La dorada mediocridad

LA DORADA MEDIOCRIDAD[1]

Mario Méndez Acosta

Una de las recetas más efectivas en el ámbito científico es el llamado principio de la mediocridad usado sobre todo en las ciencias naturales. No pretende, a pesar de su nombre, hacer juicio alguno de valor sobre lo que se aplique; el término “mediocridad”, en el lenguaje ordinario, implica un enjuiciamiento negativo, ya que denota una falta de deseo de superarse en las acciones o el comportamiento de aquel o aquellos a quienes se aplica; pero en el mundo natural, mediocridad implica sobre todo falta de elementos que permitan destacar o distinguir una situación como algo especial o extraordinario.

El principio de mediocridad ha permitido obtener información importante acerca de la naturaleza del universo. En el caso de la astronomía, permite decidir, por ejemplo, que la situación de la Tierra en nuestro sistema solar, y a su vez la de éste en nuestra galaxia, no tienen nada de particular y que, por lo tanto, es posible esperar que en otros lugares existan otros planetas similares y otros sistemas planetarios equivalentes. Brevemente, el principio de la mediocridad señala que no vivimos ni en un lugar especial, ni en un tiempo especial, y así podemos esperar que en el pasado, en el futuro y en las regiones más lejanas del cosmos, prevalezcan condiciones equivalentes a las que nos rodean, y rijan ahí las mismas leyes naturales con las mismas constantes físicas.

El principio de la mediocridad es tal vez el argumento más convincente que hay para seguir con los programas de busqueda de inteligencia extraterrestre. Estos programas intentan detectar, en los millones de estrellas situadas cerca de nuestro Sol, alguna evidencia de que alguien use señales de radio de origen artificial, lo cual revelaría la existencia de alguna civilización extraterrestre avanzada. El principio de la mediocridad nos dice que nuestra existencia no tienen nada de especvial y que por lo tanto debería haber infinidad de civilizaciones tecnológicas en cualquier lugar del cosmos tal como ocurre en nuestra galaxia en condiciones de habitabilidad y disponibilidad de tiempo para que funcione el proceso evolutivo.

No obstante, aunque los programas de búsqueda han funcionado ya por más de cuarenta años, no se ha posido encontrar ningún indicio de que, en otro sitio de nuestra galaxia, la Vía Láctea, alguien esté utilizando señales electromagnéticas como las de radio para comunicarse, y ello entra en aparente contradicción con el principio de la mediocridad que permitió establecer las bases de la física contemporánea. ¿Por qué la esfera celesta no se ve pletórica de señales de radio de las millones de civilizaciones que deberían ya haber evolucionado en la Vía Láctea o en las galaxias más cercanas? La clave está en considerar con cuidado lo que implica en verdad el principio de la mediocridad. Si señalamos que en cualquier otro lugar, en donde se presenten las condiciones que rigen aquí en la Tierra, debería surgir pronto una civilización tecnológica capaz de usar el radio, el meollo del asunto esta en definir bien esas condiciones.

El surgimiento de nuestra especie tomó aproximadamente cuatro mil millones de años desde que la vida apareció en el planeta. La vida en si apareció más o menos rápidamente después del enfriamiento de la Tierra, pero todo indica que ello fue facilitado por la existencia de mareas causadas por el hecho de que tenemos una luna de gran tamaño, en comparación con el tamaño de la Tierra o bien porque existe en nuestro planeta un mecanismo llamado tectónica de placas, causante de que las placas continentales se desplacen y así surjan fisuras en el fondo del mar, donde propician una fuente de calor muy favorable al surgimiento de la vida.

La vida ya era lo suficientemente compleja como para que hubiera surgido una especie inteligente hace unos 300 millones de años; sin embargo, ello no sucedió sino después de presentarse varios acontecimientos fortuitos, como por ejemplo, la extinsión de los dinosaurios por causa del impacto en la Tierra de un gigantesco meteorito. Si ello no hubiera ocurrido, los mamíferos no se hubieran convertido en el orden zoológico dominante.

Una serie de cambios climáticos fortuitos y quizá difíciles de repetir, propiciaron que un cierto tipo de primates, alejados del medio ambiente para el que estaban perfectamente adaptados, tuvieran que desarrollar algo llamado inteligencia para sobrevivir en condiciones muy cambiantes y hostiles.

Si el planeta hubiera mantenido las agradables condiciones que mostraba hace unos treinta millones de años, nosotros todavía viviríamos en las copas de los árboles, alimentándonos de sabrosos frutos, sin necesidad de bajar al suelo a enfrentarnos con depredadores y sin vernos obligados a cambiar nuestra dieta para incluir la proteína de la carne, lo que nos obligó a aprender a cazar con armas y herramientass.

El principio de la mediocridad, para el caso de nuestra evolución, debe entonces expresarse de esta manera: “en todos los mundos situados en una órbita adecuada alrededor de su estrella, en los cuales exista una luna que cause mareas en los oceanos; donde haya además tectónica de placas, causante de que se modifiquen los continentes a lo largo del tiempo geológico; en donde regularmente desaparezcan –por causa de desastres naturales- las especies dominantes demasiado especializadas, y en donde, finalmente, surja un ser con la capacidad de manipular objetos y comunicarse entre su grupo, transmitiendo conceptos complejos, en esos planetas surgirá, tarde o temprano, una civilización tecnológica capaz de desarrollar la comunicación por radio”.

Este nuevo conjunto de condiciones hace que el número esperado de civilizaciones en la galaxia, o en el mismo universo, sea extremadamente reducido. Prácticamente, según los más severos analistas, ese número en la galaxia, y tal vez en el cosmos visible, sea, en este momento, de cero. Resulta así que sí somos algo especial, por lo que debemos tomar medidas para no arruinar nuestras perspectivas como un factor de cambio en el cosmos futuro.


