La Tierra es plana y “ellos” no quieren que lo sepas

La Tierra es plana y “ellos” no quieren que lo sepas

Por Joseph L. Flatley

20 de septiembre 2015

imageEn el año 1543, el Papa se unió a Copérnico, la Iglesia de Inglaterra, y posiblemente a Aristóteles (quien, inconvenientemente, había muerto en el 322 antes de Cristo) para convencer a los europeos incautos que, a pesar de la obvia planitud de la Tierra, en realidad es una esfera, y que el sol es el centro del universo. Desde entonces, los habituales chicos malos, católicos, judíos y banqueros han guardado celosamente el secreto de la Tierra plana. Y con el nacimiento de la era espacial, la NASA (básicamente, un proyecto conjunto entre la masonería y los nazis) se involucró. Eso, al menos, es la historia de acuerdo con los Truthers de la Tierra Plana, un grupo pequeño pero ruidoso que creen que el mundo es plano, y que este conocimiento es la clave para entender quien realmente dirige el mundo.

Eric Dubay es sin duda el más visible de los Truther de la Tierra Plana. En su biografía de Blogger, Dubay se describe a sí mismo como otro tipo cool americano de 30 y tantos, “que vivo en Tailandia, donde doy clases de Yoga y Wing Chun a tiempo parcial, mientras expongo el Nuevo Orden Mundial de tiempo completo”. Ese trabajo implica revelaciones editoriales como “Dinosaur Hoax – Dinosaurs Never Existed!” y “Adolf Hitler vs. The Jew World Order.” Eso es correcto, ¡el Orden Mundial Judio!..

El último e-libro de Dubay se titula 200 Proofs Earth is Not a Spinning Ball. En el, expone los fundamentos de la teoría de la Tierra plana moderna. La luna, escribe, es un objeto auto-luminiscente, semitransparente, no sólido. La Estación Espacial Internacional, que en realidad se puede ver a través de un telescopio, es realmente un avión no tripulado o un holograma (como los aviones que impactaron el World Trade Center). Y la Tierra misma es un disco, al igual que el emblema en la bandera de las Naciones Unidas, o un viejo disco de los Beatles. El Polo Norte se encuentra en el centro del disco, donde usted lo asegura a la mesa giratoria, y viajar al sur le llevaría al inicio de la pista 1 (“Taxman”). La Antártida, en lugar de ser un continente, es una pared de hielo que circunda alrededor del borde del disco, manteniendo los océanos en su lugar.

Según Dubay, todo esto es sentido común. Y alguna vez fue de conocimiento común, antes de que los gobernantes secretos del mundo les lavaran el cerebro a todos. Pero como Brian Dunning señala en su Skeptoid podcast, la idea de que nuestros antepasados creían en una Tierra plana es en realidad un mito moderno. Durante el tiempo que la gente ha estado observando y midiendo la Tierra, parece, se ha entendido que vivimos en un globo. Pitágoras, Aristóteles, Euclides, ninguno de ellos dudó de esto. Eratóstenes, geógrafo y matemático griego que murió 200 años antes del nacimiento de Cristo, determinó la circunferencia de la tierra dentro del 2 por ciento de su medida exacta.

La planitud de la Tierra fue de conocimiento común, antes de que los gobernantes secretos del mundo les lavaran el cerebro a todos.

Esto es más o menos donde termina el debate Tierra plana, independientemente de lo que usted puede haber oído hablar de Cristóbal Colón. Es decir, hasta el 1800, cuando un inglés llamado Samuel Rowbotham (conocido por el seudónimo de Parallax) decidió que, dado que la Biblia dice que la Tierra es plana, entonces sí, la tierra tiene que ser plana. Para demostrarlo, recorrió alrededor de Inglaterra con su equipo de topografía, tomando medidas que luego torció para “demostrar” lo que quisiera, la definición de pseudociencia.

Parallax fue una gran influencia sobre la Flat Earth Society, fundada en 1956 por otro inglés, Samuel Shenton. Tras la muerte de Shenton en 1971, la sociedad (entonces poco más que un boletín algo divertido) fue adquirida por un estadounidense, Charles K. Johnson. Al igual que los que le precedieron, las creencias de la Tierra plana de Johnson estaban firmemente arraigadas en la Biblia. “Si la Tierra fuera una pelota que gira en el espacio”, dijo a la revista Newsweek en 1984, “no habría arriba o abajo”. Y si no hay arriba o abajo, Jesús no podría haber ascendido al cielo.

