¿Una imagen de Nessie de 1934?

¿Una imagen de Nessie de 1934?

23 de abril 2015

Glasgow Boy

Scottish Daily Express 110634 (1)Mis disculpas en primer lugar para no blogging esta foto antes. He estado sentado con esto durante meses desde que fotocopié el artículo del periódico en Glasgow (no creo que la historia esté disponible en línea). El amigo criptozoólogo, Scott Mardis, se encontró con una versión muy recortada de la imagen durante su investigación que me impulsó a la acción.

La foto fue tomada el 10 de junio de 1934, pero la identidad del fotógrafo no se conoce. Mi excusa para retrasar era ir a Loch Ness para alinear los contornos de la colina para establecer la ubicación general, pero voy a asumir que fue tomada en el lago Ness, cerca de Fort Augustus. El relato de cómo fue tomada la imagen también fue impreso (ver más abajo y haga clic para ampliar).

Scottish Daily Express 110634 (2) zoomSin embargo, la foto no es nueva en la literatura general de Nessie. Peter Costello, en su libro 1974, In Search of Lake Monsters, reproduce un dibujo de la imagen. En base a la poca profundidad de la joroba, no asigna gran valor probatorio a la misma.

Roy Mackal también la menciona sin reproducirla en su libro, The Monsters of Loch Ness, y, como Costello, la relega a la categoría no concluyente. Maurice Burton también la incluye en su libro escéptico, The Elusive Monster, como lo hace Witchell en su The Loch Ness Story, pero ninguno muestra la fotografía. Hoy es tu oportunidad de ver el artículo original.

En cuanto a la imagen en sí, no es de gran calidad e incluso pudo haber sido retocaba pasando por el personal de imagen (una práctica que se aplicaba a través de todo tipo de fotografías de periódicos en esos días). Sin embargo, el investigador de la serpiente de mar, A. C. Oudemans, había reproducido la imagen en un artículo holandés de 1934 (abajo), que mejora la calidad pero se recorta in extremis. Sin duda, esta imagen muestra que el objeto es un objeto oscuro consistente con la descripción de los testigos (como nota al margen, he tenido la intención de traducir este artículo por meses, tengan paciencia conmigo).

Express PicSi esta es una imagen del monstruo del Lago Ness, entonces lo estamos viendo en su aspecto de doble joroba. El problema es la poca profundidad relativa de la joroba que lo abre a interpretaciones escépticas de estela de barco. La siguiente fotografía tomada hace más de cuarenta años por el Ness Loch Investigation da una idea del problema.

Loch Ness 2000 ExhibitionTambién tenemos la controversia sobre las imágenes de la ola de proa en el reciente video de David Elder y otra vez la poca profundidad del fenómeno abre a tales interpretaciones.

David ElderSi usted cree que hay una gran criatura en el lago Ness, entonces es razonable esperar fotos de jorobas poco profundas. En mi punto de vista, la criatura está en un respiro de agua y por lo que cualquier ruptura de la superficie es en gran medida accidental y no hay ningún comportamiento instintivo detrás de él. Entonces, ¿cómo se puede distinguir una joroba de una ola de proa?

Bueno, hay una manera de cuantificar esto y es calcular la relación de altura a la longitud del fenómeno en la imagen dada. Aplicando esto a nuestras diversas imágenes de arriba obtenemos los siguientes números (He añadido estimaciones de error ya que la incertidumbre es parte integrante de estas investigaciones).

Daily Express 0.05 +/- 0,006

LNI estela 0,034 +/- 0,006

Foto Elder 0,031 +/- 0,006

Es de señalar que el objeto 1934 es 47% mayor en su relación que el siguiente más alto. Obviamente, esto no es una lista exhaustiva, pero la pregunta tiene que hay que hacer es ¿qué tan alto puede ser esta relación para olas de proa naturales? Si el objeto en cuestión pasa por encima de ese límite, descartamos las olas de proa como una explicación en este caso? En este punto en el tiempo, el mejor número es 0.034 para la ola LNI.

Otro punto que tiende a argumentar en contra de una ola de proa es el hecho de que parece que no hay otras ondas en la imagen. Usted notará que las dos imágenes del ejemplo de estelas muestran esta naturaleza extendida, pero no hay tanta indicación de esto en la imagen del Express. La advertencia que debe aplicarse allí es que la calidad de la imagen mitiga contra un análisis completo.