[1] Publicado originalmente como: Méndez Acosta Mario, La dorada mediocridad, Ciencia y Desarrollo, Vol. XXX, No. 175, México, marzo/abril, 2004. Págs. 54-55.

El día después de Roswell (143)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (143)

SaltLakeDeseretNews-9-7-1947The Deseret News, de Salt Lake City, publicó en su primera página el dibujo de un plato volador con el siguiente pie de foto:

Aquí está el platillo volador para acabar con todos los platillos voladores – Aquí está el platillo volador según la interpretación del artista después de escuchar los últimos informes de “testigos”. Este platillo tiene todo incluso la cabina y un hombre de Marte en la carlinga. – (International)

En el Evening Courier, Prescott, Arizona[1], también se publicó el cuento de Hal Boyle (la primera abducción registrada)

EveningCourier-Prescott-Arizona-9-7-1947aBOYLE RELATA EXPERIENCIAS COMO PRISIONERO EN DISCO VOLADOR

 

(El siguiente manuscrito de Hal Boyle, quien fue visto por última vez hace dos días leyendo una copia de “Tom Swift” en las escaleras de la Biblioteca Pública de Nueva York, fue encontrado en una botella de cerveza en una carriola de bebé en Central Park. La botella vacía aparentemente había caído de una gran altura).

 

Por Hal Boyle

 

A bordo de un platillo volador sobre Pitcher, Okla., (AP) – No me digan que estos discos son imaginarios. Aquí estoy en medio de uno, volando como un bumerang alrededor del paisaje americano.

 

Estas cosas no son completamente discos o platillos. Están construidos como un sombrero de cowboy de siete pisos de altura.

 

La razón por la que ustedes gente de abajo han estado en desacuerdo sobre el tamaño es que no han visto todo. Todo lo que han visto es el reflejo de los lados donde están las manchas de la pintura infra-invisible de estas enormes naves espaciales, que se quemó al pasar demasiado cerca del sol, en su camino aquí desde Marte.

Sí, ¡Marte! Soy un prisionero a bordo de un “platillo volador” modelo 1947 de otro planeta. Me explico.

 

El otro día salí de la biblioteca pública de Nueva York al atardecer, y me dejé caer en un bar tranquilo para tragar una píldora caliente de vitaminas con una botella de cerveza fría.

 

Acabando, me dirigí a una figura silenciosa sentada a mi lado – el único cliente en el bar – y casi me desmayé. Vi una cosa de unos ocho pies de altura, cubierta de pelo grueso y verde, con un ojo, como un huevo duro en el centro de la frente y la boca no visible. Estaba desnudo, sus manos que eran tres garras y lo suficientemente grandes para un jardinero central de Brooklyn.

 

Los ojos de color amarillo yema del hombre verde quemaban con un rojo amenazador. Una mano giró uno de una serie de botones en el pecho marcando “jerga estadounidense”, y las palabras silenciosas derivaron hacia mí:

 

“Lárgate, Mac. Pero llévate un poco de cerveza. Vas a ir a un largo viaje”

 

Entonces me encontré levitado y arrojado en la expansión. Hubo un ruido de una puerta al cerrarse y el sentido de elevarse rápidamente en el espacio.

 

Me puse de pie y miré por la ventana – la pintura infra-invisible es sólo visible cuando se mira desde el exterior. Manhattan estaba cayendo lejos debajo de nosotros como un pueblo de juguete.

 

“Bueno, ¿qué te parece tu primer paseo en un platillo volador, Orson Welles?” dijo el hombre verde. “Vas en camino a un lugar donde hay más marcianos de los que nunca estuvieron en Nueva Jersey”.

 

“Mira, esto puede ser un platillo volador”, me quejé, “pero yo no soy Orson Welles. Tengo la frente alta por usar un sombrero apretado”.

 

“Entonces, ¿quién es usted?”

 

“Yo soy su primo, Artesian Welles”, repliqué, “¿y quién o qué eres?”

 

“Soy Balmiston X-ray O’Rune de Marte”, dijo el hombre verde, “y probablemente he arruinado mi oportunidad de ganar el sorteo”.

 

“¿Qué sorteo?”

 

“¿Qué?, ¡el centenario sesenta mil del Sorteo de la Búsqueda del Tesoro Universal de Marte!” gruñó enojado el hombre verde.

 

“Esta vez hay 500 naves espaciales compitiendo. Para ganar tengo que traer de vuelta 12 objetos raros, incluyendo a Orson Welles. Ahora alguien me va a vencer. Todo es tu culpa por tener el aspecto de alguien más”.

 

Malhumorado arrojó unos cacahuates a la parte superior de su cabeza. Para mi sorpresa, se abrió y una doble hilera de dientes mordió los cacahuates. Ahora sabía de dónde estaba viniendo su voz.

 

“¿Cuáles son los otros artículos en su lista de búsqueda del tesoro?” Le pregunté.

 

“Oh, ya tengo una rebanada de queso de luna, una chispa ardiente del sol, la huella dactilar de la madre Machree, un disco fonográfico de Gargantua cantando ‘Mammy’, y un anillo de humo de cigarro autografiado por Winston Churchill”, dijo el hombre verde.

 

“Sólo tengo unas pocas cosas por hacer en este país – como la compra de un nuevo automóvil, conseguir una cerveza de níquel y un buen cigarro de cinco centavos, y arrancar un pelo de la ceja de John L. Lewis”.

