¿Un Nessie del siglo XII?

¿Un Nessie del siglo XII?

2 de abril 2013

imageUn titular interesante de la web de la Biblioteca Británica:

Investigadores de la Biblioteca Británica han encontrado evidencia sensacional de la existencia del monstruo del Lago Ness. Escondidos en las páginas de un manuscrito del siglo 12 no hay sólo una descripción, sino también un dibujo de la bestia conocida por millones como Nessie.

Investigadores de la biblioteca afirmaron haber descubierto un manuscrito con un clérigo con el nombre de Walter de Bingham cuyos viajes a Escocia se registraron en el manuscrito del siglo 12 “Itinerarium Scotiae”. La imagen se habían desvanecido, pero ahora restauradas muestran un individuo desgraciado siendo arrastrado a las profundidades del lago Ness por el monstruo. El informe completo se puede leer en este enlace. Antes de que los investigadores de Nessie salten de arriba para abajo, es posible que desee tener en cuenta la fecha del artículo.

Por extraño que parezca, el mismo día, otro artículo que hace abrir los ojos apareció en el website de viajes Gadling afirmando que:

Las autoridades de turismo en Loch Ness hicieron una sorprendente revelación de hoy – el monstruo del Lago Ness es una creación de su departamento de marketing.

 

“Todo comenzó en los primeros años del siglo 20”, dice Nigel Pratt, Gerente de Relaciones Públicas de la Loch Ness Convention and Visitors Bureau. “Hay que recordar que Escocia era muy pobre en ese entonces. Los turistas generalmente iban a puntos turísticos como Blackpool. Era difícil competir. Los ‘Highlander’ no habían salido todavía de modo que nadie sabía nada sobre Escocia. Ellos no conocían su haggis de un agujero en el suelo”.

Observe de nuevo la fecha de la publicación y el nombre del presunto oficial de turismo. Uno se acuerda del día el 1 de abril de 1972 en lo dicho por el Daily Mirror:

April-Fools--1972-Loch-Ness-Monster-1790159El 1 de abril de 1972 los titulares de los periódicos de todo el mundo anunciaron que se había encontrado el cadáver del monstruo del Lago Ness. Un equipo de zoólogos de Flamingo Park Zoo de Yorkshire, que se encontraban en Loch Ness en busca de pruebas de la existencia de Nessie, había descubierto el cadáver flotando en el agua el día anterior. Los informes iniciales dijeron que pesaba una tonelada y media y era de 15 ½ pies de largo. Tras la inspección, Nessie resultó ser una foca elefante macho.

 

Funcionario de educación del zoológico, John Shields, confesó que había sido responsable de la comercialización del cuerpo en el lago. La foca había muerto la semana anterior, y se le habían afeitado sus barbas, rellenado sus mejillas con piedras, y lo mantuvieron congelado durante una semana, antes de volcarlo en el Loch. El cuerpo de la foca fue exhibido en el Flamingo Park Zoo durante unos días antes de ser desechado de manera adecuada.

De todos modos, regresemos a una investigación seria…

POSDATA

Estas bromas de April Fool sobre Nessie siguen llegando:

Loch Ness Monster Burger suitable for those on vegan diets

El problema de la carcasa (Parte 1)

El problema de la carcasa (Parte 1)

25 de marzo 2014

¿Hay un monstruo del Lago Ness? ¿Hay algo que nada en las oscuras profundidades de ese lago de Escocia? Las pruebas ofrecidas van desde fotografías controvertidas y películas hasta acercamientos de avistamientos por varias personas de diferentes habilidades de observación. Sin embargo, el patrón oro que finalmente convencería a la mayoría es una pieza del propio monstruo.

Una vez que usted entregue esa libra de carne al laboratorio de la ciencia, ya no es un caso de “si” sino de “qué”. Para ser justos con los científicos, que ha sido más o menos la postura de los zoólogos desde que este misterio llegó a la atención del público hace 80 años. Es cierto, sin embargo, algunos se han apartado de esta metodología estricta. El Dr. Maurice Burton, quien trabajó en el Museo de Historia Natural, fue uno de los primeros defensores de alguna criatura grande en Loch Ness. Como sabemos, con el tiempo se retractó de esas opiniones.

