Agua y aceite, ciencia y religión

ESCRUTINIO

Agua y aceite, ciencia y religión[1]

Juan José Morales

Hace poco más de tres años, en noviembre de 2010, escribimos en esta columna sobre la película Ágora, que relata la vida de Hipatia, una brillante astrónoma del siglo IV víctima del fanatismo religioso que murió lapidada y desollada viva a manos de una turba azuzada por el obispo Cirilo, que también quemó la célebre biblioteca de Alejandría para destruir los “textos paganos”. Cirilo, dicho sea de paso, fue después proclamado santo y doctor de la Iglesia.

Pues bien, recientemente tuvimos oportunidad de ver de nuevo la cinta en televisión, y esta vez nos hizo reflexionar una escena muy ilustrativa: cuando el prefecto romano, convertido al cristianismo por orden del gobierno, pide a Hipatia que se doblegue ante el obispo Cirilo, lo cual implicaba aceptar que las Sagradas Escrituras son la única y absoluta verdad, ella le responde, refiriéndose a la religión que profesa el prefecto: “Tú no puedes dudar de lo que crees. Yo debo dudar de lo que creo”.

clip_image002Hipatia, la primera astrónoma y matemática de que se tiene registro. El retrato es imaginario, pues no se conservó ninguna imagen de ella, como tampoco se conservaron sus obras, destruidas junto con el resto del acervo de la biblioteca de Alejandría por órdenes del obispo Cirilo.

Esta frase expresa con meridiana claridad la diferencia entre religión y ciencia. La primera se basa en la fe y sus seguidores están obligados a aceptar y acatar los dogmas de esa religión como verdades absolutas y reveladas que no necesitan demostración y sin ponerlos en duda. La ciencia, por lo contrario, se basa en postulados provisionales, que deben ser demostrados antes de que puedan ser aceptados, y ello significa que en tanto no se obtengan pruebas observacionales o experimentales indiscutibles que las respalden, es necesario dudar de ellos.

Por eso religión y ciencia son como el agua y el aceite. No pueden mezclarse, aunque no por ello deban enfrentarse. Sencillamente, deben mantenerse separadas, cada una en su ámbito —el de la fe la primera y en el de la investigación y la búsqueda del conocimiento y el esclarecimiento de los fenómenos naturales la segunda—, pero sin que tampoco una pretenda controlar o imponerse a la otra. Ni los científicos tienen por qué combatir las creencias religiosas, ni los dirigentes de religión alguna tienen por qué tratar de frenar los avances de la ciencia, amordazar a los científicos ni —mucho menos— imponer las creencias y principios religiosos por encima de la evidencia científica y como normas aplicables a toda la sociedad.

Por parte de los científicos, esta separación es en general respetada. Pero, por desgracia, no ocurre lo mismo del lado de la religión. Y no sólo de alguna en particular, sino prácticamente de todas. Así, los clérigos musulmanes insisten en que la sharia o ley islámica sea de cumplimiento obligatorio para todos, creyentes o no creyentes, y los jerarcas católicos se empecinan en que principios bíblicos —o sus a veces caprichosas interpretaciones de la Biblia— sean la base de leyes y normas civiles y se apliquen en lugar de las pruebas científicas. Por su parte, en México el clero ha logrado que en las constituciones de varios estados se introduzca la afirmación de que la vida de un ser humano comienza en el momento mismo de la “concepción”, aunque éste es un vago e impreciso término religioso sin ningún fundamento científico.

Han logrado asimismo frenar la investigación con células madre embrionarias, de igual forma que en una época pudieron detener los progresos de la anatomía al prohibir la disección de cadáveres o creyeron haber detenido el movimiento de traslación de la Tierra al obligar a Galileo a negar que es nuestro planeta el que gira alrededor del Sol porque —según afirmaban en aquella época los padres de la Iglesia—, la Biblia dice lo contrario.

Dejemos a cada una en su lugar. La ciencia en su nicho, la religión en el suyo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 13 de febrero de 2014

El día después de Roswell (156)

EL DÍA DESPUÉS DE ROSWELL (156)

The Knickerbocker News, de Albany, del 10 de julio de 1947, publica un largo artículo sobre el hallazgo de un platillo volante que aterrizó en el jardín de Russell Long, en California[1]. Se trata de una de las bromas mejor elaboradas de aquella primera oleada.

TheKnickerbockerNews-Albany-10-7-1947a“PLATILLO” SOPLA Y RESOPLA, DIFICILMENTE LLEGA A UN JARDÍN

 

North Hollywood, Calif. – (UP) – Russell Long, ingeniero de construcción, insistió hoy que un disco de hierro galvanizado que se dejó caer en su jardín de flores anoche, era un “platillo volador” controlado por radio e impulsado por jets.

 

Las autoridades dijeron que el Sr. Long fue la víctima de una broma elaborada.

 

El disco se disparó al jardín del Sr. Long ayer por la noche, dijo, explotó 15vpies por encima del terreno con un destello azul y un estruendo fue escuchado alrededor del vecindario, cayó en picado y se deslizó a lo largo del extremo de la casa, desprendiendo cinco ladrillos.

 

TheKnickerbockerNews-Albany-10-7-1947cEl Sr. Long se apresuró a salir en su camisa de dormir.

 

“Este disco estaba soplando un humo amarillo muy pesado fuera de sus tubos de escape, como un auto cuando quema mucho aceite”, dijo. “Un tubo de vidrio en su centro tenía un destello rojo-cereza que se apagó gradualmente. Obviamente aterrizó porque se estaba quedando sin combustible”.

 

Los tubos de escape estaban quemados de negro. El disco de 30 pulgadas pesa alrededor de 10 libras.

 

La Policía, inteligencia del Ejército y los agentes del FBI estaban escépticos.

 

“Gran cantidad de problemas”.

 

“Me parece que alguien se metió en una gran cantidad de problemas para hacer una broma”, dijo el Jefe de Bomberos Wallace E. Newcombe. “No creo que esa cosa pueda volar”.

 

El Sr. Long dijo que un bromista fue en la primera cosa que pensó, ´pero duda que el disco pudiera ser hecho por alguna persona.

 

“Digo esto”, dijo, “quien haya hecho esto tiene una habilidad para la mecánica y las máquinas pesadas. Lo llevaré a un taller profesional grande como Lockheed para su revisión.

 

Añadió que él mismo no tiene un taller. Dijo que el objeto debió haber “flotado” a su patio.

 

“No es la clase de cosas que puedan lanzarse a lo alto y lejos”, dijo. “Mi madre lo vio explotar en el aire”.

 

Contiene tubos de radio

 

Los vecinos llamaron al Departamento de Bomberos de Van Nuys, quienes vieron que el disco lanzaba un humo acre durante unos pocos minutos, luego lo recogieron y se lo llevaron para su examen.

 

El Sr. Long dijo que el disco estaba compuesto de dos placas de hierro galvanizado, de cinco pulgadas de grosor en su centro y que se reducía hacia sus bordes. Contenía lo que parecían tubos de radio.

 

“Dos tubos de escape salían de él”, dijo el Sr. Long. “Fueron hechos de un tubo de media pulgada y se extendían por unas cuatro pulgadas desde el borde.

 

“Cruzando la parte superior estaba una aleta que corría desde el centro hasta unas pocas pulgadas del borde y aparentemente le daba estabilidad al aparato. También tenía un timón”.

 

La Marina paga $ 25

 

Mientras tanto la Marina informó a los “testigos” más serios que lo que veían en el cielo eran sólo aparatos de observación del clima.

 

Le costó $ 25 a la Marina cerciorarse. El Teniente Rell Zelle Moore, oficial de la estación aerológica naval, lanzó un aparato meteorológico “ray winds” en una “operación platillo” de $ 25 en Atlanta, Ga. Cuando el globo lleno de helio, que lleva una pantalla de papel estaño, se desplazó sobre Stone Mountain llegaron llamadas telefónicas a los periódicos de Atlanta informando “discos voladores”.

 

La pantalla de 4 por 10 pies parecía como un disco redondo de aluminio a gran altura.

 

“La gente sólo está empezando a ver estas cosas en lo alto”, dijo el Teniente Comandante Thomas H. Rentz.

El artículo venía acompañado de una fotografía en donde se podía ver el platillo volador al lado del ingeniero Russell Long. El pie de foto dice:

TheKnickerbockerNews-Albany-10-7-1947dTodo pasa en California

 

Russell Long de North Hollywood, Calif., sostiene el aparato en forma de platillo que aterrizó en su jardín de geranios anoche. Arriba se muestra el disco en el recuadro, con la aleta en la parte superior izquierda. (Acme Telephoto).

Este caso apareció en muchos otros periódicos. Una de las primeras referencias fue una nota muy breve en el Lodi News Sentinel del 9 de julio[2]:

LodiNewsSentinel-9-7-1947DISCO VOLADOR DE 30 PULGADAS ENCONTRADO EN HOLLYWOOD

 

North Hollywood, Cal., Julio 9 (UP) – Russell Long, ingeniero de la construcción en North Hollywood, informó anoche que un disco volador, de 30 pulgadas de diámetro y aparentemente controlado por radio, golpeó el costado de su casa y vino a caer en un jardín de flores.

 

Long llamó al departamento de bomberos de Van Nuys, Cal., que tomó en custodia el aparato después de que dejó de emitir humo.

