Apariciones, homeopatía y los duendes de Hopkinsville

Apariciones, homeopatía y los duendes de Hopkinsville: el uso de la pseudociencia para enseñar el pensamiento científico

Front. Psychol., 17 April 2014 | doi: 10.3389/fpsyg.2014.00336

Rodney Schmaltz1 and Scott O. Lilienfeld2

1Department of Psychology, MacEwan University, Edmonton, AB, Canada

2Department of Psychology, Emory University, Atlanta, GA, USA

Con el cada vez mayor acceso a la información, es esencial que los estudiantes adquieran los conocimientos necesarios para distinguir la realidad de la ficción. Mediante la incorporación de ejemplos de pseudociencia en las conferencias, los instructores pueden proporcionar a los estudiantes las herramientas necesarias para entender la diferencia entre las afirmaciones científicas y las pseudocientíficas o paranormales. Discutimos ejemplos que involucran psíquicos, fantasmas, extraterrestres y otros fenómenos en relación con el pensamiento científico. A la luz de la literatura de investigación que demuestra que presentar y disipar las ideas científicas falsas en el aula es un medio eficaz de lucha contra las creencias no científicas o pseudocientíficas, proporcionamos ejemplos de pseudociencia que se pueden utilizar para ayudar a los estudiantes a adquirir escepticismo saludable, evitando el cinismo.

Del Dr. Oz que promueve la homeopatía a Deepak Chopra ensalzando las virtudes de la curación cuántica, los estudiantes son bombardeados con afirmaciones cuestionables que requieren un examen cuidadoso. Aunque los estudiantes tienen acceso a más información que nunca antes, muchos no poseen los conocimientos necesarios para distinguir la buena información de la mala. Para agravar este problema está el hecho de la prevalencia de la información pseudocientífica disponible en los medios de comunicación populares, en línea, e incluso el salón de clases (Lilienfeld et al., 2004; Losh and Nzekwe, 2011; Novella, 2013). El propósito de este artículo es proporcionar ejemplos que desafíen a los estudiantes y proporcionen a los instructores con herramientas para mejorar el pensamiento científico. Para ello, se describe cómo distinguir la ciencia de la pseudociencia, y se proporcionan varios ejemplos que pueden ser utilizados para promover el pensamiento científico. En concreto, queremos animar a los estudiantes a emplear el escepticismo científico. El escepticismo científico significa acercarse a las afirmaciones con una mente abierta, y la voluntad de aceptar sólo aquellas afirmaciones que han sobrevivido el escrutinio en las pruebas científicas rigurosas (Sagan, 1995). El escepticismo se diferencia del cinismo, que implica una estrechez de miras a las nuevas demandas. A través de demostraciones en clase, tareas y material de lectura, los instructores pueden usar la pseudociencia como un vehículo para involucrar a los estudiantes y fomentar el escepticismo científico (ver Stanovich, 2012 como un recurso valioso).

La enseñanza de los métodos científicos y la naturaleza de la ciencia por sí solos no son suficientes para ayudar a los estudiantes a distinguir la ciencia de la pseudociencia. Los datos de la psicología educativa sugieren que a menos que se aborden de manera explícita en los cursos, con frecuencia persistirán los conceptos erróneos (por ejemplo, Winer et al., 2002). La superación de las ingenuas creencias científicas de los estudiantes es un reto importante para los educadores, ya que los investigadores han encontrado que estas creencias pueden seguir incluso después de la adquisición de las teorías científicas incompatibles (Shtulman and Valcarcel, 2012). En una encuesta realizada a 10,000 estudiantes estadounidenses durante un período de 20 años, sólo hubo un ligero descenso en las creencias pseudocientíficas luego de un título de grado, incluso para los estudiantes que habían tomado dos o tres cursos de ciencias (Impey et al., 2012). Al mismo tiempo, hay esperanza. Los investigadores han encontrado que el pensamiento escéptico a corto plazo mejora entre los estudiantes que han tenido una exposición directa a la refutación de las afirmaciones pseudocientíficas (Kowalski and Taylor, 2009; Manza et al., 2010), aunque se necesita seguimiento a largo plazo para corroborar estos hallazgos. La incorporación de ejemplos de falsas ideas científicas en conferencias puede ser una herramienta valiosa para los educadores de la ciencia para ayudar a los estudiantes a superar las creencias científicas erróneas y distinguir la ciencia de la pseudociencia (ver Lilienfeld et al., 2001 para una breve revisión de la literatura).