Ahí también estuvo el Dr. George Zug, curador de reptiles y anfibios en el renombrado Instituto Smithsoniano en Washington. Habiendo examinado las fotografías submarinas de 1975 de la Academia de Ciencias Aplicadas, dijo: “Creo que estos datos indican la presencia de grandes animales en Loch Ness, pero no son suficientes para identificarlos”.

Pero, en general, los científicos zoológicos exigen un espécimen vivo o una muestra verificable de un animal muerto. De estos, el análisis morfológico y genético conduce a ser clasificada la criatura y tomar su lugar en el árbol “oficial” de la vida. Claramente, el monstruo del Lago Ness todavía nada fuera de ese sistema, a pesar de los nombres prematuros como Nessiteras Rhomboteryx.

Visite algunos foros cryptozoologicos y no pasará mucho tiempo para encontrar que los escépticos ridiculizan cualquier conversación sobre grandes criaturas desconocidas en los lagos, bosques y montañas que no proporcionan un cuerpo. El monstruo del Lago Ness no es diferente y la cuestión tiene que preguntarse, ¿por qué no ha aparecido evidencia física de esta criatura después de ochenta años de búsqueda?

Vaudrey - Sea Serpent CarcassesLos críticos dicen que es porque no hay ningún monstruo del Lago Ness. Este blog tiene una respuesta diferente a la pregunta. Sin embargo, para la primera parte de este tema, miro hacia atrás en algún presunto cadáver encontrado en décadas pasadas. Con este fin, les recomiendo “Sea Serpent Carcasses: Scotland: from the Stronsa Monster to Loch Ness” de Glen Vaudrey.

El enfoque de Glen está en los distintos órganos que se han arrastrado a tierra en las costas de Escocia durante los siglos pasados, como el monstruo de Stronsay de 1808 y la extraña bestia Gourock de 1942. La mayoría de estos tienen o van a resultar ser la omnipresente carcasa del tiburón peregrino, otros pueden vivir en el misterio.

En primer lugar, en términos de folklore, tenemos unos pocos cuentos de Kelpies muertos o capturados. Los capturados fueron apresados y acoplados a trabajos forzados y una historia de un muerto lo describe como asumiendo una forma gelatinosa por la mañana. Ninguno de estos cuentos se centra en Loch Ness.

Pero las historias de carcasas de todo el lago Ness ocupan alrededor de una décima parte del libro, y van desde cuerpos enteros a partes y piezas. El más antiguo es sorprendentemente a partir de 1868 cuando se encontró un cuerpo de aspecto extraño varado en el extremo superior del lago. Cubrí éste en un artículo anterior y puede sorprender a la gente que tal truco fuera lanzado 65 años antes de que empezara la historia de Nessie en 1933. Pero los cuentos de monstruos han vivido más que eso y, evidentemente, algunos tripulantes bromistas de barcos tomaron ventaja de esto.

Así que un engaño monstruo presupone una tradición monstruo, y continuó hasta 1933, cuando Marmaduke Wetherell encontró sus huellas fabricadas al lado de lago. Esto no es estrictamente material de la carcasa, pero las trazas residuales de monstruos tales como pistas o heces podrían, en teoría, proporcionar material de ADN. Reflexioné sobre este tema en este artículo.

1972 Nessie CarcassEl “cadáver” de Nessie más conocido es el que supuestamente se encontró en Loch Ness el 1 de abril de 1972 y fue detenido por la policía por el puente Forth Road cuando sus propietarios se dirigieron al sur. Un examen demostró que no era nada más que una foca elefante toro muerta con algunos cambios cosméticos. La fecha también regaló los motivos de los autores.

Hay otras historias que usted puede consultar en el libro, como los congrios muertos encontrados en 2001, las vértebras fósiles de plesiosauro de 2003 y el presunto diente de 2005. Pero hay dos historias que no se mencionan en el libro de Dale que cubro aquí.

Rines 2001 CarcassLa primera es la supuesta carcasa observada por el equipo de Robert Rines en 2001, cuando enviaron un ROV abajo en la boca de la bahía de Urquhart. Se encontró a una profundidad de alrededor de 330 pies. Ahora se ha especulado que tiene un parecido morfológico con el monstruo del Lago Ness y se concede.

