Un visitante del espacio

A Visitor From Space - The Quincy Daily Whig 23-7-1887Anonimo, A Visitor From Space, The Quincy Daily Whig, 23 July 1887

Un visitante del espacio

Un aerolito incandescente marcado con caracteres grabados

Historia de un notable hallazgo de un doctor de Georgia «“ Un cuento que suena como una producción del fértil cerebro de Joe Mulhatton

(Despacho especial para The Chicago Tribune)

Clayton, Ga., 22 julio «“ Un fenómeno sin paralelo en los anales de la ciencia astronómica ocurrió aquí un día de la semana pasada, cuando, por la luz que arroja hasta ahora abre la cuestión de la habitabilidad de los otros planetas, probará el gran valor de la ciencia. A las 7:45 P. M. cayó cerca de este pueblo una bola metálica esférica o aerolito en la superficie del cual aparecían grabados caracteres que dan evidencia concluyente de que han sido moldeados por manos inteligentes. El Dr. Seyers, en cuya posesión se encuentra la maravilla, dijo esta tarde: «Regresaba de la casa de un paciente, situada a siete millas del pueblo, donde había pasado la última parte de la tarde. Era alrededor de las 7:45, creo que quedaba suficiente luz para leer. Estaba subiendo una larga colina, sobre la cual es necesario conducir antes de llegar a casa, cuando mi caballo repentinamente aguzó sus orejas, y, al mirar por delante, mis ojos fueron deslumbrados por un brillante destello blanco, parecido a un relámpago e inmediatamente siguió un silbido agudo como el de vapor escapando. Sabía que había caído un aerolito, porque si el flash hubiera sido eléctrico habría habido un trueno. Manejando hasta arriba de la colina noté que el vapor se emitía del terreno a algunas pocas varas de la carretera, y acelerando hacia el punto encontré un hoyo de alrededor de cuatro pulgadas de diámetro, del cual se elevaba considerable vapor caliente. Conduje a casa tan rápido como me fue posible, y tomando un pico y una pala regresé al punto. Después de hora y media de cavar duramente llegué al objeto de mi búsqueda a una profundidad de 5 pies. Todavía estaba demasiado caliente para manejarlo, pero logré subirlo a mi carruaje elevándolo con la pala. Noté que era muy pesado, pero no fue sino hasta que llegué a mi granero y removí la tierra adherida que me di cuenta del premio que tenía. En lugar de una masa rugosa de hierro meteórico, parecía una esfera perfecta lisa de metal de acero azul, con una superficie pulida y grabada con imágenes y escritura. Difícilmente podía creer a mis ojos, pero no había hechos confusos. Ahí sobre la superficie de la bola extraña estaba profundamente grabado un círculo dentro del cual estaba una estrella de cuatro puntas, una representación de un pájaro reptil parecido en medidas a nuestro extinto archeopterix, y un gran número de pequeños parecidos a los usados en la moderna taquigrafía. El metal del cual la bola estaba compuesta no era parecido a nada que haya visto antes, siendo tan duro como el cobre y enteramente infundible en mi mechero Bunsen. Saqué algunas rebabas y las envié a un químico, quien hizo el siguiente informe:

Señor: Hice análisis espectroscópico en las rebabas que envió. El metal se funde sólo en el arco eléctrico. Es un nuevo elemento. Examinado con espectroscopio, su vapor da tres finas líneas amarillas a la izquierda de la línea D del sodio, una ancha línea verde a la derecha de la línea del bario, y un innumerable número de líneas muy finas de color púrpura.

H. Randolph Stevens

Químico analítico

«¿De dónde vino este extraño mensajero? ¿De qué poder infernal fue lanzado al espacio? Posiblemente por alguna arma monstruosa en Marte o en Venus. Posiblemente lanzada hacia nosotros por un artillero lunar. Hay muchos que dirán que toda la cosa es un engaño una fábula, y que la bola fue fabricada en la tierra, pero el hecho de que está hecha de un metal que no se encuentra en esta esfera prueba más allá de toda duda que es un extraterrestre. Lanzada con una espantosa velocidad, atravesó las vastas distancias del espacio que nos separan de nuestros vecinos más cercanos, y sumiéndose a través de nuestra atmósfera, se calentó hasta la incandescencia, entonces perdió algo de su tremenda velocidad, se enterró en la tierra de nuestro planeta sin sufrir ningún daño. ¿Cómo determinaremos de dónde vino? ¿Es posible contestar, y puede establecerse una especie de comunicación entre planetas? Un cañón de 180 pies de longitud y lo suficientemente fuerte para mantener una carga de treinta libras de dinamita podría lanzar una bala de platino de dos pulgadas de diámetro con una velocidad suficiente para que pase más allá de la atracción terrestre. El sueño de Julio Verne en cierta medida se ha hecho realidad, y nosotros estamos, sin duda, siendo bombardeados desde el espacio».

La bola ahora está en poder del Dr. Seyers, pero se enviará al Smithsonian Institution en poco tiempo, cuando se haga un informe oficial.

Ver:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/05/fraudes-ovni-en-amrica-latina-del-siglo-xix/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/el-hombre-de-marte/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/un-habitante-planetario/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2014/11/una-historia-extraa-un-descubrimiento-notable/

http://marcianitosverdes.haaan.com/2015/05/la-momia-extraterrestre-la-estafa-ms-antigua-en-la-historia-ovni/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.