Según Rich Hopkins, un truther de la Tierra plana conocido como “MrThriveAndSurvive” para los más de 10,000 suscriptores de su canal de YouTube, “los aztecas, los mayas, los sumerios, la Biblia, el Corán, todos de ellos dijeron que la Tierra es plana y no se mueve. ¡Todos ellos!” Incluso hoy en día, dice, “Muchos lugares en el este no creen que estemos en una pelota que gira todo el año. Es más que nada un fenómeno occidental. Las naciones musulmanas, saben que es una broma que fuimos a la luna”.

Excepto, por supuesto, que eso no es cierto, y es altamente insultante para la porción más grande, no occidental del mundo.

Hopkins dice que se dio cuenta de la Tierra plana esta primavera. Él hizo el descubrimiento mientras realizaba su versión de investigación científica en YouTube. En ese momento, no era más que otro prepper, promocionando curas de plata coloidal y predicando el inminente colapso de la sociedad a una pequeña audiencia de YouTube. Pero entonces vio un noticiero de Michigan sobre algo llamado un espejismo superior, una ilusión óptica que resulta de un fenómeno meteorológico conocido como una inversión. En este caso, el espejismo era pequeño, el reflejo invertido del horizonte de Chicago que apareció, como Fátima, sobre el lago Michigan.

“Siempre he sido un meteorólogo y un hombre del tiempo”, dice Hopkins, en referencia a su servicio como compañero de un aerógrafo en la Marina en la década de 1980. “Siempre he estado en la ciencia en algún grado de todos modos… Me pagaron por ello durante cuatro años en la Marina, por lo que me llamo a mí mismo un meteorólogo”.

Al ver el horizonte de Chicago de la orilla del lago Michigan puso en entredicho todo lo que creía saber acerca de cómo funciona el universo, por lo que Hopkins comenzó a experimentar. Primero llevó un par de binoculares en el desierto cerca de su casa en Phoenix, Arizona. Condujo alrededor, topografiando crudamente el paisaje, podía ver por millas y millas. Eso era demasiado, pensó, pero sólo si se asume una Tierra curva. Si la Tierra era plana, razonó, ver tan lejos no sería un problema.

Una vez convencido de que la Tierra era plana, Hopkins comenzó a pensar en el cosmos, y lo que él se refiere como “la cosa bíblica”.

“Así que me fui en línea un día y traté de buscar, ‘¿Cuál es la diferencia entre la luz de la luna y la luz solar, las propiedades?’ Usted no va a encontrar nada. Usted no va a encontrar nada”.

“La Biblia dice que la luna es su propia luz”, explica, aparentemente en referencia a una descripción en Génesis de “la lumbrera mayor para regir el día y la lumbrera menor para gobernar la noche”. Eso lo puso a reflexionar. “Así que me fui en línea un día y traté de buscar, ‘¿Cuál es la diferencia entre la luz de la luna y la luz solar, las propiedades?’ Usted no va a encontrar nada. Usted no va a encontrar nada. Y ¿quiere decir nadie ha estudiado esto? No puedo creerlo”.

Así que llevó a cabo un experimento (la crónica aquí) usando una vieja mesa, una billetera de cuero negro, y un termómetro láser. En una noche clara, utilizó la mesa para proteger a la mitad de la cartera de la luz de la luna. Midió ambos lados de su cartera con el termómetro, determinó que la parte iluminada por la luna era más fría que la mitad que se encontraba debajo de la mesa. Él llegó a la conclusión, como cualquier persona razonable podría, que la luna tenía que ser una estrella. Más evidencia de que nos están mintiendo acerca de la verdadera naturaleza del espacio, y la verdadera naturaleza de nuestro planeta.

En los tres meses desde que Hopkins comenzó a promover las teorías de la Tierra Plana, su conteo de abonados se ha cuadruplicado. Voy a sugerir que ésta recién descubierta popularidad – y la popularidad de lo que debería ser idea muerta hace mucho tiempo – es sólo un pequeño síntoma de lo que Michael Moore famosamente llamó los “fictitious times” que vivimos. Mientras escribo esto, un popular blog de conspiración acaba de publicar una serie de historias que detallan las “mentiras” que el establishment está utilizando para mantenernos abajo. Incluidos en la lista están las vacunas (malas), Pearl Harbor (trabajo interno), las estelas químicas (que en realidad son una cosa), y el hecho de que el agua tiene memoria (suprimido por la Gran Ciencia, por alguna razón). Me parece que estas ideas están ganando tracción, ya que, mientras que muchos están cada vez más dispuestos a cuestionar radicalmente todo, no ha habido una voluntad correspondiente a casar ese escepticismo con cualquier tipo de rigor intelectual. Es importante cuestionar la autoridad, pero el cuestionamiento no es suficiente. Uno también tiene que ser capaz de pensar.