En The Ludington Daily News, de Michigan, del 10 julio, leemos que el objeto, luego de pasar por las manos del jefe de bomberos de Van Nuys, Wallace E. Newcombe, fue trasladado al agente del FBI en el sitio, Richard B. Hood, y finalmente al Ejército[3]:

TheLudingtonDailyNews-10-7-1947DISCO REPORTADO ENCONTRADO EN EL OESTE

 

Jefe de bomberos envía el aparato al FBI quien lo da al Ejército

 

North Hollywood, Calif. – (AP) – Un artilugio mecánico en forma de platillo, parecido a la tapa de un alimentador de pollos con algunos aparatos añadidos, fue encontrado en una cama de geranios en la casa del ingeniero de la construcción Russell Long, el miércoles por la noche y el primer oficial en reaccionar fue el Jefe del Batallón de Bomberos Wallace E. Newcombe quien lo miró escépticamente y dijo:

 

“No me parece que pueda volar”.

 

Long Llamó al departamento de bomberos de Van Nuys y emocionado señaló el platillo metálico, de 30 pulgadas de diámetro, que dijo había estado echando humo de dos tubos de escape y emitiendo un destello blanco-azulado. La oficina de Richard B. Hood, jefe de investigaciones federales aquí, dijo que un hombre del FBI había echado un vistazo al aparato y que será enviado a las autoridades militares. La oficina del FBI dijo que Hood no tenía otro comentario.

 

El jefe Newcombe exhibió el objeto. Un tubo de radio en la parte superior estaba colocado hacia abajo en la mitad superior del platillo que tiene unas cinco pulgadas de grosor en la parte central y se va adelgazando hacia su perímetro. Había alambres dirigiéndose hacia un enchufe embebido en el centro de la mitad inferior. Había un ala del tipo timón en la parte superior.

 

Long le dijo a los reporteros que fue despertado por un ruido, no tan fuerte como una explosión, y entonces salió presurosamente para encontrarse con el aparato. Declaró que el objeto había empujado unos pocos ladrillos fuera del borde de su cama de flores.

En Maine, The Lewiston Evening Journal, del 10 julio, llevaba este artículo[4]:

TheLewistonEveningJournal-10-7-1947aCALIFORNIANO ENCUENTRA DISCO METÁLICO, VIERTE HUMO DE LOS ESCAPES, EMITE DESTELLO BLANCO-AZULADO

 

MISTERIO PLATILLO VOLADOR

 

North Hollywood, Calif. – AP- Un artilugio mecánico en forma de platillo, parecido a la tapa de un alimentador de pollos con unos pocos aparatos añadidos, fue encontrado en una cama de geranios en el hogar del ingeniero de la construcción Russell Long anoche y el primer oficial en reaccionar fue el jefe del batallón de bomberos Wallace E. Newcombe quien lo miró escépticamente y dijo:

 

“No me parece que pueda volar”.

 

Long Llamó al departamento de bomberos de Van Nuys y emocionado señaló el platillo metálico, de 30 pulgadas de diámetro, que dijo había estado echando humo de dos tubos de escape y emitiendo un destello blanco-azulado. La oficina de Richard B. Hood, jefe de investigaciones federales aquí, dijo que un hombre del FBI había echado un vistazo al aparato y que será enviado a las autoridades militares. La oficina del FBI dijo que Hood no tenía otro comentario.

 

El jefe Newcombe exhibió el objeto. Un tubo de radio en la parte superior estaba colocado hacia abajo en la mitad superior del platillo que tiene unas cinco pulgadas de grosor en la parte central y se va adelgazando hacia su perímetro. Había alambres dirigiéndose hacia un enchufe embebido en el centro de la mitad inferior. Había un ala del tipo timón en la parte superior.

 

Ver PLATILLOS Página 4 Columna 6

 

TheLewistonEveningJournal-10-7-1947bPLATILLOS

 

Página Uno

 

(Ilegible) reporteros que (ilegible) por un ruido, no tan (ilegible) explosión, y entonces (ilegible) para encontrarse (ilegible). Declaró que el (ilegible) empujado unos pocos ladrillos (ilegible) borde de su (ilegible) flores.

Debajo de ese artículo encontramos una breve nota, incompleta, que se refiere a un nuevo coctel inventado en honor de los platillos voladores[5]:

OLD ORCHARD BEACH

 

AP – Un coctel platillo volador cuyo creador dice se debe degustar en un platillo fue probado aquí anoche.

 

Degustado en un platillo. El dueño de un hotel Romano R. Moreau declaró que estaba en una costumbre franco-canadiense con un funcional

También el Pittsburgh Post Gazette, del 10 julio, publicó una nota sobre el hallazgo de Russell Long[6]

PittsburghPostGazette-10-7-1947aARMADA “PRUEBA” QUE LOS DISCOS VOLADORES SON SIMPLEMENTE APARATOS METEOROLÓGICOS

 

Por The United Press

 

Hoy los bromistas continuaron teniendo una temporada alta con los platillos voladores.

 

Mientras tanto la Marina informó a los “testigos” más serios que lo que veían en el cielo eran sólo aparatos de observación del clima.

 

Le costó $ 25 a la Marina cerciorarse.

 

El Teniente Rell Zelle Moore, oficial de la estación aerológica naval, lanzó un aparato meteorológico “ray winds” en una “operación platillo” de $ 25 en Atlanta, Ga. Cuando el globo lleno de helio, que lleva una pantalla de papel estaño, se desplazó sobre Stone Mountain llegaron llamadas telefónicas a los periódicos de Atlanta informando “discos voladores”.

 

La pantalla de 4 por 10 pies parecía como un disco redondo de aluminio a gran altura.

 

Russell Long, ingeniero de la construcción en North Hollywood, encontró un disco metálico, de 25 pulgadas de diámetro, con tubos de radio destellando y humeando, en su jardín de flores y emocionado llamó al departamento de bomberos. “Me parece que alguien se metió en una gran cantidad de problemas para hacer una broma”, dijo el Jefe de Bomberos Wallace E. Newcombe.

 

Una tienda departamental de Filadelfia elevó el total de recompensas ofrecidas por un disco volador auténtico a $ 8,000. Su periódico de anuncios dice que dará $ 5,000 por un disco volador para añadirlo “al más completo surtido de platillos en Filadelfia”.

 

Las recompensas previas que habían sido ofrecidas por $ 1,000 cada una en Chicago, Los Ángeles y Spokane, Wash., no han tenido ningún cobrador.

En esa misma edición del 10 de julio del Pittsburgh Post Gazette se informa de varios avistamientos de discos voladores en distintos distritos de la zona[7]:

PittsburghPostGazette-10-7-1947bOJOS DE PLATILLO LOS VEN AQUÍ

 

Observadores del cielo ojos de platillo informaron la noche del miércoles una cosecha de discos voladores desde varios puntos de la brújula en la zona de Pittsburgh mientras la disco-usión alcanzó un tempo entre lo sublime y lo ridículo.

 

Monte Lebanon, Clarion, Brookline y Homestead fueron los distritos escuchados cuando los ciudadanos telefonearon con relatos que describen los objetos como “redondos” y “fluorescentes” y “como meteoros”.

El mismo periódico informa del fiasco en que se convirtieron los restos de los así llamados platillos voladores encontrados en Roswell, Shreveport y Troy[8]:

PittsburghPostGazette-10-7-1947cLOS INFORMES DE PLATILLOS VOLADORES CAEN HASTA SER SÓLO UN CHORRITO

 

Regaño supuestamente dado por la AAF a la Base Roswell por confusión con globo

 

Chicago, Julio 9 (UP) – Los misteriosos “platillos voladores” casi desaparecieron el miércoles.

 

Todos los informes de que uno de los discos había sido encontrado fueron demostrados falsos, y los números de informes de personas que afirmaban haber visto platillos en el cielo cayeron a un chorrito.

 

Se informó que los cuarteles de las Fuerzas Aéreas del Ejército en Washington habían dado un regaño quemante a los oficiales de la base aérea en Roswell, N. M., por anunciar el martes que un disco volador había sido encontrado en un rancho de Nuevo México. El “disco” resultaron ser los restos de un globo de observación meteorológica del tipo usado por el Ejército.

 

En Boise, Ida., Dave Johnson, editor de aviación del “Idaho Statesman”, informó que tomó películas de un objeto negro que dijo que espera sea un disco. Dijo que fue capaz de obtener sólo unos 10 pies de película antes de que el objeto desapareciera en el cielo.

 

Un disco de aluminio de 16 pulgadas equipado con dos condensadores de radio, un interruptor de luz fluorescente y tubos de cobre encontrado por F. G. Harston cerca de Shreveport, La., en el distrito de negocios, resultó que había sido el trabajo de un bromista. La policía cree que el bromista aventó el artilugio sobre un letrero y lo observó aterrizar a los pies de Harston.

 

Los científicos de Gannon College, en Erie, Pa., dieron con la identificación de un “platillo volador” encontrado por un trabajador de molino en Troy, Pa. Dijeron que el objeto, encontrado en un prado, era escoria – una espuma solidificada de un volcán.

 

Pero eso trabo un nuevo problema. No hay un volcán dentro de 3,000 millas del campo donde se encontró la escoria.

