El Presidente Mao inventó la medicina tradicional china. Pero él no creía en ella

El Presidente Mao inventó la medicina tradicional china. Pero él no creía en ella.

22 de octubre 2013

Por Alan Levinovitz

131022_MEDEX_ChairmanMao.jpg.CROP.promo-mediumlargeEl Presidente Mao Zedong (izquierda) y el Vicepresidente Lin Biao reconocidos al ondear “pequeños libros rojos” por una multitud en China.

Foto: Keystone / Getty Images

En caso de que se lo haya perdido, del 7 al 13 octubre fue designada como la semana de la Medicina Naturopática, de acuerdo con una resolución del Senado por la senadora Barbara Mikulski y aprobada por el Senado con el consentimiento unánime. Entre las razones del Senado citó:

Los naturópatas pueden ayudar a hacer frente a la escasez de médicos de atención primaria en los Estados Unidos.

La profesión de la medicina naturopática se dedica a proporcionar servicios de salud a las poblaciones marginadas.

La medicina naturopática ofrece a los consumidores en los Estados Unidos de más posibilidades de elección en el cuidado de la salud.

Mikulski y el resto del Senado se sorprenderán al saber que estaban repitiendo justificaciones con60 años de la medicina china formuladas por el Presidente Mao. Sin embargo, a diferencia de Mikulski, Mao no se hacía ilusiones de que la medicina china -un componente clave de la educación naturopática – trabaja efectivamente. En The Private Life of Chairman Mao, Li Zhisui, uno de los médicos personales de Mao, relata una conversación que tuvieron sobre el tema. Entrenado como un MD en la medicina occidental, Li admitió estar desconcertado por los antiguos libros de medicina china, especialmente sus teorías relacionadas con los cinco elementos. Resulta que su empleador también los encontraba inverosímiles.

131022_MEDEX_BarbaraMiluski.jpg.CROP.promo-mediumlargeLa senadora Barbara Mikulski el 8 de junio de 2011, en Washington.

Foto de Leigh Vogel / Getty Images

“A pesar de que creo que hay que promover la medicina china”, le dijo Mao: “Yo personalmente no creo en eso. Yo no tomo la medicina china”.

El apoyo de la medicina china de Mao fue inspirado por la necesidad política. En un discurso de 1950 (que sin querer hizo eco de las preocupaciones del Senado sobre “prestación de servicios de salud a las poblaciones marginadas”), dijo:

Los equipos de trabajo de salud de nuestro país son grandes. Tienen que ocuparse de más de 500 millones de personas (incluyendo) jóvenes, viejos y enfermos… En la actualidad, los médicos de la medicina occidental son pocos, por lo que las grandes masas de la población, y en particular los campesinos, se basan en la medicina china para tratar la enfermedad. Por lo tanto, tenemos que luchar por la unificación completa de la medicina china. (Traducción de Kim Taylor de Chinese Medicine in Early Communist China, 1945-1963: A Medicine of Revolution)

Para Mao, así como para el Senado, la política de atención de la salud también refleja la ideología nacional. Si bien la resolución del Senado elogió la naturopatía como que proporciona a los “consumidores” con “más opciones” (¿Hay algo más americano que eso?), Mao destacó “la unificación completa”, una gran síntesis dialéctica marxista de la medicina china y la medicina occidental. “Esta Medicina Única”, se alegró el presidente de la Asociación Médica de China en 1952, “poseerá una base en las ciencias naturales modernas, habrá absorbido lo antiguo y lo nuevo, lo chino y lo extranjero, todos los logros médicos y será laNueva Medicina China”.

El público objetivo de esta reforma médica propagandista no era sólo nacional. Gracias a la visión romántica soñadora del misterioso Oriente de los occidentales, la medicina china se levantó para mejorar las relaciones internacionales. Un informe de 1955 de la Asociación Médica de China declaró con orgullo:

Nuestra medicina antigua es… el tema de interés del mundo de la medicina en los países capitalistas. Expertos soviéticos una vez especialmente invitaron al profesor Li Tao a dar una conferencia sobre la historia de la medicina china, pero una delegación de representantes médicos franceses (también) invitaron a los dos viejos chinos médicos practicantes Shi Jinmo y Yuan Hechai a una discusión. Estas son todas las pruebas de la importancia que las naciones extranjeras dan a la medicina china.

Pero la medicina china exportada presenta una tarea formidable, sobre todo porque no había tal cosa como “medicina china”. Durante miles de años, las prácticas de la curación en China habían sido muy peculiares. Los intentos de institucionalización de la educación médica fueron infructuosos, y la mayoría de los médicos sacaron a voluntad en una mezcla de demonología, astrología, teoría del yin -yang de cinco fases, los textos clásicos, la sabiduría popular y la experiencia personal.

Mao sabía cómo la medicina sería poco atractiva para la mente empírica de los occidentales. Lo sabía porque también era poco atractiva para los chinos empíricamente afines.

En 1923 , Lu Xun, el más famoso hombre de letras de China, que refleja críticamente las visitas de su padre a un médico chino, visitas que llevaron a la quiebra a su familia y no produjeron resultados. “Todavía recuerdo la discusión del médico y la prescripción”, escribió Lu, “y si comparo con mis conocimientos de ahora, poco a poco me doy cuenta de que los médicos chinos no son más que un tipo de estafador, ya sea intencional o no, y me solidarizo con las personas enfermas y sus familias engañadas”.

131022_MEDEX_ChinatownPharmacy.jpg.CROP.promovar-mediumlargeUna farmacia china en Vancouver, Canadá.

Foto por einstraus / Flickr a través de Creative Commons

Hay quienes culpan el escepticismo de Lu a la educación médica de estilo occidental que recibió en Japón. Cuidando correctamente el etnocentrismo, algunos eruditos han sugerido que los juicios negativos acerca de la medicina china resultan de la mala aplicación de las críticas “occidentales” en el “Este”. En palabras de la antropóloga Judith Farquhar: “Las normas de la argumentación por la que juzgamos nuestras propias explicaciones más rigurosas no pueden aplicarse a la medicina china”.

Pero esto produce una imagen absurda de China como un lugar misterioso donde la lógica no se aplica y no debería aplicarse. En realidad, el escepticismo, el empirismo y la lógica no son puramente occidentales, y deben sentirse libres de aplicarlos a la medicina china.

http://www.slate.com/articles/health_and_science/medical_examiner/2013/10/traditional_chinese_medicine_origins_mao_invented_it_but_didn_t_believe.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.