Ya que las ideas de la tierra plana de Hopkins implican todos los tropos de la conspiración tradicionales (y ya que la teoría de la conspiración en sí tiene el antisemitismo en su ADN) tuve que preguntar: ¿Cree que el Holocausto ocurrió?

“No sé”, dice Hopkins. “Yo no estaba allí. Al igual, mucha gente dice, ‘¿Crees en el Holocausto?’ Yo no estaba allí, yo no lo sé. Todo lo que sé es que las personas que ganan las guerras escriben la historia”. Se niega a creer en algo simplemente porque se enseña en la escuela. “Supongo que tendría que ir a Alemania y hacer algún examen forense para demostrarlo”.

Esto no es ciencia, y eso no es escepticismo. Es estupidez. Si bien la idea loca de éste tipo probablemente no es demasiado terriblemente peligrosa, refleja un problema más grande de rechazar la comprensión científica, no una incapacidad para comprender la ciencia, sino la negativa de sus métodos y conclusiones. ¿Cómo vamos a tener esperanza de prosperar y sobrevivir, señor, si estamos perdiendo un tiempo y energía preciosos tratando de averiguar si la Tierra es redonda, si la luna es real, o si incluso pasó el Holocausto? Arriba de todo en el aire, flotando sobre una Tierra obviamente, demostrable, indiscutiblemente plana.

Ilustración de Max Fleishman

http://kernelmag.dailydot.com/issue-sections/features-issue-sections/14360/flat-earth-truthers-youtube/

Incendió su casa porque estaba habitada por extraterrestres

Hombre de Ephrata Twp., que culpó a los demonios y extraterrestres de incendio en casa, pasará hasta 20 años de prisión

Tom Knapp

21 de septiembre 2015

Joshua A. WitmanUn hombre de Ephrata Township, cuya declaración de que los demonios y los extraterrestres fueron responsables de incendiar la casa de su familia, pasarán hasta 20 años de prisión.

El juez Donald Totaro el lunes condenó a Joshua A. Witman, de 34 años, de 5 a 20 años de prisión por prender fuego a la casa del 209 East Mohler Church Road el 15 de junio de 2014, según la oficina del fiscal de distrito del condado de Lancaster.

Witman vivía en la casa con su madre. También se le ordenó pagar $ 91,000 en restitución de los costos de la reconstrucción de la casa.

Witman dijo a la policía en ese momento no había extraterrestres viviendo en las paredes de la casa y un portal de demonios en el sótano, donde encendió una caja de leña picada con un encendedor y líquido de transmisión, según el testimonio.

El Primer Asistente del Fiscal de Distrito Christopher Larsen dijo que Witman puso en peligro las vidas de todos los bomberos que trabajaron para extinguir el incendio.

Witman tiene un historial de abuso de heroína y antecedentes penales que se remonta a 1999, dijo Larsen. Se le vio andar en bicicleta fuera de la casa, minutos antes de que los vecinos vieron humo que salía de ella.

Totaro condenó a Witman de un cargo de delito grave de un incendio intencional, después de juicio sin jurado, de un día.

El fuego dañó seriamente el sótano de la casa y la primera planta. También mató a un gato.

Witman había vivido en la casa durante 25 años. Su madre no estaba en casa en el momento del incendio.

http://lancasteronline.com/news/local/ephrata-twp-man-who-blamed-demons-and-aliens-for-house/article_db479296-60ad-11e5-bfa5-b30775648b7a.html

Hombre que culpó a los demonios y extraterrestres obtiene prisión por quemar casa

22 de septiembre 2015

The Associated Press

LANCASTER, Pa. –

Un hombre que culpó a los alienígenas y demonios de incendiar una casa de Pensilvania, donde vivía con su madre debe pasar de cinco a 20 años de prisión.

LNP (http://bit.ly/1LKuZEZ) reporta que Joshua Witman, de 34 años de edad, fue sentenciado el lunes por un juez del condado de Lancaster.

La policía dice que Witman prendió fuego a la casa el 15 de junio 2014 usando leña con líquido de transmisión y un encendedor en el sótano de la casa.

