Journal of Cryptozoology, volumen 2

Journal of Cryptozoology, volumen 2

1 de marzo 2014

Por Malcolm Smith

Journal of Cryptozoology, volumen 2Acabo de terminar de leer el volumen 2 del Journal of Cryptozoology, que tiene fecha de diciembre de 2013, pero cuya publicación estaba ligeramente retrasada. Siendo tanto de bajo costo, y la única revista científica revisada por pares dedicada a la criptozoología, realmente debería estar en la lista de todos los interesados en el campo. (Debo añadir que yo me quedo a especular en cuanto a quién es el que hace la revisión. Normalmente, los papers potenciales son enviados a quien parece que podría tener una experiencia en el campo. A mi mismo una vez me pidieron revisar un breve documento sobre el comportamiento de los koalas, porque yo ya había publicado sobre el tema. Sin embargo, en este caso, tendrían que encontrar expertos que también estén dispuestos a tratar el tema de la criptozoología en serio)

En cualquier caso, está claro que la revista se perfila para los estándares profesionales sólidos, con cuatro excelentes trabajos que abarcan 65 páginas de texto. El primero está titulado Three remarkable tales and two challenges for anthropology – an evaluation of recently reported eyewitness accounts of unidentified hominoids from Flores Island por Gregory Forth, un antropólogo cultural que ha estado estudiando las sociedades de la isla indonesia de Flores desde 1984. En el proceso se intrigó por el folklore relativo a unos pequeños “hombres salvajes”, por lo general peludos, principalmente en Flores, luego, en el resto de Indonesia, y, finalmente, en la parte continental sureste de Asia. Aquí está una revisión de un reciente libro que escribió sobre el tema. Luego, por supuesto, en el año 2004 llegó el descubrimiento de los restos fósiles del “hobbit”, Homo floresiensis, una rama diminutiva del árbol genealógico humano, que podría, en teoría, dar lugar a este tipo de leyendas, sobre todo porque existe evidencia en disputa que pudo haber sobrevivido hasta hace poco más de 6,000 años.

Luego, en 2011, el Dr. Forth entrevistó a un hombre que afirmaba haber visto, a una distancia de sólo 30 metros, un grupo de 20 o 30 primates bípedos de aproximadamente un metro de altura. En otra ocasión vio a un grupo de cinco o seis de las mismas criaturas. Al principio no pude sacar mi cabeza alrededor de la idea de una vida primate desconocida en grupos de este tamaño en una isla densamente poblada, como Flores, evitando el descubrimiento científico. Sin embargo, señala que Flores tiene en realidad 300 kilómetros de longitud y 14,300 km2 de superficie, y que la mayoría de los dos millones de habitantes se concentran en la costa, dejando las montañas boscosas y escasamente habitadas. También, como antropólogo con experiencia, fue capaz de dar buenas razones para creer la historia del testigo.

Luego cita otros dos incidentes. Uno de los testigos era un pasajero en un vehículo que golpeó a una criatura similar, pero de solo de 40 a 50 cm de altura. Había desaparecido cuando regresaron media hora más tarde. El otro implicaba la captura de una criatura similar, también de medio metro de altura, que posteriormente escapó. Dicho de manera sencilla, las historias sonaban fantásticas, pero proporcionaban mucho más detalle, con buenas razones aducidas para creer en ellas.

El segundo artículo es A historical depiction of a king cheetah in Asia? Por Karl Shuker, el editor de la revista. El guepardo rey es el animal representado en la portada: el equivalente guepardo del “blotched tabby” gato doméstico, el resultado de una mutación rara que hace que los puntos se unan en rayas, remolinos y manchas. Es registrado sólo en determinadas partes del centro-sur de África. Sin embargo, el Dr Shuker fue capaz de obtener una copia de una pintura de la corte de una expedición de caza por el emperador indio del siglo 16, Akbar, que representa a varios animales salvajes muy realistas. Uno de ellos es un guepardo normal, pero otro es lo que se ve como un guepardo rey. Además, se alega que hay más de tales pinturas en existencia.