Entonces, ¿qué es? ¿Una ola de proa o algo más? Si alguien puede encontrar una imagen ola de proa con una relación que se acerque al objeto del Daily Express, dejar un comentario más abajo.

POSDATA: Una posible ubicación para la fotografía puede corresponder a la vista debajo la cual se tomó a dos o tres millas de Fort Augustus en la A82.

imagehttp://lochnessmystery.blogspot.com/2015/04/a-1934-picture-of-nessie.html

El ch’omak, adaptable y omnipresente

IMPACTO AMBIENTAL

El ch’omak, adaptable y omnipresente[1]

Juan José Morales

En su gran mayoría, los grandes mamíferos de la selva maya son víctimas de la deforestación. Adaptados como están a la vida en ese tipo de vegetación, que les brinda refugio y alimento, se ven obligados a abandonar la zona cuando la selva es arrasada para establecer poblados, campos ganaderos o plantaciones de diverso tipo, ya que en esas condiciones difícilmente lograrían sobrevivir. Ello sin contar con que se les hace objeto de cacería, ya sea por su piel o su carne, o porque se les considera indeseables o peligrosos para el ganado, las aves de corral, la fauna doméstica y el ser humano.

Pero hay un animal que parece estar soportando bastante bien la deforestación e incluso beneficiándose en cierta medida con ella: la zorra gris, o ch’omak como se le llama en maya; Urocyon cinereoargenteus si se prefiere el nombre científico.

clip_image001A primera vista, y aún desde cierta distancia, es fácil reconocer a una zorra gris por ciertos rasgos distintivos: su hocico corto y puntiagudo, las grandes orejas erectas y puntiagudas y la cola larga y con tupido pelaje. Su coloración es también característica: pelaje gris oscuro o plateado en el dorso, rojizo en los flancos y las patas y blanco en el vientre, con una banda negra a todo lo largo del lomo, desde la nuca hasta la punta de la cola. Hay 16 subespecies en su amplia área de distribución. La que existe en la península es la Urocyon cinereoargenteus fraterculus.

Las poblaciones de esta especie parecen haberse mantenido en niveles muy aceptables y hasta parecen estar aumentando, como lo indica el hecho de que es muy común observarla en las cercanías de zonas pobladas y en áreas donde la vegetación ha sido profundamente alterada. La clave de su supervivencia es que, aunque vive en la selva, no es exclusiva de ella sino que habita en todo tipo de vegetación, incluso de zonas áridas y semiáridas. Así, al desaparecer la selva y con ella otros animales, el ch’omak sigue prosperando libre de competidores o depredadores. Además, es poco exigente en su dieta y come lo mismo serpientes que peces, huevos, ranas y hasta insectos. Si la carne escasea, llega a comer frutos y otros productos vegetales.

La zorra gris está ampliamente distribuida desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Sudamérica y es el único miembro de la familia de los cánidos que habita en el trópico. Todos los demás ─lobos, zorros y coyotes─ son de zonas templadas. Es también, junto con el llamado biturongo de Asia, el único cánido capaz de escalar troncos verticales de gran altura y desprovistos de ramas. Lo hace con tal rapidez y agilidad que en muchos lugares se le llama gato de monte a pesar de su parentesco con el perro, que resulta evidente en su aspecto: hocico largo y afilado, orejas grandes, erectas y puntiagudas y larga cola peluda. Es bastante grande, con cuerpo de 50 a 75 centímetros, cola de 30 a 50 y peso de 3.5 a 6.5 kilos.

Es un excelente cazador nocturno, aunque también merodea en las primeras horas de la mañana y poco antes del anochecer. Y como no rehúye las áreas abiertas, es usual verla en veredas, caminos rurales, carreteras, sabanas o matorrales. En un reciente recorrido por los caminos de la Costa Maya en el sur de Quintana Roo, me topé con tres de ellas en un lapso de menos de dos horas, en todos los casos en medio de carreteras secundarias, lo cual indica que es bastante abundante en esa zona, no obstante el gran desarrollo turístico registrado en los últimos años.

En fin, parece que tendremos ch’omak para rato, y qué bueno que así sea, pues si bien hay quienes juzgan que es perjudicial porque ocasionalmente mata algunas aves domésticas, en realidad es muy benéfica para los agricultores por la gran cantidad de roedores indeseables que extermina.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 10 de abril de 2015