Ojo: que no lo engañen con los flavanoles

ESCRUTINIO

Ojo: que no lo engañen con los flavanoles[1]

Juan José Morales

Hoy tenemos un par de noticias sobre el chocolate. Como es habitual, una buena y otra mala. La buena es que, de acuerdo a ciertos estudios científicos, el chocolate «”concretamente ciertas sustancias contenidas en el cacao denominadas flavanoles»” ayudan a mejorar la memoria y la agilidad mental. La mala es que para lograr tales resultados se requiere consumir tales cantidades de chocolate que terminaría uno tan gordo como un elefante, sin contar otros posibles efectos nocivos de semejante dieta.

clip_image001El chocolate contiene pequeñas cantidades de flavonoles, ciertos compuestos químicos que los naturistas ensalzan como excelentes antioxidantes que ayudan a mantenerse sano y fuerte como toro de lidia e incluso se venden en cápsulas y presentaciones similares. Pero también se encuentran en las manzanas, las uvas, el té y otros alimentos.

La información sobre los potenciales efectos benéficos del chocolate ha circulado ampliamente durante las últimas semanas en prensa, radio y televisión y se basa en una investigación realizada por Scott Small, un neurólogo de la Universidad de Columbia, en Nueva York. No vamos a entrar en detalles sobre ella. En esencia, el estudio consistió en administrar a un grupo de personas de 50 a 69 años de edad, cierta cantidad de flavanoles. Otras personas de la misma edad, participantes en el experimento, no recibieron tales sustancias en su dieta. Al cabo de un tiempo, se comparó la actividad cerebral de los miembros de ambos grupos y se encontró que los del primero presentaban un mayor flujo de sangre en cierta área del cerebro que está relacionada con la memoria, la cual «”como es sabido»” se va debilitando con la edad.

En realidad, el asunto no es tan nuevo como podría pensarse. Hace tres años se dio a conocer una noticia similar, relativa a una investigación del Dr. David Camfield del centro de Psicofarmacología de la Universidad de Swinburne. En este estudio, personas de 40 a 65 años que estuvieron tomando chocolate durante varios días, parecieron mostrar cierto incremento en su actividad cerebral. La investigación, dicho sea de paso, fue financiada por una gran empresa productora de chocolates. Hay, pues, que tomarla con las debidas reservas.

De estas y otras investigaciones se ha sacado la conclusión de que el chocolate «”o, para ser precisos, los flavanoles en él contenidos»” puede ayudar a evitar el deterioro de la memoria en edad avanzada o a recuperarla, al menos parcialmente, si ya se ha perdido.

En fin, es una de esas típicas noticias en que de un estudio científico se sacan conclusiones apresuradas. Como bien ha hecho notar la reputada revista científica The New Scientist, una cosa es tomar flavanoles concentrados «”como fue el caso de los sujetos de ambos experimentos»” y otra es beber o comer chocolate. Y es que la cantidad de esas sustancias presentes en el chocolate es minúscula, tan pequeña que para obtener un efecto apreciable habría que consumirlo en enormes cantidades.

Por lo demás, en los experimentos no se registró un claro y evidente aumento en la capacidad de memoria ni de la actividad cerebral, sino sólo indicios de que los flavanoles pueden estimular el flujo sanguíneo en ciertas áreas del cerebro. Y esto no significa en modo alguno que se haya incrementado o mejorado el funcionamiento cerebral. Por otro lado, los científicos advierten sobre los posibles efectos colaterales nocivos que los flavanoles, tomados en grandes cantidades, pudieran tener sobre otras partes del organismo.

Pero como lo que en este mundo sobra son charlatanes, timadores y estafadores, no sería de extrañar que dentro de poco empiecen a aparecer por ahí productos milagrosos a base de flavanoles que supuestamente ayuden a mejorar la memoria y evitar que se debilite con el paso de los años. Ojo, pues, con este posible engaño, que tal vez venga arropado con referencias a «investigaciones científicas hechas en la Universidad de Columbia».

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 6 de noviembre de 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.