Adolescente palestino muere en exorcismo

Adolescente palestino muere en exorcismo

FOR RELEASE WITH FEATURE BC-PALESTINIAN-EXORCISM - Ziad al-Tatar, a 38-year-old Palestinian exorcist, uses a Koran placed on a man's chest and readings from the Koran piped through earphones and honey to exorcise a demon from a patient. In his spartan clinic, adorned with framed Koranic verses, Tatar admits to a steady stream of patients stricken with ailments ranging from impotence to infiltration by devils known in Arabic as Djinn.

DPS/KM - RTRFVSJUn exorcista palestino utiliza un Corán colocado en el pecho de un hombre y las lecturas del Corán canalizan a través de los auriculares y la miel para exorcizar un demonio de un paciente, 26 de julio de 1998. (Foto de Reuters)

Autor Asmaa al-Ghoul

21 de febrero 2014

Traductor Pascale El Khoury

Ciudad de Gaza, Franja de Gaza – “¿Eres hombre o mujer? ¿Un musulmán o un no creyente? Si usted es un no creyente, levante el dedo índice de la mano izquierda. Si usted es un musulmán, levante el dedo índice de la mano derecha” El Jeque Abu Harith gritó las palabras al oído de Ghada mientras yacía en una de las camas en su clínica. Él estaba hablando a lo que él pensaba que era un djinn, una criatura sobrenatural en la tradición islámica, que estaba poseyéndola.

Él colocó un dispositivo de grabación al lado de su cabeza, que tocaba los versículos coránicos, mientras que su madre y su hermano estaban junto a ella. Entonces, Abu Harith pidió al djinn que dejara el cuerpo de Ghada a través de uno de los dedos del pie en su pie izquierdo. De hecho, su dedo se movió, aunque Abu Harith insistió en que Ghada no era quien movía su dedo, sino más bien los djinn que controlan su cuerpo. La niña estaba todavía consciente y una vez que salió de la cama, se le preguntó si estaba bien y ella asintió con la cabeza.

“Traje a mi hija aquí porque constantemente ha estado escuchando palabras de apostasía y oyendo ruidos extraños”, su familia le dijo a Al-Monitor. Ellos asistieron a la denominada sesión de exorcismo de Ghada en una de las clínicas de medicina islámicas en la ciudad de Gaza en la tarde del 16 de febrero. Ghada entró y salió de la clínica en buen estado de salud.

Ella murió en frente de su familia

Sin embargo, no todo el mundo es tan afortunado como Ghada. Isra Zourob, de 17 años, murió a manos de uno de estos “terapeutas” el 2 de febrero frente a sus padres y hermano. Abu Khalil al-Zamili la obligó a beber un litro de agua mezclada con medio kilo de sal para expulsar el djinn que la poseía.

Um Youssef Zourob, describió el momento de la muerte de su hija: “No sé si mi hija murió de asfixia cuando (Zamili) estaba tratando de hacer que bebiera agua salada, o de envenenamiento por sal. Todo lo que vi fue que la cara de mi hija se volvió azul mientras empujaba el agua y la sal hasta la garganta”, contó, con lágrimas corriendo por su rostro.

“Le compramos medio kilo de sal, que disolvió en un litro de agua en frente de nosotros después de leer algunos versos. No creo que eran del Corán, ya que él estaba hablando de una manera rápida e incomprensible. Luego le pidió beber la solución. Cuando Israa se quejó de la salinidad, la obligó a beber con la ayuda de su hermano, y entonces ella dejó de moverse”, agregó Um Youssef. El padre de la víctima, Mahmoud Zourob, dijo: “Mi hija sufría de problemas de salud desde hace varios meses e hiciemos todo tipo de pruebas médicas, pero no había resultados, y por eso buscamos la ayuda del jeque”. Llorando, continuó “Mi hija tenía muchos sueños. Ella quería ser médico”.

Ante el poder judicial

 

Al-Monitor se reunió con un oficial de policía en el departamento de investigación en Rafah. El oficial dijo que hace nueve meses, la policía advirtió al jeque contra la práctica de este tipo de terapia, pero él no cumplió, lo que llevó al desastre. El funcionario señaló que el jeque tiene un título de maestría en “Ciencias Sharia”. Al-Monitor intentó reunirse con el jeque después de ser arrestado, pero la policía se negó y terminó la entrevista, señalando que conocerlo requeriría la autorización de la estación de policía en la ciudad de Gaza. Un portavoz de la policía en la ciudad de Gaza, Abu Ayyub Shaar, dijo que por lo general es difícil para estos jeques abrir una clínica sin licencia, ya que requiere ciertas condiciones.

“El jeque que estaba detrás de la muerte de la niña se encuentra detenido para ser interrogado. La oficina del fiscal ha presentado pruebas abrumadoras contra él, y ahora espera el fallo del tribunal”, dijo Abu Shaar. Explicó que la policía ya había puesto en marcha varias medidas enérgicas contra estos profesionales.

