El huétl, “algo que te pica y no lo ves”

IMPACTO AMBIENTAL

El huétl, “algo que te pica y no lo ves”[1]

Juan José Morales

Un lector de Playa del Carmen me pide precisar si los pequeños mosquitos llamados chaquistes o jejenes resultan peligrosos porque transmitan enfermedades o simplemente molestos por sus picaduras.

Por principio de cuentas, le diremos que aunque a los chaquistes usualmente se les considera mosquitos, no lo son. Se trata de moscas diminutas, que los biólogos denominan flebotominos. De apenas dos y medio milímetros de largo con las alas densamente cubiertas de pelillos y una proboscis o “trompa” en forma de aguijón muy delgado y tan largo como el resto del cuerpo. Por su pequeño tamaño, en maya se les conoce como huétl, que puede traducirse como “algo que te pica y no lo ves”, por alusión a su reducido tamaño.

clip_image002Este es el chaquiste o jején. En algunas publicaciones se le denomina mosquita de la arena por traducción de su nombre común en inglés, sand flies, el cual deriva del hecho de que se reproduce en terrenos arenosos y húmedos. En maya se le conoce como huétl. Hay en el mundo más de 700 especies, de las cuales en México se han identificado unas 40, en su gran mayoría del género Lutzomyia.

Si se les toma por mosquitos muy pequeños es porque las hembras pican, ya que —al igual que las de los mosquitos— necesitan sangre para obtener ciertas sustancias que les permiten producir sus huevos. Además, lo hacen repetidamente. Eso, sumado a que por su extrema pequeñez pasan a través de los mosquiteros ordinarios, las convierte en un verdadero tormento ahí donde abundan. De ahí el dicho popular mexicano “Le cayó el chaquiste”, cuando alguien se ve acosado y en una situación especialmente molesta.

En cuanto a si constituyen un peligro, la respuesta es sí. Estos insectos son transmisores de la leishmaniasis, una enfermedad de la que en otras ocasiones hemos hablado en esta columna, causada por ciertos protozoarios del género Leishmania, que ocurre en una veintena de estados en México, particularmente en el sureste, es endémica en más de 82 países, donde 350 millones de personas están expuestas a contraerla, cada año se registran más de 12 millones de nuevos casos y anualmente ocasiona 750 000 muertes en todo el mundo.

A la leishmaniasis se le conoce popularmente en México como úlcera del chiclero o lepra de la montaña porque durante el siglo pasado, cuando Quintana Roo y el sur de Campeche se hallaban casi despoblados y prácticamente no había más actividades productivas que el corte de maderas preciosas y la extracción de chicle, ese padecimiento afectaba sobre todo a los chicleros, trabajadores dedicados a extraer el látex del árbol de zapote que es la base para la manufactura de chicle natural, los cuales pasaban meses en plena selva —la montaña, como se le llamaba—, constantemente expuestos a la picadura de estos insectos. Lo de úlcera es porque en su forma más común se manifiesta en la piel, donde produce ulceraciones y nódulos persistentes, muy molestos y dolorosos. Pero hay también una variedad de tipo visceral, que ataca el bazo, el hígado y otros órganos internos y puede ser mortal, y otra más que afecta las mucosas.

Queda, pues, servido nuestro amigo lector. Y esperamos que el chaquiste sea clemente con él.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Viernes 12 de junio de 2015

4 pensamientos en “El huétl, “algo que te pica y no lo ves””

  1. Tienen idea como parar la comezon de esta picadura ?? Vine a un pueblo de tabasco y fueron mis peores vacaciones desde el primer dia pareciera que tenia varicela en mis piernas…

  2. Lilia Pérez
    Vivo desde hace un año en Ciudad del Carmen Campeche , le pido a Dios irme de éste lugar , pues fui a Playa Tortuguera y me picaron estás moscas qué se menciona chaquistes , mis piernas parece que sufrieron varicela desde hace 7 meses fui al seguro social y no me hizo la medicina que me recetaron aho e observado que me rascó y luego no me avía dado cuenta que me sale un agua y yo misma me hé propagado el veneno de esta mosca blanca y me an salido más ronchas y me da mucha comezón , me e puesto vinagre , carbonato con limón , amonia terramicina oftalmica , caladril y ahora e notado que me duelen los tobillos y estoy sintiendo un ardor como adormecido en mis pies y mis manos y mucha comezón en varias partes del cuerpo ya no se si esto me está ocasionando estrés , si científicamente hay algun medicamento para erradicar el veneno que deja está mosca o su ponsoña y quitar las manchas de la piel lo agradecería , muchas gracias bendiciones

  3. Lilia Pérez
    Toma agua de coco o algún jugo de zanahoria betabel y manzana para subir tus defensas. Y toma andantol en cápsulas, y en crema para las picaduras y ajo natural.
    Hace dos años me picaron en las piernas (pantorrillas y tobillos) los tobillos se me hincharon como si me lo hubiese torcido y me dió zica. Gracias a Dios aquí estoy, pero sube tus defensas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.