The Meriden Daily Journal, de Meriden, Connecticut, mostró así esta noticia[9]:

TheMeridenDailyJournal-10-7-1947DISPOSITIVO “PLATILLO VOLADOR” ESTALLA EN JARDÍN DE HOMBRE

 

North Hollywood, Calif. Julio 10. (AP) Un artilugio mecánico en forma de platillo, parecido a la tapa de un alimentador de pollos con unos pocos aparatos añadidos, fue encontrado en una cama de geranios en el hogar del ingeniero de la construcción Russell Long anoche y el primer oficial en reaccionar fue el jefe del batallón de bomberos Wallace E. Newcombe quien lo miró escépticamente y dijo:

 

“No me parece que pueda volar”.

 

Long Llamó al departamento de bomberos de Van Nuys y emocionado señaló el platillo metálico, de 30 pulgadas de diámetro, que dijo había estado echando humo de dos tubos de escape y emitiendo un destello blanco-azulado. La oficina de Richard B. Hood, jefe de investigaciones federales aquí, dijo que un hombre del FBI había echado un vistazo al aparato y que será enviado a las autoridades militares. La oficina del FBI dijo que Hood no tenía otro comentario.

 

El jefe Newcombe exhibió el objeto. Un tubo de radio en la parte superior estaba colocado hacia abajo en la mitad superior del platillo que tiene unas cinco pulgadas de grosor en la parte central y se va adelgazando hacia su perímetro. Había alambres dirigiéndose hacia un enchufe embebido en el centro de la mitad inferior. Había un ala del tipo timón en la parte superior.

 

Long le dijo a los reporteros que fue despertado por un ruido, no tan fuerte como una explosión, y entonces salió presurosamente para encontrarse con el aparato. Declaró que el objeto había empujado unos pocos ladrillos fuera del borde de su cama de flores.

En Altus, Oklahoma, The Altus Times-Democrat la publicó de la siguiente forma[10]:

TheAltusTimesDemocrat-10-7-1947ESTE PLATILLO TIENE TODOS LOS ADORNOS DE FUEGO Y HUMO

 

North Hollywood, Julio 10 – (AP) – Russell Long, ingeniero de construcción, insistió hoy que un disco de hierro galvanizado que se dejó caer en su jardín de flores anoche, era un “platillo volador” controlado por radio e impulsado por jets.

 

“¿Cómo puedo ir a obtener esos $ 1,000 de recompensa?” preguntó.

 

El Agente Especial en Jefe Richard Hood, líder de la oficina local del federal bureau of investigation, dijo que él enviaría el objeto a los oficiales de inteligencia del ejército en Ft. McArthur, Cal., tan pronto como pueda contactarlos.

 

Él declinó dar su opinión sobre su origen.

 

El disco se disparó al jardín del Sr. Long ayer por la noche, dijo, explotó 15 pies por encima del terreno con un destello azul y un estruendo fue escuchado alrededor del vecindario, cayó en picado y se deslizó a lo largo del extremo de la casa, desprendiendo cinco ladrillos.

 

El Sr. Long se apresuró a salir en su camisa de dormir.

 

“Este disco estaba soplando un humo amarillo muy pesado fuera de sus tubos de escape, como un auto cuando quema mucho aceite”, dijo. “Un tubo de vidrio en su centro tenía un destello rojo-cereza que se apagó gradualmente.

 

“Obviamente aterrizó porque se estaba quedando sin combustible”.

 

Los tubos de escape estaban quemados de negro.

 

La Policía, inteligencia del ejército y agentes del FBI eran escépticos.

 

“Me parece que alguien se metió en una gran cantidad de problemas para hacer una broma”, dijo el Jefe de Bomberos Wallace E. Newcombe. “No creo que esa cosa pueda volar”.

 

Long dijo seriamente que un bromista fue en la primera cosa que pensó.

 

Duda que el disco pudiera ser hecho por alguna persona.

 

“Quien haya hecho esto tiene una habilidad para la mecánica y las máquinas pesadas”, dijo. Lo llevaré a un taller profesional grande como Lockheed para su revisión.

 

Añadió que él mismo no tiene un taller.

 

“No es la clase de cosas que puedan lanzarse a lo alto y lejos”, dijo. “Mi madre lo vio explotar en el aire”.

 

El disco de 30 pulgadas pesa alrededor de 10 libras.

 

The Southeast Missourian, de Cape Girardeau, Missouri, reproduce la misma noticia[11]

TheSoutheastMissourian-10-7-1947ENCONTRADO ARTILUGIO EN FORMA DE PLATILLO

 

North Hollywood, Cal. Julio 10. (AP) Un artilugio mecánico en forma de platillo, parecido a la tapa de un alimentador de pollos con unos pocos aparatos añadidos, fue encontrado en una cama de geranios en el hogar del ingeniero de la construcción Russell Long anoche y el primer oficial en reaccionar fue el jefe del batallón de bomberos Wallace E. Newcombe quien lo miró escépticamente y dijo:

 

“No me parece que pueda volar”.

 

Long Llamó al departamento de bomberos de Van Nuys y emocionado señaló el platillo metálico, de 30 pulgadas de diámetro, que dijo había estado echando humo de dos tubos de escape y emitiendo un destello blanco-azulado. La oficina de Richard B. Hood, jefe de investigaciones federales aquí, dijo que un hombre del FBI había echado un vistazo al aparato y que será enviado a las autoridades militares. La oficina del FBI dijo que Hood no tenía otro comentario.

 

El jefe Newcombe exhibió el objeto. Un tubo de radio en la parte superior estaba colocado hacia abajo en la mitad superior del platillo que tiene unas cinco pulgadas de grosor en la parte central y se va adelgazando hacia su perímetro. Había alambres dirigiéndose hacia un enchufe embebido en el centro de la mitad inferior. Había un ala del tipo timón en la parte superior.

 

Long le dijo a los reporteros que fue despertado por un ruido, no tan fuerte como una explosión, y entonces salió presurosamente para encontrarse con el aparato. Declaró que el objeto había empujado unos pocos ladrillos fuera del borde de su cama de flores.

TheEveningTribune-10-7-1947Otros periódicos publicaron historias similares en aquellos días. Por ejemplo The Evening Tribune, de Hornell, Nueva York, del 10 de julio, que lleva un encabezado: Here’re Three More Stories About The Mystery “Discs” (Aquí hay otras tres historias sobre los “discos” misteriosos). Desdichadamente tengo una copia de la portada de ese periódico, pero su resolución es muy baja.

TheNeoshoDailyNews-10-7-1947Lo mismo ocurre con The Neosho Daily News, de Neosho, Newton, Missouri, también del 10 de julio. El titular dice: Hollywood Engineer Claims Flying Saucer Hit His House (Ingeniero de Hollywodd afirma que un platillo volador golpeó su casa), pero el resto del artículo es ilegible.

TheNewsPalladium-BentonHarbor-10-7-1947The News Palladium, de Benton Harbor, del 10 de Julio, lo publicó a ocho columnas con el título: “Flying Saucer” Found? 30 Inch Gadget Has Radio Tube, Exhaust Stacks (¿Se ha encontrado “platillo volante”? Artilugio de 30 pulgadas tiene tubo de radio, tubos de escape), pero el cuerpo del artículo es ilegible.

TheSanduskyRegister-12-7-1947En The Sandusky Register, de Ohio, del 10 de julio, adivinamos parte del título del artículo “Flying Saucers”, pero el resto, tanto del título como del artículo, no lo podemos leer.

TheChronicleTelegram-10-7-1947Todavía peor es el caso de los siguientes periódicos: The Chronicle Telegram, de Lorain County, del 10 de julio; The San Bernardino County Sun, de California y del 10 de julio; y Joplin Globe, de Joplin, Missouri, del 11 de julio. En todos los casos sabemos que se publicó alguna nota referente a este caso, pero nuestras copias son de muy mala calidad que, incluso, los titulares no se pueden leer.

TheSanBernardinoCountySun-10-7-1947Tengo un recorte de periódico, sin fecha ni ninguna referencia (aunque aparece escrito a mano Time Union julio 11 –’47), que muestra el disco encontrado por Long en el escritorio del jefe de bomberos. El pie de foto dice:

JoplinGlobe-11-7-1947Otro “disco”

 

TimesUnion-11-7-1947Jefe de Bomberos Wallace E. Newcomb, North Hollywood, Calif., se muestra llamando a los oficiales del ejército para que vengan a su oficina a examinar el disco de 30 pulgadas, con aletas, mostrado en su escritorio. Russell Long llamó a los bomberos para que vinieran a su casa en North Hollywood a llevarse el objeto, que dijo Long, aterrizó en su cama de flores. Long dijo que el artilugio sacaba humo y un destello azul cuando lo vio por primera vez. (NEA Telephoto).

Debe haber otros periódicos que publicaron esta historia. Más adelante seguiremos revisando estas fuentes.

REFERENCIAS

Aldrich Jan, Project 1947 Report on “Crashed Discs”, UFO Research Cincinnati, artículo en internet, http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

Aldrich L. Jan, Project 1947: A Preliminary Report on the 1947 UFO Sighting Wave, UFO Research Coalition, 1997.

Arnold Kenneth, The Coming of the Saucers. A documentary report on sky objects that have mystified the world, edición del autor, Amherst, 1952. 192 s.

Berliner Don, Galbraith Marie & Huneeus Antonio, UFO Briefing Document: The Best Available Evidence, Dell Publishing co., New York, 1995. 256 s.