Ciencia contra pseudociencia

La distinción entre ciencia y pseudociencia no es clara. El problema de la demarcación – la vieja pregunta de cómo la ciencia se diferencia de la pseudociencia o no-ciencia – puede conducir a una fructífera discusión en clase (véase Pigliucci and Boudry, 2013, para una revisión a fondo del problema de la demarcación). Aunque este problema no se puede resolver en definitiva, puede ser útil para proporcionar un conjunto de señales de advertencia que indican que una afirmación puede ser pseudocientífica (para una revisión de las señales de advertencia de la pseudociencia, ver Lilienfeld et al., 2012). Desde esta perspectiva, la ciencia y la pseudociencia difieren en grado, no en clase, pero a menudo se pueden diferenciar por medio de una serie de indicadores falibles, pero útiles, (Stanovich, 2012). Algunas de estas señales de advertencia claves son:

«¢ El uso de psico-palabras que suenan científicas, pero que se utilizan de forma incorrecta o de una manera engañosa. Por ejemplo, «terapias energéticas» para los problemas psicológicos a menudo se basan en la biorretroalimentación, meridianos, energías cuánticas, y una serie de otros conceptos que pueden sonar impresionantes, pero carecen de pruebas.

«¢ Una dependencia sustancial en pruebas anecdóticas. La evidencia de la pseudociencia es típicamente anecdótica y en consecuencia difícil de verificar. Para un ejemplo de la clase, los instructores pueden desear mostrar a los estudiantes el website[1] del brazalete Q-Ray y leer las muchas citas enviadas por los usuarios Q-Ray. Aunque las citas suenan convincentes, no hay evidencia científica para apoyar cualquier afirmación unida a ellas. De hecho, la compañía Q-Ray perdió un pleito en 2011 y recibió la orden de reembolso de más de $ 11 millones de dólares a las personas que han comprado un brazalete Q-Ray.

«¢ Afirmaciones extraordinarias en ausencia de evidencia extraordinaria (Truzzi, 1978; Sagan, 1995). En las pseudociencias, las afirmaciones son a menudo muy poco plausibles a la luz de los conocimientos actuales aún no están respaldadas por pruebas convincentes. Para un ejemplo de la clase, los instructores pueden desear describir cómo los infomerciales que promueven las pulseras Q-Ray afirman que la «pulsera desgarra (el dolor) fuera del cuerpo»[2]. Y están «diseñadas para optimizar su energía natural positiva1«.

«¢ Afirmaciones no falsables – La mayoría de las afirmaciones pseudocientíficas son incapaces de ser refutadas en principio. Por ejemplo, los defensores de la medicina tradicional china (MTC) creen que el cuerpo humano tiene una fuerza de energía invisible llamada Qi (Zollman and Vickers, 1999). Qi es un componente crucial de la medicina tradicional china, a pesar de que no se puede medir o probar científicamente.

«¢ La falta de conectividad con otras investigaciones (Stanovich, 2010). La Conectividad se refiere a la medida en que las afirmaciones se basan en el conocimiento existente. Por ejemplo, los médicos homeópatas afirmar que los tratamientos homeopáticos se hacen más fuertes a medida que estén más diluidos, y que el agua tiene memoria. Ambas afirmaciones van en contra de los conocimientos científicos establecidos (Singh and Ernst, 2008).

«¢ Ausencia de una adecuada revisión por pares. La revisión por pares está lejos de ser perfecta, pero es una salvaguardia fundamental contra el error. Los instructores pueden animar a los alumnos para contrastar las alegaciones formuladas por los autores comparando los artículos sin revisión por pares con los revisados por pares.

