¿Descifrado el misterio de los dirigibles de1896-1897? (Parte 1)

¿Descifrado el misterio de los dirigibles de1896-1897? Hacia una explicación psico-socio-cultural (Versión larga) – Parte I.

11 enero 2014

(Copyright) Enero 2014

Gilles Fernandez

A Anna…

Agradecimientos: Este trabajo no hubiera sido posible sin los estudios previos, observaciones y hallazgos, así como bibliografía sugerida por el equipo del foro UFO-Scepticisme, y en particularmente de Dominique Caudron, “Nablator” y “Sébastien”. Quiero agradecer a las muchas personas que me enviaron los extractos de periódicos, sugerencias, retroalimentaciones positivas o negativas y observaciones.

Dirijo mi más sincero agradecimiento a “C. Conrad” que amablemente me arregló el inglés e hizo más comprensibles mis pensamientos.

El objetivo de este trabajo es presentar los primeros elementos para una Explicación Psico-Socio-Cultural para la famosa oleada de Airships (dirigibles) de 1896 a 1897; en otras palabras, una explicación sin recurrir a entidades misteriosas o forteanas, y de acuerdo con la hipótesis del principio de economía (la navaja de Occam).

Aeronave4Dibujo e ilustración artística de un artículo de periódico sobre una misteriosa aeronave presuntamente vista por un gran número de testigos, The Chicago Times Herald, 12 de abril 1897.

Nota: la bibliografía está disponible al final de este documento cuando se trata de fuentes de periódicos. Cuando la fuente o la ayuda está disponible en línea, utilizamos enlaces o notas de hipertexto.

Introducción y Problemática

La primera y probablemente la más famosa de las llamadas oleadas de Airships es la gran oleada de 1896/1897. La problemática es que hay un gran número de testimonios, sobre todo en los periódicos, de avistamientos de dichas aeronaves. Sin embargo, hasta que la evidencia científica en contrario salga a la luz, los vuelos de dirigibles hechos por el hombre en este momento y lugar (1896/97 en los Estados Unidos de América) son desconocidos por la historia de la aeronáutica.

En otras palabras, no hay evidencia histórica o científica de la realización y vuelo(s) de tales diseños en América durante el periodo de 1896-97 que expliquen lo que se observó.

El material historiográfico para el investigador consiste en gacetas y periódicos de la época. A pesar de algunos anuncios de prensa anteriores, la oleada comenzó realmente con el avistamiento masivo del 17 de noviembre 1896 alrededor de 6-7 PM. Se alega que una extraña luz sobrevoló por encima de la ciudad de Sacramento, en California, y docenas de personas parecen haber observado, al parecer, una aeronave de diseño en forma de huevo/cigarro. El segundo avistamiento más importante se produjo en Oakland/San Francisco (California otra vez), el 20 de noviembre de 1896. Los relatos también describen un dirigible. Estas noticias fueron publicadas por los periódicos todos los días, y los informes de avistamientos de aeronaves procedían de una veintena de estados a finales de la primavera de 1897.

El primer dirigible histórico probablemente fue construido por el inventor francés Henri Giffard (1852). El 24 de septiembre de 1852, él hizo el primer vuelo propulsado y controlado (27 km) de París a Trappes, pero el viento era demasiado fuerte y no pudo volver al punto de partida. Sin embargo, fue capaz de maniobrar, lo que demostró que un dirigible motorizado podría ser dirigido y controlado.

giffarModelo del dirigible de Henri Giffard.

En 1884, un dirigible francés tomó de nuevo los cielos y por lo general se presenta como el primer dirigible histórico verdaderamente controlado. Llamado La France, que fue diseñado por dos capitanes del ejército francés, Charles Renaud y Arthur Krebs (165 metros de largo, 2 toneladas, a 12 millas por hora). Se realizaron al menos siete vuelos y cinco veces el dirigible fue capaz de volver a su punto de partida. Fue capaz de volar una distancia de 8 kilómetros en 23 minutos.

la france“La France”.

En 1897, de nuevo en Europa, el austriaco David Schwartz intentó o tuvo un exitoso vuelo de acuerdo a la historia aeronáutica: Schwartz fue capaz de volar una aeronave el 3 de noviembre 1897 (pero se estrelló). Su nave estaba lista en septiembre de 1896, y se programó una prueba para el 27 de septiembre, pero la prueba fue cancelada. Otro intento se realizó el 8 de octubre de 1896, la aeronave fue sacada del hangar, sostenida de cables, pero la calidad del hidrógeno no era satisfactoria. De acuerdo con los relatos escritos, este diseño de máquina era operables y capaz de maniobrar la nave. En el periódico de Zagreb Obzor, leemos:

Ayer, jueves 8 de octubre de 1896, el dirigible de Schwarz logró levantarse pocos metros por encima del suelo, mientras que los soldados estaban sosteniéndolo con cuerdas. Se dice que el gas utilizado en la aeronave era malo, y por lo tanto el dirigible no podía funcionar como se esperaba. Se decidió que el dirigible fuera llenado una vez más con gas bueno y fue probado.

Schwartz's airshipt, 3 November 1897Vuelo de prueba del dirigible de Schwartz 3 de noviembre de 1897, Tempelhof (Alemania).

A continuación incluimos una recopilación no exhaustiva de diseños y prototipos de dirigibles de Dominique Caudron.

collection caudronColección de varios prototipos de dirigibles de Dominique Caudron.

0 sledonEl prototipo de James Sledon (todavía sin fecha).

0 1885 full flying machines paleo-futureEsta imagen, que representa muchas máquinas voladoras diferentes, es de la Biblioteca del Congreso, de fecha alrededor del año 1885.

0 flying machines2 paleo-futureVersión recortada y detallada.