 

“Balmiston, muchacho”, le dije, “creo que tú y los otros platillos volantes van a estar aquí mucho tiempo. La búsqueda sólo está comenzando”.

 

“Entonces yo te mantendré como rehén”, dijo. “Dirige mientras yo duermo un poco”.

 

Así que aquí estoy girando este platillo volante de ida y vuelta entre el Bronx, Santa Fe y Seattle. He garabateado esta historia y dos veces traté de contrabandearla en una botella a través del tubo de escape de gravedad. Pero cada vez el verde despertó y me atrapó.

 

De alguna manera me las arreglé para conseguir la botella. Usted debe creer lo que contiene. Cuentos más grandes que éste han salido de botellas de cerveza más pequeñas.

 

Si lo consigo le enviaré más detalles sobre los platillos voladores mañana. Sin embargo, si el hombre verde me pilla de nuevo, bueno –

 

“Mira abajo, ¡Peoria!”

Ese mismo periódico, un tanto escéptico, informaba que los platillos no se habían visto en Prescott hasta ese momento[2]:

EveningCourier-Prescott-Arizona-9-7-1947b¡TODO EL MUNDO LOS VE!

 

¡Están aquí! ¡Están aquí! ¡Están en todas partes!

 

Esos discos voladores, platillos o wachamacallums.

 

Al momento de este escriño ninguno ha sido visto en Prescott, pero si tenemos más lluvia y la gente se chifla lo suficiente con el gozo de que tenemos la responsabilidad de tener informes de que ellos han sido avistados circundando sobre Thumb Butte o sobre la Smoki mesa, o incluso sobre el palacio de justicia.

 

Como explicación sensata de lo que son estas cosas extrañas, como hemos visto, se encuentra en la historia de Hal Boyle de su paseo en las malditas cosas. Él dice que vienen de Marte. Bueno, tal vez tenga razón.

 

Tuvimos la fotografía de uno de ellos en la portada del Courier ayer, pero somos lo suficientemente francos en admitir que no conocemos nada nuevo sobre ellos, de lo que sabíamos ayer, después de que la observamos cuidadosamente.

 

Y hasta que el ejército o la marina o los poderes se decidan a entregar información sobre ellos, su conjetura es tan buena como la nuestra en cuanto a lo que puedan ser.

 

Pueden ser los eructos de toda la gente que estaban embebidas por las fiestas del Cuatro de Julio. ¿Quién sabe?

 

Pueden ser como las grandes serpientes de mar que los marineros están viendo de vez en cuando, tal vez un mito, tal vez sean reales, tal vez una ilusión óptica.

The Oregonian describe una serie de avistamiento de platos voladores ocurridos en Angler, Oregón[3]:

“DISCOS” SE PRECIPITAN SOBRE ANGLER

 

Ver también artículo en la página 1

 

Los misteriosos “platillos voladores” – grandes y pequeños, negros y luminosos – todavía son abundantes en el Pacífico Noroeste, de acuerdo con el volumen incansable de informes de observadores del cielo con los ojos abiertos.

 

Más de 50 informes por teléfono de “discos” llegaron el martes al conmutador en The Oregonian y la estación KGW, que interrumpió sus transmisiones regulares para dar a los oyentes las estadísticas vitales sobre los thingumabobs aéreos que los ciudadanos decían que veían.

 

Las descripciones locales incluían la de un pescador que estaba desconcertado por cuatro objetos voladores que según dijo se abalanzaron sobre su barco, el Jack Darlene, cuando estaba subiendo las redes en la desembocadura del río Willamette a las 2 A. M.

 

Pescador oye “silbido”

 

Malcolm Morrill, que vive en su barco atracado en el norte de Portland en N. Swift boulevard, dijo a The Oregonian que las formas eran más grandes que cualquier avión que había visto en su vida e hicieron un ruido silbante, “algo como un avión a reacción”.

 

Dos discos que parecían pelotas de fútbol plateadas llamaron la atención de Richard C. Maynard, del 3915 N. Houghton street, sentado en una oficina del centro de la ciudad. Los objetos dijo, viajaban hacia el Este aproximadamente a la velocidad de los aviones de transporte.

 

Un informe de una señora Clement, de Vanport, decía que vio un disco aterrizar y explotar cerca del lago Triangle.

 

La hija de 2 años de edad, de los señores Eugene Hilderbrant y su esposa, del 3405 NE 74th Avenue, les llamó la atención sobre un par de esferas muy brillantes altas en el cielo hacia el Sur, alrededor de las 7 P.M., informó Hilderbrant.

 

Editor ve objetos

 

La Sra. L. Rutan, del 3837 SE 40th Avenue, su vecino, Malcolm King, del 3715 SE 40th Avenue, y la madre, el padre y el tío de King, y otro vecino vieron “una nube de cosas arremolinándose en el cielo” cerca de las 16:25, informaron. King dijo que había 25 de ellas – algunas cuadradas – y que hicieron un círculo y luego desaparecieron hacia el Sureste.

 

Una visión semejante saludó a los asombrados ojos de Frank Watson, del 3124 NE 15th Avenue, que anunció sin aliento que vio un grupo de cerca de 30 objetos en el cielo a las 4:20 de la tarde a una altitud aproximada de 7000 pies.

 

“Ellos estaban jugando dipsy-daisy y persiguiéndose unos a otros”, relató.

 

A. T. Pritchard, del 8717 Webster Street NE, editor del Oregon-Northwestern Angler y la revista Hunter, dijo que vio un objeto grande, seguido por una neblina azulada, zumbando a través del cielo entre el monte Hood y el monte Adams.