«¢ Falta de auto-corrección. Las pseudociencias con frecuencia persisten a pesar de la refutación. A menudo, los defensores de la pseudociencia utilizarán la idea de que ya que el tratamiento o la idea se ha utilizado durante miles de años debe ser correcta (por ejemplo, la astrología), un error a menudo llamado la falacia ad antiquetem (o, el argumento de la antigüedad).

Un punto de partida para ayudar a los estudiantes a diferencian la ciencia de la pseudociencia es discutir el frecuente mal uso de la física cuántica por los defensores de lo paranormal. The Secret (Byrne, 2006) puede ser uno «secreto» para iniciar a los estudiantes en su viaje para convertirse en mejores pensadores científicos.

La Ley de Atracción y la Física Cuántica

El libro de Rhonda Byrne The Secret (Byrne, 2006), basado en la película del mismo nombre, promueve la «ley de la atracción». El principio básico de esta ley es que los iguales se atraen. Esto significa que si queremos algo en nuestras vidas, simplemente tenemos que centrar nuestros pensamientos en ese objeto y va a venir a nosotros. Los defensores de El Secreto afirman que la ley de la atracción funciona a través del envío de frecuencias al universo. Esto se explica a través de una tergiversación de la física cuántica y psicología barata surtida. Un corto video disponible en YouTube[3] delinea los principios básicos de El Secreto.

Un ejercicio de clase útil es permitir que los estudiantes vean el video y luego traten de diseñar un experimento para probar la ley de la atracción. Los estudiantes comenzarán a lidiar con los problemas de la falsabilidad y la conectividad. El secreto es también una excelente herramienta para abordar temas como la psicología barata, las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias, y la necesidad de investigar la fiabilidad de la fuente en la investigación de las afirmaciones (por ejemplo, el «Dr.» Joe Vitale tiene un doctorado en línea, de la no acreditada Universidad de Metafísica).

Los profesores pueden proporcionar una serie de recursos que se ajusten al modelo de El Secreto, como el descargable QuantumMAN medicine[4]. QuantumMAN es un recurso en línea con el que la gente puede pagar para descargar la «medicina» digital que cura aparentemente todo, desde el resfriado común a la malaria. La medicina descargable supuestamente «transfiere desde una computadora cuántica remota a la red neuronal de su cerebro para los beneficios deseados4«. El sitio web es una herramienta ideal para hablar de la pseudociencia, ya que encapsula casi todos los signos de la pseudociencia.

Psíquicos y doblado de cucharas

Los estudiantes vienen a los cursos de introducción a la psicología con muchas ideas equivocadas sobre el campo y la ciencia en general. Uno de los mitos que muchos estudiantes tienen es la idea de que sólo utilizamos el 10 % de nuestro cerebro (para una visión general de los mitos de la psicología, consulte Lilienfeld et al., 2010). Como acceder al 90 % restante se supone conduce a una inteligencia superior, y, posiblemente, incluso a capacidades psíquicas (Beyerstein, 1999). Uno de los defensores del mito del 10% es el doblador de cucharas y «mistificador» Uri Geller (Randi, 1982a). Geller obtuvo fama en la década de 1970 y fue conocido por su capacidad de doblar el metal mediante el aprovechamiento del 90 % restante de su cerebro.

Una útil demostración de clase es que el instructor reivindique habilidades psíquicas de doblar cucharas, supuestamente utilizando sólo el poder de la mente. El método es sencillo, aunque requiere preparación. Antes de la demostración de clase, los instructores tendrán que tomar una cuchara barata y doblarla en el cuello repetidamente. Con el tiempo, el cuello de la cuchara se hará tan débil que frotando suavemente hará que la cuchara se curve o se agriete. Esta demostración puede generar un debate fructífero sobre la generación de hipótesis. Una hipótesis es que el instructor tiene habilidades psíquicas, aunque los estudiantes generarán rápidamente hipótesis alternativas. Tras esta demostración de acoplamiento, los instructores pueden desear proporcionar una visión general de Uri Geller. Copiosos videos de Geller en acción están disponibles en línea; como la falla de Geller para mostrar cualquier habilidad psíquica en The Tonight Show[5].