00 flying machines1 paleo-futureIdem

Por supuesto, la verdadera “edad de oro” de los dirigibles se produjo en 1900, cuando el conde Ferdinand von Zeppelin lanzó su Luftschiff Zeppelin 1 de un hangar flotante en el lago Constanza en el sur de Baviera.

Si somos capaces de proponer una explicación convencional probable para los dos primeros avistamientos de Sacramento y Oakland, sería muy probable que los siguientes avistamientos y testimonios serían el resultado de estímulos similares en naturaleza, o fueran el producto de una contaminación de masas o social que involucra a otras variables convencionales diferentes. Sociólogos de habla inglesa prefieren los términos “engaño masivo” a la “contaminación social”, y notablemente por las obras del sociólogo australiano Robert E. Bartholomew o el profesor americano (Emeritus) Erich Goode. Muchos casos donde estaría involucrado el engaño de masas se presentan en un artículo del Skeptical Enquirer (2000) en línea en el sitio del Committee for Skeptical Inquiry, con una bibliografía no exhaustiva. Bartholomew también ha sido entrevistado en relación a la Mass Delusion. Este sociólogo es el autor de muchos libros tales como: Panic Attacks, the History of Mass Delusion; Outbreak!: The Encyclopedia of Extraordinary Social Behavior, Little Green Men, Meowing Nuns y Head-hunting; Panics: a Study of Mass Psychogenic Illness and Social Delusion. Nos referiremos nuevamente a Bartholomew en las siguientes líneas y principalmente en relación con su libro de 1998, & Alien Contact: Two Centuries of Mystery.

panickLa Tesis de ufólogos y otros defensores de los fenómenos forteanos

Teniendo en cuenta las variables anacrónicas de los supuestos aparatos, los avistamientos de esta oleada han sido un material usado “naturalmente” como una evidencia por los investigadores que defienden hipótesis extraordinarias, como la visita de naves extraterrestres, visitantes multidimensionales, viajeros en el tiempo, o como el producto de una inteligencia sentiente o de un agente externo y manipulador.

En primer lugar, debemos notar que la hipótesis extraterrestre (ETH) se ha evocado en muy pocos periódicos de la época, pero ya estaba propuesta en un relato previo a este tiempo. Gregory L. Reece (2007, p.10-11) cita el Stockton Evening Mail, edición del 19 de noviembre (un periódico de California) con Daniel Cohen (1981) y Wallace O. Chariton (1991). Después de investigaciones, creemos en esta etapa que el artículo del periódico Stockton Evening Mail que menciona esta historia no es del 19 de noviembre, sino el del 27 de noviembre (o que ha sido copiada dos o más veces en el mismo periódico) y podría ser el siguiente texto que copiamos y pegamos en el Apéndice B. El informe es que el coronel H. G. Shaw había visto una nave en el suelo, con tres ocupantes quienes lo forzaron a embarcar, pero fracasaron porque no eran lo suficientemente fuertes. La nave despegó después de que los ocupantes subieron. Shaw era de la opinión de que, para él, los seres vinieron de Marte.

El mismo libro informa un comunicado del St. Louis Post-Dispatch del 10 de abril de 1897 en relación con otro encuentro cercano por W. H. Hopkins, pero con ocupantes humanos, un hombre y una mujer muy bella, ambos desnudos. Se dice que el testigo intentó la comunicación con gestos y signos, y un ocupante pronunció una vocalización que sonaba como “Marte”. Existen otros ejemplos en diferentes periódicos y gacetas.

En la ufología no faltan tesis extraordinarias relativas a la oleada de 1896/97, como una de Jean Sider en Francia y, en particular, en su artículo on-line en francés L’airship de 1897. Se han formulado hipótesis extraordinarias más complejas aquí o allí, por ejemplo, en Suiza el ufólogo Fabrice Bonvin. Más compleja porque este tipo de hipótesis están llamando a términos ufológicos acuñados como “imitador” o “elusividad”. Tales términos o conceptos están cerca de los propuestos por Jacques Vallée o John Keel: Se defiende que el origen de tal oleada u otros de los llamados fenómenos anómalos sean imputables a una inteligencia omnisciente que tiene una conducta manipuladora o insidiosa.

Los principales argumentos propuestos por los proponentes de tales tesis para excluir la posibilidad convencional del engaño de masas para la oleada de los dirigibles de 1896-1897 son, por ejemplo, el argumento de una red de telecomunicaciones demasiado primitiva en este período y una tasa de alfabetización muy baja de la población estadounidense… Entonces, excluiría todas las explicaciones en términos de contagio masivo donde los periódicos y otras redes estaban jugando un papel muy fuerte. Ellos escriben:

La penetración insuficiente de la red de comunicación y la baja tasa de alfabetización en 1897 excluyen una dispersión compartida de representación consciente de la nave fantasma en una población predominantemente rural.

Nosotros no reconocemos este argumento como sólido, ni históricamente válido, sino como una falacia. Como Dominique Caudron declaró, en primer lugar, donde exista una publicación, las personas que saben leer pueden leer a los otros que no saben. En segundo lugar, aunque el 10% de una población sepan leer, en realidad, hay sólo decenas de testimonios a la vez, o menos, y aquellos que conocen el rumor de los airships pueden repetirlo y vehicularlo oralmente y luego convertirse en protagonistas y actores de este contagio.

En cuanto a una red de telecomunicaciones demasiado primitiva, el tiempo de estos informes es del periodo cuando el Telégrafo y los ferrocarriles estaban en un relativo state of the art. El teléfono había existido por alrededor de una veintena de años y más o menos está bien implementado, principalmente en California. Por ejemplo, si nos enfocamos en el avistamiento más importante de Oackland, el San Francisco Call del 22 de noviembre de 1896 (p.13) – el artículo se reproduce más adelante en sus partes principales – y leemos que algunos testigos… ¡han llamado por teléfono al Diario!

El principal problema de las tesis que invocan entidades o conceptos extraordinarios es que no se prestan a la verificación (científica).