La declaración y demostración de la señora Hester Wilson, es muy interesante porque señala que esa oleada de platillos voladores podría ser simple y sencillamente globos de helio confundidos con discos, y el resto es sólo la imaginación de los observadores[4]. A mi no me cabe duda de que esta explicación es sencilla y, por lo tanto, no muy alejada de la verdad

NUEVO APARATO GOLPEADO COMO “TONTERÍAS”

 

La gente imagina velocidades de 1200

 

Por Ron Moxness

 

Redactor The Oregonian

 

Fotos en la página Wirephoto

 

Esos discos navegantes espaciales, que han dado un dolor colectivo en el cuello a los observadores de nubes que residen en el Noroeste del Pacífico, para algunas personas pueden ser misiles secretos militares o “qué-es-esto” de otro mundo, pero para la señora Hester Wilson, del 2324 Johnson Street NW, no son más que globos de juguete en libertad.

 

Y ella se limitó a asentir con confianza cuando los oficiales del ejército anunciaron que el “disco volador” que se encontró en Nuevo México el martes fue sólo un papalote reflector de radar unido a un globo meteorológico.

 

La señora Wilson, por últimos 24 años operadora de un puesto de venta de globos en las ferias y rodeos del país sobre Oregon y Washington, entró en las salas de redacción del Oregonian un poco harta de “todas estas tonterías” sobre los platillos en el cielo.

 

“No son nada más que fugitivos de un puesto de venta”, murmuró. “Hechos de goma, llenos de helio y bastante difíciles de describir cuando están viajando alto con seis o siete globos más atados atrás”.

 

Gente denominada imaginativa

 

La señora Wilson atribuyó las estimaciones de velocidades de1,200 millas atribuidas a los objetos misteriosos a la “imaginación” de la gente – y dijo que los globos, cuando llegan lo suficientemente alto, tienen un aspecto liso y brillante. Colgando cuerdas, ella asevera, que podrían ser el “vapor”.

 

Dispuesta a probar su punto, invitó a un reportero y fotógrafo del Oregonian a la cima del monte Tabor para una prueba testigos. Un ayudante, Clinton Fromm, quien pasó la mayor parte del Cuatro de Julio inflando globos en el rodeo de St. Paul, trajo consigo un tanque de helio y una generosa cantidad de los esferoides de goma.

 

“Hasta hace un año no se podía conseguir gas helio para globos”, dijo la señora Wilson, cuando Fromm instaló su equipo. “Los globos llenos de aire no van a flotar, excepto en una buena brisa. Muchas veces a los hombres de los puestos de venta se les llega a escapar una cadena de seis o siete globos – y, a menudo los niños los pierden, también. Así que tenemos “discos voladores”.

 

Globos sueltos

 

La señora Wilson soltó un globo naranja brillante para poner a prueba la dirección del viento, mientras que el fotógrafo del Oregonian Milton Werschkul preparaba una cámara. Fromm luego ató una cadena de globos multicolores con un globo “gato” orejudo a la cabeza de la cadena. Entonces la señora Wilson liberó la cadena.

 

A medida que los globos se dispararon hacia arriba en el aire, gradualmente fueron perdiendo su forma. A unos 1,000 pies aparecieron planos y su movimiento para adelante y atrás, tirando de la cuerda larga, daban a su movimiento el mismo tipo de movimiento ondulante descrito por otros observadores de “discos”. La cadena de globos desapareció en pocos minutos – en dirección Suroeste por el distrito del monte Tabor.

 

Las “aletas” en algunos de los misiles voladores, argumentó la señora Wilson, podrían ser las grandes “orejas” lucidas por los populares globos “gato” que llevan la cara pintada de un gato debajo de las orejas de goma parecidas a aletas. Para demostrar este punto, envió una segunda cuerda de globos hacia el cielo y a una buena altura la ilusión óptica resultó desconcertante.

 

Alcanzan grandes alturas

 

Los globos, informó el servicio meteorológico, podrían alcanzar una altura de 30,000 pies y podrían navegar a lo largo de un par de días antes de separarse en condiciones ideales.

 

“Muchas veces”, dijo la señora Wilson, “los hombres de los puestos de ventas tienen algunos globos sobrantes al final del día y los dejan ir en lugar de tratar de desinflarlos y usarlos de nuevo. A veces se despegan por accidente”.

 

La teoría del globo podría restar importancia a los testigos indignados de algo más grande y mejor que juguetes de goma – pero los funcionarios de la Oficina Meteorológica señalaron que sólo en los Estados Unidos, cuatro veces al día 1000 globos son liberados hacia el cielo, relacionados con la reunión de datos meteorológicos.

 

Hoja metálica cubre Disco

 

Globos radio sondas se envían al aire 100 veces al día sobre el continente de América del Norte, dijo el meteorólogo. Y estos, casualmente, lleva un disco de 2 pies con una cubierta de lámina metálica que realiza un seguimiento por radar del conjunto de datos meteorológicos diarios.

 

Los globos llevados a lo alto por los vientos, liberados por la noche en esta época del año, llevan pequeñas luces eléctricas alimentadas por baterías caen en paracaídas de 8 pulgadas.

Por lo visto la oleada de discos voladores sirvió de excusa para tratar de evadir una infracción de tránsito, según nos informa el Albuquerque Journal[5]:

“CAZADOR DE DISCO” DETENIDO POR CARGO DE EXCESO DE VELOCIDAD

 

Indianapolis, IN, 8 de julio (INS) – Tenía que suceder.

 

Joseph H. Kuritz de South Bend dijo a los agentes que lo detuvieron por exceso de velocidad que estaba persiguiendo a un “disco volador”.