Uri Geller es sólo uno de muchos ejemplos de supuestos psíquicos que pueden ser un punto de partida para la discusión en clase. Los profesores pueden utilizar videos o sitios web de psíquicos famosos como Sylvia Browne, John Edwards, o James van Praagh, y permitir a los estudiantes investigar la validez de sus afirmaciones. Sylvia Browne, quien falleció en 2013, hizo muchas apariciones en programas como el Montel Williams Show, Larry King Live, y otros programas de entrevistas. En 2004, Browne apareció en el show de Montel Williams y les dijo a los padres de Amanda Berry que su hija había sido asesinada. De hecho, Berry había sido secuestrada en 2003, y se escapó en 2013 en una historia de alto perfil en Cleveland, Ohio. Lamentablemente, la madre de Amanda murió en 2006, en la creencia de que su hija había sido asesinada.

El preeminente escéptico James Randi desafió públicamente Sylvia Browne para probar su capacidad psíquica. Randi, quien escribió un libro exponiendo a Uri Geller (Randi, 1982a), es el fundador de la Fundación Educativa James Randi, que se dedica a desacreditar afirmaciones pseudocientíficas (Randi, 1982b). Randi, un ex mago, ofrece un premio de un millón de dólares para cualquier persona que pueda aportar pruebas de «poderes paranormales, sobrenaturales o eventos ocultos» en un ambiente controlado científicamente. Con los años, cientos de personas han intentado, pero todavía nadie ha superado las pruebas preliminares. En un episodio de Larry King Live en 2001, Browne aceptó tomar el desafío del millón de dólares, pero se negó a hacerse la prueba después de que el programa salió al aire. Como un ejercicio de clase, los profesores pueden pedir a los estudiantes actuar como James Randi (véase su aparición en la CNN Anderson Cooper360 discutiendo Sylvia Brown[6]), y diseñar la prueba para Browne. Los estudiantes deben presentar las pruebas que se necesitan antes de que estén dispuestos a entregar el millón de dólares. Este ejercicio ayuda a los estudiantes a que se involucren con la metodología de la investigación, y pone de relieve el tipo de pruebas extraordinarias necesarias para apoyar las afirmaciones extraordinarias.

Extraterrestres y duendes

Desde El día que paralizaron la Tierra (1951) a Dark Skies (2013), los extraterrestres han sido omnipresentes en la cultura popular. Las abducciones alienígenas, invasiones, o la mera existencia de los extraterrestres proporciona una fuente fascinante de temas para la discusión en clase. Un ejemplo con el que los estudiantes pueden no estar familiarizados es el curioso caso de los duendes de Hopkinsville (Nickell, 2006).

En 1955, 11 testigos afirmaron que fueron atacados por los extraterrestres, los cuales tenían aproximadamente cuatro pies de altura, y tenían garras o uñas. Los extraterrestres, o «duendes» como se les llamaba en un principio, eran plateados, parecían flotar o volar por encima del suelo, y tenía las piernas delgadas. Los duendes aparecieron poco pasado las 20:00, y aterrorizaron a la familia hasta la medianoche. En este punto, algunos miembros de la familia escaparon y pidieron ayuda a las autoridades locales. Teniendo en cuenta los detalles y relatos de testigos vivos, los estudiantes pueden asumir el caso ofrecer pruebas convincentes de visitas extraterrestres. Los instructores deben animar a los estudiantes a considerar qué pruebas adicionales se requerirían para aceptar esta afirmación extraordinaria, y sentar las explicaciones alternativas plausibles para los eventos.

Las entidades de Hopkinsville tienen una explicación decididamente terrenal. Los «extraterrestres» fueron, de hecho, búhos cornudos y los testigos fueron probablemente intoxicados durante el «ataque alienígena» (Davis and Bloecher, 1978). Los estudiantes suelen encontrar divertida la verdadera historia de los acontecimientos; y este ejemplo puede conducir naturalmente a una discusión sobre el Área 51, los Grises, o intereses de otro mundo (Nickell, 2012; Leman and Cinnirella, 2013).