En contra de la ley

Zourob no fue la primera víctima de la terapia espiritual con el objetivo de romper hechizos mágicos o expulsar a un djinn, de acuerdo con un estudio realizado por el Centro Palestino para los Derechos Humanos. Sabira al-Athamna murió de heridas graves tras ser golpeada por un jeque tratando de forzar el djinn fuera de ella. Estaba paralizada y cayó en coma antes de su muerte en 1998. El estudio mostró que las clínicas de terapia del Corán y la medicina a base de hierbas se han extendido a todas las ciudades de la Franja de Gaza. Las visitas a estos centros se ha hecho más común que el tratamiento psiquiátrico. Según el estudio, estas prácticas violan el artículo 3 de la Ley de Salud Profesional, que dice: “Queda prohibido a cualquier persona la práctica, o pretender mostrar buena disposición para ejercer la medicina, ya sea directa o implícitamente, a no ser autorizado a hacerlo”.

El Corán no es un libro de medicina

El Dr. Haidar Abu Sharekh culpa a la falta de educación para la salud y la intervención política fallida para la proliferación de la práctica médica por figuras religiosas.

“He tratado a por lo menos tres casos de contusiones y heridas causadas por palizas brutales por parte de estos jeques bajo el pretexto de la expulsión de genios y romper hechizos de magia”, dijo a Al-Monitor. Afirmó que estos jeques persuadieron a los pacientes de que están poseídos por un djinn del mundo de los demonios, que los afectaban a ellos y a sus familiares, y jugaban con sus mentes.

“Cada enfermedad, ya sea psicológica o física, necesita ser diagnosticada antes de que el paciente reciba un tratamiento o beba algo. Este fenómeno está muy extendido en la Franja de Gaza, a causa del fracaso de las partes interesadas para su control. A esto se añade la falta de educación para la salud, lo que hace que el paciente vaya al jeque, incluso antes de ir al hospital”, agregó Abu Sharekh. Él cree que la solución a este problema requiere un esfuerzo concertado por parte de los Ministerios de Salud y del Interior y de los círculos de los medios. Añadió que el Profeta Muhammad nunca dijo que el Corán era un libro de medicina, sino más bien hay versos en el Corán que promueven la educación y la lucha contra la ignorancia.

Charlatanes

Sheikh Abu Harith, cuya clínica no está lejos de la del Dr. Abu Sharekh, dijo que no tiene licencia para su clínica, dada la ausencia de una ley que regule la medicina alternativa. A pesar de esto, su clínica es bien conocida y siempre está llena de pacientes, algunos de los cuales son funcionarios del gobierno. Hizo hincapié en la importancia de la experiencia, el conocimiento y los controles en la práctica de esta profesión.

“Hay algunos charlatanes con el objetivo de ganar dinero o pretendiendo curar a las personas mediante el uso del Corán, pero la verdad es que están practicando la hechicería y la charlatanería”, dijo. En cuanto a la muerte de Zourob, dijo que por lo general hacen que beber agua y sal para conseguir que vomiten, por lo que el estómago expulsa la magia. Pero el jeque que trató la chica le dio una cantidad demasiado grande de esta solución, lo que la hizo ser envenenada y demostrando que es un ignorante y un charlatán.

http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2014/02/gaza-palestine-medicine-religion-science-jinn.html#

Las hierbas medicinales: Estudio plantea alarma sobre etiquetado

Las hierbas medicinales: Estudio plantea alarma sobre etiquetado

National Health

24 de febrero 2014

Lucy Carroll

Muchas de las medicinas a base de hierbas se están vendiendo con un etiquetado no fiable y no cumplen con la normativa, un nuevo estudio ha encontrado.

Investigadores de la Universidad de Adelaide descubrieron que casi el 20 por ciento de los remedios herbales encuestados – incluyendo vitaminas, minerales y aceites de pescado disponibles en los supermercados y farmacias – no están registrados en la Therapeutic Goods Administration, a pesar de ser una condición legal para su venta.

Y casi el 60 por ciento tenía los ingredientes no coinciden con lo que aparece en el envase o paquete.

“Estamos hablando de diferencias significativas entre las concentraciones indicadas y lo que los fabricantes han habían aprobado con el TGA”, dijo el autor principal y profesor titular de farmacología en la Universidad de Adelaid, Ian Musgrave.

Dijo que cualquier cambio en las terapias populares, tales como el ginkgo, el diente de león y la hierba de San Juan pueden tener interacciones farmacológicas graves.

“En algunos casos, los fabricantes están añadiendo o sustituyendo hierbas con ingredientes activos completamente diferentes que pueden ser altamente tóxicos y pueden conducir a efectos adversos”.

El estudio, que será publicado en la Journal of Forensic and Legal Medicine próximo mes, examinó 121 productos a base de hierbas, incluyendo 29 que afirman tratar la artritis, 33 para el frío y la gripe, 19 para trastornos gastrointestinales, 30 para el estrés y 10 para el síndrome premenstrual. Sólo 15 productos tenían ingredientes que eran compatibles con su listado en TGA y el embalaje del producto.

Productos en las categorías gastrointestinales y la artritis – que incluyen corteza de olmo, hojas de sen y aloe – tenían el más alto nivel de incumplimiento.

