Celulitis y palabrería seudocientífica

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Celulitis y palabrería seudocientífica[1]

Juan José Morales

Decíamos la semana pasada que hay multitud de productos y métodos que supuestamente sirven para combatir los pequeños depósitos de grasa situados bajo la piel a los que se ha dado en llamar celulitis. Todos esos productos y procedimientos tienen en común que ofrecen licuar la grasa para que sea eliminada por el organismo.

Un ejemplo de tales métodos es el llamado de ultracavitación, que su publicidad describe en estos términos: «Mediante un aparato de ultrasonido de baja frecuencia (vibraciones sónicas no perceptibles al oído humano) se generan micro-burbujas con la capacidad de implosionar, romper y degradar las membranas de las células adiposas sin dañar otros tejidos con el fin de licuar las grasas de un estado sólido a un estado semilíquido para su fácil desecho por medio del sistema linfático, orina, heces o sudor o bien el aprovechamiento de estas grasas para utilizarlas como fuente de energía.»

clip_image001Equipo de «ultracavitación» con que supuestamente se licúa la grasa depositada bajo la piel para que sea expulsada a través del sudor, la orina y los excrementos, cosa absolutamente falsa. Incluso, algunos anuncios hablan de «liposucción sin cirugía», lo cual es un engaño todavía mayor, pues en la auténtica liposucción se extrae la grasa, lo cual no se hace con estos métodos a base de ultrasonidos o radiofrecuencias.

Y añade: «La cavitación en combinación con otros tratamientos como radiofrecuencia, presoterapia, criolipólisis, etc., dan forma y moldeo al cuerpo reduciendo volumen en lugares donde se acumulan las grasas (y) mejoran el aspecto de la piel estimulando su regeneración fibrosa (colágeno y elastina) y por lo tanto, propiciando su firmeza y/o reduciendo la flacidez en la zona tratada.»

Todo esto resulta muy impresionante por la profusión de términos técnicos y científicos. Pero es mera palabrería y no corresponde a la realidad.

Por principio de cuentas, la grasa acumulada en los tejidos del cuerpo no puede licuarse o fundirse y pasar del estado sólido al líquido o semilíquido como prometen los tratamientos anticelulitis, por la sencilla razón de que ya es líquida. Se encuentra en forma de gotitas. Ningún producto o procedimiento podrá entonces licuar lo que ya es líquido, y ofrecer hacer tal cosa es un burdo engaño.

Lo que sí pueden ocasionar unos pocos de esos procedimientos a base de masajes, aplicación de ultrasonidos o radiofrecuencias, es dañar algunas células adiposas y hacer que los lípidos «”como se llama a las grasas del cuerpo»” se derramen en los tejidos de los alrededores. Este efecto se conoce como adipólisis en términos médicos.

Ahora bien: suponiendo que de alguna manera se lograra que toda la grasa acumulada en las células adiposas saliera de ellas, pronto sería capturada por el sistema linfático, esa red de órganos, ganglios, vasos y conductos que producen y transportan un líquido llamado linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo y que es parte de las defensas del cuerpo contra las infecciones. Una vez que el sistema linfático recoge la grasa, la transporta al hígado, los músculos y otros tejidos. Sin embargo no se expulsa en calidad de desecho sino que es utilizada para producir energía. Pero esto sólo a condición de que la persona realice suficiente actividad física. Si no hay una adecuada demanda de energía, si la persona ingiere más calorías de las que utiliza su organismo, la grasa simplemente vuelve a acumularse en diversos lugares del cuerpo en calidad de reserva. Y, por supuesto, puede ir a dar nuevamente a los pequeños glóbulos subcutáneos llamados celulitis.

Es engañoso e ilusorio hacer creer a las mujeres que podrán eliminar el exceso de grasa sin esfuerzo sometiéndose a masajes o a tratamientos de nombre rimbombante, bebiendo ciertos menjurjes, cubriéndose con lociones o cremas, tallándose los muslos con costosas fibras o esponjas, envolviéndoselas apretadamente con telas o plásticos especiales, o aplicándose calor. La única manera de librarse del exceso de grasa es mediante un adecuado balance entre la dieta y la actividad física.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 14 de mayo de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.