Berliner Don, The U.S. Air Force’s Project Blue Book UFO investigation, Fund for UFO Research, 1996. 9 s.

Birnes William, The UFO Magazine UFO Encyclopedia, Pocket Books, New York, 2004. 384 s.

Bloecher Ted, Report On The UFO Wave of 1947, sin pie de imprenta, 1967. 190 s.

Blum Ralph & Blum Judy, Beyond Earth: Man´s Contact with UFOs, Bantam Books, New York, 1974. 248 s.

Bougard Michel, Des Soucoupes Volantes aux OVNI, SOBEPS, J. P. Delarge, 1976. 287 s.

Brookesmith Peter, Expedientes secretos, Reader’s Digest, México, 1997. 176 s.

Brookesmith Peter, The Age of the UFO, Black Cat, Londres, 1984. 206 s.

Brummett William E. & Zuick Ernest R., Should The Air Force Reopen Project Blue Book?, Air and Staff College of the Air (Force) University, 17 mayo 1974. Disponible en internet en http://www.cufon.org/cufon/afrstdy1.htm

Campagna Palmiro, The UFO Files: The Canadian Connection Exposed, Stoddart, Toronto, 1998. 224 s.

Canadeo Anne, UFO’s: The Fact or Fiction File, Walker and Co., New York, 1990. 174 s.

Chalker Bill, UFO History Keys, Ufologist, July 2006. Artículo en internet, http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

Clark Jerome The UFO Book: Encyclopedia of the Extraterrestrial, Visible Ink Press, Canton, 1998. 734 s.

Clark Jerome, Strange Skies: Pilot Encounters with UFOs, Citadel Press Books, New York, 2003. 254 s.

Clark Jerome, The UFO Encyclopedia: 1st edition: Volume 2 – Emergence of a Phenomenon, Omnigraphics, Detroit, 1992. 434 s.

Clark Jerome, UFO Encounters. Sightings, Visitations and Investigations, Publications International, 1992. 128 s.

Clarke David & Roberts Andy, Flying Saucerers: A social history of UFOlogy, Alternative Albion, Londres, 2007. 244 s.

Clarke David, The UFO Files: The Inside Story of Real Life Sightings, The National Archives, Londres, 2009. 160 s.

Condon U. Edward & Gillmor S. Daniel, Condon Report, Scientific Study of Unidentified Flying Objects, Bantam Books, New York, 1969. 966 s.

Cousineau Phil, UFOs: A Manual for the Millenium, Harper Collins West, San Francisco, 1995. 272 s.

Darling David, The Extraterrestrial Encyclopedia, Three Rivers Press, New York, 2000. 514 s.

Davis Isabel & Bloecher Ted, Close Encounter at Kelly and Others of 1955, CUFOS, Evanston Illinois, 1978. 196 s.

Dennett E. Preston, One in Forty: The UFO Epidemic True Accounts of Close Encounters With Ufo’s, Kroshka Books, New York, 1997. 344 s.

Denzler Brenda, The Lure of the Edge: Scientific Passions, Religious Beliefs, and the Pursuit of UFO’s, University of California Press, Berkeley, 2001. 296 s.

Dolan Richard, UFOs and the National Security State: Volume 1: 1941-1973, Hampton Roads Publishing Inc., 2000. Charlottesville, 2000. 510 s.

Durrant Henry, Le livre noir des Soucoupes Volantes, Volumen 21 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1970. 319 s.

Durrant Henry, Les dossiers des ovnis, Volumen 50 Les Énigmes de l’univers, Robert Laffont, Paris, 1973. 309 s.

Eberhart M. George, A Geo-Bibliography of Anomalies primary access to observations of UFOs, ghosts, and other mysterious phenomena, Greenwood Press, Westport, 1980. 1114 s.

Evans Hilary & Stacy Dennis, UFO: 1947-1997. Fifty Years of Flying Saucers, John Brown Publishing, Londres, 1997. 272 s.

Fawcett George & Greenwood Barry, Clear Intent. The Goverment Coverup of the UFO Experience, Prentice Hall Inc., New Jersey, 1984. 288 s.

Flammonde Paris, UFO Exist!, Ballantine Books, New York, 1976. 480 s.

Fowler E. Raymond, UFOs: Interplanetary Visitors, Bantam Books, New York, 1974. 392 s.

Frazier Kendrick, Karr Barry & Nickell Joe, The UFO Invasion, Prometheus Books, New York, 1997. 314 s.

Fuller, Curtis, The Flying Saucers – Fact or Fiction?, Flying Magazine, July 1950.

Good Timothy, Above Top Secret. The Worldwide UFO Cover-up, Quill William Morrow, New York, 1989. 592 s.

Good Timothy, Beyond Top Secret. The Worldwide UFO Security Treath, Pan Macmillan, Londres, 1996. 640 s.

Good Timothy, Need To Know: UFOs, the Military and Intelligence, Pegasus Books, New York, 2007. 320 s.

Gross E. Loren, Charles Fort, the Fortean Society, and Unidentified Flying Objects. A survey of the unidentified flying object mystery from August 1895 to August 1947, edición del autor, 1976. 113 s.

Gross E. Loren, UFOs: A History. Volume 1, July 1947-December 1948, Arcturus Book Service, Scotia, New York, 1982. 160 s.

Guieu Jimmy, Black-out sur les Soucoupes Volantes, Fleuve Noir, Paris, 1956. 320 s.

Guieu Jimmy, Les soucoupes volantes viennent d’un autre monde, Fleuve Noir, Paris, 1954. 320 s.

Hall David Michael & Connors A. Wendy, Alfred Loedding & The Great Flying Saucer Wave of 1947, Rose Press, Albuquerque, New Mexico, 1998. 192 s.

Hall David Michael, UFOs: A Century of Sightings, Galde Press Inc., Lakeville, MN, 1999. 398 s.

Hall H. Richard, The UFO Evidence, NICAP, Washington, 1964. 184 s.

Harbinson W. A., Projekt Saucer. The Case for Man-Made Flying Saucers, Boxtree Limited, Londres, 1995. 388 s.

Hesemann Michael & Mantle Philip, Beyond Roswell. The Alien Autopsy Film, Area 51, & the U.S. Government Coverup of UFOs, Marlowe and Co., New York, 1997. 304 s.

http://forteanzoology.blogspot.com/2010/12/muirheads-mysteries-oddity-in-post-war.html

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/02/el-da-despus-de-roswell/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-4/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/03/el-da-despus-de-roswell-5/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-6-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-7/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-8/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/04/el-da-despus-de-roswell-9/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-10/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-11/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-12/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-13/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/05/el-da-despus-de-roswell-14/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-15/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-16/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-17/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/06/el-da-despus-de-roswell-18/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-19/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-20/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-21/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-22/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/07/el-da-despus-de-roswell-23/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-24/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-25/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-26/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/08/el-da-despus-de-roswell-27/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-28/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-29/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-da-despus-de-roswell-31/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/09/el-dia-despus-de-roswell-30/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-32/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-33/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-34/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-da-despus-de-roswell-36/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/10/el-dadespus-de-roswell-35/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-37/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-38/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-39/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/11/el-da-despus-de-roswell-40/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-41/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-42/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-43/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2011/12/el-da-despus-de-roswell-44/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-45/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-46/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-47/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/01/el-da-despus-de-roswell-48/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-dia-despues-de-roswell-49/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-50/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-51/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/02/el-da-despus-de-roswell-52/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-53/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-54/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-55/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/03/el-da-despus-de-roswell-56/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-57/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-58/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-59/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/04/el-da-despus-de-roswell-60/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-61/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-62/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-63/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/05/el-da-despus-de-roswell-64/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-65/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-66/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-67/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/06/el-da-despus-de-roswell-68/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-69/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-70/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-71/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-72/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/07/el-da-despus-de-roswell-73/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-74/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-75/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-76/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/el-da-despus-de-roswell-77/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-78/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-79/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-80/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-81/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/09/el-da-despus-de-roswell-82/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-83/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-84/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-85/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/10/el-da-despus-de-roswell-86/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-87/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-88/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-89/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/11/el-da-despus-de-roswell-90/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-91/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-92/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-93/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-94/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/12/el-da-despus-de-roswell-95/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-96/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-97/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-98/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/01/el-da-despus-de-roswell-99/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-100/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-101/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-102/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/02/el-da-despus-de-roswell-103/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-104/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-105/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-106/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-107/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/03/el-da-despus-de-roswell-108/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-109/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-110/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-111/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/04/el-da-despus-de-roswell-112/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-113/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-114/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-115/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/05/el-da-despus-de-roswell-116/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-117/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-118/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-119/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-120/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/06/el-da-despus-de-roswell-121/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-122/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-123/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-124/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/07/el-da-despus-de-roswell-125/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-126/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-127/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-128/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/08/el-da-despus-de-roswell-129/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-130/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-131/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-132/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-133/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/09/el-da-despus-de-roswell-134/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-135/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-136/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-137/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/10/el-da-despus-de-roswell-138/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-139/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-140/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-141/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/11/el-da-despus-de-roswell-142/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/el-da-despus-de-roswell-143/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/el-da-despus-de-roswell-144/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/el-da-despus-de-roswell-145/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/el-da-despus-de-roswell-146/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2013/12/el-da-despus-de-roswell-147/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/01/el-da-despus-de-roswell-148/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/01/el-da-despus-de-roswell-149/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/01/el-da-despus-de-roswell-150/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/01/el-da-despus-de-roswell-151/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/02/el-da-despus-de-roswell-152/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/02/el-da-despus-de-roswell-153/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/02/el-da-despus-de-roswell-154/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/02/el-da-despus-de-roswell-155/