Otras actividades pseudocientíficas en el aula

Un ejercicio de clase informativo es permitir a los estudiantes cazar los ejemplos de pseudociencia en su universidad o campus universitario. Al regresar de su búsqueda del tesoro, los estudiantes pueden describir lo que encontraron, y por qué se podría considerar pseudocientífico. Los estudiantes a menudo se sorprenden de lo fácil que es encontrar un ejemplo de pseudociencia en el campus. Por lo general, se encuentran libros en la biblioteca, carteles en el campus de promoción de la salud alternativa o remedios de estudio, o anuncios en el periódico de la escuela. El ejercicio conduce al punto de que los estudiantes necesitan ser pensadores escépticos, porque las afirmaciones cuestionables los rodean.

A los estudiantes también se les puede pedir localizar ejemplos de pseudociencia en la televisión, en línea o en libros y revistas. Un recurso es Most Haunted, un programa de la televisión británica en el que un equipo de investigadores, incluidos psíquicos y escépticos, examinan lugares encantados. La metodología utilizada por el equipo está lejos de ser rigurosa, aunque los estudiantes encuentran el programa entretenido. Los profesores pueden pedir a los alumnos que imaginen que formaban parte del equipo de investigación de Most Haunted, y luego describan lo que harían de manera diferente para determinar si los fantasmas son reales.

El objetivo de utilizar ejemplos pseudocientíficos es crear pensadores escépticos, no cínicos. Como pensadores escépticos, los estudiantes deben ser instados a mantener una actitud abierta. Por ejemplo, no deben descartar la existencia de los fantasmas, sino preguntar qué pruebas podrían convencerlos de que los espíritus se encuentran entre nosotros. Los estudiantes disfrutan el reto de crear su propia caza de fantasmas, y esta actividad impulsa a puntos clave en la discusión de la metodología científica. Aunque muchos programas se dedican a la caza de fantasmas y monstruos, Most Haunted es particularmente útil, ya que el escéptico residente, Ciarian O’Keeffe, desmintió a uno de los psíquicos en el programa, Derek Acora. El Dr. O’Keeffe sospechaba que Acora estaba siendo alimentado con información antes de sus investigaciones. Para probar esta hipótesis, el doctor O’Keeffe creó una historia sobre «Kreed Kafer», y filtró la información de tal manera que Acora tenía acceso a ella. Durante el rodaje, Acora se convirtió en «poseído» por el fantasma de Kreed Kafer… que es un anagrama de Derek Faker (Derek Farsante). La película de la posesión se puede encontrar en YouTube[7].

Otra tarea para ayudar a los estudiantes a entender las diferencias entre ciencia y pseudociencia es pedir a la clase que coopere para crear su propia forma de pseudociencia. Los estudiantes pueden ser muy creativos, cuando tratan las «mejores» ideas pseudocientíficas como QuantumMAN. Uno de mis favoritos fue un proyecto de terapia de regresión a vidas pasadas – en lugar de vidas pasadas, los estudiantes elaboraron una terapia de vidas futuras. A través de la magia de la mecánica cuántica, el supuesto terapeuta de las vida futuras podía mirar hacia el futuro en busca de enfermedades, y administrar el tratamiento hoy en día con remedios homeopáticos Los pacientes sabrían que estaba trabajando si no sufrían de las enfermedades que el terapeuta vio en el futuro. ¡Brillante!

