Las bebidas light y sus peligros ocultos

IMPACTO AMBIENTAL

Las bebidas light y sus peligros ocultos[1]

Juan José Morales

Tres son los grandes problemas de salud pública en México: la obesidad, la diabetes y los males cardiovasculares. Y los tres están siendo fomentados y agravados por los fabricantes de refrescos embotellados mediante el uso de edulcorantes artificiales para sustituir al azúcar en las llamadas bebidas light.

Lo paradójico del asunto es que en su publicidad las embotelladoras presentan tales sustancias endulzantes como un beneficio para la salud del consumidor ya que «”dicen»” por no contener azúcar y ser bajos en calorías, ayudan a evitar el sobrepeso y la obesidad.

clip_image002Para mantener cautivos a los consumidores que se preocupan por la obesidad y el sobrepeso, todas las grandes empresas refresqueras han lanzado al mercado una diversidad de marcas de las llamadas bebidas light o bajas en calorías con el señuelo de que no conllevan el peligro de engordar.

La contradicción se explica, señala la nutrióloga Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de la organización civil El Poder del Consumidor, porque el aspartame y el asesulfame K, los edulcorantes artificiales usados en las bebidas bajas en calorías, al ser mucho más dulces que el azúcar, promueven en la persona un gusto por alimentos y productos intensamente dulces. Como resultado, quien consume regularmente bebidas así endulzadas, también buscará alimentos con alto contenido de azúcar, para satisfacer la necesidad de ellos que ha desarrollado. Igualmente, señala la investigadora, los edulcorantes estimulan el apetito e inducen a los individuos a comer más. Resultado: un mayor consumo de carbohidratos, azúcares y otros alimentos, que provoca obesidad.

En cuanto a la diabetes, explica la Dra. Cabada que el consumo de edulcorantes artificiales hace que ante el estímulo de haber recibido un sabor dulce, el páncreas libere insulina, lo que a largo plazo puede provocar justamente resistencia a la insulina. Esta sustancia, como se sabe, es la que regula los niveles de glucosa en la sangre, y la diabetes se debe precisamente a una deficiencia en la producción de insulina por el organismo, o a que, aun teniendo suficiente insulina, el organismo no la utiliza adecuadamente. Esto es lo que ocurre cuando se desarrolla resistencia a la insulina.

Finalmente, la relación entre edulcorantes y males cardiovasculares, deriva del hecho de que esas sustancias contienen sodio, un elemento que forma parte de la sal común o cloruro de sodio y que tiene como efecto elevar la presión arterial. Puede parecer extraño «”comenta la Dra. Cabada»” que a un producto muy dulce se le añada sodio, pero eso se hace justamente porque el aspartame y el asesulfame K son tan dulces que es necesario atenuar un poco su sabor a fin de que no resulten empalagosos y desagradables al paladar.

Respecto al sodio, hay que recordar que en el Distrito Federal y otras entidades del país se ha establecido como norma sanitaria no poner saleros en las mesas de los restaurantes, precisamente para desalentar el excesivo consumo de sal, que es uno de los factores más importantes en la alta incidencia de presión arterial elevada. Pero mientras las autoridades toman medidas de este tipo para proteger la salud de la población, los fabricantes de refrescos actúan en sentido opuesto al incrementar «”en forma oculta sin embargo»” la ingesta de sodio a través de las bebidas light.

En especial «”dice la investigadora»” debe evitarse que los niños consuman productos con edulcorantes artificiales, ya que son más propensos a sufrir los problemas mencionados, y en el caso de los adultos, es necesario ser muy prudentes y no caer en la trampa publicitaria de que con las llamadas bebidas light se evitarán el sobrepeso, la obesidad y los males asociados al consumo excesivo de azúcar. En realidad ocurre lo contrario.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Miércoles 8 de enero de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.