 

Para el beneficio de los científicos que tratan de resolver el misterio, la observación precisa de Kuritz del fenómeno fue:

 

“Era un disco volando bajo, ardiente, de color cobrizo e iba a cerca de 200 millas por hora. Lo tuve a la vista durante unos 10 minutos”.

En el mismo periódico leemos una breve nota sobre un avistamiento en Mora, Nuevo México[6]:

SE INFORMA PLATILLO VISTO CERCA DE MORA

 

Un “plato volador” ha sido informado avistado sobre Mora, N. M. Barney F. Cruz Jr. escribió al Journal que ellos vieron el domingo, “un extraño objeto, en forma de platillo, volando en los cielos del Norte a dirección Sur”. Dijo que vieron solo uno que iba a una velocidad rápida a las 6 p. m.

En este otro informe lo más destacable es que el redactor confunde América del Sur con Sudáfrica[7]:

PLATILLOS “APARECEN” SOBRE AUSTRALIA Y AMÉRICA DEL SUR

 

Por International News Service

 

Un “disco volador”, informado que se encontró en Nuevo México causó una breve ráfaga de entusiasmo en todo el país la tarde de hoy, pero el objeto fue identificado por los expertos de las Army Air Forces como un instrumento de observación del clima.

 

Los estadounidenses perdieron los derechos exclusivos en el gran misterio platillo volador el martes, cuando las personas en las lejanas Australia y Sudáfrica, así como Dinamarca e Inglaterra, afirmaron ver los objetos extraños.

 

Otra oleada de informes disco también estalló en Portland, Oregon

 

Tres informes llegaron en un tiro rápido de puntos muy dispersos en los alrededores de Portland.

 

Paul J. Maul, un cortador de carne en una tienda de alimentos de Kienow, telefoneó un informe de que había avistado un disco.

 

Llamó a otros

 

Llamó a otros tres para ver el objeto. Ellos informaron que los discos aparecieron en cuatro ocasiones diferentes como una mancha redonda de luz que se tambaleaba, desaparecía y volvía a aparecer. Uno de los observadores dijo que parecía un paracaídas abierto. Flashes del objeto aparecieron en un par de segundos y luego se apagaron.

 

Cinco minutos más tarde, Shirley Butts de Hillsdale informó ver un objeto que flotaba en el aire, dando vueltas con un lado oscuro y otro brillante. Dijo que de repente comenzó a moverse a una velocidad increíble y desapareció en una nube.

 

R. D. Buckmaster, de Vanport City, llamó para declarar que había visto tres objetos con los prismáticos justo antes de hacer su llamada.

 

Dijo que parecían de color marrón y eran muy delgados.

 

Bromistas tienen diversión

 

La Casa Blanca también se involucró en una especie de forma negativa. Se anunció oficialmente que el presidente Truman no ha visto ninguno de los platillos, no sabe nada de ellos, y no ha ordenado ninguna investigación.

 

Los bromistas continuaron embrollando la imagen mediante la presentación de versiones más y más tontas de platillos voladores que habían visto, inventado y controlado, y se ofrecieron recompensas por la “captura” de una estas cosas.

 

Mientras que todavía se ofrecían nuevas explicaciones científicas, agentes de prensa y autoproclamados humoristas hicieron su agosto. El promotor de las carreras aéreas nacionales en Cleveland anunció que está tratando de alinear 12 platillos en formación de vuelo para el show. Un piloto de la marina dijo que había oído que Milton Reynolds tenía previsto enlazar platillos y remolcarlos como marcadores del paso para su próximo vuelo alrededor del mundo.

 

Usados como anuncio

 

El Almirante Blandy, quien comanda las pruebas de bombas atómicas en Bikini, bromeó en una conferencia de prensa en Nueva York que se trataba de una cosa de la que no se podía culpar a Bikini.

 

El emprendedor dueño de un restaurante en Miami imprimió el nombre de su restaurante en platillos de cartón, los ató a pequeños globos y los envió de lo alto como un truco publicitario. Algunas de las personas que los vieron informaron que el globo volaba a 1000 millas por hora.

 

En el lado serio, más científicos se inclinaron hacia una teoría de manchas ante los ojos, combinada con la histeria de masas. Un experto de Nueva York, William R. Dodds explica que si una persona se queda mirando el cielo el tiempo suficiente, los glóbulos rojos que se mueven en la retina del ojo harán imágenes muy parecidas a los platillos.

 

Un profesor australiano de psicología, F. S. Cotton, estuvo de acuerdo. El Profesor Cotton dijo que lo probó al tener 22 alumnos mirando un punto fijo en el cielo. Vieron platillos.

The Nashville Tennessean, de Nashville, dice a sus lectores que los platos voladores podrían ser chuletas que se encuentran por las nubes (el mismo problema que tenían los mexicanos con los precios de las tortillas)[8]. En la parte final del artículo se habla de un encuentro de un vecino de Nashville con un par de marcianos que “brillaban como luciérnagas”. El testigo envió una carta a The Nashville Tennessean, relatando su encuentro. Nuestros lectores pueden pensar que:

a) Los “dueños del mundo” nos pagan para ocultar esta carta.

b) El desorden de nuestros archivos, notas y documentos es proverbial y hemos traspapelado esa carta.

POR TODO EL PAÍS LA GENTE HABLA DE PLATILLOS

 

Chuletones alto en el cielo o propaganda

 

Por Bernard Gavzer

 

Chicago -AP- Bughouse Square, refugio de la autodenominada intelectualidad de Chicago, el martes atribuyó los discos voladores a todo, desde la exploración marciana a “aviones con chuletones porque están en las alturas”.

