Luxemburgo, el paraíso de Walmart

Fecha de publicación: martes 28 de julio de 2015

 

ESCRUTINIO

 

Luxemburgo, el paraíso de Walmart

 

Juan José Morales

Luxemburgo es un pequeño país europeo, de sólo 2 600 kilómetros cuadrados y escasos 500 mil habitantes. En él existen 22 empresas filiales de Walmart, cuyos activos suman 45 mil millones de dólares. Pero en Luxemburgo no hay una sola tienda de Walmart.

clip_image002[4]Esta es Luxemburgo, capital del Gran Ducado del mismo nombre. Es, al igual que Irlanda, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Panamá, Curazao, Gibraltar, Suiza, Hong Kong, Singapur, Chipre y España, uno de los llamados paraísos fiscales, cuyas leyes en materia de impuestos permiten el lavado de dinero y la evasión fiscal. Ahí tienen su sede las empresas filiales pantalla a las que Walmart transfiere las ganancias que obtiene en México y otros países.

Lo anterior se antoja confuso, absurdo y contradictorio. Sin embargo, dista mucho de serlo. Lo que ocurre es que Luxemburgo es uno de esos llamados paraísos fiscales, países cuyos gobiernos dan toda clase de facilidades en materia de impuestos a empresas que se domicilien en ellos. Se les permite pagar sólo un mínimo de impuestos y se les garantiza que no se intercambiará información al respecto con los gobiernos de las naciones en que realmente operan las empresas. Obviamente, esto permite la evasión fiscal, el lavado de dinero y otro tipo de delitos financieros. Así, Walmart transfiere a Luxemburgo, y de ahí a Estados Unidos, mediante amañadas y oscuras operaciones, verdaderos torrentes de dinero desde México y demás países donde sí tiene establecimientos, de manera que al final paga impuestos ridículamente bajos a los gobiernos de las naciones de donde provienen sus ganancias.

Lo anterior lo señala el Dr. Enrique Bonilla Rodríguez, fundador y coordinador del Frente Nacional contra Walmart, en un artículo publicado en el número 142 de la revista electrónica Tribuna Comunista (la cual, dicho sea de paso, recomiendo muy enfáticamente a los lectores por su excelente información).

Explica el Dr. Bonilla que un método muy usado por este gigante del comercio es el de simular préstamos otorgados a sus empresas filiales por su matriz en Estados Unidos. Por esos préstamos fantasmas paga, supuestamente, altos intereses. De esta manera, pagándose intereses a sí misma, reduce artificialmente sus ganancias.

Gracias a triquiñuelas de este tipo «”añade Bonilla»” «cuando Walmart México presenta su declaración fiscal, ésta ya está tan ordeñada, tan exprimida por los paraísos fiscales que únicamente manifiesta un 1.8% de utilidad de su venta anual para el pago de impuestos en lugar de un 35% mínimo que le corresponde; en comparación, Pemex paga del 50% al 70% de su venta anual como impuesto.» Además, mientras Pemex paga diariamente sus impuestos, Walmart se tarda hasta cinco años en hacerlo, tiempo durante el cual «jinetea» el dinero.

Las añagazas de Walmart son conocidas, toleradas y solapadas por las autoridades mexicanas, que le dan toda clase de facilidades, no sólo desde el punto de vista fiscal para evadir impuestos «”en detrimento de la economía nacional y de todos los demás mexicanos a quienes sí se nos exprime con todo género de impuestos»”, sino para seguir ampliando su red de establecimientos comerciales, permitiéndole construirlas incluso a contrapelo de programas de ordenamiento territorial y desarrollo urbano.

Ante esta situación, dice el Dr. Bonilla, los mexicanos deberíamos dejar de comprar en las tiendas de esa cadena, y el Congreso de la Unión debe legislar para cerrar esas lagunas y túneles fiscales por los cuales Walmart puede transferir sus ganancias a otros países. Igualmente, añade, se debe legislar para establecer un impuesto sobre el patrimonio de Walmart en México, que permita recuperar al menos parte de lo que ha dejado de pagar durante casi un cuarto de siglo. Pero, con las actuales autoridades hacendarias, y con el actual congreso dominado por el PRIAN y sus satélites Verde y Panal, eso es pedir peras al olmo. Nuestros gobernantes dejarán que Walmart continúe saqueándonos.

Comentarios: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.