Variabilidad inter-individuales en la percepción humana, Memorización y Restauración de un evento o estímulo

Durante tres décadas, han sido presentados por los ovni-escépticos (principalmente francófonos) lo que llamamos mecanismos cognitivos de transposición o procesamientos (elaboraciones y transformaciones proyectivas): estímulos convencionales son “platillizados” por algunos sujetos. Como el ufólogo francés Michel Monnerie declaró hace décadas:

Los ufólogos llaman arbitrariamente a las pequeñas malas interpretaciones “falsos ovnis” y a las más importantes “verdaderos ovnis”, y no se dan cuenta de que hay una perfecta continuidad entre las dos series, y que la diferencia entre ellas es de grado, no de naturaleza.

Para ilustrar esta hipótesis de que OVIs (Objetos Voladores Identificados), Falsos OVNIs (pre-ovnis pero convertidos en OVIs después de la investigación) y Verdaderos OVNIs (Casos de Objetos Voladores aún no identificados) pueden ser, de hecho, una continuidad, y sólo estímulos convencionales no identificados, por lo que solo hay una diferencia de grado entre ellos, pero no de naturaleza, hicimos la siguiente figura:

graphiquePara que los lectores entiendan mejor lo que queremos decir, vamos a poner un ejemplo. Afirmamos que cuando los individuos están ayudando, memorizando y restaurando un mismo estímulo, los parámetros estimados (como el tamaño, distancia, duración, colores, velocidad, tamaño angular, etc.) pueden variar de un individuo a otro – la variabilidad interindividual – Es lo que hemos representado por esta curva de Bell (por producto). Entonces, el corpus ovni debe estar, de hecho, en gran parte constituido por estos extremos.

¿A qué llamamos aquí extremos?

El investigador francés Robert Alessandri ha estudiado un caso donde 32 futuros Gendarmes franceses (un Gendarme es un soldado que es empleado en trabajos policiales en Francia, como los Carabinieri en Italia) presenciaron un mismo estímulo, el 5 de noviembre de 1990 en Francia (el reingreso espacial del cuerpo del cohete Gorizont/Proton), y el día después, su instructor les pidió reportar las observaciones y los interrogó respecto a varios detalles. En el artículo, usted encontrará cómo, a pesar de que las mismas personas han asistido a un mismo evento y estaban juntas, cuando se les pide que den/estimen diferentes parámetros, la variabilidad interindividual es “fuerte”. Por ejemplo, 5 individuos mencionaron una dirección cardinal (N = 25) están confundiendo en más de 70° la dirección real de la reentrada (o entre ellos). En cuanto a la duración estimada, sólo 3 personas la dieron: 10 segundos, 15 segundos y 2 minutos. ¿Qué pasa con la forma? Tenemos 3 hexágonos, 5 triángulos o ala delta, un individuo habla de una formación en V, etc.

En otras palabras, individuos que asistieron a un mismo evento sin embargo produjeron diferentes estimaciones. Alessandri también hizo una figura resumiendo la dirección estimada del objeto visto el 5 de noviembre de 1990 (la reentrada espacial que ocurrió en ese tiempo), teniendo esta vez en cuenta los 435 avistamientos recogidos por el investigador Franck Marie. Encontramos más o menos una curva de campana en la figura de Alessandri. ENE era la dirección real de la reentrada espacial…

Entonces, ¿es posible afirmar, como algunos ufólogos lo hacen, que las variaciones extremas que no están en conformidad con la dirección verdadera de la reentrada espacial son evidencia de otro estímulo? Nosotros no lo creemos.

figure allessandriEl punto es que, incluso si los 32 sujetos estudiados por Alessandri han asistido juntos al mismo evento, algunos individuos están dando direcciones totalmente opuestas a los demás (por cierto, el lector se dará cuenta que es la misma proporción entre los 32 Gendarmes estudiados y las 435 observaciones recogidas por Franck Marie relativas a los “extremos” en la figura de la dirección estimada). ¿Por qué? Debido a que existe esta variabilidad interindividual cuando los individuos perciben, memorizan y restauran un evento o estímulo.

Imagínese ahora que las narrativas de los Gendarmes que producen estimaciones de direcciones en más de 70° variando de uno a otro son tomadas por los ufólogos de alguna manera (porque estas personas contactaron con un grupo de ufólogos o los ufólogos leyeron sus informes, etc.), y si, después de una investigación que propone que se ha asistido a la reentrada espacial (ENE era la verdadera dirección de la reentrada espacial del cuerpo del cohete Gorizont/Proton), los ufólogos constatan que sus estimaciones tienen alrededor o más de 70° de variación con el candidato propuesto. ¿Cómo los futuros Gendarmes podrían haber hecho un error de este tipo? Suena a priori sin sentido, y vamos a tener cinco testimonios sólidos de ovnis, sólo porque los ufólogos no han tomado en la ecuación el parámetro de variabilidad interindividual cuando las personas se han enfrentado a un mismo estímulo (y convencional) y proporcionan una descripción que contiene parámetros (o se les pide que ellos los den).

En realidad, este tipo de informes sólidos están aquí sólo como productos de esta variabilidad. Los (o una parte muy grande) de los informes OVNI, como el fenómeno OVNI en sí deben ser entonces un epifenómeno – un fenómeno secundario vinculado a otro (extremos de la variabilidad humana frente a estímulos convencionales – en realidad individuos que no reconocieron lo que eran – y extremos en la variabilidad humana al estimar parámetros como son en la realidad) – y un fenómeno ilusorio que consta de creer, tomar y pensar que las narrativas y su contenido serían otra cosa que el producto de la variabilidad interindividual. Una variabilidad, que hace un estímulo convencional o mundano en la realidad, porque es nuevo para el observador, o visto en condiciones particulares, o no, y descrito después, dando lugar a algunos extremos, de sobre o subestimaciones, y a veces a una “platillización”, por muchos individuos.