 

Herbert “Cosmic Kid” Shaw dijo que está a favor de la teoría de que los discos son evidencia de la actividad de otros planetas. Dijo que esto es probable ya que incluso la ciencia ahora tiene una “amplia vista abierta a la posibilidad de que exista vida en algunos planetas”.

 

“La gente de Marte tuvo un entendimiento del proceso cósmico antes que nosotros y tienen la teoría de que la interpenetración de la radiación de la energía en el espacio interestelar mantiene unidos los sistemas solares”, dijo Shaw, todo también en un solo aliento. Agregó que los marcianos ya están haciendo exploraciones para probar su teoría cósmica y que esto explica los platillos voladores.

 

“Porkchops Charlie”, un caballero de la carretera y el portavoz de los vagabundos de América, dijo que fue testigo de discos voladores en numerosas ocasiones “sobre todo durante viajaba en los vagones”. Declaró que creía que los platos eran sombras que se movían entre el Sol y la Tierra que viajaban tan rápido que engañaban al ojo a causa de sus ‘vibraciones eléctricas’”.

 

Estudiante local dice que vio los discos sobre la ciudad

 

Un hombre, aparentemente sano y sobrio, escribió el editor de The Nashville Tennessean, una interesante carta larga sobre su encuentro con un par de hombres de Marte en un campo de vuelo cercano. Estos extraños hombrecitos, “todas las cabezas y brazos y piernas, brillando como luciérnagas”, desembarcaron y se apearon de un platillo volante mientras conducía por una autopista, escribió el hombre. El hombre de Nashville y los hombres de Marte intercambiaron saludos (en lenguaje de signos) y el platillo, finalmente despegó en una nube de polvo, así que la carta dice…

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Anonimo, “Disc Chaser” held on Speeding Charge, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

Anonimo, ‘Discs’ Swoop Over Angler, The Oregonian, Oregon, 9 July 1947.

Anonimo, Everybody Sees ‘em!, Evening Courier, Prescott, Arizona, p. 2 (Editorial), 9 July 1947.

Anonimo, New Craft Hit As ‘Nonsense’, The Oregonian, Oregon, 9 July 1947.

Anonimo, Saucer is Reported Seen Near Mora, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

Anonimo, Saucers “Appear” Over Australia And South America, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

Arnold Kenneth, The Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, Galbraith Marie & Huneeus Antonio, UFO Briefing Document: The Best Available Evidence, Dell Publishing co., New York, 1995. 256 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Birnes William, The UFO Magazine UFO Encyclopedia, Pocket Books, New York, 2004. 384 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Blum Ralph & Blum Judy, Beyond Earth: Man´s Contact with UFOs, Bantam Books, New York, 1974. 248 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Boyle Hal, Boyle Relates Experiences As Prisoner on Flying Disc, Evening Courier, Prescott, Arizona, p.4, 9 July 1947.

Brookesmith Peter, Expedientes secretos, Reader’s Digest, México, 1997. 176 s.

Brookesmith Peter, The Age of the UFO, Black Cat, Londres, 1984. 206 s.

Brummett William E. & Zuick Ernest R., Should The Air Force Reopen Project Blue Book?, Air and Staff College of the Air (Force) University, 17 mayo 1974. Disponible en internet en http://www.cufon.org/cufon/afrstdy1.htm

Campagna Palmiro, The UFO Files: The Canadian Connection Exposed, Stoddart, Toronto, 1998. 224 s.

Canadeo Anne, UFO’s: The Fact or Fiction File, Walker and Co., New York, 1990. 174 s.

Chalker Bill, UFO History Keys, Ufologist, July 2006. Artículo en internet, http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

Clark Jerome The UFO Book: Encyclopedia of the Extraterrestrial, Visible Ink Press, Canton, 1998. 734 s.

Clark Jerome, Strange Skies: Pilot Encounters with UFOs, Citadel Press Books, New York, 2003. 254 s.

Clark Jerome, The UFO Encyclopedia: 1st edition: Volume 2 – Emergence of a Phenomenon, Omnigraphics, Detroit, 1992. 434 s.

Clark Jerome, UFO Encounters. Sightings, Visitations and Investigations, Publications International, 1992. 128 s.

Clarke David & Roberts Andy, Flying Saucerers: A social history of UFOlogy, Alternative Albion, Londres, 2007. 244 s.

Clarke David, The UFO Files: The Inside Story of Real Life Sightings, The National Archives, Londres, 2009. 160 s.

Condon U. Edward & Gillmor S. Daniel, Condon Report, Scientific Study of Unidentified Flying Objects, Bantam Books, New York, 1969. 966 s.

Cousineau Phil, UFOs: A Manual for the Millenium, Harper Collins West, San Francisco, 1995. 272 s.

Darling David, The Extraterrestrial Encyclopedia, Three Rivers Press, New York, 2000. 514 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Dennett E. Preston, One in Forty: The UFO Epidemic True Accounts of Close Encounters With Ufo’s, Kroshka Books, New York, 1997. 344 s.

Denzler Brenda, The Lure of the Edge: Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFO’s, University of California Press, Berkeley, 2001. 296 s.

Dolan Richard, UFOs and the National Security State: Volume 1: 1941-1973, Hampton Roads Publishing Inc., 2000. Charlottesville, 2000. 510 s.

Durrant Henry, Le livre noir des Soucoupes Volantes, Volumen 21 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1970. 319 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Evans Hilary & Stacy Dennis, UFO: 1947-1997. Fifty Years of Flying Saucers, John Brown Publishing, Londres, 1997. 272 s.

Fawcett George & Greenwood Barry, Clear Intent. The Goverment Coverup of the UFO Experience, Prentice Hall Inc., New Jersey, 1984. 288 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, Ballantine Books, New York, 1976. 480 s.

