Boletas para revocación de mandato de EPN

IMPACTO AMBIENTAL

Boletas para revocación de mandato de EPN[1]

Juan José Morales

Por las redes sociales ha estado circulando una interesante aunque poco conocida iniciativa: que en la jornada electoral de este domingo 7 de junio, los votantes demanden, mediante una boleta especial, la revocación del mandato del presidente Peña Nieto. O, para decirlo en términos más claros: que se vaya, que renuncie.

La iniciativa partió de un grupo de ciudadanos de diversos partidos o sin partido y de muy distintas ideologías, preocupados por la grave crisis política, económica, social y de inseguridad que acoge al país y por el repudio cada vez más fuerte y extendido hacia la gestión de Peña Nieto, cuya popularidad ha estado en caída libre durante mucho tiempo. Por ello acogieron el cada vez más extendido lema que se escucha en las manifestaciones, ¡Que se Vaya! y constituyeron la organización así denominada, para solicitar la revocación de su mandato.

Pero como no existe en la actual legislación un mecanismo de referéndum que permita a los ciudadanos manifestar si desean que un funcionario electo «”en este caso el presidente de la República»” continúe en su cargo o deba abandonarlo por su mal desempeño, la agrupación decidió «organizar nuestra propia consulta ciudadana, planteada como un referéndum revocatorio al mandato de Enrique Peña Nieto; para conseguir una clara sanción política de carácter popular a la incompetencia y la corrupción del gobierno federal.»

clip_image001Este es el formato de boleta que los ciudadanos pueden imprimir para depositar en las urnas el próximo domingo. Se le encuentra, junto con un instructivo sobre la manera de utilizarla, en la página de internet quesevayamx.org o en www.quesevaya.wordpress.com. Aparece en una hoja tamaño carta con cuatro boletas para ser cortadas por líneas punteadas. Se debe utilizar una sola. Las demás, dice el instructivo, pueden compartirse con amigos, familiares y vecinos.

El procedimiento ideado consiste en que los propios votantes impriman por su cuenta una boleta en la cual se pide la revocación de mandato, la cual será depositada junto con la boleta de elección de diputados federales en la urna correspondiente. La boleta puede descargarse por Internet en el portal http://quesevayamx.org y se depositará dentro de la papeleta de elección de diputados federales «”la cual deberá ser debidamente doblada para mantener el secreto del voto»” en la urna correspondiente a dicha elección de legisladores.

Los autores de la iniciativa subrayan que este procedimiento «”marcar y depositar dicha boleta especial»” se encuadra en el marco de la Constitución y de la ley electoral, que es «una manifestación legítima y legal», y que este ejercicio de sanción política y repudio público, es un derecho ciudadano.

En efecto, la legislación electoral estipula que en las actas de escrutinio deben registrarse no únicamente las boletas contabilizadas, sino también lo que se denomina incidentes electorales. La aparición de dichas boletas petitorias de la revocación de mandato constituirá un incidente electoral, y por lo tanto los funcionarios de casilla están obligados a dar cuenta de ello, anotando cuántas se encontraron.

Con base en esa disposición legal, ya se solicitó formalmente al INE «”que hasta ayer no había dado respuesta»” que «realice el recuento de las revocaciones depositadas en las urnas por los votantes durante la jornada electoral».

Ciertamente, la iniciativa de este grupo de ciudadanos es muy atinada, dada la grave situación imperante en México, que amenaza con un estallido social. Como ellos mismos señalan, «la realización de un referéndum revocatorio (es) una necesidad imperiosa. Es una salida civilizada, inteligente, democrática que cierra toda posibilidad a una salida cruenta a la enorme crisis política, económica y social que vive la Nación; pues se ha estado escalando irresponsablemente una provocación a la sociedad.»

Por supuesto, es de esperarse que el INE trate de ocultar, ignorar,| desestimar o restar importancia a la iniciativa. También es probable que algunos funcionarios de casilla, por desconocimiento de la ley, por mala fe o por presiones, no registren las boletas de revocación. Pero si se logra una respuesta masiva del electorado, resultará más difícil evitar que se conozca.

Comentarios: [email protected]

 


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Sábado 6 de junio de 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.