Rossoni, Maillot y Deguillaume (2007) propusieron:

Por lo general, parece que si la mayoría de los informes son lo suficientemente ajustados a la realidad, cualquiera que esté familiarizado con el fenómeno en cuestión será capaz de identificar con certeza lo que es, una fuerte minoría se distanciará significativamente (por uno o más detalles erróneos) y algunos lo transformarán hasta tal punto que el estímulo real es casi irreconocible.

Las razones de Monnerie para dudar que los OVNI y OVI son dos corpus diferentes por naturaleza se pueden resumir en dos argumentos principales:

1. La falta de especificidad del residuo de casos inexplicables – en otras palabras, la falta de distinción entre casos explicados y no explicados: exactamente los mismos patrones y las mismas características aparecen en ambos conjuntos de casos. De hecho, casos con efectos típicos de ovnis se han explicado: efectos electromagnéticos, huellas de aterrizaje, humanoides, efectos sobre los animales, efectos fisiológicos, etc. Yo personalmente he investigado con amigos un caso que involucró a dos testigos, un rastro quemado en un campo y un perro aullando – era la luna creciente: Los casos no explicados no tienen peculiaridades únicas.

 

2. La continuidad entre lo trivial y lo extraordinario: para cualquier fenómeno es posible definir un conjunto de características medianas o más probables (por tamaño, color, velocidad, etc.). Pero todos estos parámetros se distribuyen sobre la mediana, y en ocasiones la aparición de un fenómeno está muy lejos de la media, debido a la variabilidad inherente del fenómeno, debido a las condiciones del avistamiento o tergiversación por el testigo. De ello se desprende que la mayoría de las características son de las medianas, menos será la gente capaz de reconocer la verdadera naturaleza del fenómeno. Para Monnerie, los ovnis están situados en los extremos de la función de distribución, en los extremos de una curva en forma de campana. Por tanto, son “fenómenos marginales” de un conjunto más amplio de fenómenos, pero su situación periférica no se percibe como tal porque los ufólogos eliminan la parte más central de la curva, donde los fenómenos menos extraños son identificados por los mismos testigos o por los investigadores de campo. Los ufólogos, dice Monnnerie, llaman arbitrariamente las malas interpretaciones menores “falsos ovnis” y “verdaderos ovnis” a las más importantes, y no se dan cuenta de que hay una perfecta continuidad entre las dos series, y que la diferencia entre ellos es de grado, no de naturaleza . Jacques Scornaux (1984) en The Rising and the Limits of a Doubt, Magonia 15, abril de 1984.

El famoso astrónomo Gerard Kuiper escribió:

Una vez más, si uno se propone que los informes de ovnis tienen el mérito de una investigación científica, hay que admitir también que en ningún otro campo de la investigación el científico es tan perjudicado por un conjunto impar y desalentador de “datos”. Más del 90% de estos informes resultan ser engaños o relatos pobres de eventos bien conocidos o triviales. En estas circunstancias un residuo no explicado de tal vez 10% no tiene base para creer en los milagros. Es más razonable suponer que este residuo está tan distorsionado o incompleto como para desafiar todos los análisis.

Tim Printy escribió un artículo muy interesante en relación con el deseo de la ufología al reconocimiento si eres curioso acerca de esta temática.

Los ufólogos a favor de la hipótesis exótica detrás del ovni se dedicarían a continuación, en su totalidad o en una parte muy importante, a este producto intrínseco y el resultado de esta variabilidad interindividual en relación con las percepciones, las memorizaciones y descripciones. Y los ufólogos mismos proyectando sus propias expectativas, y tenemos aquí un bucle de retro-acción, una circularidad.

Las razones que conducen a algunas personas a no identificar un estímulo convencional en realidad son numerosas. Podrían ser imputables a las condiciones de observación, porque el estímulo es percibido en la oscuridad, u otros factores particulares (niebla, refracción atmosférica, etc.), o porque el estímulo se ve fugazmente, o bajo un ángulo no prototípico de visión, o la exposición particular a luz artificial o natural (y así sucesivamente).

Para apoyar estos mecanismos cognitivos “proyectivos” (entre muchas otras fuentes existentes), es posible evocar los dibujos de la reentrada espacial de octubre de 1963 o al protocolo experimental del sociólogo y geógrafo Edgar Wunder[1].

Términos tales como mecanismos cognitivos “proyectivos” vinieron o han sido acuñados por la Hipótesis SocioPsicológica del Fenómeno OVNI (HSP), propuesta por varios ovni-escépticos de habla francesa[2].

En particular, es interesante tener en cuenta los dibujos de reentradas espaciales para mostrar que estos mecanismos proyectivos son factuales y empíricamente demostrados. Por ejemplo, aquí hay algunos dibujos realizados por algunos testigos que en realidad han asistido a diferentes reentradas espaciales y en particular en las páginas 16/18/21 de este pdf. Compartido por James Oberg:

93Un dibujo hecho por un investigador que reproduce fielmente las percepciones y descripciones de un testigo de Rusia a pesar de que lo que percibió fue la reentrada espacial del cohete Kosmos-20.

000 YukonUn dibujo hecho por un testigo a pesar de que lo que percibió fue la reentrada espacial del Cosmos 2335.

zond

0000 re entry(Fuente: Tim Printy SUNlite Newsletter 6-2)

Si eres curioso acerca de cómo las reentradas espaciales producen reportes de ovnis, Tim Printy escribió un artículo en su sitio, The Rockets Red Glares: How Satellite reentry’s and meteors produce UFO Reports.

