Vidas anteriores

VIDAS ANTERIORES[1]

Mario Méndez Acosta

Multitud de personas, inconformes con el exiguo plazo de existencia que nos concede la naturaleza en la tierra, mantienen una fe ciega en la reencarnación, aunque aparentemente sostengan una religión incompatible con tal planteamiento.

En apoyo a esa hipótesis se ha elaborado el argumento de que bajo hipnosis es posible recordar vidas anteriores, y muchos terapeutas usan el llamado método de la regresión hipnótica para tratar de aliviar a sus pacientes de algunos malestares psicológicos, haciéndolos enfocar sus problemas como si fueran el resultado de traumas, faltas o errores cometidos en alguna existencia anterior.

Se han examinado varios casos de personas que aseguran recordar una existencia previa pero, sin excepción, se ha visto que los sujetos pudieron obtener la información resultante de sus regresiones, en experiencias vividas en su actual existencia. En ningún caso se ha podido comprobar que una persona sea capaz de recordar un idioma desconocido, o bien información histórica consistente novedosa y verificable del periodo histórico en el que pretende haber vivido.

Clínicamente se ha demostrado que los recuerdos del ser humano, tanto a corto como a largo plazos, se almacenan en el cerebro a través de medios materiales, como son los impulsos electroquímicos entre las neuronas o bien mediante recursos puramente químicos. También se ha comprobado que la memoria de todo tipo se aniquila con la destrucción traumática de tales archivos materiales; es decir, no se ha podido demostrar la existencia de una memoria inmaterial paralela que pudiera heredarse a una encarnación posterior del individuo. Por otro lado, está el hecho cotidiano de que ordinariamente nadie puede recordar tales existencias previas. No obstante, se han llevado a cabo experimentos clínicos controlados, con un número significativo de sujetos para poner a prueba la hipótesis de que bajo hipnosis se pueden experimentar regresiones a vidas anteriores.

También se ha demostrado que aun la misma regresión hipnótica a etapas de la infancia de los individuos así tratados presenta un gran componente confabulatorio del sujeto; es decir que él mismo inventa o fantasea acerca de la forma como debería expresarse o sentir un niño pequeño. Barber, Spanos y Chaves documentan, en un estudio de 1974, cómo es que los sujetos en regresión no presentan una recuperación real de las características cognoscitivas, perceptivas o emotivas de un infante normal.

Uno de estos investigadores, el psicólogo clínico Nicholas P. Spanos, de la Universidad Carleton en Ottawa, Canadá, llevó a cabo un experimento muy revelador sobre el pretendido recuerdo de vidas anteriores bajo hipnosis. Se pusieron a prueba 110 sujetos para determinar su sensibilidad a la sugestión hipnótica. Se les aplicó la técnica de regresión, sugiriéndoles retroceder en el tiempo hasta antes de su nacimiento, y se les solicitó que describieran dónde estaban y quiénes eran. Treinta y cinco de ellos reportaron hallarse en una vida anterior; todos aseguraban ser personas distintas que vivían en otra época, siendo sus descripciones muy vívidas.

Se notó que la mayor parte de estas personas creían previamente en la reencarnación. Casi todos referían que, en esa vida pasada, poseían el mismo estado social, sexo, edad y raza a los que en realidad pertenecían y, sin excepción, afirmaban que su personalidad pasada vivía en alguna sociedad occidental.

En una segunda prueba, con un número equivalente de sujetos, se dividió a éstos en dos grupos: uno de control, a cuyos miembros no se les diría nada antes de la regresión, mientras a los integrantes del otro se les proporcionó una sugestión adicional, aclarándoseles la posibilidad de que las personas en regresión se hallaran ocupando cuerpos de otro sexo, raza o estado social, y era muy probable que pudieran haber formado parte de una cultura exótica. Después del experimento, resultó que los sujetos del grupo de la sugestión adicional reportaron una o más características sobre las que se les había advertido, ubicándose en lugares exóticos y bajo condiciones sociales muy distintas a las suyas.

A continuación se preguntó a estos sujetos si podían proporcionar datos históricos sobre la época en que aseguraban haber vivido. La mayoría incurrió en un alto porcentaje de datos erróneos que sería imposible cometer de haber existido realmente en la época y el lugar en cuestión. Por ejemplo, uno aseguraba haber sido piloto de guerra japonés durante la Segunda Guerra Mundial, pero desconocía el nombre de su emperador y aseguraba que 1940 era un periodo de paz para Japón (Japón estaba en guerra contra China, Inglaterra, Holanda y Australia, aunque no todavía con los Estados Unidos). Otro sujeto aseguró ser Julio César, emperador de Roma, y haber vivido en el año 50 de nuestra era. Pero César nunca fue coronado emperador y murió en el año 44 antes de Cristo. Además, en esa época nadie pudo haberse referido al año en curso como 50 después de Cristo, sino como se acostumbraba en la era romana, cuya cuenta parte de la fecha de la fundación de Roma. Esta persona comentó que había estudiado con interés la historia de la Roma antigua.

Así, se concluyó que las descripciones de vidas pasadas, obtenidas de sujetos bajo hipnosis, no son otra cosa que construcciones de la fantasía de personas con imaginación fértil, dispuestas a confabularse con gusto tanto en situaciones ficticias estimuladas por la hipnosis regresiva como en el convencimiento de olvidar dicha cooperación.

En todos los casos los sujetos estaban auténticamente convencidos de que habían visitado una existencia previa. Aunque ninguno, desde luego, pudo recordar el idioma que empleaban o, al menos, un solo término usual del mismo.

Sin duda, la mente humana es maravillosa, pero sobre todo por sus capacidades de crear mundos imaginarios.

BIBLIOGRAFÍA

Barber, Theodore X., Spanos, Nicholas P., and Chaves, John F. (1974) Hypnosis, Imagination, and Human Potentialities. Pergamon.

Spanos, Nicholas. “Past-life Hypnotic Regression: A Critical View”, Skeptical Inquirer

12, no.2 (Winter 1987-88) 174-180.


[1] Publicado originalmente como Méndez Acosta Mario, Vidas Anteriores, Ciencia y Desarrollo, Vol XXX, No. 176, México, mayo/junio 2004. Págs. 62-63.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.