Pseudociencia en las revistas ufológicas

Pseudociencia en las revistas ufológicas

JaspersenAsesorCientifico¿Qué pensaría de una revista que tiene como “asesor científico” a uno de los ufólogos más crédulos que haya dado México? Un ufólogo con un pensamiento completamente irracional y empapado de misticismo, magia y brujería. Un autor que en la introducción de uno de sus libros[1] aconsejaba leerlo a la luz del día a fin de evitar no se qué peligros paranormales[2].

Ese autor, Luis Andrés Jaspersen, decía:

“Por ello es recomendable el que el lector evite que los menores de edad tengan acceso libre al estudio, lectura o consulta del presente libro, pues ello les produciría conflictos muy variados e impredecibles que sin duda les causarían un mar de dudas y confusión, sin mencionar lo que en el curso de este trabajo llamamos ‘precipitación paranormal’ o ‘ataques nocturnos de psicoterror’.

 

“En lo que al lector adulto concierne, debo advertirle que cualquier conocimiento o deducción obtenida a partir de este estudio, que sea utilizada para causar el mal a terceras personas, es responsabilidad exclusiva del propio lector, a sabiendas de que el mal en sí es una fuerza que actua como el ‘Búmerang’ retornando a su lanzador (emisor) sin escapatoria posible. Y del mismo modo, el bien actua y retorna en beneficio directo del sujeto emisor. La ley de causas y efectos (karma) es inflexible y exacta”.

Pues bien, esa revista que tenía a ese charlatán como “asesor científico” era “Ovni. Todo se inició hace 34 años”, publicada por Editorial Conocimientos.

Hay muchos ejemplos de pseudociencia en las revistas de ovnis. Prácticamente cualquiera de ellas está repleta de conceptos erróneos y malos entendidos de lo que es la verdadera ciencia. No es de extrañar si estas revistas tienen a ese tipo de “asesores científicos”[3].

Tomemos como ejemplo el número 58 de esta revista[4]. En las páginas 62 a 65 encontramos un artículo del ufólogo mexicano, completamente desconocido, Sebastián Gómez. Es un intento de explicar cómo se mueven los ovnis a través del tiempo y el espacio. El artículo lleva por título “Los pliegues del tiempo”[5]. Tomemos algunos párrafos del artículo y dejemos que sea el lector quien juzgue si eso es o no es pseudociencia escrita por un analfabeta en ciencias.

“Dicho efecto[6] supone al paso de radiaciones solares hasta volverse infrarrojos, o ultravioletas, según el caso; y luego invisibles. Desde Einstein, es imposible que un objeto supere el muro de luz, las velocidades ultrasónicas Mach 1, sin desintegrarse. Para alcanzar esas velocidades de vértigo, son necesarios 6.6 años de aceleración, y exactamente los mismos, luego, cuando el propulsor fotogénico se usa como freno, de desaceleración.

 

“…Pues mil años sería el tiempo no dilatado

 

“Einstein dijo que el camino a las estrellas es también el que nos permitirá dominar el tiempo. Claro que hablaba de su concepto de tiempo retrasado

 

“Si seguimos aumentando la velocidad tanto que el tiempo se reduzca al mínimo, y si se acepta (la ciencia lo acepta hace mucho) el concepto de lo infinito/mensurable, por ejemplo para medir la aterradora dimensión del universo, donde también desaparece el concepto de recta y otros, entonces tendremos no sólo que la duración es cero, sino que puede ser menos-cero…

 

“¡Estaríamos en Cuernavaca antes de haber partido del Distrito Federal! O sea: habríamos retrocedido en el tiempo”.

Y así continúa por esas 4 páginas. Ahora entiendo dos cosas:

1. La preocupación de Jaspersen por que los jóvenes no lean este tipo de basura que les puede dañar el cerebro.

2. Por qué los extraterrestres no han llegado a la Tierra (si es que su física está basada en las enseñanzas de ufolocos como Sebastián Gómez o Luis Andrés Jaspersen).


[1] Jaspersen Luis Andrés, El Imperio invisible. ¿Somos marionetas de una dimensión superior?, 1991, sin publicar.

[2] Lo único realmente peligroso que encontré fue lo soporífero del texto, plagado de ufología keeliana, parapsicología y marianismo. Un magnífico remedio para el insomnio.

[3] Para conocer más de las tonteras de Jaspersen se puede consultar:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2012/08/te-vendo-un-ovni/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/12/una-pezua-de-otro-mundo/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-primera-parte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-y-2/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-3/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/06/los-ovnis-boludos-final/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2006/04/chaneques-incendiarios/

[4] Año III, No. 58, II Epoca, diciembre de 1981.

[5] Gomez Sebastián, Los pliegues del Tiempo, Ovni, No. 58, diciembre de 1981. Págs. 62-65.

[6] Se refiere al efecto Doppler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.