Yo mismo creo que es nada más que restos de árboles. Una gran cantidad de troncos y ramas se abren camino hacia abajo desde los ríos Enrick y Coiltie en la bahía. Además, el tamaño del objeto no se dice y por lo que yo sé, nadie ha intentado recuperarlo.

El segundo se refiere al objeto de la postal de abajo.

Proof of the Loch Ness MonsterAhora la historia de esta pata estuvo sin duda haciendo las rondas a finales de 1950 y en la década de 1960 y se presentó como prueba del monstruo del Lago Ness. Tim Dinsdale relata mirarlo durante su segunda expedición al lago en julio de 1960. Usted puede leer su relato más completo en su libro “Loch Ness Monster”. Sin embargo, lo encontró en una casa en Drumnadrochit y el dueño le permitió examinarlo. El pie estaba bien conservado y medía trece por dieciocho pulgadas.

Gharial CrocodileAl parecer, fue encontrado por el castillo de Urquhart, pero Tim estaba en duda de que era el pie de un caimán o de un cocodrilo. Se especula que pudo haber sido de la especie Gharial, de los cuales tenemos una imagen para comparar las patas. También tenga en cuenta el hocico largo que Tim especuló que podría ser confundido ¡con un monstruo de cuello largo!

Pero Tim (como yo) especuló que esto realmente podía haber sido un verdadero hallazgo de una carcasa en el Loch Ness. Dinsdale se refiere a la historia relatada por Rupert T. Gould en su libro de 1934, “The Loch Ness Monster and Others” (página 140). Gould habla de una historia de una señora J. S. Fraser que se le dijo que tuviera cuidado con el cocodrilo en la orilla de Dores en 1888. Esto fue al parecer debido a que un sudafricano se había instalado en una casa entre Dores y Foyers y había llevado tres cocodrilos pequeños. Cuando ellos llegaron a ser demasiado grandes como para cuidarlos, él arregló para que ellos fueran a un zoológico, sólo para que uno se escapara hacia el lago.

Un punto de vista diferente en esta historia se da en una carta de David Murray Rose dirigida al periódico The Scotsman del 30 de noviembre de 1934. Habla de cómo se presentaron tres cocodrilos jóvenes al Instituto Científico en Inverness por un John Fraser de Charlestown, Carolina en 1827. Dos de ellos murieron y el otro se colocó en Loch Ness en algún momento no especificado. Rose especula si la longevidad de los cocodrilos vio uno sobrevivir a esa fecha.

Visiting CrocodileDe hecho, un cocodrilo fue definitivamente visto en Loch Ness en 1938, ¡como muestra este artículo del Scotsman!

Gould también hace mención de un cráneo como de un cocodrilo que se encontró en las aguas del río en el lago Shiel Moidart algunos años antes de 1933. Este es un largo camino de Loch Ness, pero alimenta curiosamente a ese otro Water Horse de cuerpo de agua – Loch Shiel. ¿Quizás un monstruo de lago tiene una carcasa que hable de él?

Press and Journal 080558Tal es la historia, pero hay que preguntarse cuánto tiempo sobreviviría un cocodrilo en Loch Ness. El pie antes mencionado parece haber sido encontrado en 1937 en las aguas de la bahía de Urquhart, de acuerdo con un artículo que encontré en el Aberdeen Press and Journal del 8 de mayo 1958. ¿Podría haber sido la pata de este cocodrilo que escapó? Tal vez, tal vez no. Dejo al lector formarse su propia opinión. Puede que todavía llegue a ser nada más que un pie de trofeo traídos de un comerciante extranjero.

En conclusión, el lago Ness tiene su parte justa de historias de carcasas, pero todas son fraudes con la posible excepción de nuestra pata de cocodrilo. No estoy sugiriendo que Nessie sea un cocodrilo, pero dos fuentes independientes sugieren que un cocodrilo pudo haber habitado Loch Ness durante algún período de tiempo. Uno se pregunta ¿donde esta pata ahora? Se convierte en una gran historia y una buena exposición para uno de los centros de exposiciones del Lago Ness.