Estos ejemplos sólo son puntos de partida. Aunque en gran medida fuera del alcance de este artículo, el tema de la medicina alternativa también puede hacer fructífera la discusión en clase, sobre todo debido a que: (a) muchos estudiantes han tenido experiencia directa con él y (b) no es una cuestión grave respecto a si cualquier forma de medicamento alternativo funciona mejor que el placebo (Bausell, 2007). Por ejemplo, cientos de estudios han investigado la homeopatía, y aunque algunos meta-análisis muestran efectos más allá de un placebo (por ejemplo, Kleijnen et al., 1991; Linde et al., 1997; Cucherat et al., 2000), la calidad metodológica de la investigación en estos metanálisis es pobre. Para explorar estos puntos, los profesores pueden pedir a los estudiantes llevar a cabo una revisión de la literatura en revistas revisadas por pares sobre la homeopatía o temas relacionados, y contrastarla con lo que se encuentra en las fuentes no revisadas por expertos. Los estudiantes encontrarán que las pruebas de las revistas de renombre indican que los remedios homeopáticos no funcionan (Singh and Ernst, 2008; Shapiro, 2009; Ernst, 2010). Una lista completa de otros remedios alternativos cuestionables, como la acupuntura, la terapia de la energía, y de renacimiento, se puede encontrar en www.quackwatch.com.

Alentamos también a los instructores a explorar los recursos, tales como el programa Bullshit de Penn & Teller (aunque como su nombre indica, el lenguaje es burdo, y el tono a veces puede ser mezquino) y vídeos divertidos del comediante y compositor Tim Minchin en YouTube sobre el pensamiento científico y el escepticismo (como su oda a Oberg»™s Dictum, o la idea de que debemos tener una mente abierta, pero no tan abierta que se nos «caiga el cerebro», en http://youtu.be/bBUc_kATGgg). Escépticos prominentes como el fallecido Carl Sagan, Michael Shermer, Phil Plaitt, y Richard Wiseman todos tienen muchos recursos disponibles en línea, y bien vale la pena explorarlos. Al aprovechar estas y otras fuentes excelentes en línea, los instructores pueden persuadir a los estudiantes que el pensamiento científico no sólo es invaluable como un medio para evaluar las afirmaciones en la vida cotidiana, sino inmensamente divertido.

Una Advertencia

Como una advertencia a los instructores, la investigación sugiere que el uso de ejemplos pseudocientíficos mejora el pensamiento científico, pero sólo si se encuadra correctamente. La presentación de la pseudociencia en una clase que normalmente se centra en la ciencia a veces puede confundir a los estudiantes e incluso conducir a «efectos de retorno de llama» (en los que ven la afirmación no soportada como bien soportada), ya que algunos estudiantes pueden recordar el ejemplo pseudocientífico, pero olvidar que está desacreditado (Lewandowsky et al., 2012). Los instructores deben asegurarse de que los estudiantes entiendan que los ejemplos son pseudocientíficos remitiéndose a los signos de la pseudociencia en la discusión de cada ejemplo pseudocientífico. Para estrategias adicionales para evitar la confusión de estudiantes, visite Lewandowsky et al.»™s (2012) revisión del efecto de desinformación y cómo corregirlo.

Pensamientos finales

Especialmente en el mundo actual de la información y la desinformación 24/7, los estudiantes deben ser capaces de evaluar las afirmaciones extraordinarias de muchos tipos. Afortunadamente, al atender directamente y luego refutar afirmaciones no científicas, los profesores de ciencias pueden disipar la pseudociencia y promover el escepticismo científico, evitando los extremos insalubres de la aceptación acrítica o el cinismo. De esta manera, los profesores de ciencias pueden ayudar a los estudiantes a convertirse en consumidores más inteligentes y exigentes de la evidencia, no sólo en el aula, sino en la vida diaria.

Declaración de Conflicto de Intereses

Los autores declaran que la investigación se llevó a cabo en ausencia de cualquier relación comercial o financiera que puedan interpretarse como un posible conflicto de intereses.

Referencias

Bausell, R. B. (2007). Snake oil science: the truth about complementary and alternative medicine. Medicine 3, 18.

Beyerstein, B. L. (1999). «Whence cometh the myth that we only use ten percent of our brains?» in Mind Myths: Exploring Popular Assumptions About the Mind and Brain, ed. S. Della Sala (Chichester: John Wiley and Sons Ltd), 1″“24.

Byrne, R. (2006). The Secret. New York, NY: Atria Books.