La policía dijo que el hombre de Ephrata Township les dijo que lo hizo porque el sótano era un portal para los demonios, y que los extraterrestres estaban viviendo en las paredes de la casa.

Los fiscales dicen que Witman tiene un historial de abuso de heroína y un registro de citas penal desde 1999.

El fuego dañó el sótano de la casa y la primera planta y mató a un gato. La madre de Witman no estaba en casa

http://www.wpxi.com/ap/ap/pennsylvania/man-who-blamed-demons-aliens-gets-prison-for-burni/nnkbD/

Como en el salvaje oeste

ESCRUTINIO

Como en el salvaje oeste[1]

Juan José Morales

De cuando en cuando, en alguna ciudad de Estados Unidos ocurren protestas y disturbios por la muerte de alguien —generalmente de raza negra— a manos de la policía. A primera vista, podría pensarse que se trata de casos aislados, o no demasiado frecuentes. Pero en realidad su número es alarmantemente elevado.

clip_image001Parabrisas del automóvil de un matrimonio negro acribillado a tiros por la policía de Cleveland. El escape del viejo vehículo tuvo una explosión al pasar frente a una estación policial, los agentes la tomaron por el sonido de un disparo, trece de ellos emprendieron la persecución, y al alcanzar el auto, estacionado frente a una escuela, le dispararon 137 veces en sólo 18 segundos desde todas direcciones, matando a sus ocupantes. Nadie fue culpado por los homicidios porque, según el juez, no pudo determinarse qué balas disparadas por quién causaron las muertes. El caso se resolvió con una indemnización monetaria a los deudos.

Así lo indican las estadísticas compiladas sistemáticamente por el diario británico The Guardian, que lleva una macabra contabilidad de las personas muertas a manos de la policía en Estados Unidos. En los poco más de siete meses y medio del presente año transcurridos del 1° de enero al 20 de agosto, el total de víctimas registradas ascendía ya a 738. Es decir, tres muertos cada 24 horas. El mes más sangriento ha sido julio, con 121 muertos —o sea un promedio de casi cuatro diarios—seguido por marzo con 113.

Entre las víctimas cuentan lo mismo niños que jóvenes y ancianos, pero principalmente hombres y en su mayoría negros e hispanos, aunque tampoco los blancos —en particular si son pobres— están a salvo de morir a manos de agentes policiacos. Unos pocos fueron arrollados por vehículos patrulleros, algunos fallecieron de un paro cardíaco al recibir descargas de pistolas eléctricas, otros fueron estrangulados al ser sometidos por los agentes, y otros más murieron en circunstancias no muy claras mientras se hallaban detenidos, pero la enorme mayoría fueron acribillados a tiros. Algunos, ciertamente, portaban armas y podrían considerarse una amenaza para los agentes, pero en su mayor parte estaban desarmados, y no pocos fueron tiroteados por la espalda.

Por contraste con esta enorme cantidad de muertos por las balas o los garrotes de los policías norteamericanos, en todo el año pasado, en Alemania hubo únicamente ocho muertos a manos de la policía, y en Inglaterra y Japón ni uno solo.

La situación, por lo demás, es cada vez más grave, y afecta como decíamos, en especial a las minorías étnicas, sobre todo hispanos y negros. En Ferguson, un suburbio de la ciudad de Saint Louis Missouri con sólo 21 mil habitantes —67% negros pero 95% de policías blancos—ahora famoso por las repetidas protestas contra los excesos policíacos, en sólo dos semanas en agosto del año pasado los agentes mataron a balazos a dos personas. Es decir, el doble que la policía de Japón —un país de 127 millones de habitantes— en los seis años precedentes.

La causa principal de esta verdadera carnicería, a juicio de muchos especialistas, estriba en la propensión de los agentes a usar excesivamente la fuerza, a emplear las armas a la ligera, y a considerar criminal y agresor en potencia a todo aquel con aspecto de negro, hispano o pobre. Los agentes, a su vez, se justifican diciendo que debido a que tanta gente anda armada, todo el tiempo temen ser atacados y por ello a menudo reaccionan con demasiado nerviosismo. Al respecto, cabe señalar que en Estados Unidos hay unos 300 millones de armas —desde pistolas hasta rifles de asalto— en manos de la población civil y cada año se registran once mil homicidios a balazos.

En pocas palabras: algo así como el salvaje oeste de las películas de vaqueros, pero en escenarios urbanos del siglo XXI.

Comentarios: [email protected]


[1] Publicado en los diarios Por Esto! de Yucatán y Quintana Roo. Martes 15 de septiembre de 2015