Si desea más dibujos de reentradas espaciales hechas por testigos “platillizando” el estímulo convencional, Oberg ha preparado los siguientes recursos para ilustrar otros casos en los que los observadores hicieron este mismo tipo de “errores” en la descripción de reentradas de satélites:

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/990901-US_Pacific_coast.pdf

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/850111-Bahamas_spaceship.pdf

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/760211-baltic_bolide.pdf

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/940914-africa-pdf1.pdf

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/680305-Eastern-US.pdf

http://satobs.org/seesat_ref/Oberg/760919-morocco.pdf

Otro “que se debe leer” es el siguiente artículo de James Oberg, A 50 years old soviet UFO case is the key to unlocking the mystery of the giant alien motherships.

000 baltic bolid000 baltic bolid2000 bhamas bolid000 zimbabwe bolid2Algunos dibujos que muestran que algunos testigos han “platillizado” las reentradas espaciales (de las obras de James Oberg arriba).

00AptDibujo de testigo de un “ovni” a pesar de que era el famoso equipo acrobático “Patrouille de France”. Los estímulos “triviales” han sido “platillizados”. Si usted está interesado por “Patrouille de France”, como un recurrente “Generador ovni”, yo recomiendo el libro francés “Les OVNI font leur show” (2012), de Patrice Seray donde encontré este dibujo.

00 AptMismo caso y reconstitución. “Efecto Airship” clásico a pesar de que fue después de una contra-investigación la “Patrouille de France” (y por la noche, al contrario de lo que esta reconstitución sugiere). Este avistamiento se han grabado en video: http://www.dailymotion.com/video/x7g44b_ovni-bizarre-sur-apt-en-france-nove_webcam

Añadido en noviembre 2014: Dibujos realizados por los testigos o investigadores relativos a la reentrada espacial del 5 de noviembre de 1990. Todos vienen desde el excelente artículo de Robert Alessandri y se obtuvieron de la revista ovni francesa Lumières dans la Nuit.

00000000000 200000000000 300000000000 400000000000 500000000000 600000000000 700000000000 800000000000 900000000000 1000000000000 1100000000000 1200000000000 1300000000000 1400000000000 1500000000000 1600000000000 1010000000000000000000000000 100000000000 17

El sociólogo alemán Edgar Wunder también ha hecho un experimento interesante: él proyectó, usando una pantalla, fotos de paisajes donde se coloca en el cielo un pequeño estímulo sin significación real, y después de la presentación de las diapositivas, pidió a sus sujetos que dibujaran lo que vieron. Una vez más, muchos dibujos muestran que los sujetos han “platillizado” el estímulo, añadiendo estructura(s), ventanas, propulsión, motores, etc. Tales datos suenan muy interesantes para la psicología cognitiva y son un medio para ayudar a comprender mejor el fenómeno ovni. En otras palabras, la HSP es comprobable en el laboratorio.

Los enlaces son los siguientes (salto a la parte 2, alrededor de 3’20”’ y la parte 3, por supuesto).

Galileo Mystery – Ufos

http://www.myvideo.de/watch/4119891/Galileo_Mystery_Ufos_Teil_1

http://www.myvideo.de/watch/4119917/Galileo_Mystery_Ufos_Teil_2

http://www.myvideo.de/watch/4119949/Galileo_Mystery_Ufos_Teil_3

Añadido. Sébastien tradujo el alemán al inglés, el extracto pertinente:

Voz en off: Así que siempre hay una explicación terrenal. Así que ¿por qué tantas personas cada año ven ovnis? Esto es lo que trata el PhD Egdar Wunder. Él hace investigación sobre las experiencias de las personas para las que no se puede encontrar una explicación científica.

Conductor del programa: ¿Qué está haciendo precisamente?

Edgar Wunder: Vamos a hacer un pequeño experimento para poner a prueba el grado de precisión que pueden tener las descripciones de estos ovnis. Para ello, voy a mostrar al grupo una foto de una noche clara de invierno. Tendrá una duración de cerca de dos y medio a tres minutos. La imagen será visible. De vez en cuando, habrá un objeto apareciendo, que usted no será capaz de clasificar claramente, bueno, tal como los ovnis: Objeto volador no identificado. Y, después de eso voy a pedir a la gente que dibuje estos ovnis. Entonces seremos capaces de ver qué tan confiables son estos dibujos. ¿Realmente han reconocido todos los detalles importantes? Esto es muy interesante. No tengo ni idea de lo que realmente va a salir, pero, sólo tendremos que ver qué pasa.

Voz en off: Diez personas toman parte en la prueba.

Voz en off: Esto es lo que parecía la imagen con objeto No. 1. Y esto es lo que la gente ha dibujado.

Conductor del programa: Interesante, en efecto, diez personas han visto de hecho lo mismo, pero sin duda, ¡parece que no vieron lo mismo!

Edgar Wunder: ¿Todo está bien? Ok creo que podemos echar una mirada.

Voz en off: Durante tres minutos estuvieron viendo una imagen del cielo nocturno. Dos objetos diferentes aparecen en la imagen. Unos segundos cada una. El grupo de personas debe ahora dibujar estos objetos. También deben adivinar a qué altura se encuentran los objetos. Y lo grandes que eran. Edgar Wunder hace un análisis de los dibujos. El resultado es sorprendente.

Edgar Wunder: Sí, eso fue de hecho el mismo objeto y usted ve ahora, estos dibujos no tienen el mismo aspecto en absoluto.

Edgar Wunder: Lo que era realmente, era un globo de aire caliente en miniatura. Que de hecho sólo tenía alrededor de un tamaño de quizás uno a dos metros y estaba a una distancia de, tal vez aquí, alrededor de dos a trescientos metros. No más. Un objeto cercano puede conducir a muy diferentes dibujos.

Edgar Wunder: Ahora, vemos el segundo objetivo de nuestro experimento. Esto no es más que una nube de luces con diferentes colores, bastante desestructurada de hecho. Pero, en nuestros dibujos esto es lo que sale: una estructura en forma de herradura. Las personas de la prueba, obviamente, piensan que es un objeto sólido, y no sólo luces básicas; y otra persona en la prueba reconstruyó el objeto, por así decirlo, en su mente como un platillo volador donde las luces son obviamente las luces de aterrizaje.