Cucherat, M., Haugh, M. C., Gooch, M., and Boissel, J. P. (2000). Evidence of clinical efficacy of homeopathy. Eur. J. Clin. Pharmacol. 56, 27″“33. doi: 10.1007/s002280050716

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Davis, I., and Bloecher, T. (1978). Close Encounter at Kelly and Others of 1955. Evanston, IL: Center for UFO Studies.

Ernst, E. (2010). Homeopathy: what does the «best» evidence tell us. Med. J. Aust. 192, 458″“460.

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text

Impey, C., Buxner, S., and Antonellis, J. (2012). Non-scientific beliefs among undergraduate students. Astronom. Educ. Rev. 11:0111. doi: 10.3847/AER2012016

Kleijnen, J., Knipschild, P., and ter Riet, G. (1991). Clinical trials of homoeopathy. Br. Med. J. 302, 316″“323. doi: 10.1136/bmj.302.6772.316

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Kowalski, P., and Taylor, A. K. (2009). The effect of refuting misconceptions in the introductory psychology class. Teach. Psychol. 36, 153″“159. doi: 10.1080/00986280902959986

CrossRef Full Text

Leman, P. J., and Cinnirella, M. (2013). Beliefs in conspiracy theories and the need for cognitive closure. Front. Psychol. 4:378. doi: 10.3389/fpsyg.2013.00378

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Lewandowsky, S., Ecker, U. K., Seifert, C. M., Schwarz, N., and Cook, J. (2012). Misinformation and its correction continued influence and successful debiasing. Psychol. Sci. Public Interest 13, 106″“131. doi: 10.1177/1529100612451018

CrossRef Full Text

Lilienfeld, S. O., Ammirati, R., and David, M. (2012). Distinguishing science from pseudoscience in school psychology: science and scientific thinking as safeguards against human error. J. School Psychol. 50, 7″“36. doi: 10.1016/j.jsp.2011.09.006

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Lilienfeld, S. O., Lohr, J. M., and Morier, D. (2001). The teaching of courses in the science and pseudoscience of psychology: useful resources. Teach. Psychol. 28, 182″“191. doi: 10.1207/S15328023TOP2803_03

CrossRef Full Text

Lilienfeld, S. O., Lynn, S. J., and Lohr, J. M. (eds). (2004). Science and Pseudoscience in Clinical Psychology. New York, NY: Guilford.

Lilienfeld, S. O., Lynn, S. J., Ruscio, J., and Beyerstein, B. L. (2010). Fifty Great Myths of Popular Psychology. Chichester: Wiley-Blackwell.

Linde, K., Clausius, N., Ramirez, G., Melchart, D., Eitel, F., Hedges, L. V., et al. (1997). Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials. Lancet 350, 834″“843. doi: 10.1016/S0140-6736(97)02293-9

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Losh, S. C., and Nzekwe, B. (2011). The influence of education major: how diverse preservice teachers view pseudoscience topics. J. Sci. Educ. Technol. 20, 579″“591. doi: 10.1007/s10956-011-9297-0

CrossRef Full Text

Manza, L., Hilperts, K., Hindley, L., Marco, C., Santana, A., and Hawk, M. V. (2010). Exposure to science is not enough: the influence of classroom experiences on belief in paranormal phenomena. Teach. Psychol. 37, 165″“171. doi: 10.1080/00986283.2010.488554

CrossRef Full Text

Nickell, J. (2006). Siege of the «little green men»: the 1955 Kelly, Kentucky, incident. Skeptical Inquirer 30.6. Available at http://www.csicop.org/si/show/siege_of_little_green_men

Nickell, J. (2012). States of mind: some perceived ET encounters. Skeptical Inquirer 36.6. Available at http://www.csicop.org/si/show/states_of_mind_some_perceived_et_encounters

Novella, S. (2013). Pseudoscience in our universities. Skeptical Inquirer 36.3. Available at http://www.csicop.org/SI/show/pseudoscience_in_our_universities

Pigliucci, M., and Boudry, M. (2013). Philosophy of Pseudoscience: Reconsidering the Demarcation Problem. Chicago, IL: The University of Chicago Press. doi: 10.7208/chicago/9780226051826.001.0001

CrossRef Full Text

Randi, J. (1982a). The Truth about Uri Geller. Buffalo, NY: Prometheus Books.