“Si los fabricantes de medicamentos a base de hierbas no pueden seguir la regulación y no pueden ir a través de la re-inscripción cuando hacen cambios importantes, entonces se pone en duda el proceso completo de fabricación de medicina a base de hierbas”, dijo el Dr. Musgrave.

Él dijo que había más de 10,000 plantas medicinales registradas o listadas en la TGA, con muchas personas que desconocen que podrían tener serias interacciones con la medicación convencional.

“El diente de león es a menudo utilizado como un diurético, pero en combinación con medicamentos para la presión arterial puede ser muy perjudicial”.

Los consumidores siempre deben buscar un número “AUST L” o “AUST R” impreso en la parte frontal de los envases de medicina complementaria, dijo el Dr. Musgrave, ya que muestra su conformidad con las normas de TGA.

http://www.smh.com.au/national/health/herbal-medicines-study-raises-alarm-over-labelling-20140223-33aex.html

El zorrito enano, ese pequeño desconocido

IMPACTO AMBIENTAL

El zorrito enano, ese pequeño desconocido[1]

Juan José Morales

Casi todo el mundo conoce —aunque no por su nombre científico— al Didelphis marsupialis. Es ese animalillo nocturno con aspecto que recuerda vagamente a una rata descomunal, al que en maya se llama och, en otras partes de México tlacuache y en español zarigüeya.

Pero muy poca gente conoce a un primo suyo: el ratón tlacuache o zorrito enano, Marmosa mexicana, en la clasificación zoológica. Este habitante de tierras del Mayab es también un marsupial, o sea que da a luz crías imperfectamente formadas que completan su desarrollo fuera del útero o matriz. Pero no posee marsupia, esa bolsa ventral recubierta de suave pelaje en la que se refugian los hijos después de nacer hasta terminar su desarrollo.

clip_image002Nuestro zorrito enano es de hecho uno de los miembros menos conocidos de la fauna peninsular. Muy poco saben los biólogos acerca de él, e incluso hasta hace pocos años se le confundía con una especie parecida, Marmosa zeledoni. Y si tan poco se sabe de él es debido a sus hábitos nocturnos y arborícolas, que dificultan las observaciones en su medio ambiente natural.

Si bien a primera vista alguien podría confundirlo con un ratón doméstico o de campo, hay dos rasgos característicos que permiten identificar al zorrito enano: el pelaje oscuro a manera de antifaz que tiene alrededor de los ojos, y sus grandes orejas membranosas. Y, desde luego, este miembro de la fauna del Mayab no es ratón ni zorro, sino un mamífero marsupial, pariente lejano del canguro.

El nombre de ratón tlacuache con el que se le conoce en México y parte de Centroamérica, se debe precisamente a que por su aspecto y tamaño es muy parecido a un ratón casero, aunque con grandes orejas membranosas que ayudan a identificarlo. Normalmente mide entre nueve y 20 centímetros de la punta del hocico a la base de la cola, más otro tanto correspondiente a la cola misma, que es prensil. Tiene un suave pelaje de color claro en todo el cuerpo, excepto alrededor de los grandes ojos saltones, donde es oscuro como un antifaz. Se distribuye desde el sur de México hasta Panamá y se le ha encontrado desde el nivel del mar hasta 2 900 metros de altitud prácticamente en casi todo tipo de vegetación, inclusive en las selvas secas, aunque al parecer prefiere los ambientes húmedos. Se alimenta sobre todo con insectos y en menor grado con frutos y es totalmente inofensivo. Incluso puede considerársele benéfico ya que ayuda a controlar plagas.

Como decíamos, muy poco se sabe sobre su biología y hábitos. Ni siquiera cuántas crías da a luz en cada parto, aunque por el número de pezones que posee —entre 11 y 15—, se supone que de ese tamaño o un poco mayores son las camadas, ya que, como ocurre en todas las especies de marsupiales, cada hijuelo debe mantenerse aferrado a un pezón durante todo el tiempo que tarda en terminar su desarrollo.

Tampoco se tienen datos sobre cuánto tiempo vive, aunque por comparación con especies del mismo género, se supone que no alcanza más de un año de vida. Igualmente, hay dudas respecto a si acostumbra excavar madrigueras como suponen algunos investigadores, pues si bien se le ha encontrado en cavidades bajo tierra, sus garras no parecen adecuadas para escarbar y podría ser que simplemente aprovecha las guaridas hechas por otros animales.

En fin, el más pequeño de nuestros marsupiales, de nuestros parientes del canguro, es casi desconocido para la ciencia. Pero ya habrá tiempo de estudiarlo y conocerlo mejor. A diferencia de otros animales que están estrechamente adaptados a ambientes muy específicos y se ven afectados por la deforestación y otras alteraciones del medio ambiente, el ratón tlacuache tiene una gran capacidad de adaptación a los más variados tipos de vegetación. Puede pasarla muy bien lo mismo en una selva baja espinosa que en los bosques de pino-encino de las montañas, en los manglares, en las selvas altas y medianas, y hasta en áreas donde la vegetación ha sido intensamente perturbada por la acción humana. Eso le garantiza la sobrevivencia y podemos confiar en que habrá zorrito enano por largo tiempo.


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 21 de febrero de 2013