Una multiculturalidad desaprovechada

ESCRUTINIO

Una multiculturalidad desaprovechada[1]

Juan José Morales

Comentábamos ayer en este espacio que Cancún está a punto de cumplir 45 años. En juventud únicamente lo supera Playa del Carmen, que podría considerarse su hija, puesto que a su vez nació como consecuencia del impetuoso desarrollo y poblamiento de la costa norte de Quintana Roo detonado precisamente por la creación de Cancún como centro turístico integralmente planeado… aunque a decir verdad, la planeación no fue precisamente integral por cuanto no tomó en cuenta ciertas necesidades básicas de sus habitantes —no de sus visitantes— y la zona habitacional fue concebida sólo —y así se le denominó— como pueblo de apoyo, como una especie de depósito nocturno de los trabajadores de la zona hotelera.

clip_image001En más de cuatro décadas, Cancún prácticamente no ha ampliado su oferta turística: sol y playa, con pequeños agregados de vistazos a las zonas arqueológicas. Ningún funcionario ha pensado en el gran potencial que ofrece el hecho de ser una ciudad multicultural, con residentes que provienen de un centenar de países.

Pero por ahora no es eso lo que nos interesa, sino algo que se repite con frecuencia: que Cancún carece de identidad y que sus habitantes no tienen arraigo ni sentido de comunidad.

Esa idea es exagerada. Si bien se mira, y como señalaba muy atinadamente una antigua residente, Cancún podría considerarse la más mexicana de las ciudades mexicanas, ya que su población está integrada por personas llegadas de prácticamente todos los estados de la República, aunque un alto porcentaje sean de origen yucateco. Esos mexicanos de todas partes han sabido adaptarse a su nuevo lugar de residencia, sin por ello dejar de lado costumbres y tradiciones.

Más todavía: en Cancún hay migrantes procedentes de prácticamente todo el mundo. Si mal no recuerdo, en el último censo se registró a residentes extranjeros de más de cien nacionalidades. Algunas, es cierto, representadas sólo por una o dos personas, pero en otros casos por nutridos grupos, como ocurre con los cubanos o los franceses, por no decir norteamericanos. Y en buena parte se trata de residentes que han hecho de Cancún y el vecino Puerto Morelos su nuevo hogar, en el cual viven permanente o casi permanentemente, o su medio hogar, en cuanto a que pasan la mitad del año aquí y la otra mitad en su país de origen. La identidad de Cancún, pues, vendría siendo su identidad múltiple. Es un crisol de nacionalidades y culturas.

Sin embargo, con una miope visión, las autoridades no han sabido aprovechar esa característica. Si bien el anterior ayuntamiento, encabezado por Julián Ricalde, declaró a Cancún ciudad multicultural, aquello no pasó de un formalismo. Ni antes ni después ningún funcionario público pensó, por ejemplo, en organizar un festival de las culturas. O varios festivales de las diferentes culturas, tanto nacionales como extranjeras. Los hay, sí, pero en muy pequeña escala y ninguno con el respaldo gubernamental necesario para que trascienda más allá del grupo que en él participa ni, mucho menos, que logre resonancia nacional o internacional.

Eventos de ese tipo podrían ser un atractivo adicional para Cancún. Y también para Playa del Carmen, donde hay una situación semejante de multietnicidad, multinacionalidad y multiculturalidad. Pero, repetimos, ninguna autoridad parece haberse percatado de ello.

Por contraste, en Querétaro —que ni remotamente puede compararse a Cancún desde el punto de vista de la afluencia de migrantes—, se celebra cada año un festival de las nacionalidades, en el que participan los residentes de diferente origen, llegados a la ciudad para trabajar en las industrias locales.

Pero, en fin, quizá pedir amplitud de miras y buenas ideas a los responsables de la política turística de Quintana Roo es como pedir peras al olmo.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 14 de abril de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.