriba, haga clic aquí.

Australia es (supuestamente) el hogar de varios animales fascinantes misteriosos, y entre los más famosos está el Bunyip, un monstruo acuático conocido por los blancos desde principios de 1800, pero supuestamente se conoce desde tiempos inmemoriales por los aborígenes. Una de las primeras referencias publicadas del Bunyip (un panfleto publicado en 1812 por James Ives) – en este caso el nombre se escribía Bahnuip – se refiere a él como una criatura como foca negra, que tiene una voz aterradora. Relatos más tardíos en los 1800 comparan a la criatura a un animal como un perro anfibio o un tanto confusamente, lo describen como un ternero grande, peludo o de crin lanuda, cuadrúpedo, a veces visto en la tierra, pero por lo regular anfibio (Healy y Cropper 1994, Heuvelmans 1995). En efecto, el concepto de “Bunyip” pronto se hizo tan vago y amorfo, que hoy en día nadie tiene realmente una idea clara de a qué se parece un Bunyip.

Varios testimonios interesantes (algunos de tan reciente como la década de 1940) se refieren a una criatura anfibia como una foca peluda que vagamente corresponde a la criatura descrita por Ives. Un relato de 1821 ofrece la bestia con un cuello grueso y oscuro de un metro de largo, aletas colgantes (generalmente imaginadas como oídos peludos) en la cabeza, mientras que una descripción de 1872 se refiere a un “perro de agua” negro recubierto de pelo largo brillante, que tiene orejas prominentes. También se informó de animales acuáticos de cuello largo que también han sido reportados como bunyips en ocasiones, y ruidos fuertes también se han atribuido al mismo.

Murray-River-Bunyip-by-Kurruk-1848-320-px-tiny-Oct-2013Representación del Kurruk de 1848 del Murray River Bunyip.

Incluso hay algunas piezas de arte aborigen que se supone representan bunyips. Una especialmente famosa representada en varios libros (que fue creada en 1848 por un artista llamado Kurruk) muestra un cuadrúpedo de cuerpo gordo, de cabeza pequeña, que tiene piernas delgadas y orejas pequeñas. Se ve como un mamífero en forma hipopótamo de algún tipo. Si bien es muy interesante, desde luego, no parece en nada al animal parecido a una foca o una criatura del tipo “perro de agua” a la que se refiere en el párrafo anterior, a pesar de que podría ser tomado como una representación del animal del más robusto del tamaño de becerro que se menciona en algunos relatos y cuentos.

¿Qué es, en todo caso, un Bunyip?

Por alguna razón, no parece haber un núcleo razonablemente de buenos relatos, anatómicamente consistentes del Bunyip, todo ello referido a un pelaje oscuro, cabeza de perro “foca-perro” (para usar el término preferido por Tony Healy y Paul Cropper en su libro clásico de 1994 sobre críptidos australianos). ¿Podrían todas estas descripciones ser de focas o leones marinos fuera de lugar, o grandes ornitorrincos, como han propuesto algunos zoólogos? En otras partes del mundo, las focas son conocidas por haber viajado río arriba más de 1000s de kilómetros (de hecho, hay focas sin litoral, de lago que viven en Asia, Europa y América del Norte). Sin embargo, el pelo hirsuto, orejas colgando y piel oscura que se describen en algunos relatos del Bunyip no recuerdan tanto a ninguna foca conocida, o a cualquier animal conocido.

Diprotodon-skull-John-ONeill-wikipedia-350-px-tiny-Oct-2013Esqueleto de Diprotodon optatum, imagen de John O’Neill, licenciado bajo GNU Free Documentation License , Version 1.2.

Las ideas de los relatos del Bunyip podrían referirse a los últimos especímenes supervivientes del Diprotodon (a menudo fotografiado como parecido a un wombat del tamaño de un rinoceronte) o Palorchestes (un pariente semi-bípedo, vagamente parecido al tapir pariente del Diprotodon) (Flannery y Archer 1990, Heuvelmans 1995) no tiene mucho sentido basado en las descripciones existentes del Bunyip. Por otra parte, la idea de que ese animal podría haber sobrevivido hasta los tiempos modernos no tiene pruebas y no es fácil de tomar en serio.

Por supuesto, existe la posibilidad de que todas los relatos sean patrañas, tal vez simplemente copiadas de las anteriores. Otras explicaciones sugeridas para los avistamientos del Bunyip incluyen avistamientos de grandes peces, cocodrilos e incluso del pato almizclero (Biziura lobata), un gran pato raro que tiene una enorme papada colgando de su mandíbula inferior.