Edgar Wunder: Llega, por así decirlo, la interpretación en nuestra mente a eso y se mezcla con lo que vimos.

Conductor del programa: Entonces, ¿qué dirías? ¿Los ovnis no están en el cielo, sino que aparecen en nuestra mente?

Edgar Wunder: Para las cosas que no se ajustan a nuestra vida cotidiana, como los objetos voladores no identificados, usted debe ser muy cauteloso acerca de lo que podría haber sido y hay mucho sucediendo en nuestra mente.

 

wunder1Ejemplo de diapositivas utilizadas en el experimento de Edgar Wunder.

wunder2Uno de los dibujos obtenidos por el experimento de Edgar Wunder. El individuo ha “platillizado” el estímulo inicial.

¿Qué puede explicar cognitivamente lo que está pasando aquí?

Transformación Proyectiva: El testigo está viendo elementos en línea con sus propias “expectativas” y está alterando las características del estímulo durante la percepción. (Este tipo de estrategias de procesamiento de información se denominan en psicología cognitiva, procesamientos de arriba hacia abajo contra procesamiento de abajo hacia arriba) o procesamiento impulsado por conceptos (frente a procesamiento impulsado por los datos). Es bien sabido que nuestro conocimiento y nuestra cultura influencian lo que percibimos en el medio ambiente, e influye en la recuperación y el retorno del evento (por los procesos de memoria). La información almacenada de diferentes fuentes, por tanto, puede servir de complemento, anticipar o reemplazar lo que vemos, sobre todo cuando el estímulo no se reconoce como un “elemento mundano” porque es demasiado ambiguo, demasiado rápido, desconocido, etc.

Algunos testigos luego “platillizan” el estímulo y los ufólogos saltan a estos cuentos.

Durante una oleada ovni, por ejemplo, se anima a un testigo a ver el cielo, y añadirá un detalle o detalles que crean la estructura de los estímulos observados pero no identificados (estímulos prosaicos/convencionales en realidad) como la imagen de una emisión ovni por los medios de comunicación (ver después).

Elaboración Proyectiva: El testigo desarrolla gradualmente un “romance cultural” durante la percepción, adornado con muchos recuerdos subjetivos y falsos (ver después). Un testigo evocará interferencia física ilusoria del ovni con el medio ambiente, proporcionando efectos psicológicos y/o fisiológicos, una amalgama de elementos dispares, cercanos en el tiempo y en el espacio de la observación, pero que en realidad no tengan relación entre ellos.

En otras palabras, y en relación con la oleada de 1896-1897 de airships, ¿hicieron que los testigos proyectaran su consciente o inconsciente imperante o los conocimientos que rodean a las airships en otro objeto observado, transformándolo en algo que se parece cada vez menos al estímulo real, y mucho más en línea con las expectativas de las aiships?

000 novellaMaleabilidad de la Memoria, Sesgos y Falsa Memoria

Las ilusiones de memoria son generalmente el resultado de errores en la reconstrucción de la experiencia pasada, pero pueden ocurrir “errores” después de la fase de codificación durante el paso de la información sensorial de la memoria de trabajo o memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo. Frente al mismo evento, un individuo también está codificando diferentes elementos en función de su estado fisiológico o emocional. A partir de ello, la información parásita puede confundir la memoria, y fácilmente caer en el episodio recordado.

El testigo entonces llega a la certeza intuitiva de haber visto, oído o hecho algo cuando él sólo ha “imaginado” o más exactamente deducido. Estos errores pueden tener unas representaciones culturales endógenas/mentales (ver después), pero también ser inducidos por un tercero, por mera sugerencia; es decir, en la interacción con investigadores/ufólogos/periodistas que sugieren intencionalmente, sin darse cuenta o no, lo que esperan. Sí, la forma en que se hace una pregunta, por ejemplo, es probable que borre la memoria de la persona que responde. Es por eso que los ufólogos deben utilizar procedimientos de entrevistas estandarizadas como las de criminología o psicología que minimizan estos sesgos conocidos (procedimiento de entrevista cognitiva, véase después).

Un recuerdo falso, creado a partir de cero, resulta generalmente en una fuente de confusión: el sujeto recuerda correctamente la información, pero ya no sabe de dónde viene. Algunos falsos recuerdos y sueños son entonces recordados como hechos reales. La literatura sobre la falsa memoria en la psicología cognitiva es muy abundante y un campo muy fecundo de estudios científicos, pero Elizabeth Loftus es probablemente la investigadora más famosa centrada en esta temática. Estos campos de las investigaciones relativas a la memoria humana han demostrado experimentalmente cómo nuestra memoria es maleable y plástica. En el Apéndice A, presentaré en breve algunos de los efectos de memoria descubiertos y estudiados en psicología cognitiva como lo hice en mi libro (Fernández, 2010).

La práctica de la hipnosis regresiva utilizada por algunos ufólogos para traer a la superficie los llamados recuerdos reprimidos también ha creado confabulaciones increíbles (por ejemplo, Arndt y Greenberg, 1996; Banaji y Kihlstrom, 1996; Clancy y Pitman, 2002; Clark y Loftus, 1996; Lynn e Irving, 1996; McNally y Clancy, 2005; Orne y Al, 1996; Otgaar, Candel, Merckelbach y Wade, 2009; Ross y Newby (1996); Strube, 1996; Swami, Pietschnig, Stieger y Voracek, 2011). La hipnosis aumenta la ilusión de recordar y de hecho hace más vulnerable a la persona hipnotizada a las distorsiones de la memoria e inferencias. Algunas personas son descritas por los psicólogos como personalidades propensas a la fantasía, convencidas de haber experimentado eventos que no han ocurrido en realidad (Wilson y Barber, 1983; Lynn y Rhue, 1988; Merckelbach, H. et al., 2001). Estas personas se caracterizan por una disposición singular a fantasear y a veces les resulta difícil distinguir los hechos reales de los productos de su imaginación: sueños, escenas de películas/libros que han visto o leído o acontecimientos que acaban de escuchar o que se rumorea por los medios de comunicación.