Randi, J. (1982b). Flim-flam!: Psychics, ESP, Unicorns, and Other Delusions. Buffalo, NY: Prometheus Books.

Sagan, C. (1995). Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark. New York, NY: Random House.

Shapiro, R. (2009). Suckers: how Alternative Medicine Makes Fools of Us All. New York, NY: Random House.

Shtulman, A., and Valcarcel, J. (2012). Scientific knowledge suppresses but does not supplant earlier intuitions. Cognition 124, 209″“215. doi: 10.1016/j.cognition.2012.04.005

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Singh, S., and Ernst, E. (2008). Trick or Treatment: The Undeniable Facts about Alternative Medicine. New York, NY: WW Norton & Company.

Stanovich, K. E. (2010). Decision Making and Rationality in the Modern World. Oxford: Oxford University Press.

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text

Stanovich, K. E. (2012). How to Think Straight about Psychology, 10th Edn. Boston, MA: Allyn and Bacon.

Truzzi, M. (1978). On the extraordinary: an attempt at clarification. Zetetic Scholar 1, 11″“19.

Winer, G. A., Cottrell, J. E., Gregg, V., Fournier, J. S., and Bica, L. A. (2002). Fundamentally misunderstanding visual perception: adults»™ belief in visual emissions. Am. Psychol. 57, 417. doi: 10.1037/0003-066X.57.6-7.417

Pubmed Abstract | Pubmed Full Text | CrossRef Full Text

Zollman, C., and Vickers, A. (1999). ABC of complementary medicine: what is complementary medicine? Br. Med. J. 319, 693″“696. doi: 10.1136/bmj.319.7211.693

CrossRef Full Text

Keywords: scientific thinking, skepticism, pseudoscience, teaching resources, introductory psychology

Citation: Schmaltz R and Lilienfeld SO (2014) Hauntings, homeopathy, and the Hopkinsville Goblins: using pseudoscience to teach scientific thinking. Front. Psychol. 5:336. doi: 10.3389/fpsyg.2014.00336

Received: 10 February 2014; Accepted: 31 March 2014; Published online: 17 April 2014.

Edited by:

Gretchen Maria Reevy, California State University, East Bay, USA

Reviewed by:

Melinda J. Mollette, Gwinnett County Public Schools, USA

E. Michael Nussbaum, University of Nevada, Las Vegas, USA

Copyright © 2014 Schmaltz and Lilienfeld. This is an open-access article distributed under the terms of the Creative Commons Attribution License (CC BY). The use, distribution or reproduction in other forums is permitted, provided the original author(s) or licensor are credited and that the original publication in this journal is cited, in accordance with accepted academic practice. No use, distribution or reproduction is permitted which does not comply with these terms.

*Correspondence: Rodney Schmaltz, Department of Psychology, MacEwan University, City Centre Campus, 6-370, 10700-104 Avenue, Edmonton, AB, Canada e-mail: [email protected]

http://journal.frontiersin.org/Journal/10.3389/fpsyg.2014.00336/full


[1] http://www.qray.com

[2] http://www.quackwatch.org

[3] http://youtu.be/zdtqLNeK6Ww

[4] http://www.quantummansite.com

[5] http://youtu.be/lTn0t_7pGZo

[6] http://youtu.be/YuPadpaTwKY

[7] http://youtu.be/ZbF_l5nwmGs

0 pensamientos en “Apariciones, homeopatía y los duendes de Hopkinsville”

  1. Revisa el texto porque tiene unas partes mal traducidas que inducen a confusión.
    Por otro lado el texto está bien pero no entiendo por qué dicen que los meta análisis son de baja calidad cuando lo que esos estudios lo que dicen es que hay estudios con baja calidad, son dos cosas muy diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.