Misilovni sobre Rusia

Fenómeno misterioso en los cielos de Perm, Rusia

Por Ryan Barrell

22/5/15

imageLos residentes aturdidos de Kizel, en la provincia de Perm, grabaron la película (abajo) que muestra el extraño suceso en el cielo nocturno, al parecer filmado en marzo de 2015.

El título del vídeo, originalmente en ruso, lo describe como un «lanzamiento de un ovni», aunque muchos comentaristas se apresuraron a ofrecer sus propias explicaciones.

Muchos postularon que puede haber sido el lanzamiento de un misil, citando determinados tipos de armamento con estelas distintivas, incluyendo el misil balístico intercontinental Topol M de la era soviética.

«Todo esto es, Goku disparando su kamehameha… disfrazado de dios», dijo otro YouTuber. Un redditor, por su parte, dijo que era en realidad el lanzamiento de un cohete espacial de Inmarsat 5-F2 Comsat (un poco más creíble que Dragonball Z vuelto a la vida).

«El cielo local era oscuro, pero a medida que el cohete subía más alto, alcanza una altitud donde su escape entra en la luz del sol, por lo que brilla intensamente como este. Estas nubes pueden colgar alrededor de una hora o más de las condiciones atmosféricas adecuadas» dijo MagicDave131.

Sin embargo, la sugerencia no es concluyente, ya que el cohete Inmarsat fue lanzado desde Baikonur, Kazajstán, a 1900 kilómetros de distancia.

http://www.huffingtonpost.co.uk/2015/05/22/perm-russia-weird-sky-video_n_7421878.html

Misilovni sobre China

Ovni observado en el noroeste de China

26/5/15

UFO spotted in northwestern China 5-23-15El 23 de mayo, los usuarios de internet de diferentes partes del Noroeste de China, incluyendo Ningxia, Shaanxi y Mongolia Interior dijeron que fueron testigos de un objeto volador no identificado en el cielo, muchos sospechan que sea una nueva nave espacial o misil, informó la estatal Global Times.

El evento tuvo lugar la noche del 23 de mayo. Fotos subidas en varios sitios web chinos mostraron un haz de luz volando en el cielo oscuro. Un experto militar dijo que el haz de luz lo más probable es que fue creado por un ser humano y no un fenómeno natural. Los espectadores dijeron que la nave parecía a 10 kilómetros de piso cuando tomaron esas fotos.

Muchos internautas creen que el haz de luz que vieron fue ya sea un nuevo tipo de nave espacial o un misil balístico siendo probado por el gobierno chino. Sin embargo, un internauta cree que tiene que ver con ejercicios lanzados por el EPL en la región Wuhai situado entre los desiertos de Gobi y Ordos.

http://www.wantchinatimes.com/news-subclass-cnt.aspx?cid=1101&MainCatID=11&id=20150526000061

Celulitis y palabrería seudocientífica

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Celulitis y palabrería seudocientífica[1]

Juan José Morales

Decíamos la semana pasada que hay multitud de productos y métodos que supuestamente sirven para combatir los pequeños depósitos de grasa situados bajo la piel a los que se ha dado en llamar celulitis. Todos esos productos y procedimientos tienen en común que ofrecen licuar la grasa para que sea eliminada por el organismo.

Un ejemplo de tales métodos es el llamado de ultracavitación, que su publicidad describe en estos términos: «Mediante un aparato de ultrasonido de baja frecuencia (vibraciones sónicas no perceptibles al oído humano) se generan micro-burbujas con la capacidad de implosionar, romper y degradar las membranas de las células adiposas sin dañar otros tejidos con el fin de licuar las grasas de un estado sólido a un estado semilíquido para su fácil desecho por medio del sistema linfático, orina, heces o sudor o bien el aprovechamiento de estas grasas para utilizarlas como fuente de energía.»

clip_image001Equipo de «ultracavitación» con que supuestamente se licúa la grasa depositada bajo la piel para que sea expulsada a través del sudor, la orina y los excrementos, cosa absolutamente falsa. Incluso, algunos anuncios hablan de «liposucción sin cirugía», lo cual es un engaño todavía mayor, pues en la auténtica liposucción se extrae la grasa, lo cual no se hace con estos métodos a base de ultrasonidos o radiofrecuencias.

Y añade: «La cavitación en combinación con otros tratamientos como radiofrecuencia, presoterapia, criolipólisis, etc., dan forma y moldeo al cuerpo reduciendo volumen en lugares donde se acumulan las grasas (y) mejoran el aspecto de la piel estimulando su regeneración fibrosa (colágeno y elastina) y por lo tanto, propiciando su firmeza y/o reduciendo la flacidez en la zona tratada.»

Todo esto resulta muy impresionante por la profusión de términos técnicos y científicos. Pero es mera palabrería y no corresponde a la realidad.

Por principio de cuentas, la grasa acumulada en los tejidos del cuerpo no puede licuarse o fundirse y pasar del estado sólido al líquido o semilíquido como prometen los tratamientos anticelulitis, por la sencilla razón de que ya es líquida. Se encuentra en forma de gotitas. Ningún producto o procedimiento podrá entonces licuar lo que ya es líquido, y ofrecer hacer tal cosa es un burdo engaño.

Lo que sí pueden ocasionar unos pocos de esos procedimientos a base de masajes, aplicación de ultrasonidos o radiofrecuencias, es dañar algunas células adiposas y hacer que los lípidos «”como se llama a las grasas del cuerpo»” se derramen en los tejidos de los alrededores. Este efecto se conoce como adipólisis en términos médicos.