Fowler E. Raymond, UFOs: Interplanetary Visitors, Bantam Books, New York, 1974. 392 s.

Frazier Kendrick, Karr Barry & Nickell Joe, The UFO Invasion, Prometheus Books, New York, 1997. 314 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Gavzer Bernard, All Over the Nation People Talk Saucers, The Nashville Tennessean, Nashville, p. 1, 9 July 1947.

Good Timothy, Above Top Secret. The Worldwide UFO Cover-up, Quill William Morrow, New York, 1989. 592 s.

Good Timothy, Beyond Top Secret. The Worldwide UFO Security Treath, Pan Macmillan, Londres, 1996. 640 s.

Good Timothy, Need To Know: UFOs, the Military and Intelligence, Pegasus Books, New York, 2007. 320 s.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Guieu Jimmy, Black-out sur les Soucoupes Volantes, Fleuve Noir, Paris, 1956. 320 s.

Guieu Jimmy, Les soucoupes volantes viennent d’un autre monde, Fleuve Noir, Paris, 1954. 320 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

Harbinson W. A., Projekt Saucer. The Case for Man-Made Flying Saucers, Boxtree Limited, Londres, 1995. 388 s.

Hesemann Michael & Mantle Philip, Beyond Roswell. The Alien Autopsy Film, Area 51, & the U.S. Government Coverup of UFOs, Marlowe and Co., New York, 1997. 304 s.

http://forteanzoology.blogspot.com/2010/12/muirheads-mysteries-oddity-in-post-war.html

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-31/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-32/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-33/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-34/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-36/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-dadespus-de-roswell-35/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-37/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-38/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-40/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-41/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-42/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-43/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-44/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-45/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-46/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-47/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-48/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-dia-despues-de-roswell-49/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-50/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-51/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-52/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-53/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-54/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-55/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-56/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-57/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-58/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-59/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-60/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-61/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-62/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-63/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-64/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-65/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-66/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-67/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-68/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-69/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-70/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-71/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-72/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-73/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-74/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-75/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-76/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-77/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-78/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-79/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-80/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-81/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-82/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-83/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-84/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-85/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-86/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-87/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-88/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-89/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-90/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-91/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-92/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-93/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-94/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-95/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-96/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-97/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-98/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-99/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-100/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-101/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-102/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-103/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-104/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-105/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-106/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-107/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-108/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-109/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-110/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-111/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-112/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-113/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-114/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-115/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-116/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-117/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-118/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-119/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-120/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-121/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-122/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-123/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-124/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-125/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-126/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-127/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-128/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-129/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-130/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-131/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-132/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-133/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-134/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-135/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-136/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-137/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-138/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-139/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-140/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-141/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-142/

http://ovniparanormal.over-blog.com/ext/

http://project1947.com/index.html

http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.dailykos.com/story/2008/11/15/121835/70/596/661473

http://www.luft46.com/gotha/229vsp60.html

http://www.majesticdocuments.com/documents/pre1948.php

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/docs/1947docpage.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/schulgen.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.majesticdocuments.com/pdf/marshall-pres_24sept47.pdf

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.project1947.com/fig/cicnov47.htm

http://www.project1947.com/fig/horten1.htm

http://www.project1947.com/fig/muroc47.htm

http://www.project1947.com/fig/schulgen.htm

http://www.project1947.com/gr/oct47mystcrash.htm

http://www.roswellfiles.com/FOIA/SchulgenMemo.htm

http://www.roswellfiles.com/storytellers/Friedman.htm

http://www.roswellproof.com/militarydebunk.html

http://www.rr0.org/Documents/Officiels/Analyses.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Allen Joseph, Nouveau rapport sur les Ovni, Belfond, Paris, 1979. 286 s.

Hynek Allen Joseph, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Jacobs David Michael, The UFO Controversy in America, Indiana University Press, Bloomington, 1975. 384 s.

Jiménez Iker, Encuentros: La historia de los ovnis en España, Edaf, Barcelona, 2002. 384 s.

Kanon Gregory M., The Great UFO Hoax, Galde Press Inc., Lakeville, 1997. 224 s.

Keyhoe E Donald, The Flying Saucers Are Real, Fawcett Publications, New York, 1970. 180 s.

Keyhoe E. Donald, Aliens from Space: The Real Story of Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1973. 322 s.

Keyhoe E. Donald, Flying Saucers: Top Secret, G. P. Putnam, New York, 1960. 284 s.

Klass J. Philip, The Real Roswell Crashed Saucer Coverup, Prometheus Books, New York, 1997. 240 s.

Koi Isaac, FBI: “discs recovered”, Air Force “greatly concerned”, “at a complete loss” + more memos, http://www.abovetopsecret.com/forum/thread924183/pg1#pid15876304

Lorenzen Coral & Lorenzen Jim, UFOs: The Whole Story, Signet Books, New York, 1969. 302 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Machlin Milt, The Total UFO Story, Dale Books, New York, 1979. 312 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Peebles Curtis, Watch the Skies! A Chronicle of the Flying Saucer Myth, Smithsonian Institution Press, Washington, 1994. 368 s.

Pflock T. Karl, Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, Prometheus Books, New York, 2001. 332 s.

Picknett Lynn, The Mammoth Book of UFOs, Carroll and Graf Publishers, Inc., New York, 2001. 512 s.