Qué hacemos en el Cryptozoologicon…

La parte de nuestro texto sobre el Bunyip, que no estoy liberando aquí, se refiere a nuestra sección especulativa divertida de lo que podría ser el Bunyip si lo imaginamos como un mamífero descubierto real. Si quieres puedes adivinar qué clase de idea exploramos. Viendo como esencialmente se ha informado bunyips en toda Australia, y desde los lugares templados tanto como a los tropicales, tienen que ser muy bueno en ocultarse de la gente, e incluso viajar a través de la tierra, cuando surge la necesidad. Ambos conceptos se exploran en el arte de John que se muestra arriba: no es una coincidencia que su Bunyip erguido de pie tiene una calidad de árbol sobre él.

Blythe-1977-Fabulous-Beasts-350-px-Oct-2013-Darren-Naish-Tetrapod-ZoologyBestias fabulosas de Richard Blythe, 1977.

Una última cosa. Algo que hemos hecho aquí y allá a lo largo del Cryptozoologicon es hacer gestos deliberados a las obras de arte existentes. Este tipo de cosas son a veces en broma, pero a veces tienen un significado personal que podría ser, o será, perdido por otras personas. ¿Hemos hecho este tipo de cosas con la pintura de John del Bunyip que se muestra arriba? Sí, lo hicimos. Uno de mis libros favoritos de la infancia con temas de monstruo es el maravillosamente ilustrado Fabulous Beasts de Blythe (1977), una recopilación de historias de monstruos de la mitología, la leyenda y la ficción. El libro fue ilustrado por Fiona French y Joanna Troughton.

Aunque me encantó el libro, algunas partes de él me dieron un miedo de mierda. En cuanto a esos mismos bits ahora, mi temor era muy irracional, pero esa es la naturaleza del miedo infantil. Una historia – titulada The Bunyip and the Black Swans of Australia – relata una historia en la que algunos cazadores traen un bebé Bunyip capturado de regreso a su pueblo. La otra gente protesta, para todos ahora están sin duda condenados. Efectivamente, la madre del Bunyip y miembros compañeros de la manada llegan en una gran ola de marea, las aguas encantadas hacen que los habitantes del pueblo, por su mala suerte, se conviertan en cisnes negros. Los que evitan ser tocados por el agua son llevados fuera y devorados por los bunyips adultos enojados. La historia no me molestó mucho, pero la ilustración sí – ¡argh, aterradores, perritos bunyips en forma de hoja! Las páginas que ofrecen esta ilustración me asustaron tanto (yo habría tenido 7 años de edad o menos) que iba a saltar sobre ellas cuando miraba el libro. Véalo por usted mismo… aterrador, ¿no?

Bunyips-Blythe-1977-Fabulous-Beasts-600-px-tiny-Oct-2013-Tetrapod-ZoologyLas aterradoras páginas Bunyip de Fabulous Beasts de Blythe 1977. Ilustración de Fiona French o Joanna Troughton.

No, por supuesto que no. De todos modos, el punto es que estos bunyips como perros, de pelaje hirsuto eran lo que teníamos en mente cuando John creó la brillante imagen que se ve arriba. En pocas palabras, los que conocen las bestias fabulosas podrían reconocer la versión de John del Bunyip como una especie de homenaje a la versión ilustrada en Blythe (1977).

Para anteriores artículos de Tet Zoo en Cryptozoologicon y en varios otros de los temas mencionados en este artículo (como marsupiales diprotodontian), ver…

Marsupial tapirs, diprotodontids, wombats and others: the vombatiform radiation, part II

Tales from the Cryptozoologicon: the Yeti

Tales from the Cryptozoologicon: Megalodon!

 

The Cryptozoologicon – by John Conway, C. M. Kosemen and Darren Naish – is due out later in 2013 and will be published by Irregular Books. Follow @IrregularBooks on twitter.

Refs – –

Blythe, R. 1977. Fabulous Beasts. Macdonald Educational, London.

Flannery, T. & Archer, M. 1990. Palorchestes. Large and small palorchestids. In Rich, P. V. & van Tets, G. F. (eds) Kadimaka. Extinct Vertebrates of Australia. Princeton University Press (Princeton, New Jersey), pp. 234-239.

Healy, T. & Cropper, P. 1994. Out of the Shadows: Mystery Animals of Australia. Ironbark (Chippendale, Australia).

Heuvelmans, B. 1995. On the Track of Unknown Animals. Kegan Paul International, London.

Acerca del Autor: Darren Naish es un escritor de ciencia, editor técnico y palaeozoólogo (afiliada a la Universidad de Southampton, Reino Unido). Él trabaja principalmente sobre los dinosaurios del Cretácico y pterosaurios, pero tiene un gran interés en todas las cosas tetrápodas. Entre sus publicaciones se pueden descargar en darrennaish.wordpress.com. Él ha estado blogueando en Tetrapod Zoology desde 2006. Echa un vistazo al podcast Tet Zoo en tetzoo.com

http://blogs.scientificamerican.com/tetrapod-zoology/2013/10/12/tales-from-the-cryptozoologicon-bunyip/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.