http://ovniparanormal.over-blog.com/ext/

http://project1947.com/index.html

http://ufohistorykeys.blogspot.com/2008/05/flying-saucers-entered-mainstream-in.html

http://users.skynet.be/sky84985/chron9.html

http://www.dailykos.com/story/2008/11/15/121835/70/596/661473

http://www.luft46.com/gotha/229vsp60.html

http://www.majesticdocuments.com/documents/pre1948.php

http://www.nicap.org/1947.htm

http://www.nicap.org/docs/1947docpage.htm

http://www.nicap.org/NSID/NSID_DBListingofPhysicalTraceCases.pdf

http://www.nicap.org/schulgen.htm

http://www.nicap.org/ufoe/section_7.htm

http://www.nicap.org/waves/1947fullrep.htm

http://www.majesticdocuments.com/pdf/marshall-pres_24sept47.pdf

http://www.project1947.com/acufoe.htm

http://www.project1947.com/fig/cicnov47.htm

http://www.project1947.com/fig/horten1.htm

http://www.project1947.com/fig/muroc47.htm

http://www.project1947.com/fig/schulgen.htm

http://www.project1947.com/gr/oct47mystcrash.htm

http://www.roswellfiles.com/FOIA/SchulgenMemo.htm

http://www.roswellfiles.com/storytellers/Friedman.htm

http://www.roswellproof.com/militarydebunk.html

http://www.rr0.org/Documents/Officiels/Analyses.html

http://www.ufodna.com/chrono/ce3/1947.htm

http://www.ufoevidence.org/documents/doc1682.htm

http://www.ufoinfo.com/humanoid/humanoid1947.shtml

Hynek Allen Joseph, Nouveau rapport sur les Ovni, Belfond, Paris, 1979. 286 s.

Hynek Allen Joseph, The Hynek UFO Report, Dell Publishing Company, New York, 1977. 304 s.

Jacobs David Michael, The UFO Controversy in America, Indiana University Press, Bloomington, 1975. 384 s.

Jiménez Iker, Encuentros: La historia de los ovnis en España, Edaf, Barcelona, 2002. 384 s.

Kanon Gregory M., The Great UFO Hoax, Galde Press Inc., Lakeville, 1997. 224 s.

Keyhoe E Donald, The Flying Saucers Are Real, Fawcett Publications, New York, 1970. 180 s.

Keyhoe E. Donald, Aliens from Space: The Real Story of Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1973. 322 s.

Keyhoe E. Donald, Flying Saucers: Top Secret, G. P. Putnam, New York, 1960. 284 s.

Klass J. Philip, The Real Roswell Crashed Saucer Coverup, Prometheus Books, New York, 1997. 240 s.

Koi Isaac, FBI: “discs recovered”, Air Force “greatly concerned”, “at a complete loss” + more memos, http://www.abovetopsecret.com/forum/thread924183/pg1#pid15876304

Lorenzen Coral & Lorenzen Jim, UFOs: The Whole Story, Signet Books, New York, 1969. 302 s.

Lorenzen Coral, The Great Flying Saucer Hoax, William Frederick Press, 1962. 257 s.

Maccabee S. Bruce, UFO/FBI Connection: The Secret History of the Government’s Cover-Up, Llewellyn Publications; Woodbury, Minnesota, 2000. 216 s.

Machlin Milt, The Total UFO Story, Dale Books, New York, 1979. 312 s.

Mallan Lloyd, Official Guide to UFOs, Science & Mechanics Publishing Company, New York, 1967. 96 s.

McDonald E. James, UFOs – An International Scientific Problem, presentado el 12 de marzo de 1968, en el Canadian Aeronautics and Space Institute Astronautics Symposium, Montreal, Canadá. 40 s.

Michel Aimé, Lueurs sur les Soucoupes Volantes, Maison Mame, No. 4 de la serie Découvertes, 1954. 286 s.

Nolaane D. Richard, Clark David and Roberts Andy, Phantoms of the Sky. UFOs – A Modern Myth?, Robert Hale, 1990. 204 s.

Peebles Curtis, Watch the Skies! A Chronicle of the Flying Saucer Myth, Smithsonian Institution Press, Washington, 1994. 368 s.

Pflock T. Karl, Roswell: Inconvenient Facts and the Will to Believe, Prometheus Books, New York, 2001. 332 s.

Picknett Lynn, The Mammoth Book of UFOs, Carroll and Graf Publishers, Inc., New York, 2001. 512 s.

Quintanilla Héctor, UFOs: An Air Force Dilemma, 1974. Disponible en internet, http://www.nidsci.org/pdf/quintanilla.pdf

Randle D. Kevin & Estes Russ, Spaceships of the Visitors. An Illustrated Guide to Alien Spacecraft, Fireside, New York, 2000. 352 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, The Truth About the UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1994. 314 s.

Randle D. Kevin & Schmitt Donald, UFO Crash At Roswell, Avon Books, New York, 1991. 198 s.

Randle D. Kevin, A History of UFO Crashes, Avon Books, New York, 1995. 276 s.

Randle D. Kevin, Case MJ-12: The True Story Behind the Government’s UFO Conspiracies, Harper Torch, New York, 2002. 312 s.

Randle D. Kevin, Conspiracy of Silence, Avon Books, New York, 1997. 368 s.

Randle D. Kevin, Project Bluebook Exposed, Marlowe and Company, New York, 1997. 288 s.

Randle D. Kevin, Project Moon Dust: Beyond Roswell – exposing The Government’s Covert Investigations And Cover-Ups, Avon Books, New York, 1998. 328 s.

Randle D. Kevin, The Roswell Encyclopedia, William Morrow Paperbacks, New York, 2000. 416 s.

Randle D. Kevin, The UFO Casebook, Warner Books, New York, 1989. 256 s.

Randles Jenny & Hough Peter, The Complete Book of UFOs. An Investigation into Alien Contacts & Encounters, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 1994. 364 s.

Randles Jenny & Warrington Peter, Science and the UFOs, Wiley-Blackwell, Oxford, 1985. 224 s.

Randles Jenny, The Little Giant Encyclopedia of UFOs, Sterling Publishing Co. Inc., New York, 2000. 512 s.

Randles Jenny, The UFO Conspiracy. From the Official Case Files of the World’s Leading-Nations, Barnes and Noble, Incorporated, New Jersey, 1987. 224 s.

Randles Jenny, UFO Study, Robert Hale Ltd., Londres, 1981. 208 s.

Ruiz Noguez Luis, ¿Son los platos voladores simples moscas voladoras?, Cuadernos de Ufología, No. 6, 2ª Época, Santander, septiembre de 1989, Págs. 87-90. También apareció en Contacto Ovni, No. 22, El rincón del escéptico, México, octubre de 1996, Págs. 30-32. La versión electrónica se encuentra en el siguiente enlace: http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/10/%C2%BFson-los-platos-voladores-simples-moscas-voladoras/

Ruiz Noguez Luis, La farsa ovni, sin publicar.

Ruiz Noguez Luis, Ovnis estrellados en México, Corporativo Mina, México, 1996. 112 s.

Ruppelt Edward, The Report on Unidentified Flying Objects, Doubleday and Company Inc., New York, 1956. 318 s.

Ruppelt Edward, Rocket and Missile Firings, White Sands Proving Grounds, lista de enero al 30 de Julio de 1947.

Sanderson T. Ivan, Invisible Residents: Startling evidence for the possibility of intelligent life underwater by a distinguished naturalist and scientist, The World Publishing Co., NY and Cleveland, 1970. Págs. 50-51.

Scully Frank, Behind the Flying Saucers, Henry Holt and Company, New York, 1950.

Sellier E. Charles & Meier Joe, UFO, Contemporary Books, New York, 1997. 290 s.

Sheaffer Robert, UFO Sightings: The Evidence, Prometheus Books, New York, 1998. 328 s.

Spencer John & Evans Hilary, Phenomenon. Forty Years of Flying Saucers, Avon Books, New York, 1988. 414 s.

Spencer John & Spencer Anne, Fifty Years of UFOs. From Distant Sightings to Close Encounters, Boxtree Limited, Londres, 1997. 192 s.

Stanton L. Jerome, Flying Saucers: Hoax or Reality?, Belmont Books, New York, 1966. 158 s.

Steiger Brad, Proyecto Libro Azul, Edaf, Madrid, 1977. 384 s.

Story Ronald & Greenwell J. Richard, UFOs and the Limits of Science, William Morrow and Co. Inc., New York, 1981. 290 s.

Stringfield H. Leonard, Situation Red: The UFO Siege, Doubleday, New York, 1977. 224 s.

Swords D. Michael, The Roswell Report: A Historical Perspective, J. Allen Hynek Center for UFO Studies, 1991. 146 s.

Tacker Lawrence, Flying Saucers and the U.S. Air Force, D. Van Nostrand Company Inc., New York, 1960. 164 s.

Todd G. Robert, Bill Moore and the Roswell Incident: The True Believers Deceived, The Spot Report, No.7, March 1997.