Quintanilla Héctor, UFOs: An Air Force Dilemma, 1974. Disponible en internet, http://www.nidsci.org/pdf/quintanilla.pdf

Randle D. Kevin & Estes Russ, Spaceships of the Visitors. An Illustrated Guide to Alien Spacecraft, Fireside, New York, 2000. 352 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, The Truth About the UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1994. 314 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1991. 198 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Case MJ-12: The True Story Behind the Government’s UFO Conspiracies, Harper Torch, New York, 2002. 312 s.

Randle D. Kevin, Conspiracy of Silence, Avon Books, New York, 1997. 368 s.

Randle D. Kevin, Project Bluebook Exposed, Marlowe and Company, New York, 1997. 288 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust: Beyond Roswell – exposing The Government’s Covert Investigations And Cover-Ups, Avon Books, New York, 1998. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, William Morrow Paperbacks, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Randles Jenny & Hough Peter, The Complete Book of UFOs. An Investigation into Alien Contacts & Encounters, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1994. 364 s.

Randles Jenny & Warrington Peter, Science and the UFOs, Wiley-Blackwell, Oxford, 1985. 224 s.

Randles Jenny, The Little Giant Encyclopedia of UFOs, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 2000. 512 s.

Randles Jenny, The UFO Conspiracy. From the Official Case Files of the World’s Leading-Nations, Barnes and Noble, Incorporated, New Jersey, 1987. 224 s.

Randles Jenny, UFO Study, Robert Hale Ltd., Londres, 1981. 208 s.

Ruiz Noguez Luis, ¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?, Cuadernos de Ufología, No. 6, 2ª Época, Santander, septiembre de 1989, Págs. 87-90. También apareció en Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32. La versión electrónica se encuentra en el siguiente enlace: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/%C2%BFson-los-platos-voladores-simples-moscas-voladoras/

Ruiz Noguez Luis, La farsa ovni, sin publicar.

Ruiz Noguez Luis, Ovnis estrellados en México, Corporativo Mina, México, 1996. 112 s.

Ruppelt Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1956. 318 s.

Ruppelt Edward, Rocket and Missile Firings, White Sands Proving Grounds, lista de enero al 30 de Julio de 1947.

Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Scully Frank, Behind the Flying Saucers, Henry Holt and Company, New York, 1950.

Sellier E. Charles & Meier Joe, UFO, Contemporary Books, New York, 1997. 290 s.

Sheaffer Robert, UFO Sightings: The Evidence, Prometheus Books, New York, 1998. 328 s.

Spencer John & Evans Hilary, Phenomenon. Forty Years of Flying Saucers, Avon Books, New York, 1988. 414 s.

Spencer John & Spencer Anne, Fifty Years of UFOs. From Distant Sightings to Close Encounters, Boxtree Limited, Londres, 1997. 192 s.

Stanton L. Jerome, Flying Saucers: Hoax or Reality?, Belmont Books, New York, 1966. 158 s.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Story Ronald & Greenwell J. Richard, UFOs and the Limits of Science, William Morrow and Co. Inc., New York, 1981. 290 s.

Stringfield H. Leonard, Situation Red: The UFO Siege, Doubleday, New York, 1977. 224 s.

Swords D. Michael, The Roswell Report: A Historical Perspective, J. Allen Hynek Center for UFO Studies, 1991. 146 s.

Tacker Lawrence, Flying Saucers and the U.S. Air Force, D. Van Nostrand Company Inc., New York, 1960. 164 s.

Todd G. Robert, Bill Moore and the Roswell Incident: The True Believers Deceived, The Spot Report, No.7, March 1997.

Trench Brinsley Le Poer, The Flying Saucer Story, Tandem, Londres, 1966. 190 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, New York, 1967. 319 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Moon, Peter Owen Ltd., London, 1954. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

Von Buttlar Johannes, El fenómeno ovni, Plaza Janes, 1983. 254 s.


[1] Boyle Hal, Boyle Relates Experiences As Prisoner on Flying Disc, Evening Courier, Prescott, Arizona, p.4, 9 July 1947.

[2] Anonimo, Everybody Sees ‘em!, Evening Courier, Prescott, Arizona, p. 2 (Editorial), 9 July 1947.

[3] Anonimo, ‘Discs’ Swoop Over Angler, The Oregonian, Oregon, 9 July 1947.

[4] Anonimo, New Craft Hit As ‘Nonsense’, The Oregonian, Oregon, 9 July 1947.

[5] Anonimo, “Disc Chaser” held on Speeding Charge, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

[6] Anonimo, Saucer is Reported Seen Near Mora, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

[7] Anonimo, Saucers “Appear” Over Australia And South America, Albuquerque Journal, Albuquerque, New Mexico, 9 July 1947.

[8] Gavzer Bernard, All Over the Nation People Talk Saucers, The Nashville Tennessean, Nashville, p. 1, 9 July 1947.

Mujer muere después de “tratamiento” por charlatán

Mujer muere después de “tratamiento” por charlatán

TNN

15 de noviembre 2013

Hyderabad: Una mujer de 45 años de edad, de la ciudad vieja murió el miércoles después de “tratamiento” por un curandero que no pudo curarla, en los límites de la estación de policía de Kalapather.

Según el subinspector V Ravi Kumar, la víctima, Anjum Muneer, residente de Rahmat Colony en Bandlaguda fue diagnosticada con cáncer hace tres años. Ella fue llevada al curandero, Sultan, quien prometió curarla. Sultan instruyó al marido de Anjum, Mohammed Munir, para detener inmediatamente la medicación y también le pidió que no dejara que nadie se reuniera con ella. El acusado exigió Rs 5 lakh de la pareja por el “tratamiento” después de lo cual Muneer hizo un pago de 50.000 Rs.

http://articles.timesofindia.indiatimes.com/2013-11-15/hyderabad/44112880_1_quack-sultan-5-lakh