Bono especial sobre Abductions or the (co)-creation of a Modern Myth… (Video en 4 partes, pero uno “que se debe mirar”)

Una vez más, “probar” testigos con tests psicométricos o de personalidad suenan como una herramienta valiosa para el investigador, como el análisis de su entorno social y cultural, con el fin de resolver estos llamados misterios de ovnis, abducciones a otras temáticas paranormales.

Aquí una mejor comprensión de los mecanismos de tratamiento (percepción y reconocimiento), almacenamiento, organización (memoria) y modificación de la información sensorial debería contribuir a perfeccionar y completar el modelo socio-psicológico del fenómeno ovni. Una vez más, lo que es interesante aquí es que es comprobable en el laboratorio por medio de experimentos de psicología. Cambiar la llamada ufología que se hace a menudo de supuestos, hipótesis, etc. no comprobables.

Como señaló Elizabeth Loftus (1979): Incluso la memoria a corto plazo puede verse afectada por factores externos que resultan en falsos recuerdos como los procesados en la percepción directa de un evento. Sí, los psicólogos cognitivos han señalado desde hace décadas que las expectativas previas en los testigos son un factor significante.

00000 MemoryAlgunos psicólogos mostraron que las expectativas provocan un cambio real en lo que percibe una persona… Otros psicólogos creen que nuestras expectativas no afectan a la percepción en sí misma, sino que afectará a cómo interpretamos lo que hemos visto, o cómo respondemos a lo que hemos visto. Cualesquiera de estas teorías sea correcta (y hay alguna posibilidad de que ambas puedan ser ciertas en parte), una cosa es clara y aceptada por todos. Las expectativas tienen un enorme impacto en lo que una persona dice haber visto. (Tim Printy en SUNlite 6-2).

O el famoso psicólogo cognitivo, Roger N. Shepard en el libro dirigido por Richard Haines, UFO Phenomena and the Behavioral Scientists, escribió en el capítulo 10 (p.193):

Los psicólogos cognitivos generalmente consideran percibir y recordar como procesos constructivos en los que, por ejemplo, una representación interna de un objeto tridimensional externo se “construye” sobre la base de la información a menudo cambiante, ambigua o incompleta disponible en la memoria o en una proyección de perspectiva de dos dimensiones incidente en la superficie sensorial (Gregory 1970; Neisser 1967; Shepard 1975). El estímulo externo más inadecuado o la huella de la memoria de tal estímulo, más la representación interna de ese estímulo reflejarán tendencias de la mente en lugar de las propiedades del estímulo.

0000000000 FoxPhillis Fox, en Richard Haines (1979), UFO Phenomena and the Behavioral Scientist, p.20

0000000000 Fox2Fox (Ibid.)

0000000000 Fox3Fox (Ibid.)

Otros extractos:

0000000000 Fox40000000000 Fox50000000000 Fox60000000000 Fox70000000000 Fox80000000000 Fox90000000000 Fox910000000000 Fox920000000000 Fox93Podríamos agregar, para nuestros siguientes propósitos, simples malas interpretaciones de percepción, engaños y mistificaciones (raras), estados alterados de conciencia (debido a la fatiga, parálisis del sueño, por ejemplo), experiencias psico-patológicas (también raras), experimentos militares secretos u objetos, como fuente de un avistamiento ovni (o aproximación deliberadamente provocada de “hombres espejismo” para ocultar los dispositivos secretos), e incluso fenómenos geofísicos raros o poco conocidos (sprites, duendes, etc.).

Hipótesis Psicolo-Sociocultural aplicada a la oleada Airships de 1896-1897

Ahora vamos a presentar pruebas de que antes de que comenzara la oleada de airships (noviembre de 1896) con los dos avistamientos más destacados (Sacramento y San Francisco/Oakland), un imaginario cultural de dirigibles era pre-existente en ese momento, pero más aún en California, donde comenzó la oleada, y este material preexistente apareció en el mismo medio de “grabación” de la oleada: los periódicos del área. La población local de California pueden haber estado ya “preparados” culturalmente para ver los dirigibles que hicieron posible que ellos vieran lo que querían ver o esperaban ver.

Entonces sugerimos que los dos avistamientos más importantes (San Francisco/Oakland del 20 de noviembre de 1896 y Sacramento 17 de noviembre de 1896), como otros “famosos”, potencialmente encajan en un estímulo convencional explicable.

Con estas pruebas, proponemos que la población local vio lo que esperaban ver y que los dos avistamientos más importantes tenían un candidato potencial convencional (estímulo convencional que ellos transpusieron, elaboraron y transformaron debido al favorable entorno y ambiente prevalente y las expectativas culturales en el tiempo y lugar de tales avistamientos). Sugerimos que estos dos avistamientos, descritos por los periódicos entre California y otros Estados lanzaron un engaño de masas (contagio psicosocial, véase más adelante), que dio lugar a la oleada airship de 1896-1897.