Trench Brinsley Le Poer, The Flying Saucer Story, Tandem, Londres, 1966. 190 s.

Vallee Jacques, Anatomy of a Phenomenon. Unidentified Objects in Space–A Scientific Appraisal, Henry Regnery Company, New York, 1965. 209 s.

Weinstein Dominique, Aircraft UFO Encounters: military, airliner, private pilot’s UFO sightings from 1916 to 1997, Project ACUFOE, Paris, 1999. 60 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Attack, Ace Books, New York, 1967. 319 s.

Wilkins T. Harold, Flying Saucers on the Moon, Peter Owen Ltd., London, 1954. 329 s.

Wilkinson G. Frank, The Golden Age of Flying Saucers: Classic UFO Sightings, Saucer Crashes and Extraterrestrial Contact Encounters, New Paradigm Press, 2007. 120 s.

www.cufos.org/BB_Unknowns_1_7.pdf

Von Buttlar Johannes, El fenómeno ovni, Plaza Janes, 1983. 254 s.


[1] Anonimo, “Saucer” Huffs and Puffs, Gets Rough in a Garden, The Knickerbocker News, Albany, July 10 1947.

[2] Anonimo, 30-Inch Flying Disc Found In Hollywood, Lodi News Sentinel, Lodi, California, 9 July 1947.

[3] Anonimo, Disc Reported Found in West, Ludington Daily News, Michigan, 10 Julio 1947.

[4] Anonimo, Californian Finds Metal Disk, Smoke Pours from Exhausts, Emitting Blue-White Glare, The Lewiston Evening Journal, Maine, 10 July 1947.

[5] Anonimo, Old Orchard Beach, The Lewiston Evening Journal, Maine, 10 July 1947.

[6] Anonimo, Flying Saucer reports Fall Off to Trickle, Pittsburgh Post Gazette, 10 July 1947.

[7] Anonimo, Navy “Proves” Flying Disks Merely Weather Devices, Pittsburgh Post Gazette, 10 July 1947.

[8] Anonimo, Flying Saucer reports Fall Off to Trickle, Pittsburgh Post Gazette, 10 July 1947.

[9] Anonimo, “Flying Saucer” Device Goes Pop In Man’s Garden, The Meriden Daily Journal, Meriden, Connecticut, 10 July 1947.

[10] Anonimo, This Saucer Has All the Trimmings Of Fire and Smoke, The Altus Times-Democrat, Altus, Oklahoma, 10 July 1947.

[11] Anonimo, Saucer-Shaped Gadget Found, The Southeast Missourian, Cape Girardeau, Missouri, 10 July 1947.

El Principio de improbabilidad

El Principio de improbabilidad: ¿Por qué las casualidades, los milagros y los eventos raros ocurren todos los días

David J. Mano

TheImprobabilityPrincipleThe Improbability Principle: Why Coincidences, Miracles, and Rare Events Happen Every Day

En The Improbability Principle, el renombrado estadistico David J. Hand sostiene que los eventos extraordinariamente raros son todo lo contrario. De hecho, son un lugar común. No sólo eso, todos debemos esperar experimentar un milagro más o menos una vez al mes.

Pero Hand no es creyente en las supersticiones, profecías, o lo paranormal. Su definición de “milagro” es completamente racional. Ninguna explicación mística o sobrenatural es necesaria para entender por qué alguien tiene la suerte de ganar la lotería dos veces, o está destinado a ser golpeado por un rayo tres veces y aún sobrevivir. Todo lo que necesitamos, sostiene Hand, es una base sólida en un potente conjunto de leyes: las leyes de la inevitabilidad, de verdad un gran número, de selección, de probabilidad y de bastante cerca.

Juntos, constituyen el innovador Principio de Improbabilidad de Hand. Y juntos, explican por qué no deberíamos estar tan sorprendidos al toparnos con un amigo en un país extranjero, o encontrar la misma palabra desconocida cuatro veces en un día. Hand lucha con preguntas aparentemente menos explicables, como: ¿Qué tienen en común la Biblia y Shakespeare?, ¿por qué las crisis financieras son parte del curso, y por qué el rayo cae en el mismo lugar (en la misma persona) dos veces. En el camino, nos enseña cómo utilizar el Principio de Improbabilidad en nuestras propias vidas, incluyendo la forma de sacar provecho a un casino y cómo reconocer cuando un medicamento es realmente eficaz.

Una aventura irresistible en las leyes detrás de momentos de “chance” y una guía confiable para la comprensión del mundo y el universo en que vivimos, The Improbability Principle transformará la forma en que usted piensa acerca de la casualidad y la suerte, ya sea en el mundo de los negocios y las finanzas o simplemente sentado en su patio trasero, tirando una pelota al aire y preguntándose dónde va a aterrizar.

Detalles del producto

Product Details

Amazon Sales Rank: #752 in Books

Published on: 2014-02-11

Released on: 2014-02-11

Original language: English

Number of items: 1

Dimensions: .94″ h x 6.45″ w x 9.21″ l, 1.07 pounds

Binding: Hardcover

288 pages

Reseñas editoriales

“(Una) ingeniosa introducción a la probabilidad que mezcla anécdotas contraintuitivas con dosis de estadística de fácil digestión… Hand ofrece mucho que pensar, y los lectores dispuestos a manejar algunas matemáticas simples encontrarán esto como una adición deliciosa al género ‘por qué la gente cree cosas raras’”.

Publishers Weekly

“Animado y lúcido… un libro intensamente útil (así como muy entretenido)… Puede transformar la forma de leer el periódico, eso es seguro”.

-Salon

“(Hand) lleva a los lectores a través de esta tierra desconocida de la probabilidad y la estadística con una pizca de encanto, a la vez que explica en términos sencillos las leyes que la gobiernan… Podemos predecir que hay una muy buena posibilidad de que usted disfrutará de este libro”.

Success

“Instructivo y entretenido… una guía erudita pero totalmente sin pretensiones… hábil y seguramente desmitifica un tema habitualmente intimidante”.

Kirkus

“En mi experiencia, es muy raro encontrar un libro que es a la vez es erudito y entretenido. Sin embargo, The Improbability Principle es tal libro. ¡Seguramente esto no puede ser debido a la casualidad!”

– Hal R. Varian, economista jefe de Google, y profesor emérito de la Universidad de California, Berkeley

“Teniendo en cuenta que The Improbability Principle viene del teclado de David J. Hand, ¡era quizás inevitable que sería un ganador seguro!”

– John Pullinger, presidente de la Royal Statistical Society

“Escrito por uno de los estadísticos más prominentes del mundo, The Improbability Principle proporciona un sentido de lo que significan realmente el azar y la improbabilidad, y engendra una comprensión de que la incertidumbre se basa en el núcleo de la naturaleza. Yo recomiendo este libro”.

-Joseph M. Hilbe , presidente de la International Astrostatistics Association y embajador para el NASA/Jet Propulsion Laboratory en el Instituto de Tecnología de California

«Como alguien que pasó de conocer a su futura esposa en un avión, en una línea aérea que rara vez voló, estoy totalmente de acuerdo en la guía fascinante de David J. Hand a la improbabilidad, un tema que afecta la vida de todos nosotros, que sin embargo, hasta ahora ha carecido de una coherente exposición de sus principios básicos”.

-Gordon Woo, catastrofista en las soluciones de gestión de riesgos y autor de Calculating Catastrophe

The Improbability Principle es una combinación elegante, increíblemente clara, y agradable del sutil pensamiento estadístico y los eventos del mundo real. David J. Hand realmente explica por qué suceden las cosas ‘sorprendentes’ y por qué es importante la estadística”.

– Andrew Dilnot, coautor de The Numbers Game: The Commonsense Guide to Understanding Numbers in the News, in Politics, and in Life

Sobre el autor:

David J. Hand es profesor emérito de matemáticas e investigador senior de investigación en el Imperial College de Londres. Él es el ex presidente de la Royal Statistical Society y el principal asesor científico de Winton Capital Management, uno de los más exitosos fondos de cobertura algorítmica-comercial de Europa. Es autor de siete libros, incluyendo The Information Generation: How Data Rules Our World and Statistics: A Very Short Introduction, y ha publicado más de trescientos artículos científicos. Hand vive en Londres, Inglaterra.

Extracto. © Reproducido con permiso. Todos los derechos reservados.

1

EL MISTERIO

La fortuna trae en algunos barcos que no están conducidos.

– William Shakespeare

Simplemente increíble

En el verano de 1972, el actor Anthony Hopkins firmó para hacer un papel protagonista en una película basada en la novela de George Feifer La chica de Petrovka, por lo que viajó a Londres para comprar una copia del libro. Desafortunadamente, ninguna de las principales librerías Londres tenía una copia. Luego, en su camino a casa, a la espera de un tren subterráneo en la estación de metro de Leicester Square, vio un libro desechado tumbado en el asiento de al lado. Era un ejemplar de La chica de Petrovka.