The lake monsters of Spain de Ulrich Magin es un paper muy extraño – o mejor dicho, un paper sobre un tema muy extraño, más folclore que criptozoología. Se trata de un compendio de informes modernos de extrañas criaturas reportadas de un gran número de sitios, particularmente lagos y reservas artificiales. Incidentes, en su mayoría, aislados, es decir, ninguno de estos cuerpos de agua poseen una larga tradición de avistamientos de monstruos, como, por ejemplo el lago Ness. Algunos de ellos parecen referirse al siluro de gran tamaño, pero la mayoría de los otros son extraños incluso para los estándares de monstruo del lago. La mayoría de ellos no parecen estar demasiado bien atestiguados. En un caso, él fue capaz de ver la forma en que la historia se desarrolló en un sitio de chat de Internet, con la fuerte sugerencia de que muchas de las observaciones fueron hechas en tono de burla. De todos modos, parece poco probable que cada uno de los “monstruos del lago” estuvieran basados en una mentira, y si alguno fuera cierto, es difícil ver qué podría ser.

 

Por último, tenemos el ensayo magistral de Don Cousins, A preliminary examination of the koolookamba enigma. El koolookamba es un tipo inusual de chimpancé con ciertas características de gorila. Sabemos que existe, porque se han tomado muestras, pero ¿qué es? La historia comienza con du Chaillu, el descubridor (desde la perspectiva occidental) del gorila, disparando a un koolookamba y presentándolo su piel y esqueleto al Museo Británico, de los cuales la piel pronto se deterioró. Entonces el zoológico de Dresden recibió un mono inusual llamado Mafuka, que fue más tarde, por razones dudosas, identificado como el koolookamba de du Chaillu.

Cousins hace un trabajo notable de seguir el rastro de varios ejemplares, vivos o muertos, que decían ser koolookambas, cita a los pocos hombres blancos que los han visto en la naturaleza, y explora el laberinto desconcertante de los nombres y las tradiciones de los nativos africanos, que no siguen el sistema científico occidental de identificación de especies. Con el tiempo, surge un conjunto compuesto de características, entre los que están orejas pequeñas insertadas alto al lado de la cabeza, gran caja craneana, grandes mandíbulas, arcos superciliares pronunciados, los nasales acolchados, y la cara suele aparecer negra.

Me parece muy poco probable que se trate de un cruce entre los chimpancés y un gorila. La mayoría de las autoridades lo consideran como una especie de chimpancé inusual. Las características de diagnóstico son demasiado complejas para el resultado de una única mutación genética. ¿Es una nueva subespecie – tal vez como los grandes simios Bili (Bondo), que se han determinado que son genéticamente chimpancés? Sin embargo, los simios de Bili están localizados en una pequeña zona de la República Democrática del Congo, como se puede esperar de una subespecie. Por otra parte, parece que el koolookamba, aunque todo el mundo está de acuerdo en que es muy raro, ocupa una extensa gama a través del Congo, Gabón, Camerún y Guinea Ecuatorial, el rango se sobrepone al de los chimpancés regulares. Además, las tradiciones nativas son que existe en grupos sociales mucho más pequeños que los chimpancés comunes. El comportamiento es sólo una parte tan importante de la genética de una especie como sus características físicas. Todo esto me sugiere que podría ser una especie diferente – pero se está extinguiendo poco a poco.

¿Qué más se puede decir? No se puede esperar que haga más de un resumen de los papers detallados. Lea la revista. No es cara. Leer volumen 1 también, después de todo, contiene un artículo mío. La revista se puede adquirir en su propio website. También puede dirigir las consultas de suscripción al publicador en [email protected].

http://malcolmscryptids.blogspot.mx/2014/03/journal-of-cryptozoology-volume-2.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.