El astroengaño de la cosmobiología

ESCRUTINIO

El astroengaño de la cosmobiología[1]

Juan José Morales

Hace poco, de viaje por Aguascalientes, me topé en el palacio municipal de esa ciudad —de muy singular arquitectura, por cierto— con un cartel en el cual se anunciaba un diplomado en Cosmobiología y Cosmogenética. Dados esos términos y el sitio en que se hallaba el aviso, pensé de inmediato que se trataba de algo serio, quizá impartido por catedráticos de la universidad del estado o investigadores de alguna institución astronómica. Sobre todo porque en la parte superior del cartel aparecía la inconfundible figura de la doble hélice del ADN, y eso permitía suponer que el diplomado versaría sobre las formas de vida en otros planetas.

Pero, ¡oh decepción! Al mirar de cerca el cartel constaté que lo que en él se ofrecía no tenía absolutamente nada de científico sino tan sólo una “interpretación del horóscopo”. Dicho en otros términos: aquello no era otra cosa que uno de esos cursos de carácter místico y esotérico, a los cuales se disfraza de científicos mediante el uso de términos tomados de la verdadera ciencia, con los cuales se estafa a ingenuos e ignorantes prometiéndoles introducirlos a misteriosos conocimientos de tipo mágico o metafísico.

imageEste es el anuncio del diplomado en la sarta de patrañas que se presenta pomposamente —nada más ni nada menos— como “La expresión de síntesis de la verdadera ciencia astral, (que) ha de ser considerada por su aplicación a todas las ramas del saber como la Ciencia de las Ciencias.” El ayuntamiento hidrocálido no sólo promueve este engaño sino también un Taller de Conciencia con Biodescodificación, que no es sino otro timo de tipo astrológico.

En efecto, el término cosmobiología, que originalmente fue acuñado para estudiar —con criterio estrictamente científico, recalcamos— la posible existencia de vida en diferentes regiones del Universo, ha sido secuestrado y prostituido por charlatanes que lo convirtieron en —agárrese usted— “la Ciencia Sagrada que estudia los ciclos y relaciones entre los diversos elementos del Cosmos y los seres vivientes”.

Esta patraña se presenta también como “la astrología moderna”, quizá porque la tradicional ya está demasiado desprestigiada aunque todavía haya quienes la tomen en serio. Y en su calidad de astrología actualizada, modernizada, rejuvenecida, renovada o como quiera llamársele, no se limita a los habituales horóscopos de tipo tan vago y general que finalmente no dicen nada, del tipo de “hoy será un día favorable para desarrollar sus proyectos” o “tenga cuidado con alguien que quiere hacerle daño”. No. La “nueva”, astrología, la “científica”, sirve para cosas tan importantes como decidir qué día debe tomar posesión un presidente, o dónde pasar el cumpleaños de una persona.

En efecto, en el Boletín de la llamada Asociación Científica Biocosmológica, puede leerse lo siguiente: “El campo de aplicación de la Cosmobiologia es muy basto (sic); desde el diagnóstico prematuro de las posibles dolencias físicas y mentales hasta la hora de Juramentación de un Presidente.” O bien, para predecir la marea cósmica y “usar esa energía convenientemente; en fecha y hora para realizar exitosamente: creación de empresas, casarse, mudarse de casa, programar el nacimiento de un hijo, seleccionar personal de una empresa.”

“También —y esto es de excepcional importancia para la vida de cualquier individuo— esta Ciencia nos ayuda a proyectar el lugar donde debemos pasar nuestro cumpleaños, medio cumpleaños, etc. para agrupar la energía favorable del Cosmos en función de las metas y objetivos que queremos lograr en ese periodo.”

En fin, no tiene caso seguir transcribiendo tales disparates. Sólo queda comentar que parece increíble que el ayuntamiento de Aguascalientes se preste a difundirlos. Ciertamente, no creo que su función sea la de fomentar y alentar la ignorancia, la superstición y el oscurantismo. Pero así son las cosas.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 22 de enero de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.