La segunda parte de este artículo se pone manos a la pregunta quid de la cuestión. ¿Por qué no se ha encontrado carcasas de monstruos del Lago Ness? Hay tres respuestas posibles a esto, me concentro en una de ellas la próxima vez.

http://lochnessmystery.blogspot.mx/2014/03/the-carcass-problem-part-1.html

Los peces biofluorescentes del arrecife

IMPACTO AMBIENTAL

Los peces biofluorescentes del arrecife[1]

Juan José Morales

El fenómeno denominado bioluminiscencia es bien conocido. Consiste en la emisión por parte de diversos animales, mediante una reacción química, de la llamada luz fría. Es decir, que no va acompañada de calor. Es muy común entre los animales marinos de las grandes profundidades oscuras, de los cuales entre el 80 y el 89 por ciento poseen esa característica. Pero existe un fenómeno parecido aunque menos estudiado y conocido: la biofluorescencia.

En este caso, el animal no produce su propia luz, sino que absorbe la que la llega del ambiente y la reemite después de cambiar su color con ayuda de ciertas proteínas que tiene en el cuerpo. Y si muy poco se ha publicado acerca de la biofluorescencia en la literatura científica, es porque parecía ser poco común y por ende poco estudiada. De hecho, sólo se había observado en algunos organismos marinos, como los pólipos del coral y las medusas o aguamalas. Pero resulta que muchos peces de los arrecifes coralinos de diferentes lugares del mundo presentan esta peculiaridad, que al parecer es mucho más común de lo que se suponía. A la fecha, los ictiólogos, los biólogos especializados en el estudio de los peces, han identificado no menos de 180 especies biofluorescentes, lo mismo rayas que tiburones, peces escorpión, lenguados, anguilas o morenas, entre otros.

clip_image001Raya biofluorescente fotografiada por investigadores del museo norteamericano de historia natural. Los peces que presentan esta peculiaridad absorben la luz azul —la predominante dentro de las aguas marinas— y la reemiten transformada en otros colores. El fenómeno, sin embargo, no es visible por el ojo humano.

De lo anterior se informa en un estudio publicado en la revista de biología Public Library of Science (PLOS). El hallazgo —dice el documento— fue hecho accidentalmente por científicos del Museo de Historia Natural de Estados Unidos, al filmar bajo condiciones especiales de iluminación a una anguila para elaborar un documental. Siguieron investigando y encontraron que peces de arrecifes de las Bahamas en el Atlántico y de las islas Salomón en el Pacífico también presentan biofluorescencia. Por el interés que despertó el descubrimiento, ahora biólogos de varios países están estudiando las poblaciones de peces en otros arrecifes para establecer si —como se supone— se trata de una característica general de los peces de ambientes coralinos.

Los peces biofluorescentes —dicen los autores del estudio— presentan una gran diversidad de colores y diseños. En algunos casos es algo muy simple, como una banda luminosa alrededor de cada ojo. Pero en otros tienen numerosos y vivos colores —rojo, amarillo, anaranjado, verde, etc.— dispuestos de manera intrincada por todo el cuerpo y ofrecen un espectáculo muy llamativo.

No se crea, sin embargo, que cualquier buceador podrá maravillarse con la contemplación de estos peces. En condiciones normales de iluminación, el fenómeno no es perceptible para el ojo humano. Pero otros peces y organismos marinos sí pueden verlo debido a que poseen en los ojos un filtro que bloquea la luz amarilla.

A diferencia de los peces bioluminiscentes —los que emiten su propia luz—, que habitan ese mundo de las tinieblas que son las grandes profundidades marinas y utilizan sus luces para atraer posibles presas o para hacerse visibles e identificarse ante una pareja durante la reproducción, los biofluorescentes habitan aguas poco profundas y transparentes, donde la iluminación solar es muy intensa. De hecho esa luz ambiental es necesaria para que ocurra el fenómeno de absorción y reemisión de luz.

Los colores y diseños de estos habitantes de los arrecifes —explican los investigadores— les sirven como camuflaje para ocultarse de los depredadores y también como señal de identificación para que machos y hembras puedan reconocerse en la época de apareamiento. Tales tonalidades y diseños, repetimos, pueden ser vistos por los demás peces gracias al filtro que poseen en los ojos.

El mar, en fin, sigue siendo un cofre de sorpresas.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto. Lunes 3 de marzo de 2014.