Ahora bien: suponiendo que de alguna manera se lograra que toda la grasa acumulada en las células adiposas saliera de ellas, pronto sería capturada por el sistema linfático, esa red de órganos, ganglios, vasos y conductos que producen y transportan un líquido llamado linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo y que es parte de las defensas del cuerpo contra las infecciones. Una vez que el sistema linfático recoge la grasa, la transporta al hígado, los músculos y otros tejidos. Sin embargo no se expulsa en calidad de desecho sino que es utilizada para producir energía. Pero esto sólo a condición de que la persona realice suficiente actividad física. Si no hay una adecuada demanda de energía, si la persona ingiere más calorías de las que utiliza su organismo, la grasa simplemente vuelve a acumularse en diversos lugares del cuerpo en calidad de reserva. Y, por supuesto, puede ir a dar nuevamente a los pequeños glóbulos subcutáneos llamados celulitis.

Es engañoso e ilusorio hacer creer a las mujeres que podrán eliminar el exceso de grasa sin esfuerzo sometiéndose a masajes o a tratamientos de nombre rimbombante, bebiendo ciertos menjurjes, cubriéndose con lociones o cremas, tallándose los muslos con costosas fibras o esponjas, envolviéndoselas apretadamente con telas o plásticos especiales, o aplicándose calor. La única manera de librarse del exceso de grasa es mediante un adecuado balance entre la dieta y la actividad física.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 14 de mayo de 2015

Las dos celulitis: la médica y la inventada

QUE NO LE DIGAN, QUE NO LE CUENTEN

Las dos celulitis: la médica y la inventada[1]

Juan José Morales

Cada año, millones de mujeres en el mundo gastan una fortuna en cremas, masajes, aplicaciones de ultrasonido y un sinfín de otros tratamientos para combatir la celulitis, de la cual en los salones de belleza y las revistas femeninas se dice que es una acumulación anormal de un tipo particular de grasa, en forma de pequeños nódulos o protuberancias subcutáneas que afean la piel dándole un aspecto de cáscara de naranja.

En realidad, empero, esta supuesta celulitis es un truco publicitario. Fue inventada por una avispada empresaria norteamericana y se ha convertido en la base de un negocio multimillonario que, como decíamos, le saca, no la grasa sino el dinero, a mujeres ansiosas de eliminar esas pequeñas e indeseables adiposidades y recuperar la tersura de la piel en muslos y nalgas.

clip_image002Típica imagen de los anuncios de productos y tratamientos contra la llamada celulitis, también denominada «píel de naranja». Contra la creencia popular, fomentada por artículos en revistas de belleza y chismes del espectáculo, la grasa de esas pequeñas acumulaciones que se forman bajo la piel femenina no tiene carácter anormal ni contiene toxinas.

Pero vayamos por partes. Por principio de cuentas, el término celulitis, en medicina, no tiene nada qué ver con bolitas de grasa. Se refiere a una infección cutánea causada por bacterias que invaden la piel a través de heridas, úlceras, picaduras de insectos, mordeduras de animales o cualquier otra lesión. Tales infecciones pueden ser desde leves hasta muy serias y se combaten con antibióticos.

Pero lo que popularmente se denomina celulitis, no es un verdadero término médico. Fue acuñado hace poco más de 40 años, en 1973, por una tal Nicole Ronsard, propietaria de un salón de belleza en Nueva York especializado en tratamientos de embellecimiento de la piel, quien incluso escribió un libro sobre el tema. La dama en cuestión «”que, por supuesto, carecía de formación profesional en medicina»” aseguraba que la celulitis se debe a la acumulación de grasa mezclada con agua y «desechos tóxicos del organismo», pero podía ser eliminada con los tratamientos de su invención.

Así comenzó el gran negocio de los productos, compuestos, sustancias, aparatos, equipos y métodos «anticelulitis», que van desde esponjas y paños especiales para frotarse la piel, hasta generadores de ultrasonido, pasando por cremas, lociones, vendajes, ropas especiales, libros de ejercicio, cepillos, estimulantes musculares, vibradores, suplementos vitamínicos, cojincillos térmicos, inyecciones de hormonas o enzimas, rodillos de masaje, tratamientos a base de hierbas y minerales, geles para baño y cuanta cosa pueda brotar de la imaginación de los negociantes.

Pero lo que se ha dado en llamar celulitis es simplemente tejido graso común y corriente. Por debajo de la epidermis, que es la capa externa del cuerpo, hay pequeños compartimentos que contienen células grasas. Cuando estas células aumentan de tamaño, los compartimentos que las alojan también aumentan de tamaño y pueden formar pequeñas protuberancias superficiales, o sea lo que se ha dado en llamar celulitis.

Esta condición se presenta en la gran mayoría de las mujeres después de cierta edad, pero es muy rara en los hombres. La diferencia aparentemente obedece a factores hormonales. En concreto, a la progesterona y el estrógeno, hormonas sexuales producidas por el organismo femenino, que propician la retención de líquidos y la acumulación de grasas. De hecho, la formación de glóbulos adiposos podría considerarse un carácter sexual secundario femenino, de igual manera que «”en los hombres»” lo son la barba y los bigotes, la abundancia de vello en el pecho o la calvicie en la madurez.

Desde luego, el exceso de grasa en el cuerpo puede ser combatido o controlado, pero no en la forma que dice la publicidad de productos y tratamientos «anticelulitis». Sólo que, como el espacio ya se ha agotado, abordaremos esta cuestión la semana próxima en esta misma columna.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Jueves 7 de mayo de 2015