La Teoría de la Conspiración es un engaño que salió mal

La Teoría de la Conspiración es un engaño que salió mal

Por Victor Navasky

17 de noviembre 2013

Era el año 1967; Vietnam tenía gran influencia, y una mañana el Times publicó una noticia acerca de cómo el mercado de valores había caído a causa de lo que el artículo llamó un “peace scare”. En ese momento, yo ingenuamente creí que la perspectiva de la paz sería tan bienvenida en Wall Street como en las oficinas de alquiler de Greenwich Village donde trabajé como editor de Monocle, una revista indigente de sátira política (nuestro lema: “En el país de los ciegos, el tuerto es rey”)

ConspiracionesIronMountainHablando de esto con mis compañeros editores, Marvin Kitman y Richard Lingeman, nació la idea para The Report From Iron Mountain: Supongamos que fantaseamos, que el presidente nombra a un grupo de trabajo de expertos para planificar la transición de una economía de guerra, y el grupo de trabajo llega a la conclusión de que no podíamos permitirlo porque toda nuestra economía se basa en el gasto militar.

Nuestro propósito: centrar la atención en la dependencia de la economía de EE.UU. en la guerra o la amenaza de guerra. Nuestro método: inventar una invención literaria, un relato de las supuestas maquinaciones secretas del gobierno. Para darle credibilidad, necesitaríamos una editorial ultra respetable dispuesta a seguir el juego. Por suerte para nosotros, en Dial Press encontramos un editor inconformista, Richard Baron, quien estaba listo para listar el libro como un hecho y no ficción, y cuyo editor en jefe fue E. L. Doctorow.

Tuvimos igual suerte con nuestra elección de autor: el colaborador de Monocle Leonard Lewin, quien tomó la posición no irrazonable de escribir la historia en forma de un informe anulado, que tenía que haber un informe anulado, por lo que procedió a escribirlo, por el camino de la jerga de la parodia y teniendo cuidado de que prácticamente la totalidad de las notas se refirieran a fuentes reales, aunque esotéricas.

El resultado: Cuando se publicó el libro, el Times publicó un artículo de primera página manejando la posibilidad de que este engaño fuera un informe real del gobierno. Iron Mountain golpeó la lista de bestseller y fue reeditado en quince idiomas, y cuando el economista John Kenneth Galbraith (en el engaño desde el principio), lo revisó bajo un seudónimo para el Washington Post, testificó “la validez de sus conclusiones”, y agregó: “Mis reservas sólo se refieren a la conveniencia de entregarlo a un público evidentemente no condicionado”. La consecuencia: Galbraith fue revelado como el autor de la revisión. Acusado de haber escrito el informe, dijo, “Esto sólo podría haber sido escrito por una de dos personas Dean Rusk o Clare Boothe Luce”. Nada de esto afectó las ventas.

Cinco años más tarde, Lewin escribió un ensayo para The New York Times Book Review confesando todo, y eso, pensamos, habría sido todo. Hasta que Lewin descubrió, a mediados de los años ochenta, que el Liberty Lobby derechista reprodujo y distribuyó miles de copias sin su permiso, pensando que el informe era un documento auténtico del gobierno. Lewin demandó, basado en la infracción del derecho de autor, y ganó un acuerdo, cuyo resultado fue que miles de ejemplares de la edición pirata terminaron en su sala de estar. Más tarde, en 1995, The Wall Street Journal publicó un artículo de primera plana sobre cómo los miembros de la milicia de Michigan y otros grupos de extrema derecha consideran el libro como “una especie de biblia”. Y cuando Lewin o yo o mis compañeros editores de Monocle nos preguntaban al respecto y afirmábamos por enésima vez que el libro era un engaño, los verdaderos creyentes citaban nuestras negaciones como “prueba” de que de hecho éramos parte de la conspiración.

http://nymag.com/news/features/conspiracy-theories/iron-mountain-hoax/

Dossier Teorías de la conspiración New York magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.