Como si eso no fuera suficiente coincidencia, iba a seguir más. Luego, cuando tuvo la oportunidad de conocer al autor, Hopkins le dijo acerca de este extraño suceso. Feifer se interesó. Dijo que en noviembre de 1971 le había prestado a un amigo un ejemplar del libro – una copia anotada de forma única en la que había tomado notas para convertir el inglés británico al inglés americano (“labour” a “labor”, y así sucesivamente) para la publicación de una versión americana, pero su amigo había perdido la copia en Bayswater, Londres. Una revisión rápida de las anotaciones en la copia que Hopkins había encontrado mostró que se trataba de la misma copia que el amigo de Feifer había perdido.1

Usted tiene que preguntarse: ¿Cuál es la probabilidad de que eso ocurra? ¿Uno entre un millón? ¿Una en mil millones? De cualquier manera, comienza a estirar los límites de la credibilidad. Se alude a una explicación en términos de fuerzas e influencias de las que no somos conscientes, con el libro dando vueltas en un círculo de Hopkins y luego a Feifer.

Aquí hay otro incidente llamativo, esta vez del libro Sincronicidad, por el psicoanalista Carl Jung. Él escribe: “El escritor Wilhelm von Scholz… cuenta la historia de una madre que tomó una fotografía de su pequeño hijo en el Bosque Negro. Dejó la película para revelar en Estrasburgo. Pero, debido al estallido de la guerra, no fue capaz de buscarla y la dio por perdida. En 1916 compró una película en Frankfurt con el fin de tomar una fotografía de su hija, que había nacido en el ínterin. Cuando reveló la película, encontró que había sido doblemente expuesta: ¡la imagen debajo era la fotografía que había tomado de su hijo en 1914! La vieja película no se había revelado y había conseguido de alguna manera entrar en circulación de nuevo entre las nuevas películas”.2

La mayoría de nosotros tendrá coincidencias con experiencias como éstas – si bien no es tan extraordinaria. Puede ser que esté pensando en alguien justo antes de que les llamen. Por extraño que parezca, mientras estaba escribiendo parte de este libro, tuve precisamente este tipo de experiencia. Un compañero de trabajo me preguntó si le podría recomendar algunas publicaciones de un aspecto específico de la metodología estadística (la llamada “distribución t multivariante”). Al día siguiente, hice un poco de investigación y logré identificar exactamente un libro sobre ese tema por dos estadísticos, Samuel Kotz y Saralees Nadarajah. Yo había empezado a escribir un correo electrónico a mi colega, dándole los detalles de este libro, cuando fui interrumpido por una llamada telefónica de Canadá. Durante la conversación, el interlocutor pasó a mencionar que Samuel Kotz acababa de morir.

Y así continúa. El 28 de septiembre de 2005, The Telegraph describió como un jugador de golf, Joan Cresswell, anotó un hoyo en uno con un disparo de cincuenta metros en el hoyo decimotercero en el Golf Club Barrow en Cumbria en el Reino Unido. Sorprendente, usted puede pensar, pero no extravagante, después de todo, los hoyos en uno ocurren. Pero ¿qué pasa si te digo que, inmediatamente después, un compañero golfista, el novicio Margaret Williams, también anotó un hoyo en uno?3

No hay que ir lejos de esto: a veces se producen eventos que parecen tan improbables y tan inesperados, que insinúan que hay algo en el universo que no comprendemos. Ellos hacen que nos preguntemos si las leyes conocidas de la naturaleza y de la causalidad, a través del cual pasamos nuestra vida cotidiana, a veces se rompen. Sin duda hacen dudar que puedan ser explicados por la confluencia accidental de los acontecimientos, por el lanzamiento aleatorio de las personas y las cosas. Casi sugieren que algo está ejerciendo una influencia invisible.

A menudo, estos hechos sólo nos asustan y nos dan historias que contar. En mi primer viaje a Nueva Zelanda, me senté en un café, y me di cuenta de que el papel de carta que estaba siendo utilizado por uno de los dos desconocidos en la mesa vecina era de mi propia universidad en el Reino Unido. Pero en otras ocasiones, estos acontecimientos extraños pueden alterar significativamente la vida – para mejor, al igual que con una mujer de Nueva Jersey que ganó la lotería dos veces, o para peor, como con el Mayor Summerford, quien fue alcanzado por un rayo en varias ocasiones.

Los seres humanos son animales curiosos, por lo que buscan, naturalmente, la causa subyacente de las coincidencias extrañas. ¿Qué fue lo que llevó a dos desconocidos de la misma universidad a viajar al otro lado del mundo y terminar sentados en mesas vecinas en la misma cafetería exactamente al mismo tiempo? ¿Qué fue lo que llevó a la mujer a tomar esos dos conjuntos ganadores de números de la lotería? ¿Qué fue lo que llevó a las enormes fuerzas electrostáticas a golpear una y otra vez al Major Summerford? Y ¿qué condujo a Anthony Hopkins y La chica de Petrovka a través del espacio y el tiempo, al mismo asiento en la misma estación de metro en el mismo momento?

Más allá de eso, por supuesto, ¿cómo podemos aprovechar las ventajas de las causas subyacentes de estas coincidencias? ¿Cómo podemos manipularlas para nuestro beneficio?

Hasta ahora, todos mis ejemplos han sido en muy pequeña escala – a nivel personal. Pero hay muchos ejemplos más profundos. Algunos parecen dar a entender que no sólo la raza humana, sino las mismas propias galaxias no existirían si no se hubieran producido esos acontecimientos muy improbables. Algunos se relacionan con cómo las secuencias de pequeños cambios aleatorios en nuestra constitución genética podrían terminar produciendo algo tan complicado como un ser humano. Otras se relacionan con la distancia de la Tierra al Sol, la existencia de Júpiter, e incluso los valores de las constantes fundamentales de la física. Una vez más se plantea la cuestión de si el ciego azar es una explicación realista para estos eventos aparente y asombrosamente poco probables, o si existen efectivamente otras influencias y fuerzas que dirigen el curso de los acontecimientos detrás de las escenas.

Las respuestas a todas estas preguntas giran en torno a lo que yo llamo el Principio de improbabilidad. Este afirma que los acontecimientos extremadamente improbables son comunes. Es una consecuencia de un conjunto de leyes más fundamentales, que las vinculan a todas juntas para llevarlas inevitable e inexorablemente a la ocurrencia de este tipo de eventos extraordinariamente improbables. Estas leyes, este principio, nos dice que el universo en realidad está construido de manera que estas coincidencias son inevitables: lo extraordinariamente improbable debe suceder; acontecimientos con probabilidad extremadamente pequeña ocurrirán. El Principio improbabilidad resuelve la aparente contradicción entre la enorme improbabilidad de este tipo de eventos, y el hecho de que, no obstante, siguen sucediendo.

Comenzaremos observando las explicaciones precientíficas. Estas suelen ir muy atrás en las brumas del tiempo. Aunque muchas personas todavía se aferran a ellas, son anteriores a la revolución de Bacon: esa es la idea de que la forma de entender el mundo natural es recoger datos, conducir experimentos, hacer observaciones, y utilizarlas como bancos de pruebas a través de los cuales evaluar explicaciones propuestas para ¿qué está pasando? Las nociones pre-científicas son anteriores a la evaluación rigurosa de la efectividad de las explicaciones a través de métodos científicos. Pero las explicaciones que no han sido o no pueden ser probadas no pueden tener fuerza real: son simplemente anécdotas o historias, con el mismo rango que el cuento de un niño sobre Santa Claus o el ratoncito Pérez. Ellos sirven para tranquilizar o aplacar a los que no quieren o no pueden hacer el esfuerzo de cavar más profundo, pero no conducen al entendimiento.

El entendimiento proviene de una investigación más profunda. En esta investigación más profunda, pensadores – investigadores, filósofos, científicos – han tratado de idear “leyes” que describen la forma en que funciona la naturaleza. Estas leyes son resúmenes abreviados que encapsulan en forma sencilla lo que muestra la observación de cómo se comporta el universo. Son abstracciones. Por ejemplo, el avance de un objeto que cae de un edificio alto es descrito por la segunda ley del movimiento de Newton, que dice que la aceleración de un cuerpo es proporcional a la fuerza que actúa sobre él. Las leyes naturales tratan de llegar al corazón de los fenómenos, quitando lo superfluo, que cristaliza la esencia. Las leyes se desarrollan haciendo coincidir las predicciones con las observaciones, es decir, con datos. Si una ley dice que el aumento de la temperatura de un volumen cerrado de gas aumentará su presión, ¿es esto lo que realmente sucede, es esto lo que muestran los datos? Si una ley dice que el aumento de la tensión incrementará la corriente, ¿es esto lo que vemos?

Hemos tenido un éxito extraordinario en la comprensión de la naturaleza mediante la aplicación de este proceso de hacer coincidir los datos con la explicación. En el mundo moderno, la acumulación de los logros impresionantes de la ciencia y la tecnología de la humanidad, es un testimonio del poder de este tipo de descripciones.

Por supuesto, algunas personas parecen pensar que la comprensión de un fenómeno le quita su misterio. Esto es cierto en el sentido de que la comprensión significa la eliminación de la oscuridad, la ofuscación, la ambigüedad y la confusión. Pero una comprensión de la causa de los colores del arco iris no resta valor a su maravilla. Tal conocimiento trae una apreciación más profunda, y de hecho el temor, de la belleza que subyace al fenómeno en estudio. Nos muestra cómo todas las piezas se unen para darnos el maravilloso mundo en que vivimos

La Ley de Borel: Eventos suficientemente inverosímiles son imposibles

Émile Borel fue un eminente matemático francés, nacido en 1871. Fue un pionero de algunos de los aspectos más matemáticos de la probabilidad (la llamada teoría de la medida), y varios objetos y conceptos matemáticos llevan su nombre – como la medida de Borel, conjuntos de Borel, el Borel-Cantelli lema y el teorema Heine-Borel. En 1943 él…

¿Qué le ocurrió a Harold Holt?

¿Qué le ocurrió a Harold Holt? La desaparición del Primer Ministro de Australia

18 de febrero 2014

Martin Clemens

harold-holtEn este extraño mundo nuestro, no hay escasez de lo raro para escribir. Hace poco les traje la historia de James Worson, que puede o no puede haber sido un personaje de ficción ideado por el famoso y misterioso – por derecho propio – Ambrose Bierce. Ese post, y éste, son una exploración de las desapariciones extrañas.

Éste, sin embargo, se refiere a una desaparición que realmente ocurrió. No hay duda, desapareció y nunca fue visto otra vez, pero la pregunta es… ¿cómo? ¿Y por qué?

Estoy hablando del Primer Ministro australiano Harold Holt. Cualquier lector australiano estará consciente de quién es, pero para los que no lo conocen, Harold Holt fue el 17 Primer Ministro de Australia. Se desempeñó como Primer Ministro desde el 26 de enero 1966 hasta su desaparición el 17 de diciembre de 1967, a pesar de haber ocupado otros cargos políticos durante su carrera, como el Ministro de Investigación Científica e Industrial y Ministro de Trabajo y Recursos Nacionales. Mientras los políticos se van, Holt era muy querido y ha sido aclamado como uno de los mejores ministros de Trabajo que Australia haya visto jamás.

Sin embargo hay mucho más que eso en la historia.

HaroldHoltPortrait1953Harold Holt 1953

Holt era un hombre de hombres. Él era un gran deportista, buceador, pescador, y buen nadador, y el perezoso domingo del 17 de diciembre de 1967, él y dos amigos se aventuraron a su sitio de natación favorito en Cheviot Beach, cerca de Portsea, acompañado por sus dos guardaespaldas regulares. Las aguas en Cheviot Beach son muy entrecortadas y ocultan una marea mortal. Se dice que el agua era particularmente dura ese día, y a pesar de las advertencias de sus amigos, Holt fue a nadar de todos modos.

Después de meterse en problemas en el fuerte oleaje, Holt desapareció entre las olas y nunca más fue visto.

Una operación de búsqueda y rescate monumental se llevó a cabo de inmediato, con la participación de la Marina Real Australiana y la Fuerza Aérea y un anfitrión de otros militares y voluntarios. A pesar de lo que finalmente se convirtió en una de las mayores operaciones de búsqueda en la historia de Australia, con una duración de 22 días, ningún rastro de Holt fue encontrado nunca.

Ahora bien, como cuenta la historia, parece bastante claro que él acaba de sufrir un desafortunado accidente y fue arrastrado por el mar. Después de todo, esa es la historia oficial. Pero usted sabe que no termina ahí.

Dos días después, el gobierno de Australia hizo una declaración en la que declararon a Holt dado por muerto, aunque no se había celebrado ninguna investigación oficial. Los departamentos de la Commonwealth y de la Policía de Victoria produjeron un extenso informe sobre el asunto, que detalla las declaraciones de testigos presenciales, las condiciones meteorológicas y los resultados de la operación de búsqueda. También transmiten que Holt estaba aparentemente sufriendo una lesión en el hombro que casi le había hecho ahogarse sólo siete meses antes. Holt también había sufrido algún tipo de colapso en el Parlamento ese mismo año, después de culpar a una “deficiencia de vitaminas” por el episodio.

harold-holt-beach-570x398PM Holt era un pescador ávido

Todo esto parece confirmar que su desaparición se debió a circunstancias desafortunadas, o como algunos lo llaman, muerte accidental. Sin embargo, esta conclusión oficial no cayó bien a mucha gente.

Incluso en ese momento, teóricos de la conspiración se estaban preparando para la historia de su vida. Uno de los primeros en presentar un reclamo sobre Holt, fue un Swami de la India que se había enterado de la muerte de Holt y al parecer había tenido una visión mostrándole donde fue enterrado en la arena en el fondo del mar el cuerpo de Holt. Se intercambiaron una serie de correspondencias entre la Alta Comisión de Australia y el miembro del Parlamento de la India que representó al Swami. Pero, por supuesto, ningún cuerpo fue encontrado nunca.

Sin embargo, eso fue sólo la punta del iceberg.

Desde entonces se ha afirmado que Holt se suicidó, ahogándose intencionalmente. O que fingió su propia muerte para poder huir con su amante.

Tal vez la afirmación más entretenida es la realizada por el periodista británico Anthony Grey, quien, en su libro de 1983 The Prime Minister Was a Spy (Weidenfeld & Nicolson), hizo la afirmación indignante de que Holt había sido un operativo de la República Popular de China, y de que su desaparición fue parte de una operación para volver a China. Grey afirmó que su cuerpo nunca fue hallado, porque lo recogieron, muy vivo, por un submarino chino que estaba esperando a las afueras de la bahía Port Phillip.

Otros afirmaron, por supuesto, que él había sido secuestrado por un ovni, y John Keel escribió en su libro de 1970 Operación Caballo de Troya, que los elementales habían predicho la muerte Holts en conjunto con el colapso del Point Pleasant – Silver Bridge sólo un año antes. La conexión de Keel de Holt y las Mothman Prophecies ha incitado a otros a especular que Holt puede haber sido un representante alienígena en la Tierra, si el razonamiento da frutos o no, se lo voy a dejar a usted.

157-cheviot-beach-570x427Cheviot Beach, cerca de Victoria, Australia

En 2007, el ángulo del suicidio fue fomentado por el periodista Ray Martin en su documental ¿Quién mató a Harold Holt?, Y luego otra vez por el semanario australiano, The Bulletin de ese mismo año. Pero hay por lo menos un hombre que está en desacuerdo con su evaluación.

Gary Simmons toma las teorías de la conspiración Harold Holt a un nivel completamente nuevo. Simmons, quien es oriundo de Brisbane, Australia, afirma – en voz alta – que Holt fue asesinado.

Sé que no suena como que realmente se ha ido demasiado lejos, pero espere, se pone mejor.

Simmons señala que no se llevó a cabo una investigación oficial sobre la muerte de Holt, es decir, hasta 2005, cuando las leyes en Australia cambiaron y permitieron una investigación forense. Esa investigación concluyó que la muerte de Holt fue el resultado de ahogamiento accidental, pero parece que esta investigación fue orquestada para silenciar a aquellas personas que apoyaron la teoría de la defección de China, y Simmons cree que todo esto es un subterfugio, cubriendo los acontecimientos reales.

En su website, Simmons explica que, al final, él cree que Holt fue asesinado la noche antes de su desaparición, el 16 de diciembre. ¿Cómo sabe esto? Por qué él se encargó personalmente de retirar el cuerpo de Holt de su casa y remolcarlo hacia el mar a un barco de pesca que espera esa misma noche.

Simmons, al parecer, es una especie de operativo clandestino del gobierno australiano, o al menos él cree que lo es. Simmons ha emprendido una campaña de cartas a varias, es más, a muchas personalidades y oficinas dentro del gobierno australiano y otras organizaciones mundiales. En esas cartas, que él obedientemente escanea y coloca en su propia página web, confiesa su participación en el asesinato e incluso los nombres de otros conspiradores. Él detalla de dónde, cuándo y cómo se manejó el cuerpo sin vida de Holt, y cuál resultó ser su destino final.

Pero parece que algunas personas no le han dado ningún crédito, y puede deberse al hecho de que parece estar completamente loco. En su página web y en sus cartas, con frecuencia se refiere a una segunda ley suprema del universo, que invoca como defensa de sus acciones, alegando inmunidad judicial o culpabilidad o algo por el estilo. Y desde hace tiempo se sabe que las personas cuyas personalidades les obligan a emprender campañas de envío de cartas, como Simmons ha hecho, tienden a ser un poco inestables. También se refiere con frecuencia a “ellos” (incluso incluye las comillas), ya sea que no sabe quién se le opone, o nadie se le opone.

Sin embargo, aquí está el problema. Él ofrece detalles. Cuidadosos detalles. Detalles que aparentemente no debe saber. Él ha ofrecido declaraciones juradas a la oficina del juez de instrucción como parte de su investigación, pero no está siendo tomado en serio.

En respuesta a esta y todas las otras teorías de la conspiración, el gobierno de Australia, a través de los Archivos Nacionales de Australia, ha digitalizado y presentado toda la documentación original que rodea todos los esfuerzos de investigación, consultas y esfuerzos de búsqueda (y muchos otros documentos) a través de su página web. Su archivo proporciona horas de lectura y una exploración de uno de los misterios más cautivadores de Australia. Su intento de proporcionar un poco de transparencia de lo que han sido y de lo contrario se consideran una serie de acontecimientos muy reservados, lo hace un poco para responder a la llamada de la conspiración, pero ciertamente no responde a todas las preguntas en torno a la desaparición de Harold Holt.

Entonces, ¿Holt se ahogó accidentalmente? ¿Era un espía chino, o un extraterrestre? ¿O fue asesinado? No sé, dímelo tú.

http://mysteriousuniverse.org/2014/02/what-happened-to-harold-holt-the-disappearance-of-australias-prime-minister/