La psicología social ha demostrado en varios estudios la tendencia de las personas a conformarse (Asch, 1956; Krech, Crutchfield, y Ballschey, 1962) y es probable que aquí sea particularmente el caso. La psicología social han demostrado cómo es común que las personas, a pesar de que no se les diga que acuerden específicamente entre ellos o aunque se les advierta sobre la influencia, cambian o modifican su juicio por el común y normado (Sherif y Harvey, 1952). Las influencias sociales aparecen cuando las emociones, opiniones o comportamientos se ven afectados por otros. La conformidad es el comportamiento de empatar actitudes, creencias, y actuar con las normas del grupo. Las ciencias humanas como la psicología social y cognitiva estudiaron lo que ellos llaman la “influencia social normativa”, la conformidad a la influencia de la mayoría debido a la influencia social informacional. Esto significa que los individuos tienden a adoptar los comportamientos de la mayoría de un grupo (para no quedarse atrás, por ejemplo). Los individuos “realmente” no creen a la mayoría, simplemente consienten con el fin de ser aceptados. Varios estudios señalan la influencia social informativa: cuando una situación es ambigua, los individuos tienen una tendencia a ajustarse a la mayoría porque es una fuente de información. En otras palabras, si un individuo es inseguro en cuanto a la respuesta o comportamiento correcto, entonces tiende a creer a la opinión de la mayoría (o comportarse en consecuencia). La opinión mayoritaria es internalizada por los individuos con el fin de ser “correctos”.

Otro punto importante con respecto a la psicología cognitiva es que los estudios indican que en situaciones o estímulos ambiguos (como explorar el cielo en la noche o tiempos oscuros, con la expectativa de ver los dirigibles como están articulados por los medios de comunicación o por una cultura circundante o prevaleciente en particular):

Inferencia puede realizar el trabajo de la percepción mediante la cumplimentación de la información faltante en los casos en que la percepción es ineficiente o inadecuada” (Massad, Hubbard y Newston, D., 1979 citado por Bartholomew y Howard, 1998).

O, como escribieron Rossoni, Maillot y Deguillaume (2007):

 

Cuando no sabemos lo que vemos, o si ya creemos saber lo que vamos a ver, nuestra percepción, por tanto, se puede distorsionar fácilmente. (…) En general, la cultura prevaleciente no impulsa a la gente a ver cosas que no saben cómo interpretar, pero por el contrario les proporciona: una rejilla de interpretación para las cosas que no reconocen.

Massad, Hubbard y Newston (1979) llegaron a la conclusión de que los individuos pueden diferir en su percepción inicial de un evento como el resultado de las diferencias en las expectativas previas, y que la muestra sesgada que resulta de la información que obtengan puede limitar su reinterpretación retrospectiva del evento. La percepción selectiva en la psicología cognitiva es el filtrado personal (y luego selectivo) de lo que vemos y oímos a fin de satisfacer nuestras propias necesidades y expectativas. Gran parte de este proceso es psicológico y muchas veces inconsciente.

Fernández (2010) menciona que El Efecto Halo es similar: El efecto halo tiene que ver con juzgar o evaluar a una persona, lugar, evento o incluso una marca por un único rasgo o experiencia. Esta impresión general puede ser buena o mala, pero perjudicará nuestra mayor participación con el estímulo. El efecto halo se ha estudiado por mucho tiempo en la psicología cognitiva y social (Volver, Wiley y Sons, 1977; Bourdieu, 1979; Maisonneuve, 1966; Moscovici, 1979; Rosenthal y Jacobson, 1971).

Probablemente hay muchos sesgos cognitivos en juego para generar tal engaño masivo, como el sesgo atencional, que es la tendencia común a centrar la atención en estímulos emocionalmente dominantes en un entorno y descuidar los datos relevantes al efectuar juicios de una correlación o asociación (Sass & al., 2010) o la bien estudiada heurística de disponibilidad, que es la tendencia a sobrestimar la probabilidad de eventos con mayor disponibilidad en la memoria, que puede ser influenciada por que tan recientes son los recuerdos o cuan inusuales o cargados emocionalmente pueden ser (Bless, 1991). Discusiones o lecturas de periódicos conducen a los individuos a una cascada de disponibilidad, que es el proceso de auto-refuerzo estudiado en la psicología en el que una creencia colectiva gana más y más plausibilidad través de la repetición en público (o medios) y que está ocurriendo y aumentando (Timur y Sunstein, 1998). La tendencia o efecto de hacer y creer cosas porque muchas otras personas hacen o creen lo mismo, también se ha estudiado en psicología, los principales campos de investigación llamados pensamiento de grupo (es decir: Tsoukalas, 2007) y el comportamiento de rebaño (es decir: Raafat, Chater y Frith, 2009).

Si la gente tiene un alto nivel de creencia en una conclusión, se sesgan hacia la cosa o estímulo que están evaluando (Klauer, Musch, y Naumer, 2000).

Probablemente el sesgo principal que podemos evocar aquí es el sesgo de confirmación, por lo general se resume como la tendencia de los individuos a favorecer la información que confirma sus propias creencias o hipótesis. La gente muestra este sesgo cuando reúne o recuerda información de forma selectiva, y tiende a interpretar la evidencia ambigua como el apoyo a su posición existente y hacer correlación ilusoria.


[1] http://ufo-scepticisme.forumactif.com/t3937-les-dessins-de-temoins-d-une-rentree-atmospherique-un-nouveau-coup-porte-a-l-het-vehiculaire#69695

[2] En francés http://scepticismescientifique.blogspot.fr/2009/08/lhypothese-sociopsychologique-ce-quelle.html de mi amigo belga Jacques Scornaux.

http://www.zetetique.fr/divers/OvniDuCnes_annexe.pdf de los miembros francéses de nuestro forum UFO-skeptic David Rossoni, Éric Maillot & Éric Déguillaume.

http://www.unice.fr/zetetique/articles/theorie_reduct_ovni.html de Claude Maugé.

En inglés (artículos viejos):

The Rising and the Limits of a Doubt de Jacques Scornaux.

http://archive.is/4QKwO

Questioning the ‘Real’ Phenomenon por Claude Mauge.

http://magonia.haaan.com/2010/questioning-the-real-phenomenon-claude-mauge/

 

Continuará

 

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/04/descifrado-el-misterio-de-los-dirigibles-de-1896-1897-final/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/04/descifrado-el-misterio-de-los-dirigibles-de-1896-1897-parte-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *